lepquezada LEPQuezada

Un joven es atacado por un dragón poderoso, pero el logra derrotarlo con la ayuda de un Báculo sagrado, lo transforma en un huevo y lo cría como su hijo. Los problemas empiezan a crecer cuando un grupo de magos, quieren cazar y matar al dragón, ya que para ellos es una amenaza, es entonces, cuando Endevor y su esposa Helenia parten en busca de un pueblo más tranquilo para vivir. Los problemas que enfrenta Endevor, serán mas fuertes de lo que el piensa.


Fantasía Épico Sólo para mayores de 18. © Reservados

#poderes #peleas #magia #dragones
1
356 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Capítulo I

Nací hace veinte años, en un pueblo mágico llamado Cosllas. El pueblo era famoso por los grandes magos que nacían, que se formaban y por las grandes proezas que, los magos del pueblo hacían.
Mi padre fue uno de esos grandes magos, sus actos de valentía quedaron grabados en una estatua frente a mi casa, sin embargo, mi padre sufrió demasiado, su mente no pudo resistir todo lo que el miró durante sus días como salvador. Él soñaba con el dragón que casi lo mató en dos ocasiones, recitaba conjuros de invocación a media noche. Mi deber auto asignado era mantener a mi padre fuera de peligro y a mi madre por igual.


Una noche muy fría, mi padre se levantó e invoco al dragón que lo atormentaba, dicho dragón devoro a mi madre y supe que mi padre había muerto tras hacer eso, también comprendí que no era que su mente se hubiese deteriorado, el dragón se metió en su cuerpo, y noche tras noche deseoso de sangre, intentaba escapar, pero no se lo permitía.
—Hola Endevor, lamento lo de tu madre —dijo el dragón con un tono muy, pero muy altanero.
—Hola —saludé.
—Como ya conozco tu nombre, supongo que deseas saber el mío —dijo.
—Eres el Dragón de la Montaña Negra, el Dragón de Mierda —dije mofándome de su nombre.
Su nombre era el Dragón de Muerte.
—Qué extraño, tu padre bromeo de la misma forma antes de que lo poseyera —dijo.
—Solo que yo puedo derrotarte —dije cerrando los puños, acomodándolos frente a mí.
Mi báculo sagrado se dirigió hacia mí, clavándose frente al dragón.
—Con tu palito mágico no lo creo —dijo.
Reí un poco, ya que yo fui el único mago de la academia, quien pudo levantar ese báculo, ni el director logró dicho acto.
—Esa risa es de nervios, puedo sentirlo —dijo arrogante. Se paró en dos patas y destruyó lo que quedaba de mi casa—. Ahora es tiempo de que te unas a tus padres.
Tomó aire lo más que pudo y al final, soltó una llamarada, espesa y poderosa. Justo antes tomé el báculo y lo puse sobre mí.
— ¿De verdad con esto piensas derrotarme? —dije mientras levitaba poco a poco hasta salir del fuego.
— ¿Qué demonios? —preguntó asustado.
—Si bueno, creo que ahora te golpearé hasta que te haga añicos es hocico que tienes —de un golpe con mi báculo el dragón cayó al suelo inconsciente—. Ahora te convertiré en huevo, y serás mi mascota.
Me acerqué al dragón y toqué su pecho, sentí miedo, angustia, soledad. Entendí que el dragón actuaba de esa forma ya que cuando nació fue abandonado, se crío solo, y su mente creció con odio. Aprendió a usar Magia tras devorar a un gran mago.
—Descuida, ya no estarás más solo —dije.
El enorme puerco del enorme dragón, comenzó a encogerse, hasta que llegó a ser un huevo.
—Yo sabía que podías hacer grandes cosas así como tu padre las hizo —dijo Helenia detrás de mí. La chica más bella del pueblo.
Miré la estatua de mi padre y con un nudo en la garganta le dije:
—Nadie podrá superar las grandes cosas que mi padre hizo, ni si quiera yo.

Al amanecer, el director de la escuela de Magia investigó lo sucedido. Helenia me invitó a su casa puesto que, la mía fue destruida por ese enorme dragón. Ella insistió en que durmiera con ella, en su cama y habitación, no pude negarme a eso. Cuando desperté el huevo estaba a un lado de mí, en la mesita de noche y Helenia sobre mi pecho y una pierna sobre las mías. La abracé y volví al mundo de los sueños.


Dos golpes en la puerta de la habitación nos despertaron. Mi báculo presenció el peligro y nos protegió, también al huevo. Los Magos Cazadores irrumpieron en la habitación.
—Endevor Maximus y Helenia Upper, quedan bajo arresto por el asesinato de dos personas la noche anterior —dijo uno de los Magos apuntándome con su varita.
—Un dragón mató a mis padres anoche —dije—. Ella no tuvo nada que ver.
— ¿Dónde está el dragón? —preguntó el director.
—Ahí —señale al huevo, pero el báculo estaba frente a él, protegiéndolo.
—El báculo lo protege —dijo el Mago Cazador.
—Exacto —dije—. El báculo jamás se equivoca y jamás miente, usted me lo dijo
El director se me quedo viendo, sabía que yo estaba en lo correcto.
—Si el báculo te protege y protege al huevo, quiere decir que algo increíblemente bueno ocurrirá en este pueblo.

15 de Julio de 2020 a las 05:58 0 Reporte Insertar Seguir historia
1
Leer el siguiente capítulo Capítulo II

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 9 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión