wasp Giorgina Serrón

Antonio es un hombre que se dedica a manejar un pequeño negocio familiar tras la pérdida de su familia.


Drama Todo público.

#drama #258
0
529 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Antonio y Claudia.

Antonio y Claudia son dos maniquíes de madera que, hace ya varios meses, se encuentran uno al lado del otro, en la tienda que vende insumos para artistas.

El hombre de la tienda los colocó en la vidriera. Para demostrar que son maniquíes de madera articulados, los dejó juntos y simulando estar tomados de las manos.

Así fue como el hombre comenzó la historia de amor entre Antonio y Claudia, para la gente que no tiene mucha sensibilidad solo eran dos maniquíes de madera. Pero para Roberto, el dueño de la tienda, cuando tenía tiempo libre, ellos eran una pareja de adultos jóvenes que estaba comenzando su vida y no paraba de imaginar aventuras.

Una tarde, Roberto se encontraba muy aburrido, así que tomó un cuaderno de hojas lisas, con tapa dorada donde pintaba, y simulaba que era un álbum de fotografías para la vida de Claudia y Antonio.

Iban pasando los días, y también pasaban los meses. Roberto no paraba de capturar momentos de la vida de la pareja de maniquíes en su cuaderno.

A Roberto, hacía un par de meses que le diagnosticaron un problema al corazón, por ende, su vida era bastante limitada, pero el hombre seguía con su tienda, después de todo era su motor. Aunque lo que más le cautivaba de la tienda era aquella sección de la vidriera dónde tenía a Claudia y Antonio.

Hacía tiempo que él no podía salir a recorrer el mundo, mucho menos acompañado por su esposa ya que esta llevaba demasiado tiempo fallecida junto con el único hijo que pudieron concebir.

Fue así, que el hombre decidió comenzar a decorar el pequeño espacio de los maniquíes, les hacía ropa, fondos para simular que se encontraban en alguna parte del mundo y no paraba de imaginar que Antonio y Claudia podrían ser él y su difunta esposa en otro universo.

Hace ya 4 meses que la vidriera de la tienda de Roberto permanece igual, sobre todo la sección en la que solían estar aquel par de maniquíes de madera que todos en el pueblo recordaban con tanto afecto a causa de la dedicación que el hombre le daba a este espacio.

En el cementerio de la ciudad está la tumba de Roberto, su esposa y su hijo.

Como todos en el lugar conocen la historia de Roberto, decidieron dejar un maniquí de madera en la tumba de cada uno, los tres están juntos, los dos maniquíes más grandes están tomados de las manos, y con la otra, sujetan cada uno el hombro del pequeño maniquí de madera que representa a su hijo.

8 de Julio de 2020 a las 13:58 0 Reporte Insertar Seguir historia
1
Fin

Conoce al autor

Giorgina Serrón A veces deliro y después lo escribo. Bienvenido al rincón de mis delirios. No me gusta encasillarme en géneros, tengo una idea, trabajo en ella y aquí pueden ver algunos resultados.

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

Historias relacionadas

Más historias

Lo que creí Lo que creí
Dentro de tus ojos Dentro de tus ojos
Juzgame Juzgame