Los Marines- Un nuevo mundo Follow story

luxleo99 Luis del Castillo

Un día más en la comunidad, parece que nos ubicamos en un mundo muy distinto al que conocemos. La humanidad no está en la superficie terrestre, el ¿porqué? no lo sabemos aun. ¿Estamos a salvo en las profundidades del océano? De momento si. Todas son dudas, inseguridades. Pero lo que esta claro que hay que ser activo y no quedarse en el molde, hay que investigar, experimentar, explorar y sobre todo LUCHAR!!


Science Fiction Not for children under 13.

#sobmarino #oceano #ocean #monster #monstruo #mutante #marine #sea #luchas #fight #accion #humans #human #32818 #332 #381 #action #animal #profundidad #submarino #profundidades #océano #monstruos #mutantes #marines #mar #lucha #humanos #humanidad #fantasía #cienciaficción #aventura #animales #acción
2
980 VIEWS
In progress - New chapter Every Saturday
reading time
AA Share

Capítulo 1: Aguas inquietas

Un joven de 17 años y un señor se preparaban para la cacería, esta vez no se escaparía la gigantesca dorada, un pez del tamaño de dos metros de largo, y a una distancia larga.

—¡Vamos "yogurín"! ¡Pon las piedras de red a los extremos del suelo y formando un cuadrado, tú ya lo sabes!

—De acuerdo... ¿pero aun teniendo mi edad me sigues llamando así?

Uno podría pensar que estos cazadores están en la orilla del mar o en un bote perdido a flote, pero no. En realidad todos los acontecimientos suceden dentro del océano, justamente en las profundidades donde no llega la luz del sol, sólo unas pequeñas bolas de luz blanquecinas para iluminar algo.

—¡Yo lo atraeré a la trampa y tú la activas!— dijo el señor Albert a su alumno. Albert era un hombre corpulento y de gran mostacho; éste se acomodó las aletas de buceo de sus pies. Su traje de buceo al igual que el de todos los de la "C.C" (comunidad de cazadores) era ligero para él, disponía de un casco, ropa algo ajustada, unas aletas de pies y dos bombonas para oxígeno en la espalda conectada a su casco. Y se dirigió hacia el animal.

—Es el momento— se dijo el joven, puso las piedras eléctricas formando un cuadrado en el suelo y a continuación esperó a la acción del maestro, su respiración se aceleraba, pero se retuvo que relajar porque sino iba a consumir mucho oxígeno de la bombona. Estaban a poca distancia de la nave submarina que era pequeña. Ese pez no era de los típicos que solo tragaban peces pequeños o plánctones, sino también podía atacar a humanos incluso mutantes, debido a sus grandes dientes filudos y agresividad. Así que no era de extrañar que nuestro joven estaba temiendo por su vida, ¡Eso si en caso saldría mal el plan!

El gran pez se encontraba completamente inmóvil, apenas movía las aletas y dando la espalda a Albert que se dirigía hacia el. Albert era un experto para una captura de tales magnitudes, pero esta vez no se encontraba tan cómodo, quizás porque sabía que esas aguas estarán demasiado tranquilas.

El hombre sacó lentamente un pequeño plástico enrollado de su bolsillo. La desplegó, se convirtió en un tubo largo de plástico.

Jefferson el aprendiz estaba contemplando la trampa como pidiendo que todo saliera bien.

En ese momento, se le desvió ligeramente la mirada hacia la parte del horizonte, y además de ver esas pequeñas bolas de luz artificiales llamadas "Taldons" que ahora iluminaban mucho más, diviso una mancha negra. Él se limpió con la mano la parte de la visión del casco para saber si estaba sucio. ¡No era el casco! Esa mancha negra se acercaba cada vez más e incrementaba de tamaño. <Seguro es un gran grupo de sardinas> pensó. Pero en esas aguas no era habitual encontrarlas, achinó la vista y ajustó la visión, girando un rodillo del casco para hacer algo de zoom. ¡No se podía creer lo que veía! ¡No eran peces!

Albert estaba a una óptima distancia del pez, pero no podía llamar su atención ahora, sería demasiado peligroso.

—¡Albert! ¡Maestro Albert!— gritó el chico nadando a toda prisa hacia el hombre. Los cascos tenían un sensor de distancia respecto a la voz, así que le oyó a una distancia real; cada vez que se acercaba el chico lo oía más, pero además de eso, al haber movimiento por sus acciones afectaba a la paz del agua.

—¡Chico! ¡Vuelve atrás! ¡No...!— Albert giró la cabeza y vio lo que el joven señalaba. Demasiado tarde, tras el último aviso del maestro, el gran pez giró repentinamente hacia ellos amenazante.

—Estamos muertos—Susurró Albert mirando hacia ambos lados.

Ahora se veía mucho mejor lo que se dirigía a esa zona. Una gran masa de criaturas llamadas coloquialmente mutantes. Estos tenían forma de humanos pero la cara de forma de piraña, y las extremidades unas aletas verdes. No eran agradables de ver.

—¡Huye chico! ¡Ve hacia la nave y vuelve a la base! ¡Yo me encargo!— mientras decía esto, la dorada iba disparada hacia Albert.

El joven empezó a nadar desesperado hacia la nave, pero algo le detenía. Era la sensación de que debía de ayudar a su maestro, aunque este era un experto. <¡¡AAAHHH!!> oyó un grito en su casco, volvió la vista rápido hacia atrás. La dorada agarró al hombre mordiéndolo de cuerpo completo y lo sacudía alrededor de unas grandes rocas donde antes estaban. <¡¡MAESTROOO!!>. No podía quedarse más tiempo allí, ya veía a los mutantes que rodeaban la zona. Retomó como pudo el nado, mientras escuchaba los últimos gritos de su mentor por el casco. Las lágrimas empezaron a brotar en los ojos de Jefferson.

Entró a la nave por la trampilla de emergencia. La membrana que tenía la trampilla al pasar aplacó el agua, así que Jefferson podía estar como en tierra firme. Corría torpemente por culpa de las aletas puestas, así que iba por el pasillo para llegar a los comandos de la nave.

-¡Mierda MIERDAA! ¡¿CUÁL ERA?!—Estaba tan asustado y triste que no se acordaba de la contraseña para activar el submarino.

<¡¡PLACK!! ¡¡PAM!!>— Un mutante pegaba cabezazos a los cristales delanteros. Y por detrás otro <¡¡TAM!! ¡¡CLAM!!>

—Nau...to..Nau...ti...¡claro!—Tecleó la palabra de <Nautilus> y las letras <GNd>. El motor se activó, y se encendieron las luces por fuera y por dentro. Las luces de fuera llamaban mucho la atención, así que más criaturas de ese tipo golpeaban el sumergible. Jefferson arrancó la nave y activó los estabilizadores de presión.

La nave empezó a moverse hacia adelante y a tambalearse por las criaturas. Avanzaba a velocidad normal y luego aceleró, pero los mutantes la perseguían y embestían. La carga del turbo estaba por llenarse, era la manera de librarse de ellos.

En la parte trasera del sumergible se oyó un gran <¡BOOOM!> El agua empezó a filtrarse por las paredes de metal. Ya la barra estaba llena, Jefferson deslizó la palanca. La visión a través de la gran ventana de enfrente se deformó, y a los pocos segundos se veía una gran bola plantada en el suelo donde en sus extremos habían muchos submarinos de distinto tamaño. Era la base "Beta" de los miembros de la "Comunidad de Cacería". Ya no se escuchaba los golpes de los mutantes.

La nave por los golpes y la filtración de agua no pudo aterrizar correctamente y se estrepitó contra la arena de una zona de cultivo.

Jefferson salió del submarino, y al segundo se desmoronó. Dos buzos que eran agentes fueron a su encuentro.

—¡¡Lo siento...!! ¡¡Fue mi culpa!!— Estaba desconsolado parcia un niño pequeño.

—Cálmate "Aldete" —le llamaban a los de segundo rango— ¿Dónde esta Albert?—Preguntó un agente.

—¡¡MURIOO!! ¡POR MI CULPA!! ¡LA DORADA...LOS MALDITOS LOS MUTANTES!!

—Vamos adentro y explícanoslo todo.- Dijo el otro agente.

Ambos agentes estaban preocupados por la mención de los mutantes pero no se lo expresaron al chico.

Era de mañana, no hubo captura ni victoria. Hubo desconsuelo por parte de un alumno que llevaba más de ocho años con un maestro que ahora no haría presencia.

Fin del capitulo 1. Puedes comentar que te pareció la historia y poner un: <#porsiempremaestro> :'C

Oct. 19, 2019, 7:17 p.m. 4 Report Embed 2
Read next chapter Capítulo 2: El legado del diario

Comment something

Post!
Facundo A Facundo A
Me gustó bastante la idea en general, que no hayas dado mucho detalle del porqué están subsistiendo en el fondo del mar intriga con preguntas como: ¿Acaso los exiliaron de las superficies? ¿Habrá explotado todo arriba por alguna situación en especial? ¿Acaso es Atlantis, su gente y como se manejan en un futuro apocalíptico? Así que te felicito, espero que puedas desarrollarte y explayarte de una manera mas amplia a futuro. Te invito a que leas algo de mi material.
Nov. 8, 2019, 2:56 p.m.

Mauricio Jofré Mauricio Jofré
Creo que la historia tiene bastante potencial, es interesante la idea de un mundo post-apocaliptico submarino; me recuerda a Blue Submarine no. 6. Si la trabajas bien podría llegar a ser algo como Metro 2033 pero bajo el agua aunque eso si, un par de recomendaciones; intenta dar un poco mas de énfasis en las descripciones; tomate tu tiempo, sobre todo para el World Building que no tiene que ser descuidado y procura que además las descripciones no sean tan "técnicas" y logren transmitir sensaciones (olores, formas, texturas, colores, sensaciones corporales, etc). En general creo que me agrada bastante y creo que va por buen camino, así que espero que sigas actualizando, saludos!
Oct. 20, 2019, 7:56 p.m.

  • Luis del Castillo Luis del Castillo
    Muchísimas gracias por las recomendaciones, las aplicaré. Saludos! Oct. 21, 2019, 6:28 a.m.
~

Are you enjoying the reading?

Hey! There are still 2 chapters left on this story.
To continue reading, please sign up or log in. For free!