justcallmegio Giovanni DeLucchi

Un chico introvertido es sorprendido por una cosplayer de ojos dorados que le hace un giro a su vida durante un evento.


Short Story Not for children under 13.

#nerd #amor #cosplay #no-correspondido
Short tale
0
3.7k VIEWS
Completed
reading time
AA Share

La Cosplayer de Ojos Dorados

Mucha gente viene a estos eventos con un acompañante, o con varios, grupos de amigos y familias, parejas, etc, pero también hay una buena cantidad de personas que vienen completamente solas, y bueno en ese grupo de los sin grupo es donde caigo yo, un tipo cualquiera, algo gordo de lentes y cabello largo, alguien sin absolutamente nada de especial, ese día como los otros en los que habían eventos como este en mi ciudad, fui a darme una vuelta y a gastar el día en soledad pero en un lugar donde podía al menos sentir que encajaba ligeramente.

Era un evento de “Anime”, alguna palabra japonesa con algún subtitulo que lo hiciera ver más cool, tercera o cuarta edición del mismo en mi ciudad, organizado por un grupo de personas amados por todos aquellos que vivían por aquí y compartían este tipo de Hobbies, era tradición para todo aquél que se considerará medianamente fan de la cultura japonesa o los videojuegos el al menos pasarse por aquí cuando eran estos eventos, y a pesar de haber sido parte de toda esa trayectoria, ese día también fui sólo.

Ir sin acompañante tampoco era el fin del mundo, no soy un ser humano que requiera de cariño o compañía, iba con el fin de disfrutar de mis hobbies en un ambiente agradable, al menos por el día, fue así como llegué, saludé a algunas personas de las tiendas que me conocían gracias a mi trayectoria como cliente de las mismas y fui a sentarme en uno de los rincones a esperar el resto de la función, mis ojos veían de todo, amigos y grupos de personas, chicas adolescentes con disfraces haciendo que chicos adolescentes con disfraces se abrazaran o besaran, niños y niñas corriendo y viendo la magia de sus dibujos animados llevadas a posters, figuras, chapas, etc, hombres persiguiendo a mujeres como si realmente tuvieran alguna esperanza y simplemente pasando a la siguiente presa cuando la pareja de esa mujer llegaba, siempre quedándose a unos centímetros de la barra que implica la expulsión del evento, fotógrafos buscando tomar fotos a chicas con disfraz y completamente ignorando a los hombres, excepto a aquellos que llevaban vestidos y que eventualmente traían decepción a esos susodichos fotógrafos. Yo estaba en ese rincón, observando todo con una libreta en la mano, me gustaba escribir y dibujar, hacer pequeños sketches de las cosas que veía y llevar una especie de diario con las cosas que más me llamaron la atención, una ligera forma de llevar los recuerdos de estas experiencias conmigo, algunas personas pasaban y me miraban con caras de desapruebo, para ellos era todo un psicópata tirado en el piso mirándolos fijamente, algunos quizás pensaban que yo no era muy diferente a esos tipos que buscan presas y probablemente ya me habrían sacado del evento de no ser porque los organizadores sí me conocían.

Ese día sí, fue un poco distinto, todo empezó cuando ya había terminado la “Hora del almuerzo” mucha gente empezaba a llegar ahora o volvía de haber ido a comer con su grupo, en eso entró entre un grupo de cosplayers una chica con un disfraz, era un personaje que no lograba reconocer, un vestido de lolita con un ligero escote, un parasol con un diseño muy específico encima, tenía el cabello rosa y lo que más me llamó la atención, fue unas gafas rojas que llevaba en su rostro, calzaba tan bien con el resto de su cara que la hacían ver extremadamente hermosa, me quedé mirándola desde lejos en ese momento, sin darme ni siquiera cuenta que la estaba mirando casi fijamente, la chica entonces me vió desde lejos y empezó a conversar con una de sus amigas, otra chica con un disfraz similar, pensé que me acusaría de algo o se alejaran, pero no tardaron mucho en simplemente caminar hacia una de las tiendas, dejé de darle importancia pensando en que no debería sentirme atraído a una extraña y seguí dibujando algunas otras cosas que iban pasando, pronto iba a ser el concurso de “sí se la sabe cante”, y usualmente saco buenos sketches de ese concurso ya que la gente con disfraz cantando es especialmente llamativa, seguía en mi rincón cuando fui a tomar una lata de bebida que tenía en mi costado cuando al mirarla de reojo vi un par de piernas con medias largas a mi lado.

La chica estaba a mi lado, agachada y mirando fijamente los sketches que había hecho, cuando se dio cuenta que la vi y vio mi cara de sorpresa me saludó y me dijo que le dí curiosidad y que decidió venir a ver que estaba haciendo ya que no me veía como alguien muy extraño, durante ese rato pude notar la cosa que más me gustó de ella, sus ojos tenían una tonalidad dorada, no pude ver si eran lentes de contacto o si eran sus pupilas reales, pero tenía unos ojos dorados tan hermosos que verlos me perforó el alma, me quedé atrapado en mis pensamientos un segundo cuando la chica se levantó y me ofreció la mano, me dijo que me levantara y que sí iba a estar haciendo “tan buenos dibujos” mejor los hiciera en la mesa principal. Así fue como mi pequeña aventura con una chica cosplayer de ojos dorados comenzó, ninguna de sus amigas estaba cerca y ella solo me llevaba del brazo de un lado a otro, cada momento ruborizándose más y sin dejarme hacer mucho más que protestar, eventualmente llegamos a la mesa principal donde la chica me preguntó sí podía ver el resto de mi cuaderno, pensando seriamente sí había anotado algo de la chica ella me lo quitó de las manos y con mucha energía y ternura fue pasando página tras página, sketches de cosplayers, de personas, de fondos, todo estaba ahí esperando ser encontrado, pero jamás de una forma tan temprana como la chica lo hizo ver, algunas de mis notas la hacían reír, otras la hacían mirar a los lados o a mi para confirmar cosas, cuando eventualmente llegó al sketch que había hecho de ella, algo bastante ligero pero que le encantó, me preguntó sí podía sacar la página y cuando le dí mi consentimiento, la guardó en el bolsillo que llevaba su vestido, algo sonrojado decidí no empujar más la situación y con la excusa de tener hambre decidí levantarme de la mesa, fue entonces cuando ella con su parasol me detuvo, diciéndome que sí iba a ir a algún lado ella vendría conmigo, porque “nadie debería estar solo aquí”, la última frase la dijo con una sonrisa tan sincera que no pude evitar ponerme algo nervioso.

Fue la primera vez que me divertí realmente en uno de estos eventos, conocí a un par de personas más, algunas de ellas comentaban cosas de mí y me pedían ver mis cuadernos de sketches, con la esperanza de encontrarme, la chica que andaba conmigo siempre se reía y me empujaba de un lugar a otro, era mucho más extrovertida y agradable de lo que parecía, por un par de horas símplemente pertenecí a ella, dejándole que me llevara de un lado a otro, escuchándola cantar en el concurso de “Sí se la sabe cante” y haciéndome esperar internamente que ella participara en el concurso de disfraces del evento, porque sí alguien debía ganarlo tenía que ser ella, pero no lo hizo, con la excusa de que “No era suficiente aún”, de pronto la seguridad de la chica empezó a romperse en mis ojos, sentí la enorme necesidad de abrazarla pero antes de terminar de evitarlo llegó un fotógrafo a tratar de sacarle fotos a su escote, cosa que ella simplemente rechazó con orgullo y en personaje, amenazando con atacar con su “Parasol Real”, no pude evitar reírme un poco ante la situación y la chica me vió y me dijo que no podía creer a ese tipo de personas, me ofreció ir por un Café helado y conversar un rato más, yo accedí casi sin pensarlo, con una sonrisa sincera en mi cara. La tarde pasó en un abrir y cerrar de ojos, repentinamente estaba sentado de nuevo en la mesa principal con cosplayers de todo tipo viendo mis sketches y cuadernos, disculpándose por haber pensado que era un acosador más y diciéndome que debería abrir una cuenta en alguna red social para subir los Sketches y que sí les hubiera pedido permiso hasta me hubieran dejado tomar alguna foto para practicar, mientras les decía que no era necesario el evento terminó y todos tuvimos que salir, la chica de los Ojos dorados me miró con una sonrisa y salimos juntos del lugar donde el evento pasaba, solo para encontrarnos cara a cara con un tipo.

Era alto, fornido y vestía una musculosa negra y tenía tatuajes en los brazos, entre el pelo corto la forma en que venía caminando algo enojado se nos acercó, pude notar de reojo que la expresión de felicidad de la chica cosplayer se iba transformando en una expresión de miedo y dolor y antes de poder preguntarle su nombre, el tipo la agarró del brazo con rabia, tiró el parasol de la chica al piso y ella solo se quedó callada, traté de impedir que el tipo siguiera avanzando pero me llegó un codazo por “Meterse con su novia” y antes de que siguiera amenazando, la chica se disculpó con él y me dijo que estaba bien, a regañadientes y adolorido mientras un par de chicas que venían tras de nosotros le gritaban todo tipo de insultos y cosas al tipo, algunas grabando, una de ellas vino a ver si me encontraba bien y la última que era la misma chica con la que habló la cosplayer antes de acercarse a mí venía con el Parasol de la chica. El tipo la subió forzosamente a un auto y se fueron velozmente, todas las personas comentaban la situación, algunos de verdad querían perseguirlos, otra estaba llamando a la policía y sabía que en unos momentos el rostro del tipo iba a estar en las redes sociales, esa fue la última vez que ví a la chica de los ojos dorados.

Pasaron los meses y a pesar de que ahora tenía amigos en los eventos, absolutamente nadie me podía dar una forma de volver a hablar con la cosplayer de ese día, una chica sin nombre y sin voz que fue arrebatada de todos nosotros, nunca nos dijo a ninguno quien era y todos teníamos la teoría de que venía a estas cosas como una forma de escape, venir a los eventos había dejado de ser especial para mí y siempre en mi cuaderno terminaba dibujando a la Cosplayer de los ojos dorados, con la esperanza de que alguna vez la vea cruzar esa puerta de nuevo, su Parasol ahora era mío y lo tenía cuidado en mi habitación, junto a todos los dibujos que he hecho sobre ella y con el dolor de toda una investigación que nunca llegó a nada, a día de hoy todavía me hago las mismas preguntas mientras estoy ahí, y la única chica que la conocía de antes solo me intentaba convencer de dejarla ir de mi vida, pero a decir verdad, dentro de mí todo lo que quería era volver a ver a esa Cosplayer de Ojos Dorados, pero lamentablemente nunca pasó.

Pero sea donde sea que esté, espero que esté bien, que haya logrado escapar de verdad y que aunque nunca más la vuelva a ver, espero que sepa dentro de ella, que a pesar de todo lo que le pasó, logró sacarme de una burbuja y hacerme feliz, porque nadie más va a tener el impacto en mi vida que tuvo La Cosplayer de los Ojos Dorados.

Jan. 27, 2020, 1:30 a.m. 0 Report Embed Follow story
0
The End

Meet the author

Giovanni DeLucchi Estudiante de Desarrollo de videojuegos con una imaginación que no le deja tranquilo, escritor desde que tiene memoria y creador desde mucho antes. Otaku, Gamer, Y todas esas otras cosas que lo hacen un inadaptado social.

Comment something

Post!
No comments yet. Be the first to say something!
~