hecate- Hécate Velazquez

Después de participar en una “investigación” con su padre, Oliver Velázquez comienza a creer que un ente sobrenatural está involucrado. Mientras Oliver investiga una chica le entre un curioso libro que trata de la amistad entre Lily, una chica disque gótica, rara con problemas familiares (qué incluyen una mamá muerta) Y Rhydian, un ser "maldecido" que camina entre nosotros sin que nadie lo vea (como un fantasma) ¿El libro dirá la verdad?


Fantasía No para niños menores de 13.

#aventura #misterio #condenas #magia #fantasmas
4
1.3mil VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los miércoles
tiempo de lectura
AA Compartir

El caso Alonzo Ríos

Era una tormentosa noche, llovía a más no poder mientras el cielo se iluminaba por los fuertes relámpagos. Parecía una noche perfecta para contar historias de fantasma.

—Oliver— llamó el padre a su hijo, avisándole que el auto ya se había detenido.

El joven, de posiblemente 20 años de edad quito la cabeza de la ventana del auto y abrió la puerta del mismo, poniéndose su capucha para poder entrar a esa rara casa rodeada de patrullas, mientras algunos comenzaban a sacar dos cadaveres de la casa en bolsas grises.

—¿Qué pasó aquí ?— preguntó Oliver ingenuo observando el pequeño caos.

—El padre mató a la madre y luego se suicido— contestó el padre, el señor Velázquez dándole una palmada a su hijo para que entrara a la casa.

—¿Y que hago yo aquí?— quiso saber Oliver.

—El hijo está arriba en su cuarto. Debes hablar con él, yo no hablo con niños. Vamos, sube— lo incitó ya dentro de la casa.

Oliver miró a su padre con gran confusión, pero aún con mil preguntas en la cabeza decidió subir y ver al Niño, que se encontraba en el único cuarto abierto del segundo piso.

El cuarto del Niño estaba lleno de muñecos de peluche, una linda cama de auto de carreras verde y algunos libros de cuentos en el suelo. El tierno Niño de 10 años se encontraba leyendo uno de los cuentos en el suelo de manera tranquila.

—Hola, pequeño— dijo Oliver sentándose tranquila y lentamente junto al Niño.

—¿Quien eres?— preguntó el pequeño algo asustado.

—Oliver Velazquez, pequeño. Mi padre es investigador, el... descubre cosas, como un detective, y yo le ayudo, soy su ayudante— explicó Oliver, ganándose rápidamente la confianza del pequeño.

—¿Y que quieres de mi?

—Quería hacerte algunas preguntas antes de llevarte a un lugar apropiado.

—Deberías preguntarle a Rhydian, él me dijo que no bajara hasta que escuchara las sirenas— le dijo El Niño cerrando el libro.

—¿Quién es Rhydian?

El Niño incitó a Oliver a acercarse moviendo su mano, Oliver tuvo que obedecer —Es mi amigo fantasma, me hablaba con mi pizzaron— dijo mientras señalaba un pizzaron de juguete en su tocador.

—¿Qué dices?

—Si, escribió este cuento para mi— insistió El Niño entregándole el libro.

—¿Qué?— preguntó sonriendo con algo de diversión.

—Olí— le habló su padre —Ya llegaron servicios sociales. Debemos salir.

—Ah, claro— dijo poniéndose de píe —Espera ¿Cuál es tu nombre, pequeño?

—Tomás— respondió El Niño.

—Ok, Tommy, tienes que acompañarnos— pidió Oliver. El Niño obedeció y le entregó su libro de cuentos a Oliver.

Servicios sociales se llevó a Tomás, dejando al señor Velazquez y a Oliver aún en la escena.

—¿Que averiguaste?— preguntó el padre mirando su reloj desesperadamente.

—El Niño no parecía saber nada. Y creo que se bloqueo de algún modo con la tragedia, dice que un fantasma le dijo que no bajara y que le escribió un cuento— dijo Oliver mirando el libro de cuentos.

El padre rio como respuesta al comentario —Pobre chamaco, quedará traumadito— dijo sacando un cigarro.

—Velázquez— lo llamó un hombre, parecía molesto.

—Ay, claro, lo olvide— dijo algo cansado —Oliver, vete en mi auto. Te alcanzo en la casa— pidió el padre entregándole las llaves.

Oliver las tomó y miró al molesto hombre, que ya parecía tener una seria sonrisa hipócrita.

—Suerte, papá— le dijo mientras veía como su padre comenzaba a sacar la cartera.

Oliver se metió al auto y condujo hasta su casa, mirando como las gotas de lluvia seguían cayendo del cielo, parecía que llovería toda la noche.

Despues de media hora, por el tráfico, logró llegar a su hogar. Ya ahí, se cambió de ropa, se preparó un té y colocó el libro de cuentos de Tomás en la barra de la cocina. El libro tenía un título raro escrito con letras doradas, como si fuera un libro de colección.

"La mágica travesía de Rhydian, El Salvador de Nokrda"

La curiosidad le ganó a Oliver, quien decidió abrir el curioso libro.

"Hace mucho tiempo... en una tierra mágica muy lejos de aquí, existía un joven, apuesto, elegante, simpático y divertido. Pero su carismática y encantadora personalidad no era lo especial, nop.

Este joven era el ser más libre del mundo, podía hacer lo que quisiera, pero nadie era capaz de verlo, era invisible para los demás, por eso podía hacer lo que fuera.

Él joven solía crear cosas increíbles con su extraña magia, y se molestaba un poco al notar que nadie podía ver lo que pasaba, nadie notaba las maravillas que creaba.

El encantador joven se cansó de ser invisible, así que dividió viajar por todo el mundo, tratando de encontrar una manera de ser visible.

Hizo una búsqueda sin fin hasta terminar en este mundo, la tierra.

En este lugar las cosas parecían ser iguales que en los demás lugares, excepto por un Niño. El nombre del niño era Tomás Alonzo Ríos, un adorable y dulce pequeño con dos padre muy poco amorosos.

Aunque el pequeño tampoco lograba ver al joven, el joven descubrió que podía comunicarse con El Niño a través de notas en su Pizarro, y si se concentraba lo suficiente podía lograr que El Niño viera algunas de sus maravillas."

—¡Oliver!— la voz de su padre lo sobresalió, haciéndolo cerrar el libro —¿Qué te pasa, pendejo?— le dijo en forma cariñosa, de algún extraño modo.

—Me asustaste. Es... la tormenta, me pone los nervios de punta— dijo Oliver sonriendo un poco.

—Hablé con Gonzalo mientras venía para acá. Los vecinos creen firmemente haber visto un "fantasma" entrar en la casa de los Alonzo— dijo

Oliver no pudo evitar voltear a ver el libro y luego reír falsamente —¿Un fantasma?

El padre rio también, pero de forma verdadero, pues sabía lo tonto que sonaba —Gonzalo cree que el padre podría no ser el responsable y que el disque fantasma podría ser un tercero, un asesino en medio de esta tormenta extraña.

—¿Tu jefe cree que alguien más asesino a los padres del niño?

—Si, y quiere que investigue un poco, pero los policías no me volverán a dejar entrar a la casa. Así que tendré que investigar de un modo diferente. Ah, por cierto, te quiero fuera.

—Papá— se quejó Oliver.

—Oye, lo que menos quiero es que te metas en problemas por culpa mía. ¿Por qué no te concentras en otra cosa?

—Dijiste que podía investigar este caso contigo para poder escribir sobre ello.

—Eso fue cuando creí que un ebrio había decidido dispararle a su esposa y luego se disparó en la cabeza, poniendo fin al desastre. Si hablamos de un asesino la cosa se pone más seria

Oliver bajo la cabeza con algo de decepción, sacándole un cansado suspiro a su padre.

—Lo lamento. Sabes como son estas cosas. No te quiero arriesgar— dijo.

—Ya sé, papá. Pero creí que...— Oliver paró de hablar al escuchar el timbre del celular de su padre, el cual tuvo que contestar.

—Si... No, es que ya llegue a... Ajá, bien, veré qué averiguo, tú ve facturando mis horas, adiós— el señor Velazquez colgó y miró a Oliver —Debo salir, te veo en la mañana.

Oliver simplemente asintió y vio a su padre salir por la puerta con las llaves del carro en mano, mientras él volvía a la barra de la cocina a terminar su té. Pero, al mirar de nuevo el libro notó una hoja blanca encima de este.

—¿Qué es esto?— preguntó dispuesto a tomar el papel.

Por suerte se detuvo, pues algo mágico comenzó a pasar frente a sus ojos. Alguien parecía escribir en el papel, pues las letras comenzaron a dibujarse solas.

"Yo no lo hice, no a propósito, no quería que murieran"

27 de Mayo de 2020 a las 22:42 1 Reporte Insertar Seguir historia
2
Leer el siguiente capítulo La chica que escribía a máquina

Comenta algo

Publica!
Baltazar Ruiz Baltazar Ruiz
Una premisa muy interesante y un final que deja con ganas de leer más, muy bien hecho. Oliver parece un protagonista que vale la pena, esperaré a ver su desarrollo, nos dejaste ver parte de su personalidad en la manera en como lidia con su padre. Algunos errores que corregir nada más, pero con una lectura en voz alta podrían solucionarse. ¡Saludos!
June 05, 2020, 00:49
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 14 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión

Historias relacionadas