victoriabnt Victoria Bennet

"Mantén a tus amigos cerca, y a tus enemigos aún más cerca" Grace Hermond, enemiga oficial de una de las familias más poderosas e importantes dentro de la realeza... Los Bonfield. Vive en la casa real de los Bonfield. Kent Mallox, declarado el enemigo más peligroso para la familia real Zafiro e íntimo enemigo del rey Eduardo Zafiro y de Frederick Longston. Vive en la casa real de los Zafiro. Ambos bandos conviven las veinticuatro horas del día... oh bueno casi. La amenaza se intensifica en cuanto los dos villanos se encuentran y entablan una alianza entre ellos. ¿Será esto una verdadera amenaza para ambas familias? ¿Qué será lo que traman estos dos? Esta historia es completamente ficticia; así que si existe alguna similitud con la vida real es por pura coincidencia. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. Se prohíbe la copia y adaptación de esta novela, ya que es una historia completamente mía.


Ficción adolescente No para niños menores de 13. © TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS
1
1.0mil VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Cada 15 días
tiempo de lectura
AA Compartir

Prefacio

El viento soplaba intensamente en esa noche especial y llena de alegría para todo mundo. Dos familias habían esperado con ansias ese momento en que tendrían por fin, frente a ellos, a la luz de sus ojos. Dos bebes nacieron ese mismo día para dar la mayor bendición de todas al mundo, cada uno en un reino diferente, pero muy poderosos; un niño y una niña son los que fueron recibidos con gran regocijo por sus padres pues ellos nacieron con la suerte de tener todo y a todos al alcance de sus manos. Sin embargo, hubo otra niña y otro niño que nacieron el mismo día destinados a sufrir y a ser vistos como el mayor enemigo.

Los reyes Bonfield y Zafiro no dejaban de admirar a sus hijos hasta que un sirviente real entró para informar la llegada de las gitanas quienes se encargaban de adivinar sus futuros. La gitana Aranza, quien trabajaba para los reyes Bonfield, y la gitana Hilda, servidora de los reyes Zafiro, se acercaron corriendo enérgicamente hacia ellos realizando una rápida reverencia hacia el bebé y a ellos para empezar a hablar con la voz entrecortada.

-Sus altezas...una desgracia acaba de ocurrir...- Soltó casi sin aliento la gitana Hilda viendo con terror a los reyes quienes desconcertados y preocupados por su estado le ofrecieron una copa de agua y asiento en uno de los sillones más cómodos que había en la habitación.

-Sus altezas...no comprenden. Un bebé varón ha nacido y es quien ocasionara la caída de su reinado- Explicó dejándose caer en el sillón.

-¡¿QUÉ DISPARATES ESTÁS DICIENDO MUJER?! ¡¿ESTAS CONSCIENTE QUE PUEDO MANDARTE MATAR POR DECIR SEMEJANTE COSA?!- Gritó enfurecido a la cara de la gitana el rey Alejandro Bonfield incapaz de creer lo que le acababan de decir.

-Su majestad, que más quisiera yo que fuese mentira o que sólo sea un disparate mío por culpa del insomnio que he sufrido desde hace tres noches...pero me temo que es la terrible e irremediable verdad. La niña ha nacido y esa niña es una maldición para el futuro rey y ustedes, mis reyes- La gitana Aranza realizó una última reverencia, un tanto dramática, como muestra de su respeto y miedo hacia el poder de su rey.

- Debemos hacer algo- Dijo el rey desabrochándose los primeros dos botones de su camisa de seda blanca y caminando de un lado a otro concentrado en la manera de poner un remedio a sus problemas.

-...Tal vez...si pagamos bien a unos sirvientes para que ocasionen una falsa revuelta en donde se desate la violencia y maten al bebé...nuestro problema se solucionaría.

La reina no creía lo que su esposo acababa de decir. ¡¿MATAR A UN BEBÉ?! Eso no serviría de nada pues no sabían en donde se encontraba esa bebé y sería muy exagerado matar a cada recién nacido de sexo femenino, así como así. Eso sólo ocasionaría sospechas y problemas para el reino.

-¡TE DAS CUENTA DE LO QUE DICES! ¡LO ÚNICO QUE OCASIONARÍAS SERÍA ENGRANDECER MÁS EL PROBLEMA!

-¡¿ENTONCES?! ¡¿QUÉ ES LO QUE RECOMIENDA, MI REINA?!- Preguntó con sarcasmo el rey Alejandro a su esposa quien instantáneamente cogió a su hijo en brazos por miedo a que su esposo hiciera alguna tontería.

-Hay que esperar a que aparezca alguna pista, antes no se puede hacer nada. Sólo ten paciencia- No era que a la reina Carlota Zafiro le preocupara el niño, pero no pondría en peligro la corona por causa de la impulsividad de su esposo.



**Gracias a todos los que decidieron darle una leída a este pequeño pedazo de una gran historia. Espero que les haya gustado y muy pronto traeré el primer capítulo de "Profecía".

💕 V.B.

12 de Junio de 2020 a las 03:47 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Leer el siguiente capítulo Preparativos

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 15 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión