Cuento corto
0
580 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Relato 1-2

Volver a verte

La noche que te conocí nos apartamos de los demás, la música no permitía escuchar tu voz. Aún llevo grabado en la mente esa melodía tan dulce que producías al hablar.


Nos sentamos cerca del río, en una roca ovalada, tenía un poco de musgo. La luna llena iluminaba tu belleza. Intercambiamos sonrisas, parecía que nos hubiésemos conocido hace mucho, me dijiste que al principio no querías participar en el viaje, pero tus amigos te convencieron, ladeaste la cabeza hacia mi hombro y susurraste “No me arrepiento de estar aquí”.


Mi corazón palpitaba como nunca. Podía oír el tuyo hacer el mismo. Durante un instante solo escuchaba nuestros corazones latir al unísono, acompañado del sonido del agua al golpear las rocas.


Es lo que llaman amor a primera vista, dos completos desconocidos sintiendo que una parte de ellos fue separada al nacer.


No sabíamos cuánto tiempo había pasado, el sol aparecía sobre los árboles. Lo que anunciaba una despedida. Me diste tu número de celular. El abrazo de despedida estremeció mi cuerpo, no quería que partieras. La última imagen que tengo es la de tu figura subiendo en una furgoneta blanca. Antes de cerrar me regalaste una mirada que transmitía mucho en tan efímero gesto.


Se acerca el otoño, me dijiste que te gustaba el color de los árboles en esa época, las amarillentas hojas cubriendo el suelo, y el olor a fresas que desprende la naturaleza. No sé por qué no respondes, este es otro de los cientos de mensajes que te he dejado. El domingo estaré esperándote sobre la misma roca.




No te volveré a ver

El mundo se mueve lento, cada vez más.


Se detiene.


Siento que soy la única persona consciente de lo que pasa. Puedo escuchar los latidos de diversos corazones.


Una niña de unos 7 años se esconde detrás de su madre. Un padre abraza a su hijo, él que deja caer su caballero de juguete que acaba de comprar al suelo.


Mi novia está en el suelo con una herida en la cabeza.


Estoy frente al que la golpeó, un hombre más alto que yo con una máscara de payaso, apuntando con rabia hacia mi pecho.


En mi infancia los payasos me daban mucho miedo, odiaba las películas en las que aparecían. En mis fiestas de cumpleaños le rogaba a mamá que no contratará uno. Cuando crecí supe que tras el maquillaje había una persona como yo.


Ahora me doy cuenta que hay personas que parecen ser como yo, pero son los payasos que en realidad dan miedo.


Moriré feliz, juré protegerte aquel día cuando te pedí ser mi novia, llegó el momento de demostrártelo.


La bala está a unos milímetros. Me hubiera gustado terminar las compras para nuestra boda.

4 de Julio de 2020 a las 00:09 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Fin

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

Más historias

Lo que creí Lo que creí
Dentro de tus ojos Dentro de tus ojos
Juzgame Juzgame