emma_fdez_ Emma Fernández

Idylla y sus compañeros van a la excursión al museo de Arte. Es allí cuando una manda de hombres-lobos los ataca. Los que sean seres sobrenatutales pasarán el ritual, después de eso deberán aprender a controlar los seres sobrenaturales que hay en ellos y conseguir seguir pareciendo humanos. Algo que será dificil por la tensión entre los hombres lobo y las brujas, además Idylla deberá averiguar quién es y que papel debera jugar para que no estalle una guerra.


Fantasía Todo público.

#mitologiaasturiana #mitologia #fantasia #hombrelobo
0
746 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los martes
tiempo de lectura
AA Compartir

PRIMER ENCUENTRO

- ¿Cuánto queda? -Preguntó Zach.

-Aún queda media hora para llegar al pueblo. –Le respondió rápidamente la profesora sin apartar la vista de la carretera.

Esa excursión le daba mala espina, no sólo porque veinte adolescentes iban a estar en un pueblo en el que la palabra Wi-Fi era desconocida, sino porque había oído que en ese pueblo la gente era muy reservada y no les gustaba nada que la gente ajena al lugar, estuviese husmeando en sus asuntos. Pero, esa salida tenía que hacerse, el museo de historia romana estaba situado allí, al lado de los restos de la villa. Calculaba que la visita les llevaría tres horas y les dejaría una hora libre para que comiesen y conociesen el pueblo. Vislumbró a lo lejos la muralla medieval que lo rodeaba y las casas de piedra, sabía que cada una tenía su propio jardín, era un encanto de pueblo, lástima que no apreciasen a los turistas. El autobús cruzó las calles de piedra, era como estar en una máquina del tiempo, y se cruzó con varios vecinos que lo miraban con irritación. Subió las empinadas cuestas y por fin llegó al Centro de Interpretación de Arte Romano. Los alumnos también se percataron de esto, así que procedieron a levantarse.

- ¡Sentaos! Voy a ir por orden de lista dando las entradas, cuando os las dé, bajáis y os reunís con Walter.

Walter García era el profesor de Historia del instituto, un hombre de unos cuarenta y cinco años, de pelo negro, alto y con poco sentido de la moda.

- Benjamin Anderson. – Un chico de ascendencia egipcia se levantó. -Toma - le dió la entrada con una sonrisa.

- Idylla Black. -Había algo en esa chica que no encajaba, se lo preguntaría a su hermana, quizás fuese una de ellas. La joven de tez clara y de cabello azabache y ondulado se acercó a ella, y repitió el proceso de la entrada.

- Alfred Brown. - El hijo del alcalde, un ser egocéntrico que solo pensaba en su bienestar y no dejaba de recordarles a sus compañeros el mucho dinero que tenía.

-Alexa Evans. -Su favorita, una chica pelirroja y con una suave piel inundada por delicadas pecas.

-Hazel Given. – No venía a su clase. -Dylan Johnson y Daniel Jones.

Los jóvenes bajaron del autobús. Miró a su compañero.

-Necesitamos tres más, tienen que ser dos grupos de diez. - La informó.

-Alder Li, Esme Myers e Ian O’Connor podéis bajar. Nosotros todavía no podemos, porque son grupos de diez, así que aprovecharemos para hacer un poco de turismo por el pueblo. – No le gustaba mucho la idea, pero, ¿qué otra cosa podía hacer? Vio que Luke Wang levantaba la mano. - ¿Si, Luke?

- ¿Tendremos también la hora libre?

-Sí, después de que vuestros compañeros hayan vuelto tendréis la hora libre para comer. Coged las cosas, nos bajamos aquí, que nadie se separe de este grupo.

Los jóvenes bajaron con impaciencia y se encontraron con sus otros compañeros. La profesora fue a hablar con Walter para ajustar horarios.

- ¡Idylla!- La joven miró a su mejor amigo que la llamaba desde el otro grupo. Entonces le vio. Entre dos casas un chico no mucho mayor que ella les miraba, tenía el pelo castaño rapado, tenía una chupa de cuero y estaba apoyado en una de las paredes. La miró y sintió miedo. Había algo amenazante en aquel chico, así que desvió la mirada. Fue al encuentro de Luke.

- ¿Ves a ese tipo? El que está apoyado en la pared, ¿lo ves?

- ¿El que está mirando hacia ti?

- ¿Qué? -Giró nuevamente la cabeza y confirmó la pregunta de su amigo. –Me da cosa. No me gusta que nos mire tanto, hay algo en él que no me gusta, es un presentimiento.

-Ya, es raro. ¿Te acuerdas de lo que investigué sobre este pueblo?

- ¿Lo de las leyendas? Sí, me acuerdo.

-Pues vamos a hacer un poco de turismo los de mi grupo, si descubro algo te lo contaré.

Se rieron. Idylla volvió a su grupo y se separaron. El grupo de Walter entro en el centro y el grupo de la profesora bajó la calzada.

30 de Junio de 2020 a las 14:55 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Leer el siguiente capítulo LA ADIVIA

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 10 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión