1566617928 Francisco Rivera

Segunda Parte de los sucesos ocurridos a la Ilustre Banda que ya ha empezado a conocerse por las personas interesadas en sus acontecimientos de cambio, según su perspectiva de modificaciones humanas narradas en esta saga...


Historical All public.
0
1.2k VIEWS
In progress - New chapter Every Wednesday
reading time
AA Share

Otros hechos

121.- Ese poder qué querer realmente resultaba un poder querer inestable, cambiante, caprichoso y huidizo...

122.- Como se comprende la suma de acontecimientos diversos aglutinaron lo narrado en el capítulo anterior.

Ahora, ocurre dentro de este acaecer para males y coles, que la súper millonariedad de los esquivos burgueses se afanaba de manera terrible por lograr mejores muestras de tecnocracia, igual a las tendencias provenientes de Europa, Norteamérica o quizá de Japón, desde donde se patentaba cada tendencia a manera de cartas marcadas de antemano, cuyos robos prefigurados provocaría a la larga un mal manejo de variables explotadoras sobre Estados como el nuestro, encontrado con una realidad nacional bastante confundida.

123.- Una y otra vez, dicho estado último de cosas que pasaban en la Patria Grande, quedaban circunscritas a un denso mirar sin mayores quejas o denuncias por parte de su población nativa.

124.- En ese sentido, la fuerza de la costumbre todavía interpretaba que Dios, aún Él, si apretaba tantito, era a condición de no tronarnos el cogotito.

125.- Por otra parte, los varapalos estadísticos INEgitativos consumían a aquellos oprobiosos sujetos en sus ansias de vivir con mayor cantidad de dinero de la que poseían.

126.- Ignorándolo, el resto del paisanaje asumió en fútil forma distintos grados de afectación en los megavatios maridales.

127.- Al por mayor se enfriaban más de lo necesario.

128.- Noche a noche, ya se descorren velos de denuncias, injurias y pesadumbres al no lograr conectarse libidinalmente a la glándula correcta.

129.- Esto traduce helores varoniles y multiplicadas ansiedades de millones de coterráneos, quienes convierten el sueño de su pesadilla hecha realidad recurrente.

130.- Indefectibles, se miran y compadecen como sufrientes carneros -por el incremento de cuernos metafóricos-, tras haberse enterado que las satisfacciones incumplidas se desahogaba en los frentes vecinales que se avenían tan callando y al amparo de las sombras de la noche. como de sus recurrentes madrugadas que escondían, de paso otras realidades no menos crueles y contradictorias: la Otredad Machorril Defeña se desenvuelve bajo una impudicia en la conducta.

131.- Igualmente se disocia de ese deber casi institucional al sospechar de la eficacia de una maltrecha paternidad que día a día menguaba bajo pleno riesgo y quiebra de imagen, donde ya no habría más feliz familia mexicana de principio en el siguiente siglo por rodar.

132.- A su vez, las sociales consecuencias de todo esto no resultan meras suposiciones conductistas.

133.- Tampoco se derivan de las mentes de los controladores de millones de habitantes de Mexico-Tenochtitlán incitando a la raza varonil a desesperar sus procedimientos cerriles, tironeados en sus vestiduras debido a una oferta sospechosa ante una demanda laboral evasiva.

134.- Esto ofrecía especies de oásis de trabajo entregados por solícitos e históricos explotadores de clase, de género y de raza.

135.- A la par se contrastaba en cuanto a dirigir sus preferencias para seleccionar primero a la mano de obra femenina por encima de la de los varones.

136.- Otros, las más bonancibles, no dejaban de cumplir con sus compromisos empresariales desde el momento en que habían logrado convertirse en dueños de capitales golondrinos, no siempre dispuestos a retornar a los lugares interiores del Detritus Federalensis como del resto del país, desde los cuales se habían consolidado.

137.- Algunos menos, por cierto, habiéndose convertido en especie de pro rebajadores de los promedios metálicos que se les pagaba a los vende-fuerzas, habían conseguido también ajustar la vida mínima de acuerdo al sueldo estipulado, haciendo pasar el pago indispensable como un bien intangible, hecho para empezar a morirse de hambre y de pleno desarrollo humano, no siempre satisfecho para los burgueses quienes, decidieron cada vez más, reducir el aumento del jornal siempre que se pudiera y con esto, lograr imponer una lógica no sólo perversa sino justificable, necesaria e institucional.

March 25, 2020, 11:07 p.m. 1 Report Embed 0
Read next chapter Arenga mortis

Comment something

Post!
Francisco Rivera Francisco Rivera
Y la convocatoria de la Ba¨Mex´Pro Fel´s, iniciaba su cuenta de noventa meses de libidinales terrores, así como de oras arengas y estrategias que se comentarán...
March 25, 2020, 21:31
~

Are you enjoying the reading?

Hey! There are still 7 chapters left on this story.
To continue reading, please sign up or log in. For free!