AA Compartir

.

El primer álbum de soda stereo es mítico. Los misterios que rodean la producción de dicho proyecto siguen dando que hablar. Desde el nivel de los arreglos musicales únicos propuestos por la banda y su productor, la leyenda consagrada, Federico Moura; hasta la controversia por el supuesto plagio (muy fundamentado) de la banda a The Cure. Aun así, las canciones que se encuentran en los 35:05 minutos convirtieron a Soda Stereo en los abanderados de la escena musical argentina y latinoamericana. Transformaron la industria musical de la época y abastecieron de ritmos bailables a la generación ca y abastecieron de ritmos bailables a la generación yuppie que reinaría en los ochenta. Dentro de este álbum, se encuentra Sobredosis de T.V, una de las canciones que sentará la base de cierta narrativa que se repetirá después en otros temas y álbumes de la banda.

Desde muy pequeño Cerati era aficionado de escribir historias, como cualquier fanático de los comics, siempre creaba sus propias epopeyas y aventuras. Era mucho más divertido pensar en una historia donde el héroe encapotado se enfrente a una situación ajena a la que se plantea en las páginas de papel barato. Es mucho más divertido ver al protagonista metido en una situación que se sale de su control y entra completamente en el entorno narrativo del autor, entonces, la personalidad y caracteres ya establecidos en la historia, permitirán que la historia se desarrolle. Este tipo de storytelling acompañaría a Gustavo en su carrera artística.

El personaje que se presenta en Sobredosis de TV es un Juan Pérez (nombre bochornosamente traducido del John Smith gringo), al igual que con las historietas de niño, Cerati no pierde tiempo con presentaciones, establece un personaje risiblemente común. Los caracteres son default y nadie tiene una personalidad definida en la primera etapa de la pubertad. Accidentalmente o no, esta generalidad ayuda a que cualquier persona, especialmente cualquier púber, se sienta identificado con la canción desde el primer verso. Al principio encontramos la problemática, Juan Pérez está locamente enamorado de una chica cercana, esta chica se convierte en el segundo personaje introducido en la historia, para este momento, la chica de la que se está hablando adquiere forma en el momento que alguien escucha la canción.

mis labios siguen fríos” habla del deseo carnal que tiene el muchacho. Cuando se entona el “Detienen mi respiración”, empieza la problemática de la historia y se da a conocer al tercer personaje involucrado.

“Acuéstate, levántate
No puedo seguir así, oh, no
Apágalo, enciéndelo
No puedo seguir así, oh, no”

En esta estofa se da a conocer el conflicto que tiene Juan Pérez con la masturbación. La masturbación como un personaje, que en este caso no es antropomorfa, es un ente abstracto que vive en la conciencia del protagonista. Es este personaje el que le da un consuelo momentáneo al no correspondido o cobarde personaje que se nos presenta. Al decir no puedo seguir así, se muestra la otra parte de su conciencia, el llamado “sub-conciente” de Juan Pérez, este subconciente entra en conflicto con la masturbación.

En el contexto de la historia no es la primera vez que el protagonista se masturba y no es la primera vez que entra en conflicto consigo mismo después de alcanzar el orgasmo. En la canción se presenta un break point en este conflicto, este es el día en el que la voz de las dos posturas se muestra como iguales y es nuestro protagonista quien sufre por este conflicto.

Sobredosis de tv
No creo poder resistir
Y un aire demasiado tenso
Si al menos estuvieras aquí

La sobredosis de tv en este contexto se trata de la pornografía que consume nuestro protagonista, quién para entonces piensa que tiene un problema con esta. El aire demasiado tenso es el encierro metafórico y físico al que se somete un púber que está pasando por esta situación. Para este momento el protagonista está de lado de su subconciente, asume el peligro que conlleva dejar a rienda suelta al otro lado de su mente. En este temor, establece como solución poder estar con la chica que tanto anhela.

Mi cuerpo procesado,
Al ritmo de su corazón

Estoy desesperado
Soy tan vulnerable a tu amor

Esta estrofa se muestra la decisión y disposición, el protagonista se prepara para poder confesarle sus sentimientos a su amada, en este caso se muestra la perspectiva de Juan Pérez, no se habla de la respuesta de la chica, porque apenas puede hablar cara a cara con ella, los otros personajes entran en su enfrentamiento final, ambos al ser parte de la conciencia del protagonista, estos también piensan que su posición o influencia podría cambiar después de la respuesta de la chica.

Acuéstate, levántete
No puedo seguir así, oh, no
Apágalo, enciéndelo
No puedo seguir así, oh, no

Acuéstate, levántete
Apágalo, enciéndelo

Acuéstate, levántete
Apágalo, enciéndelo

Ambos dan las ordenes necesarias para que, o bien se rompa el orden establecido: el protagonista se liga a la chica y su vida cambia; o se da la vuelta y regresa a ser preso de su masturbación compulsiva. En este punto donde la cordura de Juan Pérez es completamente quebrada y trata de salir del yugo de los otros dos personajes, habla con su amor platónico y simplemente trata de explicarle su situación, de la manera más desesperada posible

No puedo seguir maquinándome
No puedo, no puedo
No puedo seguir maquinándome
No puedo, no puedo
No puedo seguir maquinándome
Oh no puedo, uh no
No puedo, no puedo

Fue en la gira Me verás volver de 2007 cuando Cerati acabó el puzle de la canción, el mismo cambió uno de los versos por

“No puedo seguir masturbándome”

El desenlace, al igual que muchas de las otras historias que cuenta Soda Stereo con su música, queda abierto a lo que quien escucha quiera darle. Puede ser tan optimista como que, la chica acepta los sentimientos del protagonista, los personajes que viven en su cabeza poco a poco desaparecen cuando deja de estar solo, este vacío es llenado por su novia y eventualmente pierde su virginidad. La pesimista, donde la chica completamente asustada le rechaza y el lado de auto placer termina por ganar la batalla, Juan Pérez regresa a su masturbación compulsiva y no hay quien pueda sacarlo de ese encierro. Y el final que probablemente Cerati y todos los que escuchamos esta canción vivimos, iba a ser muy obvio que la chica le rechaza, pero no le destroza ni le derrota , la discusión está hecha y lo más importante es que es él quien ahora toma las decisiones, regresará a su casa más maduro y comprenderá que los otros dos personajes y él forman una trinidad que debe vivir en paz, vive su vida como cualquier otro puberto, enamorado, ilusionado, en busca de amor y cuando este no se presente en forma de damisela, siempre estará el mismo, el mismo se encargará de darse amor y placer, sin hacer de esto un hábito, pendiente de la siguiente chica, del siguiente chico, del siguiente amor.

30 de Junio de 2019 a las 21:45 0 Reporte Insertar 0
~