Consejos Para Escritores Seguir blog

avedemar A. Martinez Consejos que me hubiera gustado que alguien me dijera cuando empece a escribir.
Historia No Verificada

#nuevos #principiantes #consejos #ayuda #escritores #escritor
AA Compartir

Como no odiar lo que escribes.

1. No dejes de escribir.
Entiendo que es frustrante (créeme) pero si abandonas tu historia solo porque no te gusta como esta ahora, nunca veras como será en el futuro. Es importante recordar que escribir es un proceso, no ocurre de la noche a la mañana sino que ocurre a lo largo de muchas noches, muchas mañanas, muchas tasas de cafe, lagrimas, sudor y sangre...


2. Es solo un borrador.
Ten presente que lo que estás escribiendo es un borrador. Lo normal es que vaya cambiando con el tiempo, probablemente hasta un millón de veces. Nadie escribe una obra maestra en un primer borrador.
No te preocupes si lo que escribes no es bueno, no te preocupes si lo que escribes no tiene el más minimo sentido ni si tiene miles de errores gramaticales y de consistencia, o si tus personajes son planos o tu trama se cae a pedazos. Lo importante es que escribas y que no dejes de escribir. Como cualquier otra habilidad, la practica es la clave.


3. Tente paciencia.
Ya seas principiante, o lleves años escribiendo no te enojes contigo mismo, no tiene sentido. No importa si no puedes terminar ese libro, o si tu historia no consigue la atención que quieres o si simplemente no puedes escribir las cosas tal cual las ves en tu mente. La idea de escribir es que sea divertido, incluso si no lo es mientras escribes. No hay nada igual como ese sentimiento cuando terminas un capítulo, o cuando descubres como hacer que las ideas que tienes en tu mente encajen perfectamente con lo que tenías planeado. Escribir es un proceso extenuante, pero vale la pena. No te rindas.


4. Date la oportunidad de fallar.
Todo el mundo empieza siendo un principiante. Si, incluso esa persona. ¿Y cuál es la única manera conocida por el hombre de aprender? Equivocándonos. Esto es una lastima, porque todavía no tenemos forma de poder aprender todas las habilidades en un santiamén y sin cometer errores. Así que no queda de otra.


5. No olvides porque haces esto.
Si escribes, ya sea por hobbie o porque quieres hacer de esto tu profesión, es por algo. Estoy dispuesta a apostar que es porque te gusta, entonces no debería importar "si somos buenos o malos" sino que disfrutamos lo que hacemos.








16 de Octubre de 2019 a las 02:17 0 Reporte Insertar 1
~

Como matar a tus personajes (y hacer que tus lectores te odien por ello).

En un mundo perfecto quizás no existiría la muerte. Como escritores, creadores de mundos, tenemos el poder para crear un mundo así, pero seamos honestos no lo haremos.

Matar a los personajes que creamos y amamos es parte del trabajo. Llamenlo gajes del oficio o maldad pura, pero por mucho que no queramos debemos hacer sufrir a nuestros personajes. Ahí empieza el conflicto y eso es lo que mueve a la historia.

Así que nuestra tarea es crear problemas y hacérsela difícil a nuestros personajes. A veces eso puede significar matarlos.

Pero, ¿cuándo debemos hacerlo?

Quizas una forma de ponerlo más claro sea diciendo cuando no hacerlo. No mates a un personaje solo porque si, le quita peso y valor a la muerte.

Alguien una vez dijo: si no sabes que escribir, mata a alguien.

Buen consejo, así que...


1. Mata a un personaje cuando haga avanzar tu historia.

Puede ser que te hayas quedado sin ideas o esto fuera parte de tu plan desde un principio, pero la muerte de un personaje (principal o secundario) es una herramienta para continuar con los acontecimientos de la historia.

Digamos, por ejemplo, que escribes una historia de fantasía. Esta ambientada en una aldea pequeña junto a un río y tu personaje principal es una elfa común y corriente. Un buen día, encuentran a uno de los aldeanos en la orilla del río: esta muerto. Lejos de considerarlo un accidente, lo ven como un asesinato. Tiene un puñal aún incrustado en su pecho. Ahora nuestra joven elfa tiene que descubrir quien es el verdadero responsable o su padre se enfrentara a la pena de muerte. ¡Si, alguien lo esta incriminando!

La muerte del aldeano en este ejemplo es lo que impulsa los acontecimientos de la historia, es lo que crea problemas para la pobre elfa y lo que establece que esta en juego si ella falla: conflicto y tensión. Dos partes claves de la historia, pero para otro momento.


2. Si motiva a otro personaje.

Esta es fácil, solo pensemos en el Tío Ben de Spider Man. Su muerte es lo que inspira a Peter a ser no solo el héroe que es, sino el tipo de persona.

La muerte de un personaje puede servirnos para moldear a un personaje, darle los principios e ideales que creamos necesarios. Para bien o para mal.

3. Va con el tema de la historia.


Por ejemplo, Games of Thrones. ¿Uno de sus temas? Cualquiera puede morir, ya sea un Rey, un zombie de hielo, un dragón o un personaje principal. Especialmente si es un personaje principal.

Si cualquiera puede morir entonces es apropiado que cualquiera muera.


4. Es una consecuencia a las acciones de un personaje.

Como Robb, de GoT.¿Ah si? ¿Te quieres casar con el amor de tu vida? Pues te mueres y ella también. Y tu madre. Y tu lobo. Y toda esa gente que vino contigo.

O puede ser como el caso de un villano que hizo cosas tan terribles que "cavo su propia tumba".

Ahora, ¿cómo hacer que sea una muerte triste?

Hay quienes dicen que si los lectores lloran, lo compran. ¿Y quien soy yo para ir en contra de esa sabiduría?

Aunque hay que tener cuidado, a los lectores no les gusta que los hagan sufrir por nada. Así que usemos el recurso de las muertes tristes cuidadosamente.


5. Mátalosfrente a sus seres amados.

La muerte puede ser repentina o no, de cualquier forma puede ser devastadora siempre y cuando te concentres en la despedida.

Quizas uno de los personajes no esta listo aún para decir adiós, no todavía, necesitan más tiempo, por favor, solo un poco más de tiempo.

Y las lagrimas comienzan a caer por sus mejillas, el otro personaje hace un torpe intento de limpiarlas pero esta tan débil que apenas si puede moverse. Pero logra sonreír, una sonrisa melancólica. Sus ojos están llenos de lágrimas, ¿es por qué ya no hay nada que hacer o su mente esta puesta recuerdos del pasado, cuando eran felices?

O quizás puede ser algo más al estilo Marvel.

Ninguno de los dos quiere despedirse pero uno no se siente bien...


6. Deja metas sin cumplir.

Todo lo que el personaje X quiere es el rol protagónico en la obra que su compañía de baile hará, ¡y lo consiguió! Pero, wow, es asesinada antes de llegar al teatro. Eso duele.

O quizás el personaje X quería recontarse con su hermana gemela. La ha buscado por todos lados y todo lo encontró fue una pista de un posible paradero donde su hermana la esta esperando.

X va al lugar lo más rápido que puede, esta tan emocionada de solo pensar que verá de nuevo a su hermana cuando...¡oh, no! Embestida por un auto, y tan cerca que estaba... Su hermana estaba ahí, esperándola, ella la había visto pero X aún no a ella. Intento llamarla, pero no la escucho. Oh, no.

Esto funciona mejor si el personaje esta realmente cerca de cumplir su meta.

Como lectores, queremos que le vaya bien a los personajes porque nos caen bien. Nos agradan, nos preocupamos por ellos, leemos ese capitulo más solo para asegurarnos que estarán bien.

Así sea lo que sea que hagas, funcionara si puedes hacer que los lectores empaticen con tus personajes.

.

Espero que esta parte les sirva de algo, o por lo menos la encuentren entretenida. Tenia más ideas para esta parte pero no quería que fuera demasiado larga, además a la mitad de ir escribiendo esto se me ocurrió que capas era demasiado cruel querer hacer sentir mal a la gente.

16 de Octubre de 2019 a las 01:16 0 Reporte Insertar 0
~

Como elegir nombres para tus personajes sin morir en el intento.

Elegir los nombres de los personajes para mis historia (que esta de más decir nunca termine), es de las cosas más difíciles que tuve que hacer en mi vida.

Sinceramente, no se como los padres eligen los nombres para sus hijos, por que es difícil. O mejor dicho, es difícilhacerlo bien. Lo que explica que haya niños por el mundo que se llamen Thor o Thanos, o Khaleesi (que por cierto, no juzgo a nadie pero...vamos).

Y me voy a atrever a decir que es incluso más difícil elegir bien los nombres para los personajes que para los niños. Por que si le llamas Thor a tu hijo, bueno, le pones un segundo nombre, o le llamas por un apodo. En cambio, si eliges llamar a tu personaje Thor y no escribes una fanfiction de Marvel, el que lo lea se quedara como: ¿eh?

Ahí hay una gran diferencia entre la ficción y la vida real: no funcionan igual.

Claro, yo puedo escribir sobre magia y cosas fantásticas que nunca en la vida sucederían en la vida real y nadie se quejaría, pero la vida real tiene un factor de caos que la ficción muy pocas veces puede recrear bien. Por ejemplo: yo mañana pudo salir a la calle y me puede atropellar un auto, o me puede partir un rayo, o puedo estornudar y morir (lo que enserio puede pasar). ¿Si eso sucede sería una tragedia? Por supuesto, sería horrible. Pero si yo soy la protagonista de una historia y justo cuando voy a salir de mi casa me muero de la nada y la historia termina así como así, lo más probable es que quien la lea no termine muy feliz.

De cualquier manera, siempre hay excepciones a la regla. Como por ejemplo, cuando Bajo la Misma Estrella la protagonista se queja de un libro que leyó con este mismo final: la protagonista de su libro favorito muere sin aviso ni explicación "a la mitad del libro". Si funciona es por que sigue una regla muy sencilla pero estricta: esa muerte se mantiene con el tema de la historia, que es: cualquiera se puede morir en cualquier momento, y si tienes cáncer todavía más.

Esa regla da mucho para hablar, pero ya me estoy yendo de tema. Ya puedo escucharlos pensar: ¿y qué tiene que ver esto con elegir nombres de personajes? Pues, todo.

Los nombres de los personajes deben seguir el tema de la historia, o por lo menos el genero. Deben tener un sentido, no solo con la historia sino con la "persona que lo llevara" y el lugar donde se desarrolla la historia. Yo no puedo poner a un personaje que se llame Juanito en una historia ambientada en la Edad Media. O a una Luana en un mundo fantástico que se supone es completamente diferente al nuestro.

Y en mi humilde opinión: tiene que ser capaces de pronunciarse en el idioma que sé está leyendo.

Si tienes que interrumpir la lectura para pensar un rato como decir ese nombre, y mismo tiempo la escritora tiene que tomarse el tiempo de introducir en la historia un mini tutorial sobre como pronunciar el nombre correctamente, quizás ese nombre este restando más de lo que aporte a la historia.

Pero hey, esa es mi opinión al respecto.

Elegir nombres es difícil, todos lo sabemos por eso hay formas de hacer esa tarea más fácil. Para empezar hay que decidir que tipo de nombre necesitas para tu historia: ¿un nombre real? ¿un nombre inventado? ¿un nombre de alguna nacionalidad/región exacta?

Para elegir primero debemos tener una idea sobre quien nuestro personaje va a ser. Hay quienes te dirán que el significado del nombre importa mucho y que debe encajar con la personalidad del personaje, yo no creo que eso sea cierto. Si el significado es importante para ti como escritor, entonces bien, inspirate en ello e intenta sacarle todo lo posible. Quizas se te ocurren aspectos que ni habías pensado sobre el personaje solo por el significado del nombre. También puede dar pistas sobre el futuro del personaje en la historia, como foreshadowing, pero eso es para otra parte.

Si no tienes mucha idea sobre quien tu personaje es aún, no hay problema. Algunas preguntas útiles para saber lo básico son:

¿De donde son?

La región es importante para los nombres. No es lo mismo un Bruno en Latinoamérica, que un Bruno en Japón. Si bien, una pareja japonesa puede elegir llamar a su hijo Bruno con todo el derecho del mundo, genera un shock que es más difícil de romper en la historia que en la vida real.

¿Dónde viven?

Si tus personajes viven en la misma región en la que nacieron, salteate esta pregunta. Pero si, por ejemplo, tenemos un personaje italiano que se muda a Estados Unidos su nombre muy probablemente resalte entre las personas de ese país. Aunque aquí también juega mucho la diversidad cultural del lugar de tu historia. Estados Unidos es un lugar muy diverso culturalmente, ya sea que les guste o no a sus habitantes, entonces no es extraño encontrarte con familias de todo tipo que han vivido en el país por generaciones y aún mantienen sus raíces culturales bastante afianzadas.

¿Hay algún trasfondo que explique su nombre?

Volvamos al caso del Bruno japones. Quizas sus padres pasaron mucho tiempo en Latinoamérica, donde conocieron a un hombre llamado Bruno que impacto mucho en sus vidas, entonces al momento de llamar a su hijo se decidieron por el nombre de este gran amigo suyo. ¿Podría pasar? Por supuesto, pero al ser una historia tan complicada debe ser parte de la trama de la historia. No puedes poner a un Bruno en Japón y esperar que ese trasfondo no tenga importancia. El nombre solo se vuelve coherente cuando el lector conoce la historia, y tiene su debido peso. Esto ultimo significa que no puede explicarse así como así.

—Ah, es que mis padres tenían un amigo llamado Bruno y bueno, me llamaron así por él.

Esta explicación basta en el mundo real, pero en la ficción no puedes introducir aspectos tan contrarios al ambiente y esperar a que los lectores los asuman así como así.

Una mejor forma de que tenga peso la historia del nombre de Bruno sería si de pequeño él llega a su casa llorando. Sus compañeros lo han molestado otra vez por su nombre, después de contarle lo sucedido a sus padres por fin le revelan el porque de su nombre. Lo habían llamado Bruno en honor a un buen hombre que había salvado la vida de sus padres en un viaje a las Amazonas hace diez años. Bruno luego crece para buscar al hombre que salvo la vida a sus padres y agradecerle. Y la historia sigue y sigue. El hombre tiene un bote, es un borracho deprimido. En la segunda parte él y Bruno recorren el mundo para encontrar a su ex esposa e intentar reconciliarse.

El punto es: si introduces un nombre "fuera de tono" con la historia tiene que tener una razón involucrada con la historia.

Un ejemplo de este mismo caso pero sin desarrollar correctamente es en el libro La Selección. La protagonista se llama América Sing. América, por que ese es el antiguo nombre de su país (aunque técnicamente eso no es correcto, lol, sería Estados Unidos de América pero supongo que a la escritora le pareció demasiado largo), y Sign (cantante en ingles) por que toda su familia son músicos (una cosa de la historia). Y uno puede pensar: mmm si, bueno, tiene sentido.

Pero no tiene sentido, por que para empezar suena como un programa de talentos. Y segundo, como lectores podemos notar que suena ridículo. Tan ridículo como llamar a alguien Europa, o Asia, o África por que sí. El nombre no aporta nada a la historia, solo está ahí por que a la escritora le pareció una buena idea, y en mi opinión resta bastante.

SI bien los apellidos (hace mucho, mucho tiempo) comenzaron de esa forma (se nombraba a las familias por sus profesiones, o por los nombres de los padres, o por los lugares donde recibían o los parentescos que tenían) los apellidos también mutan con el tiempo. Al igual que los nombres, no se mantiene intactos para siempre. Muchas veces incluso se acortan o cambian completamente, que fue lo que paso cuando inmigrantes llegaban a países donde la gente no hablaba el idioma o no sabían como escribirlos correctamente.

Eso también es un buen dato a conocer si lo que quieres hacer es crear nombres o apellidos con historias. Conozco a una chica cuyo abuelo tenía un apellido sumamente largo y al momento de entrar al país se lo acortaron a cinco letras. Puedes tomar apellidos y nombres y reordenar las letras, o cambiar vocales, quitar letras por completo.Juega con la fiscalización y asegúrate de que lo puedas pronunciar de manera fácil y fluida.

Si vas a crear nombres para un mundo de fantasía en donde tienes que crear todo desde cero, inspirate en apellidos por regiones. Por ejemplo, puedes notar patrones entre apellidos de la misma región. Los apellidos del Reino Unido, por ejemplo, se caracterizan por llevar un MC adelante, esos son de Escocia, o pueden terminar con "tong" como los apellidos ingleses (Middeltong, Hamiltong, etc).

Los nombres siguen reglas, al igual que los idiomas, si creas reglas para tu nombres es más fácilcrearlos rápidamente.¿Los nombres repiten letras? ¿Son cortos, largos? ¿Tienen letras silenciosas? ¿Son compuestos?

Una buena idea para crear nombres es tomar nombres que conoces y descomponerlos completamente. Por ejemplo: Bruno.

Buron.

Nuro.

Urbon.

Rubo.

Orun.

Estos son ejemplos, claro. Pero son cinco nombres completamente pronunciables que podrían pertenecer a cinco personas de una misma región. Y todo lo que hice fue cambiar un par de letras del nombre Bruno.

También puedes hacer lo mismo y jugar con la religión de tu nuevo mundo. Por ejemplo, digamos que Bruno es un Dios. Entonces seguidores a su religión nombrarían a sus hijos: Bruan, Brunn, Buno, Br'unn, Bror, Bor. O algo así. Nombres derivados de la misma fuente.

Si no tienes el tiempo, o las ganas siempre puedes utilizar Internet. Después de todo, fue inventado para hacer nuestras vidas más facil.

Volvamos un poco a los padres que eligen nombres para sus hijos. ¿Acaso piensan que se les ocurren solos? ¡Pues no! Hay miles y miles de paginas para que los padres eligen nombres, antes incluso había libros donde solo había nombres y nombres para bebes. Una simple búsqueda en Google y te deberían aparecer cientos de miles de resultados.

También puedes buscar en Pinterest (que es donde yo saco básicamente todo), paginas web de nombres (hoy en día existe una página web para todo), hasta en Wikipedia puedes encontrar nombres históricos.

Puedes buscar información en personajes históricos o de novelas, personas famosas o personas que conozcas en tu vida cotidiana. Se de escritores que incluso han ido a cementerios en busca de nombres en las lapidas (lo que me da escalofríos, pero escuche que se encuentran los mejores nombres).

Y si aún quieres nombres para tu mundo de fantasía también hay paginas generadoras de nombres. Trabajan conforme a un algoritmo (de lo que se sumamente poco pero quise mencionar para que piensen que soy inteligente). En mi experiencia, son útiles pero solo porque te brindan opciones con las que trabajar. Te dan nombres que te pueden servir como no, si hay algunos que no te convencen siempre puedes intentar modificarlos. También encuentras muchas ideas y lugares donde buscar que quizás nunca se te hubieran ocurrido. Por ejemplo, yo encontré una que daba nombres Wicka. ¡Muchos eran increíbles!

Solo busca generador de nombres y varias paginas deberían aparecer. Y hay generadores para todos: de ideas, de personajes (descripciones y personalidad), ciudades, lugares, géneros literarios, especies, etc. La lista es eterna.

Creo yo que todos estos recursos hay que tomarlos con pinzas y no caer en la tentación de utilizarlos exactamente como los encontramos. Por que entonces perdemos mucha creatividad en el proceso de escritura. Pero si que hacen más fácil el proceso de elegir nombres.

Mi consejo final respecto a los nombres sería este: si sientes que algo no encaja con el nombre, simplemente cámbialo. Las ideas y los personajes cambian constantemente cuando escribimos, estar abiertos a esos cambios hace que el proceso sea mil veces más fácil.

Y wow, escribí mucho sobre esto. Creo que podría escribir más, pero no quisiera aburrirlos demasiado. Diganme que piensan en los comentarios, ¿es difícil elegir nombres? ¿Cuál es su proceso? El mio es navegar por Internet y mirar en blanco a la pared hasta que se me ocurra algo.


16 de Octubre de 2019 a las 01:16 0 Reporte Insertar 0
~