lunanuevamcr Luna Nueva

Una receta milenaria Un evento desafortunado Una perspectiva que aparece de la nada Dos personas que no tendrían por qué cruzarse y un destino caprichoso que terminará por fundirlos a fuego lento. ©Todos los derechos Reservados. Contenido Adulto.


Romance Chick-lit Sólo para mayores de 18.

#romance-erótico #romance
11
1.0mil VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los lunes
tiempo de lectura
AA Compartir

De Regreso

Y hay quienes se preguntan, ¿qué aventuras puede vivir un chef en su vida, aparte de cocinar todos los días para comensales quisquillosos y arrogantes? Esto pensaba Kim Yi Jae[1], al volante de su Lotus Elise Cup 250 blanco, esperando a que cambiase su cuarto semáforo de camino a Gangnam, un distrito de Seúl (Corea el Sur), desde el aeropuerto internacional de Incheon. Había acabado de llegar a su país después de una larga estadía en Europa, que había incluido el comienzo y su reciente ascenso en su carrera gastronómica. Regresaba pues, después de estudiar en Francia, Inglaterra, España e Italia y de alzarse con 3 estrellas Michelin en su último año, lo cual lo había convertido en la revelación del medio.

Sin embargo, con todo y el futuro promisorio que tenía por delante, Yi Jae no se sentía satisfecho. Sabía que su pasión era y sería siempre la cocina desde los 15 años, pero le hacía falta reencontrarse con alguna de las que habían sido sus motivaciones en antaño, el problema es que no sabía cuál de todas era. Por meses se había propuesto innovar, viajar y cambiar de sabores, pero realmente no encontraba esa inspiración necesaria para crear algo, que a su opinión (no así la de los demás), fuera realmente deslumbrante y asombroso, delicioso y suculento. Debía necesariamente despertar su paladar de nuevo.

Ensimismado en sus pensamientos, se dio cuenta de que las personas subestimaban su profesión.

— ¿Preguntan por aventuras? ¡Ja!, eso es lo que sobra en este mundo. No más denle una mirada a todo lo que tienes que viajar y conocer para aprender y todo lo que tienes que aguantar en el proceso—. El semáforo entonces cambio a verde y arrancó su carro. Encendió la radio para distraerse un poco durante las largas dos horas de camino que lo separaban de su hogar, y CNBLUE amenizo su tarde con I´m sorry.

El trayecto fue algo agitado y luego de cruzar un tráfico infernal, por fin llego a casa de sus padres en Ilsan. La casa, blanca con jardines hermosamente florecidos por la primavera, se alzaba en dos plantas, con techo de dos aguas y ventanales de madera. En la entrada se erigía una puerta pequeña con el nombre de Dong, como se llamaba la propiedad. El camino de piedra desde esta hasta el porche de la casa, estaba adornado con macetas con lirios blancos (los favoritos de su madre) y farolitos perfectamente alineados que alumbraban el camino en la noche.

—Nada ha cambiado —se dijo—. Todo permanece exactamente como lo deje hace ya ocho años—. Se dispuso a tocar el timbre cuando de repente alguien abrió la puerta.

—Hijo, ¿cuánto tiempo sin verte?

—Aboji[2] —se hundieron en un gran abrazo, que tiñó de calidez su seria mirada—. Los extrañe mucho.

—Pues no parece hijo —dijo luego de soltarlo—, porque tardaste 9 años en volver a casa.

—La vida en Europa es de lo más divertida papá, así que comprende porque no tenía ganas de volver a pesar de extrañarlos horrores —sonrió pícaro y prosiguió—: y ¿mamá dónde está?

—Escuche que abrieron la puerta del jardín y pensé que era ella, salió a comprar algo en el supermercado, creo que no tardará —le respondió, haciéndole un gesto con la mano para que siguiera a la sala.

—Bueno, esperemos que no se haya encontrada con nadie de camino —agregó Yi Jae al comentario de su padre, en un tono sarcástico. Y era que a la Señora Kim le encantaba conversar con todo aquel conocido que se le cruzaba en el camino, más cuando andaba de plan “casamentera” de su propio hijo.

—Yi Jae-ya[3], no te extrañe que llegue a casa con algún prospecto de nuera entre las manos, ha estado como loca consiguiéndote esposa, desde que supo que vendrías.

—No lo dudo, aunque ya les he dicho que casarme será lo último que haga por estas fechas y durante muchas otras —contestó Yi Jae con tono apesadumbrado—, no sé porque aún se empeña en que necesito casarme, cuando vivo perfectamente soltero.

—Por lo menos nunca te va a hacer falta quien te cocine —dijo su padre soltando una carcajada— no creo que ninguna mujer cumpla con tus estándares culinarios.

—De hecho papá —señaló entre risas— yo tampoco lo creo, pero sé que es algo que no comprobaré hasta que este perdidamente enamorado, bueno, para no desencantarme a la primera. Así que recomiéndale a mamá, que si sigue con su rol de cupido, le diga a la chica que no me invite a cenar.

—Esa será la primera recomendación que le daré —siguió riendo. Luego más calmados y adoptando un tono más serio le pregunto— ¿Por qué razón no te veo llegar con una extranjera?, aunque tu madre no lo aprobaría ni en diez mil años a no ser de que ella fuera chef, yo sí que pensé que traerías a alguien.

—La verdad es que si salí con algunas chicas, pero nadie tan serio como para pensar en traerla a casa, como te dije, aún no pienso en formar familia, estoy demasiado joven, aunque aquí en el país se piense que me está dejando el tren.

—A alguien como tú no lo dejaría el tren nunca. La que te atrape, lo hará encantada así tengas 45 años —le dijo su padre en tono de broma.

Y quizá fuera cierto, Yi Jae era lo que una mamá antigua, llamaría un muy buen partido tuviese la edad que tuviese, no desbordaba de dinero, pero tenía los recursos necesario para vivir de manera cómoda por algunos años, todo completado con que a sus veintiocho años tenía una carrera prospera y prometedora.

Pero él no estaba interesado en nada que fueran relaciones amorosas, ya las había tenido bastante en sus años de escuela, lo único que ocupaba su mente ahora era la urgencia de encontrar de nuevo la chispa que encendiera su creatividad culinaria.

Su madre no tardo mucho en llegar, y como bien dijo su padre lo hizo acompañada, pero al contrario de lo que pensaban, no fue de una futura nuera, sino de un amigo de infancia de Yi Jae, su dongseng[4] Kang Gyo Woon.

— ¡Gyo Woon-a![5] —le dijo levantándose del sofá y corriendo a saludarlo, antes incluso que a su propia madre, lo cual provoco el comentario sarcástico de ella.

—Claro ahora Kang Gyo Woon–shi[6], es la madre de Yi Jae y yo soy su amiga de infancia —soltó— hasta donde hemos llegado.

—Omma[7] —dijo acercándose a ella—, tú serás mi madre siempre, porque si hubiese sido Kang Gyo Woon, yo tendría una cara horrenda en donde tengo esta hermosa estampa tuya —la abrazó con fuerza.

—Adul[8], sabes que me molesta que me dejes relegada —lo riñó— pero hoy se te perdona todo. Sabes, te he extrañado tanto que le propuse a tu padre que tuviéramos otro hijo.

—Por Dios —dijo su padre exasperado— aún crees que a esta edad podríamos criar un muchachito, deja tus ideas locas mujer.

—No son locas, Yi Jae es hijo único y siempre quise tener otro hijo —dijo con tono triste— pero nunca fuimos bendecidos con más.

— ¡Omma!, yo hago por cincuenta —dijo Yi Jae abrazándola de nuevo—, así que deberías haber estado descansado los años que no estuve, no pensado en suplantarme —agregó entre risas.

—Bueno, bueno, ya no más señores. Iré a preparar la cena, mientras ustedes se cuentan lo que han estado haciendo estos años —dijo retirándose hacia la cocina— luego tu y yo ijashiga[9], hablaremos largo y tendido.

—Gyo Woon-a, cuéntame —dijo dirigiéndole la atención a su amigo e invitándole con su gesto a que se sentaran junto a su padre— ¿qué has estado haciendo que ni un e – mail se te ha merecido?

—Pues al contrario que tu —dijo tomando asiento— no he estado ligándome a cuanta mujer se me aparece, he estado trabajando en la empresa de papá y estudiando duro para posicionarme como CEO[10] el próximo verano.

—Tú y tus MBA’s[11] y toda la cosa —le respondió Yi Jae en tono juguetón— yo no sirvo para eso, yo soy un eterno enamorado… —dejó flotando en el aire— de la cocina —aclaró— no sé de donde sacas que me ligo todo lo que se mueve.

—Pues me lo dice la cantidad de fotos en las que te etiquetan en redes, porque ni tú las cuelgas.

—Voy a cerrar esas malditas cuentas, solo traen dolores de cabeza —aseguró— estoy cansado de borrar fotos comprometedoras y de evitar escándalos, ¡jodidos montajes!

—Si, claro, montajes —dijo en tono de burla— contrata a un mananger para que te quites el problema de sobrellevarlo todo por tu cuenta.

—No necesito mananger, no soy ninguna celebridad perdida.

—Eso díselo a tus fans —rió

—En fin, no lo soy ni lo seré, a las chicas los único que las atrae de mi es que pueda cocinarles y las alimente sin que ellas muevan un dedo.

—Si tú lo dices hyung[12], yo te creo —rió nuevamente.

—Pues asegúrate de creerme y no de mentirme diciendo que no te ligas ni a una mosca, ya me han escrito por ahí, los que sí tienen tiempo para eso, que andas saliendo hace unos meses.

—Pero es que las noticias vuelan —dijo incrédulo— si hasta en París se enteraron. Puedo preguntar, ¿quién fue el astuto comunicativo que armo el rumor?

— ¡Uh!, pues no seré yo quien te conteste eso —sonrió— más bien desmiéntelo o admítelo, es más sencillo —dijo en un tono amenazante.

—Hyung, eso fue un desliz de una noche, y me ha de disculpar tu padre por lo que voy a decir, pero bien sabes tú lo que eso significa. ¡Bah!, cualquiera diría que somos un par de mujeriegos sinvergüenzas y no se equivocarían del todo —Yi Jae se cruzó de brazos y endureció su mirada.

—Es mejor así, de lejos para toda aquella que ose conocernos.

—Ese tono no es precisamente de alguien que disfruta tirándole la onda a todo lo que se mueve— esta vez Gyo Woon estaba realmente interesado en el porqué de la expresión de su amigo —hyung, ahí hay gato encerrado, así que ¡dispara!

—Aquí no hay ningún gato que yo sepa —cambio de repente su expresión para desviar la atención de su amigo— además has de presentarme a la afortunada de la noche de copas.

—No juegues a cambiarme el tema pelmazo —señaló a su amigo y achico la mirada.

—Ningún pelmazo —Yi Jae se levantó y le dio un golpe estrepitoso en la cabeza— a mi respetas.

— ¡Aush!, está bien, está bien —levanto sus manos en señal de paz —no seguiré preguntando… ¡pero te juro que lo voy a liberar!

— ¿Liberar? ¿A quién?

—Al gato, tarado —dicho eso salto de la silla y se dirigió a la cocina antes de que Yi Jae lo alcanzara con el cojín que había lanzado contra él.

Gyo Woon e Yi Jae habían sido amigos desde la escuela primaria, crecieron juntos y se conocían muy bien el uno al otro, pero extrañamente desde que Yi Jae decidió partir a Europa se habían distanciado bastante. No obstante, esta lejanía no le impidió a Gyo Woon darse cuenta de que algo no andaba bien con su viejo amigo.

Por su parte a Yi Jae no le interesaba que lo sobre analizaran en ese momento, pero estaba claro que necesitaría urgentemente hablar con alguien cuando llegara el momento, solo en ese caso, pensaría si en realidad Gyo Woon entendería su situación.

Para ser su día de regreso, la tarde y la noche de este día habían transcurrido bastante tranquilas, como hacía años no lo pasaba, pues entre ingredientes, fogones, gritos y comensales, Yi Jae había pasado los 8 años de su vida.

[1] Pronunciación en Coreano: Kim I Ye (romanizado simple)
[2] Aboji (아버지): En coreano significa padre. (La J se pronuncia como en el Inglés)
[3] Ya: Sufijo utilizado cuando se usa solo el nombre sin el apellido y denota un trato cercano.
[4] Dongseng (동생): Hermano Menor. Usado también para amigos cercanos cuando hay diferencia de edad.
[5] A: Al igual que ya, se utiliza como sufijo en el nombre.
[6] Shi: sufijo utilizado después de utilizar nombre completo.
[7] Omma (엄마): en coreano significa Mami
[8] Adul (아들): Hijo
[9] Ijashiga: mocoso
[10] CEO: siglas en Inglés para Director Ejecutivo
[11] MBA: Siglas en Inglés para Maestría en Administración de Empresas
[12] Hyung (형): Hermano mayor. Es utilizado comúnmente en amigos cercanos, cuando hay un mayor y un menor. Relación Hyung – Dongseng.
11 de Julio de 2020 a las 16:14 1 Reporte Insertar Seguir historia
8
Leer el siguiente capítulo Intervención Divina

Comenta algo

Publica!
Cris Torrez Cris Torrez
interesante sigue así!!!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 8 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión