soulmateskookv soulmateskookv ♥

La multitud gritaba eufórica, el sonido de los gritos combinados con el canto y la melodía de la música retumbando hasta en el rincón más oscuro de todo el estadio. Más de noventa mil personas haciéndolo temblar. Y Jeon Jungkook, acabado de bajar del escenario, también temblaba, por supuesto que sí; de la cabeza hasta los pies su cuerpo se sacudía inevitablemente por el inmenso placer. Placer que le provocaba la boca de su novio en su dura polla mientras esperaban no ser descubiertos en aquel escondido lugar. » En donde Taehyung está loco por la apariencia de Jungkook con cabello largo. ⠀⠀⠀⠀ ©HISTORIA ORIGINAL Y REGISTRADA. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. No se aceptan copias o adaptaciones.


Fanfiction Bandas/Cantantes Sólo para mayores de 21 (adultos).

#kim-taehyung #jeon-jungkook #jungkook-y-taehyung #taehyung-y-jungkook #pwp #erótico #kooktae #bangtan #taehyung #kookv #taekook #jungkook #bts
Cuento corto
122
1.9mil VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

BURNING


La multitud gritaba eufórica, el sonido de los gritos combinados con el canto y la melodía de la música retumbando hasta en el rincón más oscuro de todo el estadio. Más de noventa mil personas haciéndolo temblar.


Y Jeon Jungkook, acabado de bajar del escenario, también temblaba, por supuesto que sí; de la cabeza hasta los pies su cuerpo se sacudía inevitablemente por el inmenso placer.


Placer que le provocaba la boca de su novio en su dura polla mientras esperaban no ser descubiertos en aquel escondido lugar.







Taehyung tenía una fantasía sexual bastante persistente esos últimos días.


Pero no era su culpa, claro que no; él no era culpable de que a su novio se le hubiese dado por dejarse crecer el pelo hasta poderse hacer coletas por primera vez. Él no era culpable que ese cabello largo que ya casi llegaba al mentón, se le viese tan caliente a su hombre, y le hiciera estremecer cada parte de su cuerpo cuando lo veía pegarse a esa piel sudorosa.


Resultaba que el cabello largo de Jungkook le provocaba dos estados emocionales a Taehyung. Cuando estaba seco y todo esponjoso, se moría de amor y le entraban unas ganas enormes de acariciarlo, olerlo, abrazarlo y llenarlo de mimitos; de hecho, Jungkook cuando acababa de despertar por las mañanas con su maraña de pelos le recordaba mucho a la ternura que le provocaba su perrito Yeontan.


Sin embargo, todas esas emociones delicadas y tontas desaparecían cuando esas hebras terminaban mojadas y rizadas alrededor de las perfectas facciones del hombre.


Entonces tenía que correr al baño a terminar un trabajo manual.


Y últimamente esa acción se estaba volviendo una costumbre, enloqueciéndolo.


Entre más veía crecer ese cabello azabache, más sentía que perdía la cabeza. Incluso la última vez que hizo el amor con Jungkook, este le había preguntado qué le pasaba como para querer que lo hicieran con todas las luces blancas y potentes de la habitación escendidas; y no es que no hubiesen follado así antes, pero esa vez eran las 4am y estaban compartiendo suite con los otros miembros; se suponía que no solo debían ser silenciosos, si no aparentar estar durmiendo también.


Como si fuera poco, sus ganas de sexo lo estaban empezando a atacar en situaciones con Jungkook que ya eran prácticamente habituales. Estando en Tour muchas veces se había colado en la habitación del pelinegro, encontrándolo en distintas situaciones como bañándose o saliendo de la ducha, y en momentos así jamás había corrido a sus brazos necesitado porque Jungkook lo follara ahí mismo sin saludarse mutuamente siquiera. Lo mismo pasaba con las rutinas en el gimnasio, a él le encantaba ver a su novio ejercitarse, y se había llegado a excitar algunas veces; pero nunca tanto como en las últimas semanas que la mirada salvaje en aquellos ojos oscuros era acompañada por ese cabello largo y húmedo alrededor.


Si Jeon Jungkook concentrado en su cuerpo, normalmente era caliente; con el cabello largo obtenía un toque más que salvaje y sexy pareciendo algo así como un dios del infierno, porque no sólo era caliente, parecía estar en llamas y quemar de deseo a quién fuera con una sola mirada.


Taehyung sabía que gran parte de su persistente fantasía sexual, se debía precisamente porque hacía más de un mes que no follaba con Jungkook. Lo de ellos no era tan fácil como abrir las piernas y penetrar; requerían de mucho tiempo que no tenían, y no podían arriesgarse a lastimar ninguna parte de sus cuerpos porque necesitaban bailar todos los días. Y a veces simplemente las caricias rápidas no eran suficiente.


Una vez probabas la sensación de estar en la cima, no podrías volver a conformarte con mirar desde abajo.


Y entre la falta de sexo, el estrés del Tour, las increíbles vistas que le regalaba Jungkook, más con su cabello cada vez más largo y tan sexy; Taehyung se sentía enloquecer.


Y realmente había perdido la cabeza, pensaba Jungkook, mientras era besado salvajamente con manos recorriendo por su cuello y cabello sudorosos con tanta desesperación que su polla ya estaba dura y apretada dentro de los pantalones de vestir. Quería hablar, pero Taehyung solo liberaba sus labios para atacar su cuello y su mandíbula con besos tan sucios que le ponían los ojos en blanco.


—Te he deseado por tanto, tanto tiempo, Ggukie —exhaló Taehyung contra sus labios tratando de recuperar un poco de aliento.


—Me tienes todos los días —respondió Jungkook sin entender.


—No como quiero.


—Bueno-


—Quiero que me folles, Jungkook.


—Dios...


—Sí —el castaño sonrió sujetándose al cuello de su chaqueta negra con brillos—, eres como un puto Dios en el escenario, ¿lo sabias?


—Lo dice el que hace gritar a todos cada vez que mira a la cámara.


Ambos soltaron una sonrisa.


—Yo quiero hacerte gritar a ti ahora.


—Tae... —lo miró con advertencia—. Tenemos que volver o nos van a matar.


—Shh —poniendo el dedo índice en sus labios, Taehyung le regaló una mirada tan lasciva que le hizo sentir la propia humedad en su ropa interior—. Tengo todo controlado, Ggukie. Todavía tenemos tiempo suficiente.


—Pero-


El dedo índice bajando lentamente por todo su cuerpo hasta llegar a la punta de su polla, lo dejó sin habla.


—¿Recuerdas que siempre te digo que me encanta cómo te queda este nuevo outfit? —susurró, bajando la cremallera del pantalón color negro con brillos—. Porque de verdad me encanta, Jungkook, te ves tan jodidamente caliente y sexy y desde que lo usas no he dejado de fantasear que una vez bajas del escenario me follas con él puesto, tan salvaje y peligroso como te ves así de sudado y sin aliento.


La voz suave y profunda de Taehyung siempre funcionaba como un mantra cuando estaban en esas situaciones; el castaño sabía cómo provocarle y acabar con su cordura solo con un par de palabras.


Jungkook no podía hablar, no podía pensar siquiera en hacerlo, demasiado absorto en los movimientos rápidos de Taehyung en su polla mientras se arrodillaba frente a él.


—Y no podía desperdiciar esta imagen sabiendo que después de este concierto no volverás a usarlo —continuaba Tae, bombeando la polla en su mano y mirándolo a los ojos como si nada—. Y sabiendo además que habían dos presentaciones en solitario por delante y nos podría regalar algo de tiempo.


—Bebé... —Jungkook exhaló apoyando su espalda en la puerta cerrada, completamente rendido ante ese hombre que amaba tanto—. Yo también quisiera follarte tanto, pero no podemos durar cinco minutos más aquí.


Taehyung sonrió con suficiencia.


—Eso también lo tengo controlado. —Entonces sacó su lengua encontrándose directamente con la punta rojiza de la polla en su mano, dando toquesitos incluso antes de empezar a lamer.


Jungkook siseó, desespero inmediato circulando por sus venas y tuvo que agarrarse con una mano al cabello lacio de su novio porque su cuerpo empezaba a temblar de anticipación.


Taehyung saboreó el líquido pre-seminal y cuando tuvo todo el miembro resbaladizo por su saliva, empezó a mamarlo de verdad. Rápido, sin pausas, apretando en los puntos correctos, dedicándole lamidas y succiones lentas al glande, que convertían al pelinegro en un desastre respiratorio por el cambio repentino de ritmo.


Él realmente se lamentaba no poder intentar una succión completa de la polla de su novio. Nunca podría hacerlo en realidad. La primera vez que lo intentó hacía mucho tiempo ya, arruinó su voz al día siguiente; la garganta y la mandíbula doliéndole porque Jungkook realmente le había follado la boca hasta el fondo y ambos habían quedado más que felices por la inmensa satisfacción, hasta que al despertar Taehyung no podía cantar bien y entonces ambos solo querían arrancarse la cabeza.


Desde entonces se prometieron nunca más intentar garganta profunda, por mucho que la echaran de menos.


Pero eso también los había vuelto expertos a ambos con la lengua. Y es que no necesitabas ahogarte con una polla para hacer una buena mamada, solo necesitabas presionar los puntos correctos para hacerla estallar. Y Kim sabía que Jungkook también estaba tan necesitado de sexo como él, tal vez no tan abrumado, pero sí lo suficiente como para correrse rápido si le chupaba como a él le volvía loco.


Entonces de repente se sacó el miembro de la boca, moviendo su mano con rapidez mientras miraba hacia arriba encontrándose con la mirada ardiente de Jeon fija en sus ojos. Y sin romper el contacto visual, bajó más la cabeza hasta atrapar un testículo en sus labios; esa zona era tan malditamente sensible, y en cuestión de segundos el pelinegro ya le agarraba el cabello con las dos manos y echaba la cabeza hacia atrás murmurando maldiciones mientras empujaba más su entrepierna a la boca del otro.


Haciendo un camino de besos con la boca abierta, Taehyung volvió a llegar a la punta del miembro para chupar su cabeza y lamer la pequeña hendidura como si fuera un bombón con el sabor salado más dulce. Lo era para él.


—Quiero follarte —soltó el pelinegro sin aliento, moviendo sus caderas de forma inevitable—. Ohh dios, amo tanto tu lengua, bebé. Y te voy a recompensar tan bien cuando lleguemos a casa.


Taehyung quiso gritar un «¡por favor, sí!» porque estaba desesperado y tan necesitado por esa polla y no iba a ocultarlo; pero prioridad en esos momentos era hacer estallar la bomba y tragar el quemazón como si fuese un elixir. Él creía firmemente que solo el semen de su hombre lograría bajarle la erección dolorosa y que no obtendría ningún tipo de atención, en sus pantalones grises de vestir. Así que se concentró en volver a succionar fuerte hasta el punto justo donde debía llegar, su cabeza yendo de arriba hacia abajo con rapidez, saliva goteando por su mentón y los ojos brillosos por el esfuerzo; un apretón repentino en la base y de repente Jungkook se estaba corriendo dentro de él, sin avisar y manteniendo su cabeza con fuerza para que no se sacara el miembro de la boca.


Y probablemente era la adrenalina del momento por estar haciéndolo en medio del trabajo, a escondidas de los demás y con muchas presentaciones por delante todavía, que el orgasmo de Jungkook llegó rápido pero fue largo, y Taehyung casi se manchó su propia camisa porque se le dificultaba tragar todo con la calidez pesada encima de su lengua todavía.


Cuando ya no había más que soltar ni nada más que tragar; en el momento que Taehyung dejó su boca vacía sin despegar los ojos del otro, repentinamente todo el ruido del estadio llegó con claridad a los oídos de ambos; la voz de uno de los miembros del grupo en el inicio de la segunda canción en solitario de ese corte.


En un abrir y cerrar de ojos se estaban besando otra vez, lamiendo los labios y la lengua contraria con tanta necesidad que ambos gemían en medio del desastroso beso.


—Esta abstinencia nos está volviendo locos —soltó Jungkook casi en medio del beso—, no vamos a casa hoy.


El castaño se separó mirándolo con un deje de diversión, no queriendo ilusionarse.


—¿Ah no?


—No. —Jeon sonrió mientras arreglaba el pelo con delicadeza y acomodaba la ropa de su bebé; éste imitando su acción inmediatamente. —Aprovechemos que tenemos dos días antes del próximo concierto y saciémonos del otro esta noche.


—Pero estaremos cansados cuando salgamos de aquí, Jungkookie.


—¿Tú estarás cansado?


Taehyung hizo un puchero ante la expresión arrogante del pelinegro al formular esa pregunta sarcástica para molestarlo, y éste lo besó otra vez.


—Confía en mí, Tae. Cuando acabemos el concierto, tú y yo nos vamos antes que todos, ¿está bien?


—¿Entonces hablas en serio?


—¿Crees que soy una máquina de bromas?


Kim entonces soltó una sonrisa volviendo a unir sus labios al otro con emoción.


—Siendo así ya me muero por por fin pasar otra noche juntos, mi amor.





No necesitabas reservar una habitación de hotel lujoso si eras una celebridad tan poderosa y mundialmente reconocida como lo eran Jeon Jungkook y Kim Taehyung. Un par de llamadas y ya tenían disponible la mejor habitación presidencial, con paredes insonorizadas y una cama suave donde podrían caber hasta diez personas si te lo proponías.


Todo era perfecto para hacer el amor con un amor que no tocabas de esa manera hacía meses por culpa del trabajo. Ambos estaban estresados por la abstinencia, cachondos y desesperados por el otro, la tensión les quemaba y ni siquiera llegaron muy bien a la habitación cuando ya estaban deshaciéndose de la ropa del otro con rapidez, respirando y suspirando en medio del fogoso beso. Se reían mientras lo hacían, sin embargo, sorprendidos mutuamente por la desesperación que tenían. Ni siquiera habían sido conscientes del color de la habitación ni cómo habían llegado al baño de un momento a otro.


Fue una ducha rápida, principalmente para sacarse el sudor enjugado del concierto. No podían hacer mucho ahí, así que en cuestión de nada ya estaban en la cama; ambos mojados porque ni siquiera se les pasó por la cabeza buscar una toalla.


Pobre sábanas.


—Te quiero así —dijo Taehyung en un susurro, acomodándose a horcajadas sobre el otro, sus erecciones quedando deliciosamente juntas—. Lo de que he fantaseado que me follas en pleno concierto, no es mentira Ggukie, y ya que obvio no podemos hacerlo, quiero montarte tal cual y lo hacía en mi sueño.


—Pero me diste una maravillosa mamada en pleno concierto, ¿eso no cuenta?

Taehyung se rió como si el otro fuera tonto, tomando el tubo de lubricante que se habían asegurado de echar en la cama antes.


—Eso solo fue con lo que tuve que conformarme porque ya no te vería más con esa increíble ropa y eres tan ardiente, no pude controlar más mis impulsos sabiendo que no tendría otra oportunidad.


El pelinegro soltó una sonrisa acompañada de un ronroneo sexy, palmeando fuerte una de las nalgas de su novio para luego apretar todo su culo con ambas manos.


—No mientas bebé, sé que jodidamente te pone verme agitado con el cabello húmedo.


—Bueno —el mayor sonrió poquito, viéndolo con ojos de cachorro—. Tu cabello húmedo terriblemente me pone, pero es por culpa de ese outfit que fantaseaba y no pude aguantar más mi deseo hacia a ti porque te hacía ver el doble, el múltiple de sexy y...


Otra palmada fuerte en su culo remplazando sus palabras por un siseo.


—Eres increíble, Tae.


—¿Qué tal si me dices eso cuando acabes dentro de mí?


—Oh, por supuesto que sí —Al terminar esa oración, entonces él estaba arriba viéndolo con arrogancia—. Pero yo estaré a cargo de ti ahora mi amor, ya me diste un orgasmo antes, ahora es mi turno de dártelo a ti.


Las ganas de refutar en Taehyung, esfumandose tan rápido como sus pómulos se volvían rojos. Así que solo hizo un puchero porque él de verdad quería montarlo, aunque la idea de dejarse consentir sonaba mucho mejor.


Jungkook besó sus labios abultados, pasando la lengua por ellos con lentitud y dedicándose a morderlos poquito para que el castaño abriera la boca y le dejara jugar con su lengua. Ambos gimiendo como si estuviesen degustando una comida deliciosa, mientras Jungkook empezaba a mover sus caderas para frotar ambas erecciones juntas en tanto tomaba el tubo de lubricante en sus manos.


—Ah, maldición Ggukie, de verdad te extrañé mucho —Taehyung gemía acariciando toda la espalda del susodicho mientras éste chupaba su mandíbula y hacía un lento camino de chupones sin intensidad directo al sur.


—Yo también mi amor —respondió en medio de todos los besitos que le daba—. Tú sigues teniendo... tu cabello corto, pero... siempre eres tan... guapo y perfecto y caliente también..., que me vuelves loco casi siempre.


—Tonto. —El castaño soltó una sonrisa, enredando sus dedos en esas hebras que tanto amaba, en lo que él dueño de ellas pasaba la lengua por la piel sensible de su ingle—. Te amo, tú siempre me eres perfecto, hasta calvo me la pondrías dura con solo una mirada.


Jungkook liberó una corta carcajada abriendo las piernas de su hombre hasta el límite y poniendo una almohada debajo su espalda baja, como soporte.


—Es bueno oír eso entonces —le dijo intentando guiñar un ojo.


Y bueno, Taehyung iba a seguir con el juego, pero Jungkook empezó a prepararlo. Prepararlo de verdad.


Con los dedos y la boca.


Preparar siempre era un proceso largo, pero Jungkook siempre hacía que se sintiera ridículamente corto con lo bien que le hacía sentir esos dedos aflojando su entrada y la lengua hábil reemplazándolos de vez en cuando. A ambos les gustaba mucho ese momento durante el sexo, y mientras Taehyung se retorcía en la cama soltando gemidos placenteros; Jungkook soltaba pequeños gemidos gustoso, encantado por cómo el anillo de músculos iba recibiéndolo poco a poco hasta succionarle los dedos y la lengua como si no tuviera suficiente de nada, lo mejor siendo cuando lograba meter tres dedos y encontraba la próstata del mayor, éste temblaba como si fuera a correrse y su entrada quedaba contrayéndose visiblemente una vez sacaba sus dedos.


Para el pelinegro, esas eran sus vistas favoritas.


Kim lo jaló del cabello para traerlo de vuelta encima de él, besándolo desesperadamente con la boca abierta y una de sus manos bajando al tonificado culo que poseía, fingiendo embestidas e incitándolo a que lo follara de una buena vez.


Jungkook no se hizo de esperar, inmediatamente alineando su miembro lubricado en la entrada del mayor y empezando a empujar. Ambos mirándose fijamente con las frentes juntas, los cabellos revueltos y compartiendo el mismo aliento.


—Te amo tanto, Tae. —Un susurro casi inaudible que siempre significaba más que cualquier grito a todo pulmón.


El mencionado sonrió con los ojos nublados por las lágrimas sin derramar, queriendo decir lo mismo, pero su cuerpo tensandose completamente ante la punzada repentina de dolor al tener todo el miembro contrario dentro suyo, dejándolo literalmente sin aliento.


Jeon besó las comisuras de sus ojos y procedió a dejarle besos lánguidos en el cuello que lo relajaban en lo que se acostumbraba a la enorme intromisión.


—Ya —Tae gimió acariciándole la espalda y los brazos con amor—, ya. Ya Ggukie. Ya.


—¿Ya?


El castaño le mordió el labio con fuerza por hacerse el chistoso, y en medio de una sonrisa compartida Jungkook empezó a mover sus caderas en círculos como anticipación; las sonrisas volviéndose gemidos, y los gemidos prontamente volviéndose prácticamente gritos cuando el pelinegro aumentó las embestidas a tal punto que la cama se movía con ellos.


Pronto, la humedad en sus cuerpos era solo sudor, los gemidos de Taehyung escuchándose incluso sobre el ruido de la cama golpeando contra la pared. Jungkook le estaba follando realmente duro, como si estuviera bailando la coreografía más difícil de su set list, y cuando paraba solo era para rotar las caderas de una forma tan sensual que hasta los antiguos dioses del sexo le harían una reverencia. Como si fuera poco, en esos momentos de lentitud también se apoderaba de su lengua, succionando hasta dejarlo al borde del orgasmo. Taehyung tenía que tener mucho aguante para soportar las miles de maravillas que hacía su hombre en la cama cuando se ponía en modo «yo te cuido».


Y ya tenía años de entrenamiento, por lo que incluso estaban acostumbrados a correrse juntos o casi-casi.


En esos momentos, sin embargo, Taehyung quería que su novio llegara al clímax primero para grabar en su memoria la expresión de máximo éxtasis con ese pelo largo y toda la piel sudorosa. Así que cuando sintió que ya no podría soportar mucho, empezó a besarle el cuello hasta llegar a sus sensibles orejas y lamer dejando besitos húmedos que aumentaban los gemidos roncos del pelinegro.


—Córrete Ggukie —susurró en su oído cuando este volvió a aumentar las embestidas—. Córrete para mí y dentro de mí, amor, quiero verte.


Y como si se rindiera a esas palabras, Jeon alcanzó el orgasmo medio sonriendo por lo controlador que era su hombre y lo malditamente increíble que lo hacía sentir.


Taehyung solo necesitó ver esa expresión ardiente para que el fuego estallara en su vientre y tiras de semen salieran con tanta intensidad de su miembro que casi le llegaban a la mandíbula; el placer extendiéndose al sentir como algo caliente se esparcía en su interior y el cuerpo pesado de su novio se desplomaba por completo encima suyo.


Se sentía en una ensoñación cuando abrió los ojos y ese hermoso rostro contrario lo miraba sonriendo con amor mientras le dejaba besitos ligeros en la punta de su nariz, justo donde tenía un lunar.


—Eres precioso, Tae.


Él sonrió con los pómulos colorados.


—Es bueno oir eso del hombre más precioso que han visto mis ojos.


—¿De verdad crees eso? —soltó con un resoplido, girando en la cama hasta quedar de espaldas.


Taehyung inmediatamente se acomodó en su pecho y ambos se abrazaron compartiendo un par de besos cariñosos.


—No lo creo, es un hecho. Eres precioso y te amo mucho, Ggukie.


—¿Incluso si me dejo calvo?


—Incluso si en vez de cabello, veo mi reflejo en tu cabeza.


El pelinegro soltó una fuerte carcajada, acomodándose para mirar a un divertido Taehyung a los ojos, aún sin poder controlar del todo las risas.


—Es bueno oír eso, amor, ¿sabes por qué?


Taehyung negó con la cabeza esperando reírse otra vez con la tontería que seguramente soltaría Jungkook.


—Porque ya me aburrí de esta apariencia y pienso cortarme el pelo próximamente. Hasta las cejas. Como antes.


Pero lo único que esas palabras le provocaron fueron ganas de llorar.


Tan dramático.





Gracias por leer ♥

5 de Julio de 2020 a las 19:05 9 Reporte Insertar Seguir historia
44
Fin

Conoce al autor

soulmateskookv ♥ Me gusta escribir y por primera vez he decidido hacerlo sobre las personas que más amo: Jungkook y Taehyung. Escribo FANFICS sobre y basado en su hermoso vínculo; nada más.

Comenta algo

Publica!
Your  Eyes Tell Your Eyes Tell
El sentimiento es mutuo TaeTae 🥺😭😂
Copito Copito
Me gustó mucho esta historia, voy a revisar tu perfil a ver si hay más historias. 💛 Tu forma de escritura me gusto. 💛

  • soulmateskookv ♥ soulmateskookv ♥
    Muchas graciasss. Me alegra mucho que te gustara y espero que también te agraden mis demás escritos 💜 2 weeks ago
Sindere Sindere
Primer fanfic que leo en esta App y me encanto💜10/10💫

sugar moon sugar moon
por nada me gusta jungkook con cabello largo ,ademas de que me gusto tu estilo de escritura.
July 09, 2020, 13:40

Gumimarii ˋωˊ Gumimarii ˋωˊ
Me encanto!!!! Jajajajjajajaj joder... kooki con el cabello largo se veia muy seductor.... Gracias por escribir este corto xD
July 06, 2020, 02:43

  • soulmateskookv ♥ soulmateskookv ♥
    Omg, muchísimas gracias por leer, me alegra mucho que te haya gustado ♥ Y sí, yo también todavía lloro por su pelito largo jajsjaaj July 06, 2020, 03:03
~