Alejandra sueña con vidas pasadas. Follow story

u15792028721579202872 Thalia Maar

Un pequeño relato sobre una chica que busca ayuda a sus extraños sueños de vidas pasadas.


Short Story All public.

#almagemela #343 #lgbt
Short tale
0
1.1k VIEWS
Completed
reading time
AA Share

Cuento

Últimamente Alejandra estaba padeciendo de sueños extraños que la
despertaban a media noche y la obligaban a mantenerse despierta hasta el amanecer, y si bien esto era un problema muy grave para su vida cotidiana, para los estudios y el trabajo, no era lo peor. Lo peor eran los sueños.

Soñaba con personas que no conocía en épocas que no conocía, lo vivía en carne propia, veía todo a través de sus ojos, ella era ellos. Podía respirar como un niño jugando en una tarde soleada, también como un soldado cayendo a manos enemigas en las frías tierras del norte, sintió el dolor del parto a dar a luz a su primera hija en tiempos de la peste, otras veces fue doctor, monja, chef, duquesa. Vivía un pedazo de sus vidas con tanta veracidad, que era imposible llamarlo un sueño.

Entonces al despertar empapada en sudor, se escurría de la cama con mucho cuidado para no molestar a Valentina, bajaba a la sala y pensaba y meditaba, que estaba pasando con ella “con ellos”, por más extraño que sonara a veces sentía que estaba engañando a parejas extrañas con su propia novia. Horrible.

Tenía que buscar una solución, y no una convencional. Para su suerte, la hermana de su novia era una bruja, una que realmente tenía un don, no como esas señoras que se sientan en las esquinas y te ofrecen leerte las cartas.

—Esto es paranormal, lo sé. Ni una sola noche puedo estar tranquila y hoy hui de Valentina ¿Puedes imaginarlo? Fue a recogerme al trabajo ¡me trajo chocolates, un ramo de flores! y me escapé por una ventana ¿Y sabes por qué?

—No ¿Por qué me cuentas esto, no deberías contárselo a mi hermana? — se lamentó la bruja altamente verificada por la muerte. Para esto la señorita entró y echó a sus clientes habituales, para contarle problemas de pareja—, ¿Quieres que te ayude... cómo?

—¡Usa tus poderes de bruja!

Ella se ofendió y estiró el cuello bien alto.

—No funciona así, tengo normas, tengo limites...

—Mi padre acaba de darme parte de la herencia que me dejó mi abuelo.

—Te enviaré la cuenta más tarde, no hay devoluciones.

Sacó instrumentos de las repisas, botellas, incienso, un cráneo de plástico. Se remangó las anchas mangas, aclaró la garganta y levantó las manos hacia arriba.

—¡Espíritus del más allá, imploro por su ayuda para esta pobre alma! Di “estoy en desgracia”.

—Estoy en desgracia.

—¡Con sentimiento!

—¡Estoy en desgracia, soy una pobre alma desdichada, sufro, sufro, sufro...!

—no exageres —susurró— ¡Espíritus del más allá, señora de la última puerta, alejen las pesadillas, alejen esas visiones espantosas, y que no sienta que está siéndole infiel a fantasmas del pasado!

—¡Ayúdenme!

—¡Ayúdenla!

—¡Ayúdenme!

Los focos de las lámparas explotaron, ambas gritaron aterrorizadas en la oscuridad, la bruja exhaló un largo suspiro y convulsionó en la obscuridad.

—¿Por qué buscas mi ayuda para estos temas?

Los ojos de la bruja brillaron. La muerte, podía verla.

—¿Tu puedes ayudarme?

—¿Y qué esperabas? ¿Todos los fantasmas del pasado? No, solo soy yo, no puedo permitir que todos vengan hacia ti.

—Lo siento —se disculpó como un acto mecánico.

La bruja poseída por la muerte cruzó las manos sobre la mesa y se irguió con elegancia.

—Señorita Alejandra espero entienda que estos temas no son mi prioridad, pero dado que eres la amiga de esta buena señora que ayuda a la gente con sus dones, te ayudaré.

—¿De verdad me ayudaras?

La muerte sonrió.

—No puedo hacer que las visiones paren si eso esperas, pero puedo explicarte que sucede —Alejandra se estremeció—, estas muriendo.

Esa no era la respuesta esperada.

—¿Qué? —gritó.

—No te asustes, no físicamente. Tu ser se divide por lo carnal y lo espiritual, esas dos partes eres tú. Tu vida en la tierra continuará todavía por mucho tiempo, pero tu ser espiritual ya está llegando al final del camino. No necesitas reencarnar más y es normal que tengas esos sueños por temporadas, son tus antiguas vidas, quien eras antes de ser Alejandra y tu espíritu está preparándose para alcanzar la paz eterna—sonrió compasiva.

—¿Entonces es un recuento?

—Como dije, tu espíritu se prepara para el final.

—No reencarnaré más.

—Vivirás eternamente, pero no en este plano.

—¿Y Valentina, mi novia? —preguntó asustada.

—No puedo decir cuánto le falta, aunque cuando su espíritu cierre su ciclo inevitablemente buscará al tuyo. Las almas gemelas es una creación interesante, fueron solo una antes de pisar la tierra y se unirán al dejarla.

Jan. 22, 2020, 6:06 a.m. 0 Report Embed 0
The End

Meet the author

Comment something

Post!
No comments yet. Be the first to say something!
~