Cuenta regresiva para La Copa de Autores 2020. Regístrate ahora y ten la oportunidad de ganar premios!. Leer más.
ni8ba Niba Guerrero

Como la capacidad de sintiencia y pensamiento no rigen sólo en el ser humano, el objetivo de Rrik es hacerlo saber y despertar a las mentes dormidas para lograr salvar a su raza y los demás animales que habitan el planeta.


Cuento Todo público.

#veganoanimalesliberacionanimalfriendsnotfood
Cuento corto
0
674 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

El fin del sufrimiento

En una cabina espacial, que sólo tenía un inodoro y un lavabo, Rrik se encontraba en búsqueda de esas misteriosas formas de vibración , que otorgaban al subconsciente colectivo de los humanos la posibilidad de comprender el amor en otras especies.

En el espacio hay una inmensidad de planetas, estrellas, constelaciones y universos. Con formas de vida muy diferentes entre sí, pero donde todos comparten una crisálida, como a Rrik le gustaba llamarlo, el cuerpo que aguarda, recubre, protege al ente pensante y existente en su interior. Rrik conocía muy bien este término, ya que él también pertenece al todo, puede escuchar sus pensamientos dentro de su crisálida, lo comprende pero aún así busca más respuestas. De tanto divagar en su cabeza, no se percata de la luz parpadeante en el panel de control cerca del lavabo, está por llegar a su destino. Un planeta donde su raza es dominada, esclavizada y asesinada sin ningún tipo de compasión, debido al ego del ser humano. A su especie la denominaban bovinos, mejor dicho vacas y no tenían los años de evolución por los que había pasado su raza; desendiendo Rrik levanta la mirada y puede apreciar que el lugar está lleno de vegetación, sociedades autónomas regidas por un sistema, y más formas de vida.

Al entrar en contacto con el ambiente del lugar, Rrik no puede evitar notar una sensación pesada y aplastante, debido a que sabía perfectamente que le hacían a los suyos. Gigantescos galpones de metal frío, que aguardaban ríos de sangre mezclado con sufrimiento. Sólo con el fin de satisfacer las necesidades humanas.

Necesitaba ingeniar un plan para destapar los ojos de cada ser humano en el planeta y hablar por quienes no pueden.

Rrik, partió vuelo hacia el lugar donde mantenían cautiva a su gente, al llegar evita llamar la atención para no tener problemas y poder rescatar a una vaca de las miles que estaban a punto de ser sacrificadas sin compasión alguna. Logrando su cometido, Rrik ya tiene la mitad de su plan en marcha, sólo necesitaba algunos objetos y de su tecnología para crear un aparato que lograra expresar todo lo que sentía el bovino, para luego ser mundialmente retransmitido en los dispositivos electrónicos de los humanos.

Para crear tal pieza, hacía falta un colador, una radio, cucharas y tenedores. Como esos objetos podrían estar en alguna de las casas cercanas, no tuvo otra opción que entrar y sacarlos por sí mismo, intentando llamar la menor atención posible, sólo se hizo paso a través de las paredes con su tecnología. Nadie se percató de su victoriosa búsqueda, excepto dos sombras que acechaban desde una de las habitaciones de la casa.

Con todos los materiales en su poder, Rrik se disponía a crear una especie de casco receptor de ideas con objetos rudimentarios. Y usarlo en Elliot, así fue como nombró al ser manchado y cuadrúpedo que salvó.

A unos pocos metros en la espesura de un bosque, se dispuso a unir todos sus implementos, pero en el momento en que preparaba a Elliot fue emboscado y el casco ya funcionando cayó al piso. Esas dos sombras que espiaban de la lejanía resultaron ser personas corrompidas por las creencias falsas de un sistema oscuro y carente de moral. Rrik sentía todo el peso de esos individuos sobre él, intentando marcarlo con una etiqueta en la oreja, mientras Elliot, comía del pasto fresco que se encontraba cerca del casco, observando con inocencia la escena. Estaba tan cerca de mostrarle a todos de lo que es capaz el ego que invade al ser humano, tan cerca de lograr su cometido pero al ser sujetado con gran fuerza de las extremidades, Rrik no tenía cómo dar su misión por cumplida. Hasta la llegada de un tercero, una persona como cualquiera, con el hecho de que reconocía que lo que hacía su gente con los diferentes a ellos era denigrante e inimaginable. Agarró el casco del frío suelo y lo apoyó en la cabeza de Elliot, a los pocos segundos comenzó a emitir luces, las ondas de radio se expandieron y la primera palabra salió.

“Miedo, puedo sentirlo, cada vez que me empujaban, golpeaban y pateaban. Pude ver en los ojos de los demás el terror y las lágrimas, que brotaban sin parar porque sabían que iban a morir, podían sentirlo en el aire, en como la brutalidad de ese lugar se había hecho costumbre. No recuerdo a mi madre, ya que fui separado de ella al nacer, es lo que hacen, luego el proceso se repite, violar más madres para producir leche, para servir como máquinas, para las empresas y generar ganancias en base al abuso continuo y constante. Como si fuéramos algo y no alguien”.

“Puedo pensar, puedo ver, oler y sentir, soy casi como tú, que me estás escuchando, sólo que tú tienes derechos, no eres propiedad de nadie, ni alimento. Nosotros estamos aquí y ahora con ustedes, no para ustedes. Yo tuve suerte de ser rescatado, pero en este momento están siendo sacrificados, miles de inocentes, por nada; la pluma que cae al agua no puede hundirse hasta lo profundo del mar, sin embargo, la humanidad con sus acciones tocó fondo. Cada vez son más las personas que comprenden que si los animales son capaces de sentir emociones, deberían estar alejados de todo peligro. Ellos son nuestra voz, nuestra única esperanza en un infierno que el humano controla a su deseo”.

“Al igual que ustedes necesitamos ser respetados e incluidos, pero no en un plato. Sólo queremos lo que todos desean y anhelan, ser amados”.

Con esas últimas palabras, Elliot terminó la transmisión, que había sido redirigida a todos los dispositivos electrónicos existentes en el planeta. Esas últimas palabras fueron el ícono que revolucionó todo lo que se conocía acerca de los animales utilizados para alimento, fué un despertar de conciencia colectivo. Todos se dieron cuenta que comer animales no era ético ni normal, porque ellos tenían una cara y era hermosa.

11 de Agosto de 2020 a las 05:17 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Fin

Conoce al autor

Niba Guerrero Me gustan las tortugas

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

Más historias

Saquid Saquid
Dientes Dientes
FUTURO FUTURO