Cuenta regresiva para La Copa de Autores 2020. Regístrate ahora y ten la oportunidad de ganar premios!. Leer más.
honeymoon1013 Honeymoon

Jeon es médico y empieza a irritarle la presencia constante del agente del FBI, Kim, en el hospital.Siempre llegaba herido, siempre tenía algo físicamente que lo hacía ir, lo que Jeon no sabía es que eran sólo excusas, Kim había caído por él desde el minuto uno que lo había visto. Todos los derechos reservados©


Fanfiction Series/Doramas/Novelas Sólo para mayores de 18.

#luna #taekook #vkook #bts
40
1.5mil VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Cada 10 días
tiempo de lectura
AA Compartir

Uno

Jungkook amaba su trabajo, por supuesto que lo hacía.


Había salido de la universidad teniendo uno de los mejores promedios de su clase, sus padres siempre alardeaban de él ante todo el mundo, ¡Jeon Jungkook, médico cirujano! Orgullo de su familia, consiguió empleo en la clínica más importante de Seúl, gozaba de un buen sueldo que le permitió independizarse, gozar de su soltería, de su libertad, de su sexualidad.


Todo parecía ir increíblemente bien, pero una noticia le volvió los pies a la tierra...


— ¿eh? — Jungkook miró totalmente ido al presidente de la clínica


— Jungkook... Eres uno de los mejores médicos cirujanos que tenemos en la clínica, por no decir el más joven también


— Ya.. Pero... —


— Entiendo que estés feliz en el piso, pero... Se nos complica mucho con la renuncia de Kang... Nos hemos quedado sin personal para cubrir su puesto en Urgencias, tenemos a Song y a Choi, pero no es suficiente... —


— Señor Presidente, es... Es un puesto bastante duro... Yo-


— Serás capaz, te he venido observando desde hace un año, creo que ya es hora que te unas, aparte... Tu sueldo se incrementaría el doble, te conviene mucho — sonríe satisfecho al ver a Jungkook relajar un poco su expresión — ¿Solo piénsalo si?



Y sus pelotas.


Maldita la hora en la que aceptó, ya ni siquiera se acordaba lo que era tener una vida.


Era cierto, ganaba el triple de lo que recibía en el piso sólo haciendo operaciones comunes, sin tanto drama... Sin embargo estando en emergencias era... Lo peor de su carrera, o al menos así lo había catalogado él.


Todo estaba mal, desde las guardias por 24 horas, hasta la excases de sus horas libres para poder comer, todo el tiempo era pasarse entre corridas por medio de los pasillos, a urgencia llegaban los peores casos, desde heridas caseras, hasta accidentes de tránsito, esas en las peores, llegaba gente sin un miembro, sin piernas, sin brazos, se le habían muerto más de diez pacientes, después del quinto superó el shock y se dio cuenta que sólo era un médico más, que no podía hacer más de lo que la ciencia le permitía.


Estaba tan acostumbrado a que la comida ni siquiera llegue a su boca cuando gritaban su nombre por el estéreo indicando que lo necesitaban en alguna sala operación


— Se le solicita al médico Jeon en la sala de operaciones número cinco, repito, se solicita al médico Jeon en sala de operaciones número cinco. —


¡JUSTO COMO AHORA!


soltando un enorme bufido devolvió su pequeño sandwich a su plato y medio resongando caminó con rapidez hasta el lugar donde lo solicitaban.



Después de casi dos horas de operación por fin los camilleros pidieron trasladar al paciente hacia terapia intensiva, esta vez tuvieron que operar a una persona que se le había incrustado un fierro en la pierna.


Salió de la sala de operación y lo primero que hizo fue sacarse los guantes de látex y retirarse la bata y el gorro que lo cubrían de los germenes.


— Hey, buen trabajo — recibió unas palmaditas en la espalda por parte de Hoseok, médico neurólogo que se había convertido en uno de sus grandes amigos allí adentro —


— Estoy agotado — susurro apoyándose contra la pared, las enormes ojeras que adornaban su cara podían asegurar eso, Hoseok le dio una cálida sonrisa tratando de reconfortarlo un poco


— Piensa en la paga de la semana que viene — ambos ríen


— Te juro que ni siquiera eso me está motivando.


— Anda, vamos a comer un poco, Jimin creo que también tiene tiempo libre —


Jungkook asintió siguiendo a Hoseok, llegaron a una pequeña sala común que tenían todos los médicos de urgencia para descansar un poco, Jungkook tomó asiento y se dispuso a comer lo que había dejado anteriormente.


— A veces pienso, ¿En qué jodido momento acepté estar en urgencias? — se queja Jimin, médico clínico, sentándose frente a ellos


— La otra vez vi a Yoongi, lucía perfecto — Hoseok hace un pequeño puchero, Jimin y Jungkook solo lo miran un poco triste


— Hey... Tienes que superarlo — Jimin le da palmaditas en la espalda a Hoseok quien solo niega riendo


— Me refiero a que lo vi y parecía estar feliz en piso, nosotros parecemos muertos vivientes


— El tomó una buena opción — susurra Jungkook — Neurólogo inteligente


Los tres chicos ríen en complicidad, al menos se tenían el uno al otro, al menos en urgencias se habían hecho amigos luego de las interminables guardias y noches de adrenalina, esos dos muchachos que Jungkook veía con una enorme sonrisa en su cara le habían consolado luego de que su primer paciente murió, había sido un golpe muy duro para el menor de los tres, pero luego entendió que ese era el riesgo de su profesión, no ser dios.


— ¿Les parece bien si esta noche nos vamos a tomar un par de cervezas? — pregunta Hoseok soltando un suspiro cálido, Jimin parece pensarlo mucho mientras que Jungkook niega con rapidez


— No veo la hora de salir de este hospital y dormir como por ochenta años. — responde el menor tratando de sonreír — Podríamos quedar el viernes que tenemos libre los tres —


— Concuerdo con Kook, esta guardia fue la peor


Jungkook estaba por responder cuando su nombre volvió a resonar por los parlantes, con unas tremendas ganas de llorar se puso de pie y se despidió de sus amigos


— ¡Mucha fuerza! — escuchó los gritos de Jimin a lo lejos.


Ni siquiera se molestó en correr porque le habían informado que la ambulancia aún no llegaba


— No nos quisieron decir exactamente que pasó, solo viene un hombre gravemente herido — suelta una enfermera que iba a su lado, Jungkook la miró un poco confundido


— ¿Herido?


— Herida de bala — dijo un tercero, ambos se miraron confundidos.


Rara vez tenían ese tipo de emergencias. Una vez afuera logró divisar a la ambulancia que venía con rapidez, los camilleros estaban listos para recibir al paciente y las enfermeras listas para prepararlo en el camino a la sala de operación.


Las puertas de la ambulancia se abrieron ni bien el auto estacionó, bajaron los paramédicos con una camilla y traspasaron al cuerpo a la otra, el hombre rápidamente atendido mientras que Jungkook espera algún tipo de informe


— Herida de bala en las cosillas cerca al corazón, no se sabe si algún órgano interno está involucrado — Jungkook asintió con rapidez acercándose al cuerpo del hombre que estaba inconsciente.


Su camisa blanca estaba llena de sangre que había sido controlada por los paramedicos, Jungkook se cercioro de la herida de bala y la vio muy profunda, tenía los segundos contados para que el hombre no caiga en algún tipo de paro cardíaco.


— Sala número tres — habló Jungkook con rapidez.


Empezaron a correr por los pasillos mientras que Jungkook trataba de saturar más la herida que nuevamente estaba perdiendo sangre.


Una vez entraron en sala de operaciones se vistió adecuadamente y justo con las enfermeras e instrumentistas empezaron la operación.


— Esto no tiene buena cara — habló Jungkook, todos ahí dentro asinteron — La bala está muy cerca al corazón, y ha perforado parte de los pulmones. Si sale de esta... Es un milagro. Ha perdido mucha sangre. Pinzas — alargó la mano mientras que una compañera le daba el instrumento, introdujo con mucho cuidado la pinza en lo profundo de las costillas del hombre y con un movimiento suave logró sacar la bala, era enorme.


Todos se miraron atentos ante cualquier reacción del cuerpo pero no había pasado. Estaban por tranquilizarse cuando el cuerpo entró en paro.


— ¡Reanimación ahora! — grito Jungkook — ¡No dejes de coser! — le grito a una enfermera que con rapidez empezó a unir los puntos de la herida en la costilla de aquel hombre.


Una vez Jungkook tuvo la máquina para hacer electroshock, lo puso en la máxima potencia y empezó a colocarlo en el pecho del hombre, bastó con dos para que su pulso volviera a la normalidad.


La enfermera terminó de coserlo y ahora sí, suspiraron al ver al hombre estable, al menos por ahora.


— Llevenlo a terapia intensiva y suministrenle sangre y luego suero. En media hora iré a verlo. —

Jeon es médico y empieza a irritarle la presencia constante del agente del FBI, Kim, en el hospital.Siempre llegaba herido, siempre tenía algo físicamente que lo hacía ir, lo que Jeon no sabía es que eran sólo excusas, Kim había caído por él desde el minuto uno que lo había visto.

5 de Agosto de 2020 a las 23:43 0 Reporte Insertar Seguir historia
8
Leer el siguiente capítulo Dos

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 9 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión

Historias relacionadas