La vida tranquila que deseo Follow story

haise-lit1569969696 Haise Lit

La búsqueda de la paz nunca fue fácil, un multiverso, varias versiones alternativas de un mismo chico, ¿logrará la tranquilidad deseada?


Teen Fiction Not for children under 13. © Daniel Palma Soto

#adolescente #301 #drama
7
1.7k VIEWS
In progress - New chapter Every Monday
reading time
AA Share

Tierra Punto X114

Era una mañana tranquila, mi nombre es Santiago y como muchas otras personas mi vida es bastante alterada, por las personas que me rodean, y la sociedad en la que vivo.

Pronto entraría a la preparatoria, a muchas personas de mi edad les emociona el hecho de entrar y hacer muchos "Amigos", casi siempre para mí solían ser compañeros de clase y solo eso, pues al terminar la prepa cada uno iría por caminos distintos y esa gran amistad se iría a la mierda, yo solía ser amable pero en estos momentos de mi vida no me apetecía serlo.

Para mí buena suerte era temporada de lluvias, lo cual me encantaba, pues ir camino a la escuela mientras llueve era algo tan placentero, tan tranquilo lo cual apagaba las llamas de mi corazón y me dejaba en un mar tan relajado.


Aunque me era muy tedioso levantarme de la cama tan temprano, para arreglarme y preparar mi desayuno.

No sentía preocupación alguna por el primer día, no me interesaba hacer amigos o crear un círculo social apenas iniciar la escuela.

Me arregle y prepare rápidamente mi desayuno para irme, tome mi mochila y salí de casa gritando: ¡Madre, padre! ¡Ya me voy!.

Una vez fuera de mi casa pude sentir el glorioso y tan hermoso olor del preticor, empezaba bien el día pues de camino a la escuela ya estaba tranquilo.


Normalmente no tardaría tanto en llegar a la escuela, pero con esta maravillosa sensación no pude evitar caminar más lento y disfrutar del aroma que el preticor desprendía a cada paso. Una vez llegado a la escuela pude notar a todos los alumnos concentrados en un mismo punto. Así que me acerqué, al parecer estaban a punto de decir los nombres de las personas que conformarían el primer grupo.


Tardó algunos minutos y mi mundo se fue a otro universo, hasta que pude escuchar mi nombre en el altavoz de la escuela. "Palma thome Santiago al grupo 1-B" Ya dentro del salón no tardaron menos de una hora para formarse los grupos de amigos, algunos pareciese ya se conocían, yo estaba en un lugar bastante cómodo la segunda fila de la izquierda una silla detrás de la primera.

Normalmente la gente irresponsable o torpe se sentaba al fondo, los que eran cumplidos en la parte media y hasta adelante los más perspicaces.

Suelen molestar a los más preparados pues pueden ser de ayuda para los más inútiles, pero para mí era inaceptable una interrupción, pues me concentraba mucho en lo que hacía, y una persona la cual se esfuerza en lo más mínimo me parecía patético y repugnante.

La única forma era que todo el salón creyera que soy el raro del grupo, y siendo sinceros eso me ha funcionado en ciertos momentos, al no hablar con nadie obtienes una gran paz y serenidad en tu interior, que es algo casi imposible de conseguir en una escuela.

Tenía un gran problema, solía ser muy amable con las chicas y no por qué el simple hecho de ser mujeres, más bien se debe a la inocencia que tienen, además que la gran mayoría son amables. Solía sentirme atraído por casi cualquier chica que me tratará bien, pero el amor no es cosa de una sola persona sino más bien las dos partes deben estar de acuerdo en eso.


- Hola Dijo una chica detrás mío mientras me tocó el hombro. Volteé para devolver el saludo y poder luego pensar en mis mierdas. Di un suspiro corto y dije:


- Hola, buen día. Seguido de eso comencé a dirigir mi mirada al frente, la chica un poco apresurada me dijo:


- Soy Denisse, mucho gustó.


Parece ser que no podré estar tranquilo, sonreí un poco y conteste:


- Santiago, encantado Antes de que pudiera voltear me dijo:


- Tampoco conoces a nadie, ¿Cierto?


No sabía cómo explicar el hecho de no querer conversar con nadie, ni tener algún tipo de amistad, no podía decirle que me parecía una pérdida de tiempo. - Yo tampoco conozco a muchas personas, eres al primero que le habló en toda la mañana. - También eres la primera persona con la cual he tenido una conversación (Dije mientras pude notar un poco de felicidad en su rostro)

- Qué te parece si nos hacemos amigos, ¿te agrada? Realmente no entiendo por qué me encuentro en este tipo de situaciones, no quería ser grosero rechazando su amistad, pero mientras más personas a mi alrededor mucho más pesado se vuelve tu día a día.

- ¿Santiago?

- Oh si, disculpa, me quedé pensando

- ¿Y que dices?


Creo que puedo permitirme un pequeño grupo de amigos

- Si me encantaría, seamos amigos. (Respondí rápidamente)

- Perfecto, oh mierda, ya va a empezar la clase será mejor que pongamos atención.

- Claro

El maldito amor



Pasaron unos días y Denisse y yo nos conocimos más, realmente empezaba a agradarme pasar tiempo con ella y era algo que odiaba a muerte.

Cómo demonios se supone que podría dormir tranquilo si no puedo sacar a esa chica de mi vida.

No entendía del todo el amor, debe ser por nuca antes haber tenido una relación formal y estable, supongo que me agradaba pensar en alguien que quisiera una vida tan tranquila como la mía, y eso no se podía tener al lado de Denisse.

Ella era bastante alegre, todo el tiempo quería estar hablando o simplemente paseándose por ahí, no era que yo no pudiera hacer eso, solo que no soporto a mucha gente junta, solía darme pánico estar entre tantas personas.

Denisse quiso salir a dar una vuelta por el parque, me agradaba bastante aquel sitio, en vacaciones suelo ir antes de que salga el sol y cuando se oculta, pues esa era una de tantas cosas que me hacían sentir bien conmigo mismo.

Tal Vez tuve que venir más tarde, o no tan temprano, espero que no se demore mucho más, la impuntualidad me parecía algo inaceptable.

Una chica se acercó y me dijo:


- ¿Esperas a alguien?


No entendía por qué interrumpir a alguien que está solo, aunque si esperaba a alguien no tenía por qué responder a esta desconocida. Pero me atreví a decirle:

- No, realmente me gustaría seguir solo.

- ¿Y eso a qué se debe?

Comencé a caminar, con el objetivo de dejar aquel chica. No me sentía muy bien con lo que hice, pues no solía ser tan grosero.

Me topé con alguien que caminaba a mi, era Denisse, pensé que nunca llegaría.

Me sonrió y dijo:


- Hola, veo que ya te ibas.


- De hecho no, estaba escapando de una tipa que me habló hace un momento.


- ¿Y qué es lo que quería?


- Realmente no tengo una idea, pero eso no importa.


- ¿Y por qué escapaste de ella?


- Simplemente no me interesaba hablar con ella, o conocerla, estoy mejor solo y lo sabes.


- ¿Y por qué aceptaste ir por un helado conmigo?

Tiene razón, tal vez no debí salir de mi burbuja, arriesgue mi poca tranquilidad que tanto me ah costado y solo por el hecho de no ser grosero con una compañera de la escuela. Denisse suspiró y se encogió de hombros, tomó mi mano y comenzó a caminar por donde había venido.


- ¿Qué demonios haces?


- Irás a disculparte con aquella chica y la invitaremos a ir con nosotros.


Pero...no entendía la razón por la cual ella quería que fuese a disculparme con aquella chica que interrumpió mi estado de serenidad.

- ¿Por qué debería disculparme?


- No lo sé, Santiago por favor, no te cuesta nada.


Parece que no tenía otra opción, así que no me quedó más que ir a disculparme con esa tipa, creo que comenzaba a caerme mal.

Llegamos a dónde había estado esperando un buen rato, Denisse dijo:

- Y dónde está la chica, ¿cómo era? Oh mierda, olvidé fijarme en eso, más bien no me interesó cómo se viese, no tenía intenciones de conocerla o conversar.

Sin saber que responder a Denisse dije: - La verdad es que no me fijé en eso, supongo que no importa.

- Cómo puedes no fijarte a tu alrededor.


- Perdón, podemos ir por el helado, ¿por favor?

Antes de que Denisse pudiese decir una palabra, alguien atrás mio dijo:


- Así que estabas esperando a alguien después de todo, los dejo solos. Entonces Denisse decidió hablar antes que pudiera agradecer tal gesto de la chica.


- No, puedes acompañarnos si eso deseas, me llamo Denisse, un placer.


- No debería, me llamo alexa. Por alguna razón, comenzaba a agradarme ella.




Continuará

Oct. 1, 2019, 11:08 p.m. 0 Report Embed 3
Read next chapter Tierra Punto Z316

Comment something

Post!
No comments yet. Be the first to say something!
~

Are you enjoying the reading?

Hey! There are still 6 chapters left on this story.
To continue reading, please sign up or log in. For free!