luis-libreros1580673936 Luis Libreros

Ella experimentó el amar. Quiere que su amor sea correspondido, dotado de los mejores y más maravillosos sentimientos e ideas que puede experimentar el ser humano. Pero, para el amor, ¿Debe haber 2 personas? ¿Qué es el amor? Su problema es que los sentimientos que tiene hacia esta persona, son propios, y hacia ella misma.


Short Story For over 18 only.

#tristeza #381 #pérdida #miedo #locura #arte #psicológico
Short tale
0
3.7k VIEWS
Completed
reading time
AA Share

ME ENAMORÉ

La primera vez que la vi, con su rostro perfecto, ojos color madera fresca, curvas hermosas que hacía de su torso una continuidad absoluta, cabello largo y negro, dejando brillos con su ondulación, los cuales quedaban eternos en mi mente, me había enamorado fervientemente de ella. Era mi musa, su sonrisa, labios, cintura, su absoluto era tan simétrico y puro, que simplemente no podía escapar de mi cabeza. Me había enamorado de mí misma.

Nunca experimenté sentimiento por ningún externo mínimamente afín al amor. Mis padres eran comunes, así como mi familia. Amigos, compañeros, conocidos, seguramente podría haber conocido hasta la última persona de la tierra, pero simplemente no podía enamorarme de alguien que no fuera yo, sentía una atracción tan indescriptible, un apego que no podía fijarse en un sentimiento particular, ya que eran una serie de tonalidades de muchas ideas y sentimientos encontrados, puesto que, por supuesto, podía amarme, pero nunca fui correspondida.

Dada esta pasión, recurrí a dejar la casa de mis padres, luego de terminar mi carrera en artes, para poder florecer la idea de poder conectarme física y mentalmente conmigo misma. Logré hacerme notar pronto en la rama artística, mis pinturas y esculturas eran bien venidas, ya que eran una representación de mi propia naturaleza e ideas. Solían recibirme con una frase, la cual, en resumidas palabras, aplaudían mi fiereza de atreverme a mostrar quién soy y cuánto el amor propio importa en la vida de un individuo; este comentario fue consuetudinario luego de presentar mi último cuadro, el cual era la luz, amarilla como una hoguera, y la oscuridad, representada por el cielo nocturno, con sus pocas nubes y estrellas, ambas personificadas como yo, abrazadas dulcemente.

No soportaba llevar una vida de esta forma, sentía como, no solo mi amor ferviente no era correspondido, sino que, además, percibir cómo caminaba sola por el mundo con una parte de mí perdida en alguna parte del universo. Así que tomé una decisión, me iba a volver una conmigo misma.

Acudí a una suma considerable de dinero de las recaudaciones de mi obra, para tapizar cada parte ínfima con espejos, evadiendo preguntas haciendo pasar esto por una obra de arte, que de hecho era. Aquellas bellas obras de los minerales, posaban en todo el tapizado de mi morada, ventanas, paredes, muebles, y cada centímetro el cual podía verse mi reflejo, luego, allí, en medio de la sala, aprendí todo sobre mí.

Tenía 22 lunares distribuidos por todo mi cuerpo, 30 arrugas en las palmas y 6 en cada falange de los dedos, entre otros hermosos aspectos. Me encantaba. Al centrar mi atención en un espejo, podía ver cómo lágrimas rodaban por mis mejillas, ya que, aunque había sido la mejor jornada de mi vida, seguía sin tener respuesta a mi amor.

Confundida y frenética, decidí escribirme un poema, sería tan perfecto, que descubriría todos los sentimientos encontrados hacia mí. Así, durante unos días, estuve escribiendo 2 líneas. Posteriormente, corrí y recité:

“Te amo tan apasionadamente

que no eres yo, eres tú”

Esto fue frente a todos los espejos de la casa, uno por uno, 8 veces por cada espejo, me tomó 1 día terminar.

Al finalizar esto, caminé hacia la sala, anteriormente agarrando un cuchillo largo de la isla de la cocina, con mis dos brazos presionando el poema, lo apreté fuertemente a mi corazón, y lo recité hasta el cansancio, levanté la mirada y estaba pasando, era el momento que había esperado toda mi vida, cada uno de los espejos tenían mi reflejo, todas centradas hacia mí. Así, como prueba de mi amor, corté mi lengua, el órgano el cual recita cuán enamorada está una persona, y ahora, era mi regalo para aquella perfecta persona en cada uno de los espejos.

Había recibido mi sentimiento, me invitó a ser un ente junto a ella, y, en todas las dimensiones y realidades, fuimos una, al fin, el único pronombre que podía definirnos, era el Yo.

Feb. 11, 2020, 3:35 a.m. 0 Report Embed Follow story
0
The End

Meet the author

Comment something

Post!
No comments yet. Be the first to say something!
~