Clase de Elite Follow story

novelasligeraszero Alonso C

Damon Gregory, es un joven que desea convertirse en un estudiante "normal" y tener una vida cómoda en su nueva academia. Un deseo un tanto peculiar, tanto que un día una mujer le ofrece cumplir su sueño asistiendo a una academia en donde tan solo están los mejores de su clase: “La Elite” Pero no todo será fácil para el joven Gregory al enterarse de los misterios que oculta la academia y por qué está ahí. Haciendo que salga a la luz pedazos de su pasado trabajo y vida anterior, como el involucramiento de el pasado de sus compañeros y descubrir los secretos de estos. *El fin de esta historia en hacerla similar a un anime, donde dividiré la historia por número de Arcos. Cada arco contara con un numero indefinidos de capítulos. Así que disfruten la historia. Además el concepto narrativo es básico en cuanto a los diálogos y la perspectiva del protagonista, así que no hay necesidad de especificar cada dialogo en esta historia, lo cual no veo necesario, ustedes lo notaran.*


Teen Fiction Not for children under 13.

#ero #drama #accion #romance #zero #ligera #novela #elite #escuela #Damon
4
3.3k VIEWS
In progress
reading time
AA Share

Arco 1.- El inicio hacia una vida estudiantil "normal"


La intensa luz solar resplandece en la carretera como si anunciase la llegada del verano. El ardiente asfalto emite calor, mezclándose con la esencia de la humedad formando una bochornosa atmosfera.

Cuando el tiempo se comporta de este modo, encuentras personas que pierden la cordura. Violaciones, robos, hasta homicidios. No tengo tiempo para nombrar todos los crímenes que han cometido idiotas que han perdido la cabeza por el calor.

Como resultado, en momentos como estos la policía es extremadamente cautelosa con quienes parezcan sospechosos. Hace unos 10 minutos me di cuenta de que me confundieron con uno de ellos…

—… Nombre, Damon Gregory. Dirección… Osato, prefectura Yamanashi — cayéndole sudor por la frente mientras examina mi identificación, el policía dirige su atención a mi gran equipaje, entonces continúa interrogándome— ¿…Vienes desde Yamanashi?

—Si.

—¿Qué asuntos tienes en esta ciudad? ¿Por qué estas cargando esa enorme bolsa…? ¿Te dirigías a algún lugar en particular? —señalo la mochila de supervivencia que cargaba en la espalda.

Se lo dije hace 10 minutos. Me estoy mudando. Este equipaje es todo lo que tengo.

—Entonces, ¿Cuál es tu nueva dirección?

Como he dicho, todavía no tengo una. La respuesta no cambiara sin importar cantas veces pregunte.

—¿Te estas mudando, pero no sabes a dónde? Mira, ¿Qué estas ocultando? ¿Qué tal si confiesas de una vez?

¿De donde eres? ¿A dónde vas? ¿Qué planeas hacer ahí? Dependiendo del contexto, estas podrían ser preguntas bastante abstractas, pero dado este interrogatorio, son mas bien mediocres. Desde su perspectiva, cualquiera que este caminado sin razón alguna es algún tipo de criminal.

Ver solo a alguien como yo cargando un gran equipaje… Es como si estuviera pidiendo a gritos que me detuvieran. Este es su trabajo, supongo. Ya que esta escena funciona para impedir el crimen a pesar de como se ve. No es un esfuerzo completamente malgastado. Pero desafortunadamente, no tengo todo el día para juegos.

Echo una mirada al reloj digital que tengo en mi muñeca izquierda.

Perdone, pero alguien me está esperando. No puedo gastar más tiempo con policías aburridos…

—¿Te estas burlando de mi…? —mascullo el oficial.

—Un agente policial aburrido es señal de que la cuidad esta en paz. Tómelo como un cumplido —me exprese con un suspiro.

Inexplicablemente tomando como ofensivo mi tono, el policía chasquea su lengua irritado y me devuelve toscamente mi documentación.

—… Muy bien, Damon. Perdona las molestias, pero ¿te importaría si le echase un vistazo a ese equipaje?

Me niego.

—¿Por qué? ¿Hay algo que no quieres que vea? ¿Un cuchillo tal vez?

No poseo armas blancas. Política mía. Veamos, ¿me esta diciendo que desempaque todo esto aquí en la calle? Tomara al menos 1 hora. 30 minutos para sacar todo, 30 minutos para volverlo a meter.

—En ese caso vayamos a la comisaria. No hay razón para permanecer aquí con este calor, ¿cierto? Te daré algo de té frio y podremos tener una larga conversación.

Se lo acabo de decir, no tengo tiempo. No puedo aceptar un interrogatorio voluntario. Se que no puede echarse atrás en esta situación. Si diré que iré yo mismo luego, ¿podemos dejar esto para después?

—Eso es bastante conveniente para ti, ¿pero qué garantía hay de que vayas? Al menos dame una dirección si quieres que esté de acuerdo.

Como he explicado, estoy en medio de una mudanza. He desocupado mi antiguo hogar, por lo que no tengo una dirección.

—Entonces dame la dirección de tus padres. ¿O acaso no tienen tampoco casa?

No tengo padres. Ni hermanos ni familiares tampoco. Todos están muertos.

—¿En serio? ¿Seguro que no me estas ocultando nada?

… Esto no va a ningún lado…

—Bueno, ¿Por qué no nos llevamos las cosas ya? Llamare a un coche patrulla. Quédate donde estas.

Entonces déjeme hablar con la persona quien supuestamente iba a ver. A este paso me esperaran todo el día.

—De acuerdo, pero… ¿Con quién vas a verte? ¿Un amigo?

—No voy a decirle nada.

—¿Alguien de quien no puedes hablarme?

Es tu madre. Tenemos una cita en un hotel esta noche.

—¿…Qué?

Lo esta manteniendo en secreto debido a la bondad de mi corazón. Pero me hiciste decirlo, así que no me eches la culpa cuando tus padres se divorcien y tu familia se rompa.

—¡Vigila lo que dices…!

¡Kyaaa!

—¿Eh?

. . . —a 30 metros sobre donde estábamos hablando, alguien grita. Un desesperado llanto lo acompaña a los pocos segundos.

—¡Ladrón…! ¡Alguien…! una mujer sentada sobre el suelo de la calle, estirando su mano. Sus tacones yacen en el suelo, rotos debido al impacto en el suelo.

A unos pocos metros de distancia, hay un hombre que lleva puesta una llamativa camisa hawaiana, corriendo en esta dirección.

—¡Mierda, un policía…! —a pesar de que el ladrón se estremece al ver al policía, después de una rápida ojeada buscando rutas de escape y sigue adelante —. ¡Muévete, idiota!

Blandiendo la bolsa robada amenazadoramente, su mano violentamente gestiona “fuera de mi camino”.

—¿Eh? ¡Uh, d-detente, detente ahora mismo! el policía está completamente perplejo. Claramente no esta acostumbrado a ese tipo de situaciones.

Mientras entraba en pánico el policía, la distancia entre nosotros y el ladrón se redujo sorprendentemente.

—¡Fuera de mi camino!

El hombre corre en línea recta hacia una brecha a la libertad. Y al parecer yo estaba en medio de su trayectoria.

—¡He dicho que te muevas, joder!

Cuando se prepara para atacar con el bolso, compruebo el movimiento de su hombro y brazo, y golpeo su muñeca.

—Uu.. ¿uegh…?

El brazo del hombre se pone rígido y pierde impulso. Sus viejos ojos se abren del shock.

Inmediatamente agarro el cuello de la camisa hawaiana y lo traigo para mí.

—¡¡…Gh!!

Antes de que hombre ofreciere resistencia a mi tirón, suavemente invierto y uso mi peso corporal para empujarle.

Cuando se empuja a alguien para tirarle, cualquiera excepto un verdadero experto, perdería el equilibrio.

Bonita camisa. ¿Dónde la compraste?

—¡…Gh! ¡Ugh!

La incredulidad se mostraba en el rostro del hombre mientras sus rodillas se doblaban en contra de su voluntad. Trato de realizar un estrangulamiento agarrando el cuello de su camisa…

—¡…Bastardo…!el hombre saca rápidamente la cabeza hacia atrás y desplaza su cuerpo haca un lado, impidiéndome aterrizar en su cuello.

Anqué esperaba algo parecido al ver su gran estatura, parece que sabe algo de judo.

Pero…

… En este caso, te hubiera sido mejor hacer un placaje.

Girando en dirección opuesta a su movimiento, levanto su brazo derecho con ambas manos. En un solo movimiento he rodeado su espalda.

—¡Ugg! ¡Aargh!

…Siguiente, tirar hacia tras la muñeca y el codo del oponente, e inmovilizarlos en el suelo… Por cierto, esto es defensa básica.

—¡¡Owww!! ¡¡Owowowowww!! ¡Maldito… cabron! ¡¡Suéltame!! ¡¡¡Te voy a matar!!!

…Oye, oye, priorizaste las cosas mal. Antes de pensar en mí, deberías matar al tipo que te vendió la camisa.

—Gg… ag… maldito… maldito crio…

Tal vez inconscientemente, la ahora vacía mano izquierda del hombre golpea el suelo.

Mientras inmovilizo al ladrón, rápidamente miro hacia atrás.

¡No te quedes ahí parado!

—Ah… ¡s-si!el policía pone su espalda recta en respuesta a mi enojado grito. Tomando un par de esposas de su cintura, corre a arrestar al criminal.

El ladrón parece haberse rendido, y no ofrece resistencia alguna. Acepta el arresto por robo dócilmente y se sienta en el suelo con la cabeza agachada, mientras el policía pide refuerzos.

Al parecer no estaban tan lejos, una sirena se oyó bastante rápido. Dos policías salieron del coche que recién llego y pusieron al criminal en el asiento trasero.

Mientras veo la escena en perfecta pasividad, el policía de antes se me cerca.

—¡G-Gracias por tu colaboración en la detención…!

Paso de los agradecimientos, ¿Qué tal si me dejas ir?

—Me temo que no podemos hacer eso. Si es posible, nos gustaría tener una detallada conversación en la comisaria sobre este incidente y el anterior asunto…

… Ya me lo esperaba…

Moviendo mi cabeza con exasperación, me reprocho silenciosamente a mi mismo. “Debería haberlo dejado pasar.” Mientras el policía empuja mi espalda, una mirada a mi reloj me informa de que voy 5 minutos atrasado al encuentro.

Jan. 3, 2020, 8:31 a.m. 0 Report Embed 2
Read next chapter (Arco 1) Cap 1.- Detenido por la policía

Comment something

Post!
No comments yet. Be the first to say something!
~

Are you enjoying the reading?

Hey! There are still 34 chapters left on this story.
To continue reading, please sign up or log in. For free!