Pétalos rojos Follow story

katia.bosca Katia Bosca

El amor nunca es algo fácil . La búsqueda de tu pareja perfecta sabemos que no todos las encuentran ; pero existen otros tipos de amor que quizá no te diste cuenta que tenías


Romance Contemporary All public.
Short tale
0
416 VIEWS
Completed
reading time
AA Share

Ojos color mar

Sus ojos azules como reflejo del mar.

Escondidos detrás de unos pétalos rojos.

Bañados por la fragancia más rica para los sentidos, no era jazmín, no era limón.

Una risa nerviosa se apodera de mi rostro.

Mis mejillas sonrojadas.

Mis ojos dilatados ante este hermoso detalle.

Una brisa suave como una pluma acaricia mi cabellera colorada.

Las estrellas brillan como luciérnagas en el campo.

Parecía soñado.

Pero yo no era la que sentía esto

Solo lo observaba

El muchacho se aproxima a decir las palabras que a toda mujer le gustaría que le digan.

-te casarías conmigo?-

Dando saltitos de emoción. Ella acepta sin dudarlo.

Me observo fijamente, sin evitar cualquier defecto.

Y luego la miro a ella, la mismísima perfección

No hay punto para comparar.

Una vagabunda no podría pensar en aquellas situación.

Ya que nunca se le harán presentes.

Las lágrimas brotan como semillas.

Las mariposas que tenía en la panza, se desvanecen con un cerrar de ojos.

De pronto…

Mi estomago pide a gritos algo para cenar.

Sentada en mi colchón gastado, maloliente y sin ánimos, observo a mí alrededor.

Enfrente de la zapatería una niña deja una bolsa que parecía contener algo.

Cuando esta se aleja, no dude en ir a ver que es lo que encontraba.

Su contenido me sorprendió.

Era un jarrón, parecía antiguo.

La sacudo para ver si tenía algo dentro.

Parecía tener un papel…

¿Dorado?

Me asegure de nadie me estuviera viendo.

Al abrirlo mágicamente unas palabras se escribieron con tinta negra.

Con asombro leo lo que dice

-¿Cómo te gustaría vivir?

Me quede pensativa y conteste como si una persona me lo pregunatra

-me gustaría tener más plata.

-tener un novio muy admirable.

-que todas las personas hablen de mí.

Un sueño me ataca.

Me acuesto y duermo por muchas horas con un sueño muy profundo.

Un as de luz se refleja sobre mis ojos...

Siento…algo diferente…

Yo estaba igual pero…

Estaba sobre las sabanas más blancas que había visto en mi vida.

Era una habitación enorme.

De repente, una persona golpea suavemente la puerta.

Da vuelta el picaporte y entra.

Era el chico mas lindo que nunca antes había conocido.

Le pregunte si me conocía, que hacia acá?

El me contesto muy gentilmente.

No entendí muy bien la historia de mi llegada a esa mansión pero eso no me importo.

Goce de todo.

Del baño lleno de mármol, las toallas de ceda recién limpias con fragancia a lavanda.

La comida…deliciosa

Parecía un sueño hecho realidad.

Las actitudes de mi novio por ciertos momentos me daban desconfianza.

A veces se enojaba y me golpeaba.

Yo me largaba a llorar siempre.

Las personas no hablaban bien de mí.

Se contaban historias falsas y fingían ser buenas conmigo.

Se decía por ahí, que mi riquezas eran robadas, que le era infiel a mi novio, hasta algunos decían que toda mi vida era fingida.

En cierto caso era verdad la última parte.

Una lluvia empieza a caer, mojándome de pies a cabeza.

Finalmente me despierto de aquel sueño que parecía que nunca terminaría en una pesadilla.

Me senté, me quede pensativa por algunos minutos y llegue a una conclusión que nunca pensé que pensaría.

A pesar de que mi pasado no haya tenido un verdadero amor, mucha comida, ni un lugar bueno para dormir. Yo era feliz

Era una simple persona que se enloquecía por imaginar nuevas historias

Los personajes de estas eras solo alucinaciones.

Pero nunca me falto nada.

La gente es verdad que a veces me tenían asco y se alejaban.

Pero no todas, Juan, el zapatero, cuando no encontraba el otro par del zapato me pedía ayuda para buscarlo y me daba por lo menos dos pesos como recompensa.

Julia, la panadera, a veces cuando ella tomaba su café, me compartía un padazo de su rico pan casero.

No siempre se valora lo que se tiene.

Pensamos que la plata, estar rodeada de mucha gente, comer como rey, nos va a ser felices

Pero nunca nos dimos cuenta que podríamos llegar a perder las cosas o personas esenciales de nuestra vida.

No pidas nada, agradece lo que tenes y logra tus objetivos no de forma fácil.

Por que lo fácil no suele tener l misma llegada que como lo difícil

Los obstáculos nos convierten en personas.

Jan. 23, 2020, 3:39 p.m. 0 Report Embed 0
The End

Meet the author

Comment something

Post!
No comments yet. Be the first to say something!
~