anahoy ana hoy

Corrí lo más rápido que pude, pero ella era más fuerte, más ágil. No pude hacer más que rendirme a sus pies, colocar mis rodillas a doloridas en el suelo; y cederme ante ella. A los dos minutos ya siento las mejillas húmedas como dos mares inundados; el corazón arrugado como un trapo sucio y las pestañas como dos parabrisas cansados. Yo sabía que volvería, y por un momento llegué a creer que la vencería.

#tristeza #depresión #lagrimas
  26 de Agosto de 2019 a las 11:20
AA Compartir

Comenta algo

0 Comentarios
Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!

Más microrrelatos