Perfecta. Follow story

aldec01 Aldeco René

Cada detalle de lo que te hace imperfecta me deleita, complementa todo aquello por lo cual soy inadvertido. Todos ellos en un solo cuerpo, todos aquellos aromas y cientos de palabras que una virgen jamás podría comprender.


Erotica All public.
Short tale
0
1.6k VIEWS
Completed
reading time
AA Share

Perfecta.

Caminaba errante sobre la glorieta cuarteada de mi existencia, meditabundo había olvidado el cielo y su límite infinito. Enfocaba mi mirada en los detalles del suelo y de todas aquellas esporádicas pisadas de unos cuantos transeúntes que pintaban su porvenir; decenas de máscaras se cuarteaban al haber intentado formar aquella mueca de tintes grotescos. No tenía más interés que el solo alejarme de un lugar que aún no conocía, tal vez en algún momento hubiese pasado cerca, pero no lo recordaba con claridad. Ahora solo deseaba deambular en aquel callejón de sonrisas falsas y vestidos cortos, perfumes baratos disfrazando el hedor a alcohol y algo extraño que ahí denominan cariño. El eco de mis pisadas resonaba en aquel laberinto que destinaba en un circo de parafilias. Pero yo solo la buscaba a ella, tan peculiar cabello corto de tinte verde y tez morena, brillante labial rojo y el atardecer mirando de soslayo mi mediocridad.


Ahí estaba, sosteniendo un cigarrillo en su mano derecha y recargada en aquella puerta negra que solía abrirme para compartirme su vida, o por lo menos eso creía yo. Era perfecta, recibiéndome siempre con una sonrisa y su porte que demostraba la lucha entre miles de miembros experimentados, sudando al pronunciar cada palabra que mantenía vivo el aroma de todas aquellas lenguas largas. En fin, era todo lo que buscaba. Nadie, nadie igual a ella. Ambos sentíamos la misma atracción por nuestras vidas contrarias, siendo una mujer libre en sus propias memorias recordaba detalladamente cada gemido al compás de una embestida. Y yo, pues, amaba eso, amaba ser uno más y no solo uno.


–Hola René –dijo ella al escupir la última bocanada y sonreír.


­–Hola Daniela –contesté mientras frotaba mis manos nerviosas–, ¿estas libre?


­–Siempre lo estaré para ti –afirmó–.

Nov. 26, 2019, 3:07 a.m. 0 Report Embed 0
The End

Meet the author

Comment something

Post!
No comments yet. Be the first to say something!
~