luis-libreros1580673936 Luis Libreros

El ser humano ha permanecido desde tiempos inmemoriales, en conjunto con los animales, aquellos seres difíciles de comprender y prever. Hugo, nuestro protagonista, desea crear un lazo, un vínculo con estos seres, aunque en este planeta se tiene como prohibido el contacto con animales, bestias, aquellos seres oriundos de la naturaleza. Pero él ideará una manera de comunicación tan fuerte e íntima, que traerá otra era, otro conocimiento.


Thriller/Mistery For over 18 only.

#recuentos-de-la-vida #psicológico #pérdida-del-ser #terror #suspenso #animales #control
1
2.8k VIEWS
In progress - New chapter Every Monday
reading time
AA Share

I

DiaRio De HuGo


Querido diario, con una común y simple vista, mi familia percibe, prejuiciosamente, solo un niño el cual, por su poca experiencia y capacidad, habla de temas los cuales cree que no tiene ningún dominio. De la misma manera, aludo a un tópico el cual no es conveniente dirigirse, los animales, aquellas bestias que merodean el mundo y hacen de él un espectáculo y a la vez un tormento para los humanos.

Padre menciona que nunca debo jugar con aquellos temas, que la naturaleza es delicada y sabia, indica que si así lo desea puede desaparecer de la fase de este plano cualquier objeto, animal o incluso persona, desde donde podemos observar, hasta el infinito. Sus discursos son largos y vagos, yo, con 12 años recién tomados, no puedo soportar el hecho de sentarme a escuchar por qué no podría explorar el mundo tan maravilloso que nos ha dado “David el tenaz”, rey de la ciudad Yugo y todo lo terrestre.

Luego de terminar la cena, madre nos lleva al cuarto y lee periplos increíbles de nórdicos los cuales, por medio de saqueos y guerra, arrasaban y conseguían sus metas y objetivos, me fascinan aquellas historias de guerreros grandes y fuertes, a María, mi hermana, no es de su agrado, en absoluto, así que madre suele leer por separado a cada uno, ella es muy buena y gentil con nosotros. Padre es muy trabajador, aunque siempre mantiene la promesa de cenar juntos 2 veces al día. Luego de la cena, se dedica a cortar leña que hace falta, sembrar las últimas semillas, revisar si hay suficientes pieles, carne ahumada, o si hay que realizar nuevamente el peligroso periplo de conseguir más, entre otros. Después de ello va la habitación a dormir.

Nací en una pequeña granja ubicada en una zona rural llamada Agreste, mis abuelos eran fervientes granjeros y mis padres no tuvieron ninguna objeción en seguir el legado del cultivo y el lazo imaginario con la naturaleza, así que mi hermana y yo nos criamos en aquellas condiciones, como una familia granjera y unida con el medio que nos rodea, lo cual es para mí todo, aunque he tenido un deseo ferviente desde que tuve conocimiento de visitar la gran ciudad, deseo verla con mis ojos, sus secretos y oportunidades que podría traer consigo para mi familia y para mí. De cualquier forma, crecí hasta tener la edad en la cual mis pensamientos quedaron encerrados en mi mente y más nunca podrán salir, recuerdo ayudar a mi padre, entre 5 o 6 años, a realizar las tareas. La granja, en su mayoría, se cultiva maíz, legumbres de tipo variado, como frijoles y habichuelas; suelo sentarme, aunque padre podría verme, solamente a observar y sentir el aroma del cultivo, cómo aquellos puntos rojos, blancos, y verdes claros, intentan robar miradas por toda la espesura verde oscuro.

Hacia todas las direcciones hay granjas, un poco más lejos la escuela en donde estudio 3 veces a la semana, en la cual pude obtener este libro para apuntes llamado diario, excepto al este, el cual se impone sobre la planicie un frondoso bosque subtropical de extensiones inmensas en el cual abunda el Aliso, un tipo de árbol, tupidos arbustos y frutos los cuales nunca pude ni puedo saborear por miedo a ser tóxicos para mí. No obstante, no son los bellos árboles ni los hermosos ocasos que puedo ver en él, tampoco su inquietante pero divino río que merodea sus laderas, ni mucho menos la extensión que este cubre y se hace un rey entre la planicie en la cual se posa, nada de esto me quita el aliento además de lo prohibido, los animales.

Aquellos bellos seres, los cuales puedo observar ciertas veces, hacen que mi corazón palpite y quiera tener una conversación o al menos un roce con alguna de ellas. En días libres, y cuando mentía de irme a jugar con otros niños a las granjas, ocupo mi tiempo en rastrear e investigar aquellas bestias y conocer su patrón de alimentación, comida, hogar, entre muchas otras cosas, ya que, y ustedes tienen capacidad de entenderme, lo indebido es más bello e inquietante. Así que intento observar a estos seres cuantiosas veces a la semana, quizás un jueves o viernes, son los días de descanso, también un domingo o lunes, el caso es que he intentado de muchas formas poder acercarme lo suficiente a ellos. Mi padre, tembloroso, me enseñaba solamente por cultura general las bestias que podrían estar cerca de nosotros, en aquel bosque o en cualquier otro lugar que podamos tener nuestros pies. Hablaba de las ardillas, seres con cola muy pequeños que saltaban de rama en rama y están cubiertos de pelo; serpientes, un ser largo y delgado repleto de escamas con un veneno el cual puede matar a un humano en segundos, escarabajos, seres muy pequeños los cuales podían volar y provocar mucho daño al humano si este lo embestía.

Asombrado, decidí empezar mi periplo en el bosque, aunque me costara mi nimia vida, ya que deseo ser más que un conocido de estas bestias, saber cómo son y qué son es mi ideal en esta vida. Utilizaré este libro para anotar morfologías, secuencias de alimentación y reproducción, comportamientos, clasificación (si es posible), y entre otras muchas cosas para poder entenderlos.

April 27, 2020, 5:37 p.m. 0 Report Embed Follow story
0
Read next chapter II

Comment something

Post!
No comments yet. Be the first to say something!
~

Are you enjoying the reading?

Hey! There are still 3 chapters left on this story.
To continue reading, please sign up or log in. For free!