Reflexión “Elementos para avanzar” Follow story

soyarth AR TH

¿Cuál es nuestro mayor obstáculo para fluir en la vida? Adéntrate en esta importante reflexión.


Inspirational For over 18 only. © Todos los derechos reservados

#frustración #enojo #avanzar #oportunidad #vida #conducir #reflexión
1
1.0k VIEWS
Completed
reading time
AA Share

Reflexión “Elementos para avanzar”

Una mujer salió de su casa para dirigirse a una entrevista de trabajo, era la mayor y extraordinaria oportunidad que tenía en años para tener un mejor empleo que el actual, pidió ayuda a sus más cercanos para tener todo lo que ella creía necesitar para obtener éxito, su hermano le prestó su veloz camioneta para que llegara rápido y diera buena impresión, su amiga le compró un hermoso y elegante traje para que ella luciera con personalidad, su prima le dio unos zapatos limpios y bonitos para que reflejara pulcritud, su madre le dio una oración y le dijo que la rezara con mucha fe para que le vaya bien, así que la rezó; en general, las personas que la aman le dieron todo lo que podían para que aprovechara al máximo esa oportunidad y se quedara con el puesto laboral.

Ella salió muy temprano para llegar antes que todas las demás aspirantes, tomó la camioneta, era muy cómoda, agradable; nada podía salir mal hasta que tuvo que tomar una decisión en el camino… era un agobiante tráfico y aunque sabía que con esa camioneta de cualquier forma podría llegar a tiempo con sólo tener paciencia, ella quiso sentir más poder, se le ocurrió dar un giro inesperado para aventajar sobre los demás coches de su alrededor y así no tener que esperar; fue un acto impulsivo motivado por la arrogancia y el total egoísmo, pues no pensó que su giro era prohibido, inevitablemente entorpeció el tráfico vial, antes avanzaba lento, pero ahora era simplemente imposible avanzar, a menos que ella corrigiera su error, pero se negó a hacerlo, seguía aferrada a pasar en la forma en que quería, muchos conductores comenzaron a gritarle, otros a ofenderla, otros incluso a suplicarle que reflexionara, pues se estaba retrasando a sí misma y retrasando a los demás, con sólo esa decisión imprudente comenzó a generarse una atmósfera de estrés, negatividad y desesperación; mientras más le decían que dejara de hacerlo, ella más se aferraba a seguir ahí porque no quería seguir las ordenes de otros conductores, sentía que si corregía su error, sería como darles la razón y eso jamás, por ningún motivo quería doblegarse, pues su soberbia era grande.

Les gritó a los conductores para que ellos se movieran, preferible que ellos cedieran a su capricho a que ella corrigiera su error, los conductores más sensatos, humildes y pacientes, tomaron otro camino factible para llegar a su destino y así evitar formar parte de la atmósfera de negatividad que se estaba fomentando por los defectos de esta mujer, pues detectaron que ante una persona como ella, más tiempo se tardarían intentando convencerla de que reflexionara, que tomar el camino más largo, pues además de quedarse estancados, también se enfrentarían a la tentación de ser como ella, egoísta, soberbia e imprudente y ante algo así, sólo más caos se podría generar, ya que cometerían el mismo error que la mujer y seguirían en el mismo horrible circulo vicioso, perjudicial para ellos como para los demás y al final ninguno podría avanzar, pues poco tardarían en llegar los pleitos para los cuales más de una persona se deben prestar, así que prefirieron alejarse ordenadamente, los otros conductores no quisieron darle gusto a la mujer y se quedaron ahí, los que intentaban ser prudentes terminaron por perder la mesura, otros tantos comenzaron a ofenderla, la negatividad seguía creciendo, se hizo una carambola con más carros que llegaron acostumbrados a pasar por ahí, todos terminaron comportándose como la mujer que tanto estaban aborreciendo, pues soberbia con soberbia, imprudencia con imprudencia, egoísmo con egoísmo, simplemente no se llevan, llegó el punto en que nadie ahí podía moverse si ella no lo hacía. Pasó más tiempo, la llenaron de maldiciones, se generó una fuerte contaminación auditiva porque los cláxones sonaban sin cesar con desesperación, un joven se quiso bajar de su auto para llegar a ella y golpearla, un hombre se lo impidió, pues sugería que mejor una mujer lo hiciera, otro hombre se enojó porque sí quería que el joven la golpeara, los hombres por esas diferencias comenzaron a abofetearse. Llegó un policía de tránsito, se acercó a la mujer y este no le pidió rectificara, sino que inmediatamente la multó y la obligó a que deshiciera todo el embrollo, fue así como esta mujer, totalmente ofuscada, hizo lo que debía hacer para evitar la proliferación de caos para ella misma y su entorno, movió la camioneta hacia donde debería haberlo hecho desde un principio, lo cual permitió el libre tránsito de los autos. La mujer, al ser obligada a corregir su falta, también pudo avanzar, continuó por fin su camino, pero…con una multa por pagar y con tres horas de retraso para su cita de trabajo, llamó a quien la entrevistaría, pero no le quiso contestar, la secretaria le transmitió el mensaje a la mujer de que el puesto laboral al que aspiraba, ya estaba ocupado por alguien que llegó puntual a su entrevista, que su tiempo de atención había acabado desde hace horas y que nunca más le daría otra cita, por lo que esa oportunidad de tener un mejor trabajo se le había esfumado. Fue hasta eso momento cuando ella comprendió la magnitud de las consecuencias de su error. Se enojó, aborreció y culpó a DIOS por su fracaso, contó todo a las personas que la apoyaron para que tuviera una buena entrevista de trabajo, se ensañó con su madre y le dijo que de nada servía rezar, que le había ido pésimo y hasta una multa tenía que pagar. El hermano de esta mujer la interrumpió y le hizo ver que seguía cometiendo errores, ya que únicamente pensaba en ella y en su supuesta desgracia, sin analizar que ella fue quien la provocó.

—Cometiste varias fallas, arrogancia por creer que podías pasar por encima de los demás conductores, soberbia por aferrarte a transitar forzosamente por donde estaba prohibido, no querer reconocer que habías cometido un error y negarte a escuchar a los de tu alrededor que pedían los dejaras pasar, negligencia al no analizar previamente si el movimiento que hiciste con la camioneta era correcto, egoísta al importarte poco que con tu acción estuvieras quitando tiempo valioso a otras personas, así que el único ser responsable de lo que te ocurrió eres tú misma, ¿cómo esperas resultados positivos si tus actitudes son negativas? ¿cuántas veces te pidieron razonaras y cuántas te negaste? de haber sido una persona humilde, razonable y empática, nada de eso te habría ocurrido, por querer ser la primera en pasar, fuiste la última en llegar, pues tu proceder fue reprobable, así que no culpes a DIOS del comportamiento que tú decidiste tener, la oración a DIOS es muy buena, pero debe ir fusionada con tu actitud y proceder ante la vida, una firme voluntad de seguir sus mandamientos, pues en todo caso, quien fallo fuiste tú, no Él — dijo su hermano en forma analítica.

La hermana hasta ese momento razonó todo lo que había hecho.

¿Cuántas veces te ha pasado esto? ¿cuántas ocasiones te han dado todas las herramientas para que progreses, para que aproveches las oportunidades buenas al máximo y cuántas veces los defectos como la soberbia y el egoísmo te han frustrado el camino?

Somos tentados muchas ocasiones a dejar ir oportunidades valiosas en la vida debido a nuestras negativas actitudes, de nada sirve que los demás nos den todo lo necesario para aprovecharlas si nosotros mismos nos negamos a estar dispuestos a hacerlo de forma adecuada y positiva. A esta mujer de nada le valió tener camioneta, traje, zapatos, porque todo eso eran sólo adornos de lo elemental, la actitud con la que se vive; ni siquiera le valió haber orado debido a las acciones que neciamente se empeñó en emprender y así ocurre en la vida, constantes veces los defectos como la soberbia, arrogancia, egoísmo y negligencia provocan que nosotros mismos seamos el obstáculo de nuestro progreso y ante un ambiente social, podemos ser piedra de tropiezo para otros, convirtiéndonos en generador de males cuando podríamos ser todo lo contrario y es que ocurre muchas veces esto, hay quienes no avanzan y son obstáculo para otros impidiéndoles avanzar o quitándoles tiempo, así que en algunas ocasiones existe gente que opta inteligentemente por alejarse de personas conflictivas, las cuales son las que sufren mayores males a consecuencia lógica y natural de sus malos y desagradables actos. Y… ¿cuántas veces nos hemos comportado como los conductores que, quejándose de personas conflictivas, terminamos comportándonos como ellas? por eso enfócate y empéñate en tener lo más importante ante una oportunidad, prudencia, sensatez, humildad y paciencia, que nadie arrebate tu paz.

Sept. 11, 2019, 1:14 a.m. 0 Report Embed 1
The End

Meet the author

AR TH Hola, soy ARTH, una aprendiz de escritor, comprometida en brindarte historias entretenidas y constructivas con un objetivo firme, lograr que la satisfacción de leer se extienda aún después de haber terminado la lectura, pues veo a mis lectores como lo que son, seres humanos valiosos que merecen literatura capaz de ofrecerles bienestar continuo. Aprecio mucho el tiempo que inviertes en leer mis líneas, por lo que trabajo constantemente para que cuando leas mi trabajo, nunca sea en vano.

Comment something

Post!
No comments yet. Be the first to say something!
~