J
Juan Ferreira


Mery ,una bella ,solitaria y tímida joven, viaja en un solitario compartimento de un tren ,ella sabe que el oeste de Estados Unidos,a finales del siglo XIX, es una época muy peligrosa y aún mas para una mujer joven, hermosa y solitaria, pero Mery realmente no es lo que parece...


Erotica Not for children under 13.
Short tale
0
918 VIEWS
Completed
reading time
AA Share

el forajido

Mary siempre había disfrutado de la soledad de las cabinas de los trenes,pero esa soledad se rompió cuando un hombre muy joven entró en su cabina y se sentó frente a ella. Él dejó su bolsa y rapidamente se sentó para recuperar el aliento, parecia claramente nervioso y preocupado, su actitud cambió cuando vio a Mary. Parecía una niña muy tímida, pero también era una mujer muy hermosa, y siempre que estaba en compañía de hombres experimentaba las miradas lujuriosas habituales. Estados Unidos a finales del siglo XIX podía ser un lugar muy peligroso para una joven y bella mujer solitaria. Y su corsé ceñido no le hizo ningún favor en ese departamento, ya que levantaba sus enormes pechos dentro de su vestido apretado y recatado y mostrando claramente la forma de su cintura esbelta extendida en caderas anchas y redondas bajo sus enaguas y su elegante vestido hasta el suelo.

A Mary le parecio haber visto ese rostro antes,pero no sabia donde,ella se quedo mirando fijamente su cara tratando de recordar ,mientras el hombre se quitó el abrigo para revelar una camisa medio deshilachada. Tenía un aspecto muy joven. Mary trató de evitar su mirada , evitando el contacto visual. Él estaba mirando descaradamente en su pecho.A ella le seguia pareciendo que su rostro le era familiar. Trató de reconstruir qué más había visto ese día para averiguar de dónde, pero descubrió que lo había mirado demasiado tiempo, y ahora el hombre se sentía seguro.

"Labios bonitos", dijo el joven.

"Disculpe ?" ella ronroneó con una voz sensual

"Tienes unos lindos labios".

"Uh," ella gruñó, molestandole hacia donde parecia ir la conversación.

De repente, él ya estaba al otro lado de la cabina y tenía su mano derecha en el rostro de la mujer, apretando sus mejillas. Puso su mano izquierda debajo de las largas faldas y enaguas y lentamente la subía, su mano subió por sus muslos, eran suaves y bien formados y parecían acogedores. El hombre no notó su circunferencia y firmeza cuando los músculos de sus muslos se tensaron ante su toque.

"Veamos qué bonita son tus piernas "exclamo el joven,Mery aparto audazmente la mano de su rostro y se hecho hacia atras mientras su falda y sus enaguas blancas eran bruscamente levantadas y caían sobre su cuerpo, revelando primero sus pantorrillas y luego totalmente sus piernas con sus medias negras y sus bombachos blancos, todo lo escondido hasta entonces debajo de la falda y de varias capas de suaves enaguas blancas .

El rostro de Mary mostro una mueca de espanto y terror,a lo que el sonriente joven pregunto

"Qué pasa ?"

ella no contesto pero hizo un puchero.

Él sonrió, viendo a una mujer que no necesitaría forzar. Se arrastró sobre su banco y sobre su cuerpo. Su rostro estaba a centímetros de sus enaguas blancas, sus piernas, su cintura encorsetada, sus pechos prominentes que sobresalían totalmente dentro de su vestido apretado y cerrado, al que sus labios miraban. Tenía un cuerpo rígido y duro, en contraste con su figura corpórea. Sus piernas se movieron hacia arriba hasta que sus rodillas estuvieron justo debajo de sus hombros, luego lentamente abrazaron su torso. Suavemente besó sus labios pintados y olió su cuello, sus muslos le cubrían la cintura y las costillas inferiores, abrazándolo cerca de ella. Intentó mover la pierna derecha relajada con la mano, pero no se movió. El par de piernas que lo acunaba amorosamente comenzó a mostrar la una disciplina materna. Una ligera tensión en cada lado que da una advertencia desatendida de su poder. Esta fue la primera advertencia al muchacho de que, tan pronto como permitió que las piernas de la joven lo abrazarán, su destino quedó totalmente sellado. Mary se cruzó de pies y comenzó a cerrar las piernas, muy lentamente. El joven sintió que se le cortaba el aliento y gruñó mientras lo buscaba. Mary respiraba pesadamente, su pecho se agitaba justo debajo de su nariz mientras ella se recostaba y sonreía, dejando escapar una leve risita ante la mirada de incomodidad que se apoderaba del rostro del joven. Hizo un esfuerzo más concentrado para separar las dos piernas, intentando sobrevivir mientras aún mantenía una imagen de tener el control, pero sus muslos continuaron cerrándose alrededor de su torso, sus pantorrillas aparecieron cuando los pies cruzados lo encerraron. Sus piernas aún no eran rectas, y tenía más poder para aplicar, pero habían pasado varios segundos desde que el hombre respiró por última vez, y ya era suficiente para que entrara el pánico.

Comenzó a luchar abiertamente para mover estos dos auténticos pilares de tensión alrededor de su cuerpo. Podía ver lo relajada que estaba su víctima--atormentadora, y lo impotente que estaba empezando a hacerlo sentir. Sus cada vez más desesperados esfuerzos por liberarse mostraban un claro contraste con el estado casi soñoliento y sin esfuerzo de la joven. Esta damisela con su cabello rubio recogido en un pequeño sombrero de mujer, reflejaba su actual inferioridad por la facilidad con la que ella lo habia inmobilizado. Sus femeninas manos comenzaron sensualmente, condescendientemente a acariciar su rostro. Él quería golpearla. Su hermoso rostro se burlaba de él con su falta de angustia, con su sonrisa y su confianza. Esos ojos medio cerrados y su boca burlona lo hacían sentir como un niño castigado. Sabía que estaba demasiado debilitado en este punto para hacer algo. Sus piernas se extendieron por encima de ella por completo, largas y fuertes, él estaba trabado entre sus muslos mientras el aire era desterrado de su cuerpo. Su dolor creció y creció cuando Mary apreto y apreto cada vez más.

El desesperado joven volvió la cabeza hacia atrás e intentó gritar para que alguien viera lo que estaba sucediendo y acudiera en su ayuda. Lo que salió fue un grito agudo, desesperado, ahogado, de un grito en una voz que no reconoció. Ella soltó una risita y al ver su deseo de gritar, Mary tiró de su rostro hacia su amplio busto, sosteniendo su ahora indefenso rostro fuertemente entre sus grandes pechos. Los gritos amortiguados por sus pechos se volvieron cada vez más debiles e infrecuentes y luego desaparecieron, mientras su cuerpo descansaba ya sin fuerzas. Mary liberó con cautela todo poder sobre él y permitió que el cuerpo inconsciente del joven cayera en el suelo de la cabina. Ella acarició sus medias con orgullo y sonrió.

"¡ Buenos días!", su bochornosa voz burlándose de su impotente situación. "no sabia quien eras cuando te vi,pero al al final te reconocí . ¡Eres tan famoso !. Te he visto en los carteles. ¡ eres tan buscado !. ¡Querías irte en la penúltima parada!,¡ antes de llegar a la ciudad! ¿verdad? claro...no te interesa que te vean en la ciudad ... ¡te buscan vivo o muerto allí! ...pero ...¡ ahora vamos a ir a la ciudad ! ,¡ sí!.. ¡ a la ciudad!...¡voy a cobrar la recompensa que dan por ti! ".

En este punto, el joven entro en terror y comenzó a intentar mover sus miembros ahora descoordinados para liberarse un poco. Mary giro hacia atrás su pierna derecha y su izquierda e instantáneamente cerró su garganta. Él dejó de moverse y ella cedió.

"Relájate", dijo ella. Mary puso su mano sobre la frente de el, sin fuerza y ​​se recostó. Ella abrió las piernas y el las vio desplegarse y estirarse sobre el. Parecían llegar casi hasta el techo desde su perspectiva, el tenia la nuca apoyada en la entrepierna de Mary mientras las manos de ella jugaban con su cabello. Esas piernas suaves y atractivas de repente parecían particularmente poderosas y con un tono muscular notable debajo de la amortiguación. Mary recogió sus faldas y enaguas y las envolvió alrededor de él. Sintió la textura de sus suabes enaguas alrededor de sus mejillas y noto como se envolvían alrededor de su cuerpo.

"Me gusta apretar". "¿Te gusta ser apretado?" bromeó Mary. el muchacho sacudió su cabeza unos milímetros de lado a lado, sus muslos no le permitían más movimiento que eso.

"Ok, entonces, haz exactamente lo que te digo, quédate quieto sin moverte , en silencio y no te apretare".

"¡ Por favor déjame ir !"

"¿ por qué tendría que liberarte?"

"La bolsa", farfulló con desesperación.

" ¿la bolsa? "

"¡Sí, en mi bolsa tengo mucho dinero!"

Mary se puso de pie arrastrando por completo sus faldas y enaguas sobre él, y lo dejó en el suelo para mirar dentro de su bolsa

Desde su lugar en el piso, la vio y escuchó desabotonar su bolso y despues la vio acercarse hacia el , caminar sobre él otra vez y arrastrar sus faldas de nuevo sobre él hasta su banco para sentarse con su contenido, un montón de dinero, y lo guardó en su bolso de mano.

"¡Por favor, es todo lo que tengo! ..."

Ella solo se rió, "Ya no"

"¡Quédate todo! ¡Pero déjame ir!"

"Mmm, no lo creo"

"¡por favor, ¡déjame ir!"

"Creo que será mejor que te quedes aquí conmigo"

"¡noooooooooo!"

ella agarro sus faldas y lo cubrió completamente con ellas

"¡Te quedarás aquí conmigo, ! ¡debajo de mis faldas!"

y alisó totalmente la falda que ahora lo cubría con ambas manos

"¡permanece inmóvil y en silencio o te apretaré de nuevo!"

el hombre temblando de miedo y terror

"¡No, déjame ir, por favor!"

"¡ tu no vas a ninguna parte!"

el joven estáva ya retorciéndose nerviosa y desesperadamente

"¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡cállate !!! estate quieto ya !!! ¡¡¡no te muevas más !!! ¡¡que me vas a arrugar la falda !!!"

" ¡¡¡Déjame ir !!!

"¡Me estás arrugando la falda!"

"¡Por favor, déjateme ir! ¡Sueltame!"

"¡¡¡CÁLLATE !!!"

" ¡ Por favor ! "

"¡Ya basta! ¡Cállate! ¡No quiero oír otra palabra! ¡Te quedarás debajo de mi falda y se ha terminado!"

el resto del viaje transcurrio con el hombre debajo de las faldas de Mary , donde permanecia inmóbil y sin poder ver nada, solo notar esas piernas ahora tranquilas alrededor de su cuello y sentir el suave y constante tacto de la tela de las enaguas en su cara,en su nariz y su boca pero allí ,en la oscuridad de debajo de sus enaguas,el joven podía sentir la velocidad y los movimientos constantes y monótonos del tren, y después de un buen rato ,el hombre noto que el tren disminuyó la velocidad y se movió para abandonar su actual lugar de transito. Justo en el momento en que esas piernas se convirtierón en hierro una vez más y se agarrarón otra vez a su cabeza fuertemente. Desde su oscura y femenina prisión y a través de sus enaguas y faldas,el nervioso muchacho oyó la voz de Mary gritar desesperadamente y sintio como alguien entró en la cabina. Oyó como ella ansiosa y nerviosamente le explicaba que el era un hombre buscado y que lo tenía bajo control , que buscara al representante de la Ley más cercano en la estación y que mientras ella lo mantendría debajo de su falda y totalmente bajo su control. A traves de la tela de las suaves pero también opresivas enaguas ,sintio como el presuntamente sorprendido revisor salió apresuradamente de la cabina y entonces el hombre entró en terror y comenzó a retorcerse y retorcerse desesperadamente , luchando por su libertad ,peleando contra esas malditas piernas y esas malditas faldas y enaguas pegajosas que lo cubrian, rodeaban Y apretaban por completo.Pero todo era inutil,esas dos piernas, nada más que dos piernas de mujer, ni siquiera esforzándose, lo abrazaron con tanta fuerza que bien podría estar ya en la cárcel.

"¡Por favor, señora, por favor! ¡Tienes mi dinero !, ¡por favor, déjame ir !", suplicó entre lágrimas. "¡Por favor !, ¡me espera el patíbulo !, ¡tienes que dejarme ir!"

la mujer impasible,permanecia en silencio

"¡ me van a horcar! ¡dejame iiiir!"

el se retorcía desesperadamente y con todas sus fuerzas mientras agarraba y tiraba como podia de las sofocantes enaguas y faldas de la mujer ,pero ella lo sostuvo con firmeza.

"¡Sueltalas! ¡¡Suelta mis faldas!", ordenó.

¡¡¡no por favor!!! ¡¡¡por favor !!! , me colgarán !!!! "

el chico gritaba ,pero la tela de las enaguas le apretaba la nariz y se colaba en su boca cada vez que lo intentaba

" ¡¡¡ por favoooor!! ¡¡¡nooooo!!!! "

muchos pasos rápidos se escucharon entonces acercándose

en la oscuridad y a traves de la tela de las enaguas ,el hombre los escuchaba y entro en un pánico absoluto

"¡nooooooooooooooooooo!"

"¡ piedaaaad!"

entre las piernas de la ahora silenciosa mujer ,en la oscuridad y a traves de sus suaves pero pegajosas enaguas,el muchacho notaba como su corazón latia fuertemente hasta el punto de casi salirsele del pecho mientras escuchaba a traves de las capas de tela que lo envolvían y se le pegaban , como los pasos y el alboroto aumentaban y estaban cada vez más cerca, ya casi en la puerta de la cabina .

El joven se retorcía y retorcía desesperadamente mientras gritaba y suplicaba desgarradoramente "¡no! noooooooo !!!!!, por favor !!! ¡¡¡por favor !!! ¡¡¡Déjame ir!!! dejame iiiiir !!!!!!

"Shhh baby, muy pronto" le sussurro sonriendo la mujer

Y el joven proscrito permaneció allí retorciendose inútilmente entre las piernas de la damisela y cubierto por sus faldas, mientras ella en silencio ,ya solo pensaba en la recompensa.


Feb. 4, 2020, 3:46 p.m. 0 Report Embed 0
The End

Meet the author

Comment something

Post!
No comments yet. Be the first to say something!
~