Short tale
5
1.1k VIEWS
Completed
reading time
AA Share

Cazarrecompensa

Soy una mujer muy fuerte, siempre me contratan para atrapar a tipos peligrosos al rededor del mundo, ahora mismo estoy yendo hacia una misión que me dejaron hace un par de días.


—Así que esta es la ciudad roja, es una ciudad independiente por lo que parece ser que no pertenece a algún país, o eso decía en la información— Dije mientras miraba el cartel de la entrada.


Tome mi celular e hice una llamada.


«Está demorando en contestar... y fue él quien me apresuró en hacer esta misión porque pagaban muy bien», pensé mientras me bajaba de mi moto.


—Perdón, otro cazador llamó para pedir información por una ciudad en la que está, dime que deseas, Mika— Me dijo.


—Estoy en la ciudad roja, es tal y como me dijiste, solo con ver la entrada puedo asegurarte que no pertenece a algún país debido a que está en las ruinas— Le dije.


—Sí, eso lo sé, ¿llamabas para pedir alguna clase de ayuda?— Me preguntó.


—¿Crees qué la cazarecompensa que entró al top cien a nivel mundial necesite ayuda?— Le pregunté con un tono de superioridad.


—Puede ser así pero... no se pronuncia cazarecompensa, te falta una "r", es cazarrecompensa, puedes ser muy buena con tus habilidades a la hora de luchar, pero... eres muy tonta— Me dijo muy seriamente.


—Ya te dije que esa "r" que falta lo tiene mi firma, siempre que atrapo a un criminal hago un círculo y dibujo una "R" en medio de este— Le dije algo molesta.


—Bueno volviendo al tema, ¿para qué llamas?— Me preguntó.


—Hay algo raro en la ciudad, no puedo escuchar ningún ruido, mucho menos algún grito de auxilio, se supone que esta ciudad es famosa por siempre haber asesinatos a todo hora del día— Le dije seriamente.


—Nunca estuve en esa ciudad, pero si es tal y como me dices es obvio que hay algo mal, a lo mejor se puede tratar del criminal por el que te contrataron— Me dijo.


—Bueno nos vemos, te mantendré informado— Le dije y colgué la llamada.


En ese momento no sabía lo que estaba por venir al adentrarme a la ciudad, pero he de decir que fue la primera vez que conocí al miedo.


«Dejaré la moto escondida a las afueras de la ciudad», la cubrí con una manta especial que lo hace invisible al ojo humano.


Empecé a caminar lentamente hacia la ciudad y pude sentir una gran olor repugnante.


«Huele horrible...», pensaba mientras me tapaba mi nariz.


Camine mientras miraba cada rincón de la ciudad, no pude encontrar nada.


«Espero que realmente esté aquí la persona a la que debo capturar o matar, según la información del cliente dijo que nunca salía de esta ciudad»


Al ser una cazarrecompensa tengo dos opciones, matar o capturar el objetivo, si lo capturo puedo obtener el doble de lo que el cliente ofreció, esa cantidad de dinero extra es dado por la misma empresa; si en caso lo matase, debo llevar su cabeza en una bolsa.


Al seguir caminando por en medio de la ciudad pude ver algunos puestos de comida, aunque no había ninguna persona.


«La comida está podrida, parece que las personas desaparecieron hace mucho tiempo, ¿qué habrá pasa-», salté hacia atrás al pisar algo sin darme cuenta.


«Eso es... un hueso humano, parece ser que solo esta este hueso, pero no está el resto del cuerpo, me sorprendió, debo estar más atenta», agarré el hueso y lo guardé en una bolsa.


Lo guardé en la bolsa por un simple motivo, si no encontraba nada en la ciudad este hueso podía llevarlo al laboratorio de la empresa para que lo examinen.


Mientras caminaba pude sentir que el olor nauseabundo se hacía cada vez más fuerte en una dirección.


«¿Será que en esa dirección esté la causa de todo?», me preguntaba mientras me daban nauseas.


En mi cinturón llevo algunos dispositivos para estas ocasiones, por lo que saqué una pastilla de las que me permiten respirar en todo tipo de ambiente sin dificultad.


«Esta pastilla normalmente la usaría debajo del agua, nunca pensé que la usaría en un lugar así».


Tome la pastilla y di un gran respiro por mí nariz.


—¡Al fin puedo oler normal!— Me tape la boca rápidamente después de dar tal grito.


«Soy muy descuidada, debo mantenerme concentrada».


Por cierto, estoy en medio del desierto ahora mismo, me tomo al rededor de dos días llegar a este lugar.


«Menos mal que la moto funciona con todo el aire que absorbe, realmente nuestro mecánico junto a nuestro inventor son asombrosos».


Seguí caminando y decidí adentrarme a una de las casa.


«Creo que podría quedarme a dormir aquí si veo que puede comenzar una tormenta de arena».


Pude encontrar comida enlatada, al abrirla extrañamente estaba podrido el pescado que estaba adentro.


—Se supone que al ser un alimento enlatado debería durar años, pero esto está...— Dije decepcionada.


Puse a un lado mi rifle, que es mi arma principal y saqué una comida enlatada de las que siempre llevo cuando voy a una misión en la que presiento que tomará un buen tiempo.


Calenté la comida enlatada después de abrirla y empecé a comer.


—Delicioso...— Dije con un rostro de satisfacción.


Por cierto, toda la comida enlatada que llevo siempre es de pescado, ya que me gusta mucho.


«Es hora de seguir con la misión, gracias por la comida», después de agradecer por la comida agarré mi rifle y seguí buscando al criminal.


Pude darme cuenta que las casas no estaban del todo destruidas, algunas estaban a medio hacer, pero no pareciera que hubiera pasado un gran tiempo desde que fueron hechas.


El viento empezó a correr cada vez más fuerte, por lo que me preocupé.


«Mierda, al parecer, si habrá tormenta de arena al anochecer, eso hará difícil encontrar la moto al día siguiente, pero con el "GPS" puedo encontrarla con algo de trabajo».


Revisé mí celular y no había señal.


«Genial, ahora tampoco puedo contactarme con Fer...», pensé hasta oír un gran ruido a lo lejos.


Corrí en la dirección del ruido a una velocidad abismal, no me importaba golpearme contra alguna pared por no detenerme a tiempo, debía llegar a ese ruido, era la primera pista de que había alguien en la ciudad.


«¡Por favor! ¡Qué llegue a tiempo!», corrí sin parar y al llegar encontré a un hombre de un tamaño impresionante, fácilmente podía medir tres metros.


—¿Qué eres?— Le pregunté muy agitada.


Volteó a verme y al ver sus ojos me di cuenta que había algo raro con ese hombre, tenía los ojos totalmente rojos y en todo su cuerpo había manchas moradas.


«Este tipo... encaja perfectamente con la descripción del objetivo, ojos rojos y manchas moradas por todo su cuerpo», estaba algo feliz por haberle encontrado.


—Terminemos rápido con esto, tú te dejas que te dispare y nos iremos rápido de aquí— Dije mientras alistaba mi rifle con una sonrisa.


Por cierto, el ruido fue de una gran pared que al parecer el hombre había destrozado con sus puños.


—No sé que poder tengas, pero por favor no lo uses conmigo o te puede ir realmente mal— Le dije muy confiada y con una mirada desafiante.


En ese momento aún no me había dado cuenta del gran error que había cometido, estaba parada en frente de un monstruo.


—No sé porque no hablas, pero parece ser que te falta algún tornillo, te llevaré y te interrogaré— Dije y estaba lista para disparar hasta que...


Empezó a crear clones de él mismo, el número de clones que creó fue al rededor de unos treinta clones.


—Así que puedes crear clones, un poder interesante, he peleado contra gente que tiene ese poder, será fácil— Dije al no darme cuenta de lo que estaba por suceder.


Di un salto hacia atrás para disparar a todos los clones, pero todos empezaron a correr en distintas direcciones mientras se dirigían hacía a mí.


«Tienen una gran velocidad, pero debo encontrar el cuerpo original y esto acabará».


De pronto, cada uno de esos clones empezaron a emitir un gas morado de sus cuerpos.


«¡Qué! ¡Tiene dos poderes! ¡¿Eso es siquiera posible?!», estaba realmente impresionada.


Sin darme cuenta que había una pared destrozada en mi espalda, me golpeé con ella y se me cayó una lata de pescado, miré de reojo mi apreciada comida caerse mientras el gas lo envolvía.


La lata estaba rota, por lo que puse ver el pescado fresco de dentro, pero al hacer contacto con el humo morado se empezó a pudrir.


«Estas jodiéndome... el hecho de que no halla personas, de que los puestos de comida estén podridos y del olor a repugnancia... es debido a esta persona», empecé a correr sin mirar hacia atrás.


En este mundo cada persona tiene un poder, se manifiesta a los cinco años, pero nunca se supo de una persona que tenga dos poderes.


«Creo que la información no estaba completa, solo se mencionó que era muy peligroso, pero no pensé que tanto, además ese poder de pudrir la carne nunca lo había visto, esto no será nada fácil».


Busqué en mi cinturón algo que me podría ser de ayuda.


«Mierda, no tenga nada para este tipo de situaciones, además hay treinta de esas cosas».


Varios de los clones empezaron a arrojarme rocas de un gran tamaño, por mi agilidad pude esquivar todas las rocas, pero no paraban de arrojarme rocas.


Decidí usar mi poder para escapar por el momento, me hice invisible.


«Es un poder inútil para pelear, pero para ataques sorpresas es de lo mejor, lo malo de este poder es que no anula el ruido que hago al correr, por lo que debo ser sigilosa desde ahora».


Como lo esperaba, los clones dejaron de seguirme.


—En momento como este me alegra tener el poder que tengo— Dije silenciosamente mientras recuperaba el aliento.


Miré la palma de mi mano y estaba temblando.


«Realmente casi muero, de no ser por la experiencia que tengo, hubiera muerto», pensaba muy nerviosamente, no paraba de mirar cada lado de la casa en la que estaba.


Decidí recargar mi rifle mientras pensaba un poco en mi pasado.


«Me acuerdo que me dieron el rango D, el más bajo de todos una vez me gradué, todos se burlaban por ser la única de la clase en tener ese rango, siempre pensé que nunca sería como la heroina que imaginaba ser; hasta que cierto día, me encontré con cierta persona y me propuso ser una cazarrecompensa, me dijo que no necesito tener el mejor poder del mundo para ser la mejor en esta profesión, solo debo entrenar y saber usar mi poder, ahora soy una rango A».


—Bien terminé de recargar y de ajustarme bien el cinturón— Dije con una sonrisa mientras alzaba el rifle.


Me levanté y me limpié el polvo que estaba en mi cabella y en toda mi ropa.


—Es hora de cazar— Una gran sonrisa se apoderó de mí.


Seguí usando mi poder y me acerqué a la zona en donde encontré por primera vez a ese hombre mutante.


«Ahora que sé tu poder estoy más preparada que antes, no me sorprenderás esta vez».


Al llegar al lugar, el hombre no estaba.


—¿Dónde habrá ido?— Me pregunté mientras miraba cada de esquina a esquina.


Me acerqué a la pared que había destrozado, aquella por la que le encontré por el ruido que hizo y me fijé en su interior.


Lo que había dentro de aquella pared era totalmente irracional, algo que un hombre de tal tamaño no tenía sentido que recolectara, dije recolectar porque había varios juguetes de todo tipo acumulados.


—¿Por qué está recolectando juguetes?— Me preguntaba.


Me acerqué y tomé un juguete, no vi nada especial, era un simple juguete, por lo que lo arrojé junto al resto de juguetes.


Al hacer eso nunca pensé que el hombre se pusiera a mi espalda sin que me de cuenta.


Me di la vuelta y en el instante que vi su brazo di un gran salto para luego disparar sin parar hacia su cabeza.


«¿En qué momento se puso a mi espalda?», estaba realmente agitada.


Esta vez, solo sacó un clon.


Ambos me siguieron y no pude reaccionar a la velocidad que tenían y me dieron un gran golpe.


Me mandaron a volar muy lejos que choqué contra la muralla de la ciudad.


Abrí los ojos lentamente y miré un cielo despejado.


«Mientras menos clones, más velocidad y fuerza...», pensé mientras me limpiaba la sangre que salía de mi boca.


Al mirar mi al rededor pude observar otra pared destrozada con más juguetes.


—Así que tiene juguetes por toda la ciudad supongo— Dije algo enojada.


«Mi poder dejó de activarse por haberme asustado al verlo en mi espalda, no controlé bien mi poder en ese instante y me hice visible para sus ojos, me alteré por nada, él había ido por el ruido que hice al tirar el juguete no porque me halla visto».


Activé mi poder nuevamente y comencé a caminar hasta llegar hacia él.


«Las balas no le hicieron nada a pesar de que le disparé en su cabeza, su cuerpo es muy duro, es la primera... ¿persona?, ni siquiera sé si esa cosa es humana, pero ha sido la única vez en mi vida que estuve cerca de la muerte».


Miré mi cinturón y estaba roto, todos mis artefactos estaban destrozados.


«Genial... y ahora... ¿cómo derroto a esa cosa?».


Caminé por unos minutos y lo encontré sentado mientras estaba comiendo... huesos.


«Ahora sé que pasó con los huesos de las personas, ya que su poder solo descompone carne, no huesos».


Me le acerqué muy lentamente por su espalda y saqué el cuchillo de obsidiana que tenía en mi pantalón, hice un movimiento rápido para cortar su cuello desde atrás, pero... el cuchillo se rompió.


«Debes de estar bromando... ni siquiera el cuchillo lo puede atravesar su piel...», pensaba mientras esa cosa se puso de pie y me logró ver.


—Mierda, otra vez se desactivo mi poder— Dije y corrí.


Nuevamente empezó a clonarse y me buscó, pareciera ser que esta vez no me dejaría ir.


Esta vez empezó a rodearme y emitió el gas morado con todos sus clones.


Pero fue una gran oportunidad, al ser más clones, era más débil, por lo que disparé a los que tenía en frente y como era de esperarse, murieron en un instante al apuntarles a la cabeza.


«¡Toma eso!».


Me di la vuelta y maté a los que pude, aunque el gas ya había sido liberado, corrí con todas mis fuerzas nuevamente.


Mientras que algunos soltaban el gas morado, otros empezaron a arrojarme rocas de gran tamaño, decidí no huir.


«Es mi oportunidad, al ser más clones es más débil, ¡debo matarlo ahora!».


Estaba totalmente segura que no lo podía capturar y mucho menos sin mis artefactos de mi cinturón.


Empecé a matar a todos los clones dando volteretas y gritando con toda la ira que tenía guardada, a su vez también tenía adrenalina guardada.


Las rocas empezaron a darme, aunque también las destruía con las balas, pero igualmente me daban en mis hombros o piernas.


Mi ropa empezó a romperse cada vez más, hasta que solo quedaron unos diez.


Se juntaron en uno solo, adelante estaba el original y a mi detrás había una gran cantidad del humo morado.


Me saqué los pendientes de mis orejas, que son bombas, de las más destructivas que se pudieron haber creado.


Guardé mi rifle en mi espalda y con mi puño le rompí los dientes, debido a que había matado a varios clones, ahora su resistencia era menos.


Dejé ambas bombas en su boca y me impulsé pisando su gran pecho hacia atrás.


Finalmente, todo su cuerpo salió volando, me bañe en sangre aquel día, literalmente.


—Fuiste realmente duro...— Dije muy agitada.


Se había tragado las bombas, por lo que su cuerpo explotó, su cabeza estaba intacta, por lo que la recogí.


Decidí dormir en la casa en la que comí mi comida enlatada, solo que esta vez no iba a cenar, porque no tenía nada, aquel enfrentamiento me dejo sin nada.


«A duras penas mi rifle sigue intacto, menos mal que la cabeza está intacta».


Dormí muy plácidamente esa noche, el miedo finalmente había parado.


Al día siguiente, la tormenta de arena había pasado y busque mi moto, el GPS se había roto, por lo que, busque con mis propias manos por todo el lugar.


Al encontrar la moto la limpié de toda la arena y guardé la manta de invisibilidad, antes de irme dejé mi firma en la pared de la ciudad, una R en medio de un círculo.


Amarré la cabeza a la moto muy firmemente y me dirigí hacia la base, que a su vez es una empresa.


«Finalmente terminé esta misión, ahora quiero saber, que era a lo que me enfrenté».


Pase dos días en el desierto hasta llegar a la base, corrí por toda la base hasta encontrar a Fer.


—¡Ahí estas!— Le grité al verle.


—Tranquila, dime Mika, ¿qué pasó con la misión?— Me preguntó.


—Mi celular se rompió junto a todos mis artefactos— Le dije.


—Ya veo... «su ropa esta toda destrozada, además parece ser que no se ha dado cuenta pero tiene una gran cicatriz debajo de su ojo izquierdo»— Dijo.


Le expliqué todo lo que había sucedido y empezó la investigación de la cabeza, luego del pago del cliente obviamente.


Pasaron algunos días y fui a ver a Fer.


—¿Descubriste algo?— Le pregunté.


—Vaya, esa bendita debajo de tu ojo izquierdo te queda bien— Me dijo.


—Hehe, gracias— Le dije.


—Bueno, prepárate para lo que vas a escuchar— Me dijo muy seriamente.


Me senté y me explicó sobre cierto experimento que se hizo hace algunos años, tanto con niños como con adolescentes.


Se llevaban a los niños y a los adolescentes después de matar a sus padres, querían crear a un rango S perfecto, hubieron entre ellos algunos errores, que no podían morir, por lo que los soltaron en lugares bien lejanos.


Al que mate era uno de ellos, maté a un niño.


—Así que por eso acumulaba juguetes...— Dije melancólicamente.


—Se quiso crear a un heroe, pero fue un desastre ese experimento que fue cancelado, aunque escuché rumores que cinco personas fueron exitosamente convertidos en rangos S, aunque no se conoce su paradero— Dijo Fer.


—Al igual que otros rangos S, deben alejarse de las personas, porque no todos pueden estar en frente de uno sin perder el conocimiento— Dije.


Después de eso me fui a mi habitación, me deje caer en mi cama.


«Así que incluso se realizaban experimentos así... me siento mal...», pensé muy resentida.


—¡Disculpe señorita!— Dijo un secretario de la empresa al abrir la puerta de mi habitación.


—¡Hey! !¿Qué pensabas hacer si me mirabas desnuda?!— Le grité.


—Discúlpeme, pero a llegado una nueva misión, especialmente para usted— Me dijo.


—¿Cuál?— Pregunte curiosamente.


—Matar sin excepción alguna a un villano, se llama Jhon, está siendo una amenaza para la sociedad del mundo, él... él... realmente está loco de la cabeza— Dijo muy preocupado.


—Creo que escuché de él en las noticias, así que realmente es un peligro— Dije muy intrigada.


—No solo eso, varios cazarrecompensas de otras empresas están yendo tras él, debemos ser los primeros— Dijo.


Me alisté y salí corriendo, agarré la moto y partí.


En la entrada de la base estaba Fer.


—Has matado a un monstruo, esto no debería ser complicado, espero que lo mates sin dudar, Mika— Me dijo con una sonrisa.


—Sí, después de todo yo soy... una ¡cazarecompensas!— Partí hacia el objetivo.


—Nuevamente se olvidó la "r"...

Nov. 24, 2019, 11:54 p.m. 0 Report Embed 3
The End

Meet the author

ZPT Soy un escritor que escribe cosa que le vienen a la mente y que no cae en lo cliché, o eso quiero pensar; no me gustan los agujeros de guión y me gusta que la gente diga su opinión de mis obras creadas, ya sean negativas o positivas, siempre se puede mejorar.

Comment something

Post!
No comments yet. Be the first to say something!
~