dayana-beaujon1577826129 Daya Beau

Hay mareas bajas y altas. Pero o importa el caso, siempre hay que agradecer que podemos tener agua.


Historias de vida Todo público.

#separaciones #adios #perdon
Cuento corto
0
444 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Se veía venir

Sé que no lo merezco, eso lo comprendo. Sé que no merezco ser una flor cuidada dentro de un cristrimero, me puedo cuidar sola, y segundo, de cada espina que existe, ninguna mano querría atreverse, eso bien lo entiendo.


No sé si de amor ya tendría que escribir, porque el anhelo y la decepción van juntas, y abrazando este instinto certero de que nunca hubo bandera blanca real, de que lo que prometí volver a recuperar y trabajar, estuvo frenado por un semáforo, tan verde como rojo. Tan cálido como árido.


Yo me juré meses atrás que sabría cómo encaminarme, que sabría cómo abrazarte, que podría ser la luz que tanta gente vio fallar, que podía iluminar, seguir y secarte. Me lo juré tanto que no evalué si la posibilidad quizás estuvo, las barreras seguro si, los reproches faltaron mil.


Ya basta de hablar de fracaso, mi último intento fue insuficiente, había veneno para tragar y ninguna esperanza para diluirlo. Si de lo malo todo se soltó, quisiera saber si existía algo bueno. Me respondí, me respondiste. Si, son una farsa las segundas oportunidades. No son farsa si la madurez reina, pero de un solo lado no se puede remar, porque así quedé dando vueltas en círculos del pasado.


Ojalá algo bueno hubiese salido de tus labios, ojalá mis expectativas hubiesen sido reales; abrazos sin dudas, abrazos con perdón, abrazos con libertad. No lo fueron ni lo serán, tu alma es incapaz. No se lo culpo a los signos, no al tuyo, si al mío. Me prometí que sería diferente; qué gran choque el encontrarme con una piedra, sin avanzar, sin poderte escuchar; mucha marea alta que muestras hacia mi, y no logré ver un faro, no hay salvavidas si el agua está tan turbia.


Por los momentos que si mantengo dentro, vivo. Por los recuerdos que se reproducen en vídeos, sonrío. Por las intenciones que tuve de volver a amarte, alzo mi copa hoy. En tu honor ha de ser, en el adiós nos vemos, en el adiós ni nos sentimos. Ha sido lindo coincidir, levanto mi mirada por ti, por las dos. Acá llega mi renuncia, se fueron con ellas las ilusiones, ama bien, ama sin prejuicios, escucha y atiende. Escucha y atiende.


Este el deseo de una flaca que baila cada noche una que otra semana: que te quieran como a ti te gusta, que sean valientes en corresponderte.

5 de Julio de 2020 a las 05:58 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Fin

Conoce al autor

Daya Beau Lo que no me atrevo a decir, está acá y lo que me atrevo a decir, también.

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~