alondra_esc Alondra Garcia

Santiago Hojeda, un joven medico psiquiátrico recién graduado que anda en busca de un empleo estable, pero desafortunadamente no lo encuentra, se topa con el hospital "La esperanza", dirigido por un superior realmente loco, quien le asigna un puesto en el manicomio "En el camino de la luz", sin ninguna otra opción trabajara en aquel lugar donde tratara de sobrevivir día a día, descubriendo secretos aterradores que ocurren en aquel manicomio, pero teniendo un viaje alterno en donde no se sabe cual es la realidad... ¿Quien es realmente el señor Hojeda?.


Ciencia ficción Todo público.

#historia
1
640 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los miércoles
tiempo de lectura
AA Compartir

Capitulo 1

De doctor me convertí a paciente, pero de paciente a doctor, ¿Cuál es la realidad?, ¿acaso son los medicamentos, o el estrés del trabajo?, solo sé que no se, el único recuerdo que viene a mi mente es aquella vos, dulce y tranquila, que es capaz de hipnotizar y que cualquiera que la oyese no creería que la dueña de aquella vos es de una niña , quien fue capaz de asesinar a sus padres siendo Carmen, pero testimoniando frente al jurado siendo Laura y siendo llevada al manicomio como Dori, aquella vos que me susurra al oído "ve a dormir", la reconozco, era Gabriela, ocupando el lugar de Tania, la verdadera dueña de ese cuerpo, la verdadera dueña de esa vos.

Mi nombre es Santiago Hojeda, y actualmente soy un médico quien trabaja para el manicomio "En el camino de la luz", fue sorpresivo el momento en el que me asignaron mi puesto, ya que a pesar de que estudie bastante duro para graduarme en la carrera de psiquiatría, al terminar ningún hospital deseaba contratarme, llene millones de solicitudes de trabajo, todas quedaron en espera, llegue al hospital "La esperanza", donde decidí que sería mi última opción, si no resultaba contratado me marcharía y buscaría trabajar en algo más, añadiendo que todo lo que gaste en el estudio de esta carrera fue en vano y se iría directo a la basura, me dispuse a entrar al hospital, pregunte a algunas enfermeras que cruzaban por el pasillo donde se encontraba la oficina del superior, quienes amables me condujeron a esta, toque un par de veces hasta que se escuchó un Pase del otro lado.

-Hola, buenas tardes, me presento, mi nombre es Santiago Hojeda, soy médico titulado en el área de psiquiatría y vengo a buscar algún puesto que pueda ocupar en este hospital, traigo conmigo mi solicitud de empleo- cundo me disponía a entregarle mi solicitud este se paró, se dirigió hacia donde me encontraba y me extendió su mano añadiendo:

-Felicidades señor Hojeda, el empleo es suyo, no hace falta la entrega de esta solicitud, pero hay un pequeño problema, en donde tendrá que decidir si realmente acepta el trabajo o no

-¿A qué se refiere exactamente?

-Mire señor Hojeda -volvió a tomar asiento- usted no ha sido el único médico que ha solicitado trabajar aquí, han venido médicos y enfermeros de distintos lugares a solicitar empleo, pero en este lugar ya están todos los lugares ocupados-hizo un pequeño puchero- ahora, hay un lugar ligado con nuestro hospital, es un manicomio, pero le diré un pequeño secretito -en su rostro se formó una sonrisa que hizo que se erizaran mis bellos- en aquel lugar ademas de "tratar" con aquellos seres sin cordura, es un lugar de experimentación, en donde se realizan diferentes estudios y pruebas con aquellas personas que ya no tienen nada que perder, como sabrá, la ciencia evoluciona en cada momento, ¡se descubren cosas maravillosas todo el tiempo!, pero, para comprobar su funcionalidad se necesita…-con su mirada me indico que completará aquella frase, un poco inseguro conteste:

-¿Experimentar?

-¡EXACTO SEÑOR HOJEDA, DEBERÍAN DARLE UN NOBEL!-empezó a sacudir sus brazos y aplaudir simulando emoción- como sea, los experimentos en animales ya no son funcionales, porque las leyes ahora lo penalizan con demasiados años de cárcel- simulo una cara triste e hizo señas simulando llorar, este tipo realmente da miedo, continuo- pero para evitar todo este lio tenemos a ¡toda esa bola de inadaptados dementes!- dio un pequeño brinco levantándose de su asiento, su comentario me desconcertó y me atreví a comentar:

-Pero, ¿y sus familias?, ¿Qué explicación les darán?, probablemente los demanden, ¿acaso no han pensado en ello?, ustedes son impuros, ¡ustedes están locos!

-PURAS PAMPLINAS, señor Hojeda, usted y yo sabemos perfectamente que esta sociedad esta podrida, no hay nadie puro en este jodido mundo, esas personas son como los perros callejeros, abandonados por sus familias, oh, error mío, no fueron abandonados-hizo una sonrisa realmente psicópata- fueron vendidos por una gran cantidad de dinero señor Hojeda, por su expresión probablemente no lo crea pero seamos realistas, el dinero lo mueve todo, sin dinero no eres nadie, lamentablemente esas personas están locas, hartaron a sus familias e instantáneamente se volvieron objetos para comerciar, al fin y al cabo sería una boca menos que alimentar.

-Esta realmente loco si cree que aceptare ese empleo

-Señor Hojeda, lamentablemente tengo que informarle que sabe de este pequeño gran secreto, con el cual ha sellado su muerte instantánea, en el momento en el que cruce esa puerta morirá, y no queremos eso, ¿o sí?-me miro retadoramente, no pude soltar ninguna palabra, después me dijo- le escribiré la dirección de su nuevo empleo, le aconsejo buscar un lugar cerca para que pueda descansar y cosas así, por cierto, su trabajo inicia desde mañana, así que vaya a descansar, pues desde mañana tendrá que cuidar su vida señor Hojeda, no es fácil lidiar con los locos- termino guiñándome un ojo, yo solo lo mire con repulsión y salí.

Mientras caminaba buscando un departamento o algún lugar cercano del manicomio para poder pasar la noche, en mi cabeza no dejaba de pensar en que lio me había metido, si quería un empleo, ¡PERO NO DONDE ESTUVIERA EN JUEGO MI VIDA!, maldita sea, que tal si en aquel lugar no solo son los locos a los que tratan, ¡qué tal si también lo hacen con los médicos o los enfermeros!, no sé qué hacer, si me rehúso me mataran, pero si me quedo ¡me mataran!, maldita sea, tendré que resignarme, solo espero que esta pesadilla llegue a un fin.

Continuara…

21 de Mayo de 2020 a las 04:31 0 Reporte Insertar 0
Leer el siguiente capítulo Capitulo 2

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 2 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión