marita_mtg María Margarita

Pensar en la última vez que lloré, volver a ser frágil, volver a ese vacío...


Drama Todo público.

#llorar #enfermedad #soledad #salud #239 #llanto
Cuento corto
3
1.9mil VISITAS
En progreso
tiempo de lectura
AA Compartir

Uno

Lloré. La frustración se apoderó de mí, parecía que mi llanto no acabaría nunca, pero fue solo un día, fue el último día que lloré.

Fui a la clínica pensando que lo más difícil sería reajustar mis gastos, por lo costos de la consulta, pero luego de dos horas de exámenes e hipótesis del doctor Alcántara, entendí que el problema solo estaba iniciando.

Me recuerdo sentada frente al escritorio, era un lugar frío de colores neutros y con luz artificial. Un pequeño consultorio.

- Esta enfermedad avanza agresivamente, pero la tecnología aquí está a la vanguardia. El tratamiento es mucho menos invasivo en comparación a hace 20 años.

Él intentaba darme calma y yo solo quería llorar. Contuve el llanto e hice puño con mis manos sobre las piernas, no debía dejar que él me viera. Me quise mostrar fuerte, porque así debían ser las cosas.

Lo cierto es que no lograba escuchar todo lo que él me decía, hacía gráficos sobre una hoja que esperaba que luego me diera. En ese momento, pensaba que fue una mala idea ir sola, porque si hubiera ido con alguien, esa persona escucharía el diagnóstico y podría digerirlo por mí.

Yo solo quería poder irme del consultorio, quería huir de la clínica, de la enfermedad...

- Pero ¿cuál será el costo total?- dije luego de respirar profundo- ¿cuánto durará el tratamiento?

Levantó la mirada del papel hacia mis ojos, me vio por sobre sus lentes, parecía confundido. No imagino qué mirada encontró en mí, no sé si le sorprendió mi gesto de llanto contenido o quizás le asombró que mi pregunta fuera tan lejana de lo que él me explicaba. Sea cual fuera la señal que lo hizo sorprenderse, me dijo que era prematuro hablar de tiempo. Intenté enojarme, quería respuestas aunque no estaba lista para memorizarlas.

No sé qué siguió, solo recuerdo que nos despedimos con un apretón de manos y que guardé las recetas y las hojas en el libro que había llevado. Salí de prisa, no iría a casa, porque necesitaba estar sola para escucharme.

12 de Mayo de 2020 a las 23:56 1 Reporte Insertar Seguir historia
3
Leer el siguiente capítulo Dos

Comenta algo

Publica!
MR María Ramìrez
Hola María. me ha gustado mucho este capítulo, promete. Sigue esforzandote. Me llamo María como tu. Me notificaron que me sigues. Muchas gracias. Ahora te invito a que leas mi segunda historia. Se titula Madeja. Ojalá te guste. Saludos
May 19, 2020, 12:59
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 1 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión

Más historias

El estornudo de un ángel El estornudo de un á...
Sky Sky
El dueño El dueño