Blog del Escritor Seguir blog

blog Jackie Inkspired Blogger Aquí encontrarás todos los consejos que necesites para finalmente empezar tu historia. Además, tendrás constantes tips para motivarte y pulir tus libros digitales, y así ganar más seguidores y fieles lectores. :)

#blog-tipsparaescribir
Donar a este autor
77.7mil
93.3mil VISITAS
AA Compartir

¿Cuánto tiempo le dedicas a tu escritura?

Escribir es el arte de plasmar en palabras las ideas que nacen en nuestra mente y que discurren a través de nuestros dedos, ya sea para asentarlas en un cuaderno o en un documento digital, a su vez, la idea va cargada de emociones que nacen desde nuestro corazón.


Y aunque parezca fácil de decir, llegar a concretar una historia necesita más elementos que solo inspiración, se necesita aprendizaje, dedicación y sobre todo: tiempo.


Todos queremos la satisfacción de una novela terminada y con muchos lectores, sin embargo, pocos se enfocan en el proceso para llegar a ese resultado.


Escribir tu novela o relato te tomará todo el tiempo que sea necesario, y aquel que estés dispuesto a brindarle, ni más ni menos.


¿Cuánto tiempo le dedicas por día a escribir la novela?

Si no lo sabes, no importa, a través de las siguientes líneas trataremos de darte algunos consejos que te ayuden a ordenar tu día de modo que puedas darle un espacio permanente a tu gusto por la escritura.


Para un escritor el tiempo es oro, muchos escritores famosos confiesan dedicarle demasiado tiempo a la escritura; al punto de desconectarse de la realidad. De allí que exista la concepción de que los escritores son seres que aman la soledad, lo que puede ser cierto en algunos casos, pero en otros, solo se trata de encontrar el equilibrio entre el tiempo para escribir y el tiempo para compartir con tus allegados.


Stephen King en reiteradas oportunidades ha comentado a la prensa que tiene como hábito o meta escribir 3.000 palabras diarias, no necesariamente de la misma historia o con el mismo hilo argumentativo, pero como sabemos, le ha servido muy bien esa forma de hacer las cosas.


¿Eres un escritor lento, constante y preciso, o uno rápido y furioso?

No todos somos Stephen, así que si en lugar de 3.000 solo escribes unas 500 diarias o quizá solo unas 1.000 palabras en toda la semana, no te desanimes ni estreses, todos tenemos nuestros propios procesos. El tiempo que dediques a tus escritos va a depender de muchísimos factores, como la salud, el trabajo, los niños en caso de las personas con familia, etc.


Así mismo lo que decidas escribir también marca un hito a la hora de establecer tus prioridades y tú tiempo. Si eres un escritor de cuentos, microrrelatos o historias cortas, quizá no necesites tanto tiempo para llevarlas al papel, o incluso puede que en corto tiempo logres escribir muchas historias. Pero si eres un escritor de mucho worlbuilding y de novelas largas, entonces si deberás fijarte metas para poder terminar tus escritos en un tiempo no tan lejano.


Algunas personas dejan su escritura en manos de la inspiración; ese ser mágico que llega de sopetón y trastoca cada fibra obligándonos a escribir. No obstante, si las ocupaciones del día a día evitan que esa descarga de imaginación sea desarrollada, solo la frustración se queda en casa para hacernos compañía.


Si hasta ahora no tienes un hábito de escritura, es buen momento para que te fijes uno, empieza con pocas palabras diarias y ve en aumento progresivamente, al principio te costará un poco, pero luego será algo muy natural escribir con fluidez y te evitará la dependencia de la escritura a los esporádicos momentos de inspiración.


Como ya lo hemos mencionado, no tienes que obligarte a seguir un hilo argumental o escribir solo de una misma historia, deja que la escritura fluya a través de pequeños disparadores, dedícale tiempo a las fichas de tus personajes, a la escaleta, a la sinopsis de cada capítulo y en general a los detalles que dejarán huella en las mentes de tus ávidos lectores.


Recuerda que, la idea de una escritura constante no debe ser un motivo de presión, sino un hábito saludable y progresivo, de manera que ni tienes que forzarte a escribir una historia perfecta o sin errores ortográficos, mucho menos una worldbuilding súper estructurado o que los tiempos de la historia encajen a la perfección como las piezas de un puzzle.


Olvídate de la perfección y solo escribe, ya luego tendrás tiempo para ordenar las ideas, pulir trama e incluso para dejar aquellas pistas necesarias que le den mayor impacto a las escenas, la descripción de los sucesos y las fechas en las que ocurrieron.


La escritura tiene que ser voluntaria y divertida, no te preocupes sobre si la idea es buena o mala, realmente todos nos auto-saboteamos con eso a diario, lo único que importa es que lo hagas tu historia realidad, y ya una vez planteada, los pincelazos finales serán una tarea más fácil. Tómate tu tiempo y ve paso a paso. Lo más importante es, que no te presiones personalmente con las manecillas del reloj. Eso sólo te hará correr en tu desarrollo y es poco probable que así escribas tu novela de forma adecuada o con todos los detalles necesarios.


Disfruta el proceso. Escribe todas las veces que pueda, y sea muy productivo durante las horas que tienes dispuesto para ello. Recuerda que la escritura es una pasión y no una obligación.

5 de Agosto de 2020 a las 13:45 0 Reporte Insertar Haz crowdfund 6
~

¿Cómo describir y no aburrir en el intento?

La descripción de los personajes y de los escenarios dentro de cada historia resulta ser uno de los puntos más álgidos de la literatura y uno de los problemas más comunes de los escritores.


¿Hasta qué punto debo describir para que el lector imagine de forma correcta el escenario?


Hay historias que por su extensión es ilógico que lleven demasiada descripción, como por ejemplo: los cuentos cortos o los microrrelatos. No obstante, el resto de las historias no tienen dificultades para generar una buena descripción de sus personajes, de sus escenarios, emociones, sensaciones y demás.


Lo importante es saber cómo describir y cuándo hacerlo sin irse a los extremos, en los cuales o no se describe para nada o se describe en demasía y en un solo instante. En la actualidad muchos autores adoptan esta forma de descripción:


…Hola mi nombre es Nathan, soy moreno, alto de 1.80 metros, cabello castaño y ojos azules, ni muy musculoso ni muy delgado…


Si bien el ejemplo anterior no tiene un error per sé, para el lector es bastante chocante ese tipo de descripción tan mecánica, date el tiempo para desarrollar las características de tu personaje en tiempos diferentes o de forma más natural


Hace quince años nací y mis padres tuvieron la idea de llamarme Nathan, ni idea de porque aquel nombre, quizás porque mis ojos azules les recordaban a mi abuelo, quien poseía el mismo color de orbes y aquel nombre de señor acaudalado. Sin embargo, solo los ojos son parecidos, pues en donde él era pálido como la nieve yo soy moreno…


Igualmente ocurre con los escenarios, no es igual describir.

El cielo es azul, el carro que me lleva a la escuela es negro y los árboles de los vecinos son verdes.


A describir:

Al salir de casa lo primero que noté fue el cielo totalmente carente de nubes, lo que generaba que su azul luciera más vibrante que otros días, al tiempo que hacía relucir el coche negro que me esperaba para viajar a la escuela, los árboles de los jardines vecinos absorbiendo en sus hojas verdes la energía necesaria para su esplendor.


Ahora bien, también debemos hablar de la otra cara de la moneda. ¿En qué momento la descripción se vuelve tan extensa que ahuyento a los lectores por demasiado desarrollo de personajes o escenarios?


Coloquemos el ejemplo anterior del cielo azul y hagamos una descripción más extensa:


Al salir de casa cerrar la puerta tras de mí y bajar los siete escalones, lo primero que noté en el firmamento fue el cielo totalmente carente de nubes, no había cirrostratos, ni altoestratos y mucho menos cumulonimbos que me obstruyeran la vista, lo que generaba que su azul luciera más vibrante que otros días, al tiempo que hacía relucir el coche, Porshe Gt Gembala 2019 de color negro de mi padre que me esperaba desde hacía quince minutos en la acera de la casa para viajar a la escuela, aquel lugar aburrido al que detestaba ir. Los árboles de todo tipo y tamaño, de los jardines vecinos de los cuales desconocía los nombres, estaban absorbiendo en sus hojas verdes la energía necesaria para la generación de su proceso de fotosíntesis.


Observen como la descripción realizada principalmente en cuatro líneas, se convierte en un párrafo de nueve líneas que tal vez mantenga la atención de algún valiente, pero que en la mayoría de lectores creará una fatiga por la lectura tan extensa de una acción tan simple como salir de casa y tomar un coche a la escuela.


En conclusión la descripción es un elemento muy importante dentro de la historia y el buen manejo de la misma puede atrapar al lector, transportarlo al sitio exacto y llevarlo a sentir lo mismo que siente el protagonista ante una escena específica. Todo dependerá de la forma en que el escritor haga su trabajo descriptivo.


Encontrar un punto medio entre la carencia y el exceso es preponderante, lee en voz alta lo que escribes e imagina la escena conforme a las palabras que ya has plasmado en papel, de manera que tú seas el primero es juzgar si te falta un poco más de detalle o si por el contrario estás detallando demasiado.


Las fichas de personajes y de escenarios te ayudarán a tener claras tus ideas de cómo se ve cada elemento y será más fácil poder entonces pasar a la descripción dentro de la historia, Maneja tus límites y encuentra tu punto ideal de descripción, te desarrollará como escritor y tus lectores lo agradecerán.


Escrito por Janeth Velázquez. (@jancev)

15 de Julio de 2020 a las 00:00 4 Reporte Insertar Haz crowdfund 41
~

¿Qué tipo de escritor eres?

Estimado escritor, si has llegado hasta aquí es porque ya has escrito una o más historias, ya sea porque tienes una mente muy ansiosa y llena de ideas o porque te preparaste previamente para escribir tu libro, sin importar de qué manera llegaste al universo de la escritura, lo esencial es darte herramientas que te ayuden a mejorar cada día en lo que más te gusta hacer, que es escribir.


En el presente post no abordaremos tu historia o cuáles reglas debes seguir para escribirla, de hecho, se trata de enseñarte un poco sobre ti mismo como escritor, pues muchos de nosotros comenzamos como paracaidistas en este campo y tras mucho tiempo de tropiezos, hay cosas sencillas que desconocemos.

Entonces, llegados a este punto, la pregunta que debes hacerte es ¿Qué tipo de escritor soy?


Si lo sabes, te felicito, haz hecho tu tarea apropiadamente, si no lo sabes, igualmente felicidades, estás en el lugar indicado para aprenderlo.


Tal vez en alguna oportunidad lograste escuchar las frases “Escritor de Brújula” o “Escritor de Mapa”, pues en principio, esta clasificación la estableció Javier Marias, escritor Español y miembro de número de la Real Academia Española, y actualmente es la más utilizada al momento de hablar de qué tipo de escritor eres.



Escritor de Brújula:

Con escritor de brújula nos referimos al escritor que al tener la idea en su cabeza, parte camino a la escritura desmedida de su historia, sin saber muy bien a dónde le conducirá la misma, cuál será realmente el problema central, o incluso cuál será el final de la historia.


La mayoría de nosotros al comenzar a escribir, hemos sido escritores de brújula, nos ha llegado la inspiración divina con una idea fenomenal y hemos corrido al cuaderno, a las notas del teléfono, a la Tablet o al computador a descargar lo que nos ha pasado por la cabeza.


Escribir con brújula es ir por donde el viento nos lleva, nos sentimos libres y sin ningún tipo de peso o ataduras, eso debería de hacer que nuestra escritura sea suave y fluida.


En ese camino impetuoso olvidamos o no le damos importancia a realizar un detallado esquema de lo que queremos de la historia o de los personajes y al final, puede ocurrirnos que por no especificar, luego no podamos continuar por falta de cimientos que mantuviera nuestra idea fuerte y viva.


¿A cuántos les ha pasado que su protagonista en el primer capítulo mide 1.50 y tiene los ojos verdes, y a mitad de historia, la describimos más alta y con ojos azules?

Ese viene a ser uno de los problemas de ser un escritor tal libre, la falta de anotaciones nos induce al error.


Un ejemplo de escritor de brújula, y quizás te parezca extraño por la magnitud del personajes, es Stephen King, quien sabemos ha escrito un sinfín de historias que nos ponen los pelos de punta.



Escritor de Mapa:

La otra cara de la moneda es el escritor de mapa, aquel escritor que para poder desarrollar la historia que tiene en su cabeza, pasa por un largo proceso de preparación, planteamiento de la historia, establecimiento de capítulos, fichas de personaje, creación de escenarios o mundos según sea el caso, entre muchos otros datos que necesita para comenzar a escribir.

Escribir con mapa revela lo meticuloso de su autor y el empeño que le coloca a cada detalle, este tipo de escritor sabe lo que quiere y como llegar hasta su meta.


Y aunque suene maravilloso, a la hora de recordar y no cometer errores con los datos esenciales de tu historia, esta forma de escritor, también tiene sus debilidades.


A veces el escritor se enfrasca tanto en planear los detalles, que para el momento que decide iniciar propiamente la historia, ya se encuentra extenuado o incluso, puede pasar años creando su “mapa”, su esquema de la historia y no haber escrito realmente un solo capítulo. O incluso, coarta su propia creatividad para ajustarse a lo que ya tiene pautado.


Recalcamos, no todos los casos son iguales, pueden existir escritores de brújula que si termine sus historias en base a su inspiración y sean genialidades, así como escritores de mapa que no se frenan planeando excesivamente y crean obras maestras.


Un ejemplo de escritor de mapa es James Dashner, el autor de la trilogía The Maze Runner, quien confesó en una entrevista que cuando comenzó el primer libro ya había incluso establecido cual sería el final de la saga en el tercer libro.


¿Está mal formar parte de una corriente o de la otra? ¿Uno de los tipos es mejor que el otro?


Para nada, todo va a depender de lo que se adecue mejor a tus necesidades y del empeño y compromiso que le coloques a tu historia. Cada uno de los tipos tiene sus bondades y está en ti como escritor, tomar de cada uno lo que te parezca beneficioso.


Quizá no sean alguno de los dos tipos, sino una mezcla de ellos, ese que llamaremos escritor mixto; un escritor libre que no se devane los sesos planificando escenas o capítulos por adelantado, pero sí que mantenga una ficha de personajes y un cronograma de hechos relevantes o que si planifique lo suficiente su historia pero sin tanta meticulosidad como para vararse en un bucle sin fin.


Entonces, “escritor de brújula”, “escritor de mapa”, “escritor mixto”. Sé lo que quieras ser y disfruta al máximo de la escritura, seguramente habrá muchas personas esperando para leer eso que tienes para ofrecer, pero recuerda siempre que al primero que debes complacer es a ti.


Escrito por Janeth Velázquez. (@jancev)

30 de Junio de 2020 a las 00:00 12 Reporte Insertar Haz crowdfund 45
~

Cómo crear a tus personajes Protagonistas

En una novela siempre vamos a tener a nuestro protagonista y personaje principal. Esa persona con la que nos identificamos en la historia, vivimos sus momentos de ira, felicidad, rencores y miedos. Ese personaje con el que llegamos a empatizar o en algunas ocasiones odiar.

Pero no en todas las historias puede haber un solo protagonista, hay novelas donde nos encontramos con múltiples protagonistas.



Las Historias con Múltiples Protagonistas:

Algo que debemos a tener en consideración es que, en una historia con múltiples personajes protagónicos, es que en cada uno de ellos hay un trasfondo, una historia detrás de ellos, como también un propósito distinto, pero igual de importante.

Mantienen sus propios objetivos como primordiales, tienen sus propios baches y sus propias consecuencias para con sus acciones. Cada uno de ellos son distintos entre sí, pero manteniendo siempre algo en común.



Únicos y diferentes:

Nuestros protagonistas siempre tienen que resaltar de una u otra manera. Ellos tienen que mantener algo que los destaque del resto de los personajes, sea física o mentalmente, siempre abra algo único en nuestros personajes.



Coherencia:

Este es un dato bastante importante. En una historia siempre buscamos lógica y coherencia, en especial por parte de nuestro icónico personaje protagonista, no que queremos que a nuestro querido protagonista donde su comida preferida era la pizza, de un pronto a otro la deteste.



Personalidad:

Queremos un personaje que sea activo, un personaje que sienta llore, grite, que piense por sus propios medios. Un personaje que no tenga ninguna de esas características es un personaje plano y sin sentido, un personaje con el que no vamos a llegar a empatizar. Y eso no es lo que queremos.



Objetivos:

Un personaje principal siempre debe tener un objetivo en mente o algo por lo menos que lo impulse a serlo en la historia ya sea: una aventura, venganza, amor, o por simple interés monetario. Siempre debe haber algo que lo impulse en la trama de la historia.



Ética y Moralidad:

Moralidad y ética por parte del protagonista, algo que se ha discutido bastante en las tramas, no digo que el protagonista deba ser un santo, a mí en lo personal un protagonista que lleve esa etiqueta moral en el hombro no sería uno con el que empatice.


Debemos entender que lo que se etiquete como justo no siempre va a estar de acuerdo con el resto de los personajes. Un protagonista no necesariamente tiene que ser un justiciero de la humanidad. Pero tampoco debemos hacer de él un villano en sí. Debemos crearle un límite moral, dependiendo de la personalidad que le demos, sin descarrilarnos de su personaje en la historia, si no, no tendría sentido.



Perfecciones e imperfecciones:

Un protagonista perfecto, es un personaje que en lo personal me opta por aburrirme, así que un personaje que tenga un que otro problemita es una joya que se va puliendo en el transcurso de la historia.



Un misterio en la trama:

Un protagonista que lleve un trasfondo detrás de el es una parte que resalta, ya que se va descubriendo o en el transcurso de la historia.


Espero y te haya gustado. @tania9305

15 de Junio de 2020 a las 00:00 2 Reporte Insertar Haz crowdfund 40
~
Leer más Página de inicio 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18