Cuenta regresiva para La Copa de Autores 2020. Regístrate ahora y ten la oportunidad de ganar premios!. Leer más.
___talos___ Ismael Fernández

Eones se suceden mientras el universo pierde su luz y la vida aminora, mientras las galaxias se vuelven diminutas y los meteoritos colisionan con los planetas. El orden del caos siempre tuvo razón de ser por la naturaleza de la existencia, sin embargo, un motivo más profundo se esconde tras la muerte de estrellas y astros, una señal de que existen multiversos, y dentro de estos… Vida.


Fantasía Viaje en el tiempo Todo público.

#prologo #vida #espacio #monstruos #tragedia #misterio #universo
0
795 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

“La brecha”

No se sabe con exactitud la infinidad de órbitas que gravitan en el universo, ni los increíbles mundos que cobijan extrañas e incorpóreas vidas… Tan extravagantes seres como podrían ser los seres humanos, en el planeta tierra, o los kribas, de la Galaxia Kronium, a tantos años luz de la vía Láctea que supondría una imposibilidad para ambas galaxias el planteamiento siquiera de una visita interestelar…


Las estrellas dan huellas luminosas sobre los acontecimientos que se presencian en ambos lares, pues dejan entrever las constelaciones sobre las que duermen los kribas, si es que alguna vez fueron tan inteligentes como los humanos, o tan crédulos como ellos, para nombrar sus diferentes formaciones y crear una ciencia en torno a estas como es la astrología. Por el otro lado, la vía láctea deja predecir a sus más avanzados vecinos los increíbles sucesos que golpearan a la tierra y a los otros planetas colindantes, como podría ser el cambio de polaridad de estos, los asteroides de dirección unilateral que se mueven hacia Venus y Júpiter, la pérdida de energía del sol y su posterior expansión, o las múltiples guerras entre humanos que golpean la prosperidad no solo del planeta que habitan, sino de su galaxia per se.

Sean más o menos pensantes las mentes que pueblan este universo de luces fugaces ilimitadas y materia oscura, nadie ha podido plantear ciertamente la existencia de universos alternos o multiversos, no al menos hasta que llegó la increíble señal de la única brecha espacio-temporal de singularidades jamás antes vistas que solo pudo ser avistada por los riots, del planeta Ryoto, quienes de sabiduría incomparable en el universo, pudieron ver cómo esta brecha de magnitudes indescriptibles tuvo lugar en medio de la nada absoluta del espacio por pocos segundos, proyectando luces jamás antes vistas de colores incomprensibles a ojos de los riots.

Dejaron pergaminos escritos sobre lo que se pudo avistar a través de tal agujero gigantesco; de las naves de porte octópoda y las figuras flotantes de seres divinos que solamente miraban sin inmutarse hacia los astros de nuestro universo; su anatomía era impensable, como una mezcla entre tentáculos, vísceras flotantes, colmillos de tamaños planetarios y ojos salidos de órbita y monocromos... Una mezcla de espanto y asombro que no dejó dormir a sus observadores desde tal espectáculo.


Antes de que aquel portal terrorífico se cerrara, pudieron anotar como una pequeña burbuja de oscuridad brotó desde el nacimiento de las luces interuniversales y abandonó su lugar junto a las deidades colosales para adentrarse en el desconocido espacio de materia oscura, y como si de un asteroide se tratara, se fue moviendo lentamente por el espacio, varios siglos y milenios, hasta que consiguió llegar a su primer planeta...


Ryoto.


El astro fue recibido como una anomalía científica a estudiar, pues se trataba de la única referencia obtenida sobre universos alternos, y cuando impactó en el planeta, en medio del gran desierto que cubre el 90% de la superficie planetaria, fue cercado en un área de 50 kilómetros a la redonda para que los más expertos y arriesgados científicos se acercaran a comprobar el estado del meteoro, sin embargo no se pudo reportar nada sustancial sobre el hallazgo de algún material desconocido o de vida extraordinaria, ya que la marca negrecida del choque del asteroide contra el suelo era la única huella que se pudo encontrar del evento tan esperado…


El objeto parecía haberse desintegrado, o solamente desaparecido.


Tras años de discusión científica, dieron por zanjado el dilema del meteoro con la conclusión de que había sido desintegrado en el choque contra la superficie y que lo único que se podía estudiar eran las marcas del impacto contra el suelo… Sin embargo, nada se extrajo de estas huellas, pues la ceniza marcada ya hace años no correspondía con ninguna especie de materia única, tan solo eran cenizas comunes, y lo que un día asombró a los riots por su incomprensión, años después se transformó en la mayor decepción en la historia de su existencia.


Cabe destacar que, por razones incomprensibles a ojos críticos y conservadores, un siglo después del acontecimiento espacial, el planeta Ryot había sido despoblado por la totalidad de sus habitantes.


Mejor dicho, la mayoría de sus habitantes habían fallecido, y los que no, no duraron más de una década.


Y con la despoblación total del mundo, una década después, este mismo implosionó, y entre los restos de basura espacial que se desperdigaron y las luces que viajaban iluminando la oscuridad absoluta, se pudo observar como un astro oscuro viajaba a velocidad firme hacia las galaxias más cercanas, como siendo atraído por los planetas más próximos, con la serenidad del astro que antaño cayó en la superficie terrenal de Ryoto.

1 de Agosto de 2020 a las 09:45 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Leer el siguiente capítulo “Astros”

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 3 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión