brizcastillo Briggith Z�rate

Él se encontraba sentado, improvisando su silla en un árbol caído que había muerto ya hace mucho, le costó tanto alejarse de las luces que consumían su enorme ciudad y que le impedían ver las estrellas.Después de caminar tanto, encontró un pequeño pedazo cerca del espacio sideral y ahí se quedó. Suspirando, dirigió sus ojos al cielo con una gran pena en el alma. -Perdóname, Perdóname mi dulce estrella. Mañana, cuando rompa tu corazón,recuerda lo que te dije alguna vez: Te amo,pase lo que pase.

  5 de Mayo de 2019 a las 19:43
AA Compartir

Comenta algo

0 Comentarios
Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!

Más microrrelatos