En la Oscuridad No Hay Soledad Follow story

jorgevalles Jorge Arturo

Un hombre llamado Corentín, despierta en una celda, no había ninguna luz más que la luz de la luna dentro de su celda. Corentín se halla en un edificio que parecer todo un mundo de oscuridad. No hay ninguna fuente de luz en el edificio. Corentín, no recuerda nada de lo ocurrido, no recuerda quien es, desde cuando está allí, donde está y porque está ahí. Este es una obra de misterio, terror y algo psicológico. Hundete en los abismos de este edificio, descubre junto con Corentín lo que ocurre en este extraño edificio...


Horror Monster literature For over 18 only.
1
976 VIEWS
In progress
reading time
AA Share

El Hombre que Todo lo Olvido

¿Mi nombre? Lo he olvidado, es impresionante como está abominable oscuridad, y lo que alberga dentro de esta te causa. Creo que mi nombre es Corentín, o al menos eso decía el gafete que llevaba en mi uniforme el cual llevo puesto desde que desperté en este lugar. ¿Mi vida...? Realmente, mi vida la he vivido aquí, quizás haya vivido desde antes de recordar, quizás no. Quizás apenas nací, quizás apenas morí. Yo realmente no sé quién soy, que soy, ni que hago en un mundo tan... horrible.

Cuando desperté, estaba en una litera, yo estaba debajo de la litera. Desperté en un cuarto oscuro con una puerta de metal cerrada frente a mí. La única fuente de luz, de este cuarto, provenía de afuera, después salí de mi escondite y vi que la luz entraba por una ventana con barrotes. La luz me logró mostrar que había una nota en las manos de uno de los hombres que se yacían muertos en el suelo. Esta nota tenía una advertencia, la cual decía que no debía salir del cuarto, sus palabras exactas fueron: "NO SALGAS", al parecer estos hombres habían abierto la puerta y alguien entró y los mató. Estos hombres tenían puñaladas en el cuello y en la cabeza, de hecho, se formó un charco de sangre alrededor de su cabeza. En fin, cuando me fijé por la ventana de la puerta de hierro, vique está no era la única celda, al parecer había muchas más.

Mientras veía si no era el único vivo, vi que de repente un hombre se fijó por la ventanilla de su puerta de hierro y me empezó a hablar.
- ¡Psst! ¡Hey tú! - Exclamaba mientras susurraba. Podía notar que al igual que yo, tenía miedo.
- ¿Yo?
- Sí, tú. ¿Ves algo o a alguien?
- No..., no hay nadie más que tú y yo.
- Okey..., ¿tú también encontraste una nota junto a los cuerpos de tus compañeros?
- Si..., ¿Sabes qué pasó con ellos?
- Realmente no lo sé, ni me importa, no sé ni quienes eran.
- ¿Espera tu tampoco recuerdas qué pasó?
- No, no importa yo quiero salir de aquí ¿Crees que si abrimos las puertas muramos?
- La nota dice que no salgamos..., así que realmente no sé. - De repente se escucharon voces al lado del cuarto del hombre frente a mí.
De lo que escuchamos, parecía que discutían sobre si salir o no.
- ¡Tenemos que salir! ¡No hay nada de comida aquí! Pronto moriremos de hambre - Dijo un hombre bastante desesperado.
- ¡Pero si salimos moriremos, en cuanto abras esa puerta y salgas de esta celda no sabremos qué pasará! ¿¡Qué tal si él sigue aquí!? ¡Verá que abriremos la puerta y el entrará y nos matará a todos! - Le contestó un hombre que parece ser mayor, y está bastante asustado debido a la situación.
- ¿Entonces qué hacemos Rob?
- Aarón saldrá por comida, si no regresa entonces sabremos que murió y esto no hará que nos maten a todos. - Dijo tranquilamente alguien quien parecía ser un muchacho que debe de ser bastante inteligente. - En cuanto salgas de aquí, cerraremos la puerta, cuando regreses toca dos veces seguidas y también tendrás que hablar, si no, no te abriremos.
- ¡Esta bien! ¡Regresare tan rápido como pueda!
En cuanto el hombre abrió la puerta, género mucho ruido y un eco se escuchó por este largo pasillo. Empezó a caminar, y de repente empezó a reírse, golpeó mi puerta mientras reía y dijo "¡JAJAJAJA sabía que no había nada! ¡Jajajajajaja! ¡Malditos cobardes!" Y se fue corriendo.
- ¡Hey chicos de al lado! - Susurro el hombre con el que estaba hablando anteriormente.
- ¿Maverick? ¿Sigues vivo? ¿Qué no tus amigos habían abierto la puerta y los condenó a todos?
- ¿Qué? ¿Cómo sabes mi nombre?
- ¿Eh? ¿No me recuerdas? Soy yo, Robert.
- No sé quién eres...
- Maldición..., al parecer no sólo mata, sino que los que sobreviven olvidan todo. Eso explica todo..., Maverick, cuando tus compañeros abrieron la puerta sólo escuchamos gritos de sufrimiento al lado de nosotros y llegó un momento en el que escuchamos a esa cosa hablar y había dicho esto: "Tu inteligencia será recompensada, mi querido amigo, no morirás. Tendrás mi piedad y sólo olvidaras quién eres..., que eres, y que haces aquí. Olvidaras todo." También dijo lo mismo al hombre que se halla frente a ti, pero a él no lo conozco... ¿Cuál es tu nombre?
- ¿Mi nombre? Mi nombre es... Corentín. - Contesté mientras miraba mi gafete.
- ¿Corentín? Ni idea de quién eres. Mi nombre es Robert, dime Rob, aquí en esta celda estamos Alexandre, Kyle y el que se acaba de ir era Aarón. Espero que Aarón esté bien... - De repente, desde el fondo del pasillo, se escuchó un alarido, podía decir con facilidad que un hombre estaba sufriendo, y estaba siendo torturado hasta la muerte.
- ¡Demonios! ¡Aarón idiota...! Por su culpa ahora está muerto. - Dijo Alexandre que se hallaba demasiado nervioso.
- Cálmate Alexandre. - Dijo Rob quien se hallaba bastante tranquilo ante la situación.
- Si, tranquilo Alexandre, quizás no haya sido el. A lo mejor pudo haber sido otro hombre, no sabemos si somos los únicos vivos. - Dijo Kyle esperanzado y un poco... nervioso.
- Ughh..., Esta bien, pero como Aarón haya muerto te culparé a ti Rob, no lo detuviste.
- ¿Qué querías que hiciera? Si no le decía que saliera, probablemente sólo hubiera abierto la puerta y salido corriendo. Hubiera pasado lo mismo que pasó ahorita mismo. - Dijo Rob, que se hallaba ya un poco molesto por la actitud de Alexandre.
- ¡Pero...! - De repente, del pasillo, provenía un sonido.
- ¡Shhh! - Dijo alguien que venía cerca, se acercaba poco a poco, se escuchaba también como si rayasen las paredes con un cuchillo, se escuchaba como si un cuchillo rayase las paredes. De pronto, un hombre demasiado flaco, con un cuchillo en mano, sólo mostró la cabeza de un hombre..., era la cabeza de Aarón, la tiro al suelo y se veía como rodaba por el pasillo, después limpio sus manos ensangrentadas con su ropa e hizo lo mismo con su cuchillo. Y sacó unas notas de su bolsillo, y las paso por debajo de las puertas de hierro, primero la paso por la mía y después por la de Maverick y finalmente por la de los otros tres hombres. Después se acercó a mí, y se me quedó viendo, tenía unos ojos muy saltones, me causaba conflicto verlo directamente, por lo tanto, volteé a un lado y me talle los ojos. Cuando volví a voltear no sé hallaba nadie frente a mi celda.

Pocos segundos después de la aparición de tan extraña criatura, las puertas se abrieron ante nosotros. Veía que Maverick me observaba con curiosidad y con miedo de salir de su celda, y yo, al ver que nadie salía de sus celdas, decidí yo ser el primero en salir. Di un paso al frente, y vique no me paso nada, también vi los dos lados del pasillo y no veía nada, pronto Maverick tomó confianza y salió. También Rob, Alexandre y Kyle decidieron salir juntos de su celda.
- ¿Por qué demonios se abrieron solas las puertas? - Preguntó Kyle.
- ¡MALDICIÓN! - Se escucho la voz de Alexandre quien gritaba de dolor mientras estaba agachado observando la cabeza de Aarón. Estaba llorando, entendía que no podía soportar la muerte de su amigo Aarón. - ¡MALDICIÓN! ¡MALDICIÓN! ¿¡POR QUÉ...!? ¿Por qué...?
- Hey... - Me le acerque a Alexandre con intención de calmarlo - Tranquilo, no podíamos hacer nada por el pobre de Aarón. Él se hallaba desesperado y tomó la decisión de arriesgar su vida. No es tu culpa, y, por cierto, piénsalo, ahora está en un mejor lugar que este, que parece un infierno. - Me volteó a ver Alexandre con lágrimas en sus ojos, era un hombre con un cabello plateado, eran puras canas, también tenía una barba corta hecha de canas, no sé veía como un hombre viejo, pero ya tenía muchas canas, le calculaba que tenía ya cuarenta y algo de años.
- ...Aunque eso sea cierto, no cambia el hecho de que murió ¿Acaso tu no llorarías y sufrirías por perder a alguien aún y cuando sabes que va a un mejor lugar? - Me quedé callado, él tenía toda la razón, cualquiera lloraría por una persona que quiere y acaba de fallecer.
- Aun así, tenemos que seguir, vamos al comedor, no pienso quedarme todo el día parado aquí esperando a la muerte como idiota. - Dijo Maverick quien parecía ser alguien a quien le urgía sobrevivir, pero no estoy en contra de su forma de pensar.
- Tiene razón, vamos al comedor, necesitamos al menos saber dónde podríamos conseguir comida y si es que aún hay. - Dijo Kyle.
- Así es Kyle, vamos. - Contestó Rob - ¿Vienes con nosotros Alexandre?
- Los alcanzaré luego..., necesito pensar.
- Bueno, pero tú sabes dónde queda el comedor ¿Cierto? - Preguntó Kyle.
- Si..., no se preocupen.
- Bueno vamos. - Dijo Rob mientras se dirigía al lado izquierdo del edificio. También los demás y yo lo seguimos. En el camino, veíamos montones, pero montones de celdas, en todas se hallaban cuerpos de los prisioneros. Era realmente está prisión un gran festín de sangre, había sangre por todos lados. Ese montón de cuerpos era una imagen que no podría eliminar de mi mente.

Al llegar al comedor, hallamos un cuerpo sin cabeza, también llevaba el mismo uniforme que nosotros... parecía ser el cuerpo de Aarón. Kyle fue a revisar el cuerpo, lo volteó boca arriba y vio el gafete el cual se hallaba manchado con sangre y decía "Aarón" vique tomó el gafete y lo guardo en su bolsillo, no sabía para que quisiera el tener el gafete de Aarón, quizás como un recuerdo, no lo sé.
- ¡Hey, Corentín! - Exclamó Maverick, quien me miraba con una sonrisa en su rostro. - Sígueme, vamos a revisar la cocina de aquí. - Lo seguí hacia la cocina que se hallaba totalmente limpia, no había ni pizca de sangre ni nada, estaba totalmente limpio. Supongo que nadie había muerto aquí o no estaban los cocineros ¿A dónde habrán ido los cocineros? ¿Tan siquiera vinieron a trabajar hoy? Por cierto, hasta ahorita no he visto cuerpos del personal del lugar... ¿Qué habrá pasado con ellos? De repente Maverick empezó a hablarme - Busca si hay comida, quiero que revises cada rincón de aquí, también revisa si hay trastes en los que podamos comer, también busca cucharas y tenedores. - En las alacenas había encontrado vasos y platos, de entre los cajones había encontrado también cucharas, tenedores y cuchillos. Ya sólo faltaba encontrar comida. - ¡Excelente! Ya hallé comida en el refrigerador, ¿encontraste algo?
- Si, ya encontré trastes, cucharas, cuchillos y tenedores. Tenemos todo lo necesario para comer, sólo falta buscar con que cocinar.
- Revisa si hay agua, por allí hay una llave. - Al momento de abrir la llave no salió un poco de agua y de repente paró de salir agua.
- Me parece que el hidroneumático está apagado, tendríamos que ir a prender el generador y así todo se encenderá en el edificio junto con el hidroneumático - Interrumpió Rob.
- ¿Y dónde está el generador? - Pregunté
- No lo sé, tendríamos que ver los planos del edificio o encontrarlo a ciegas. Sólo esperemos que no se halle fuera del edificio, sí no, no podremos tener electricidad. Por ello, es mejor que escapemos en cuanto tengamos oportunidad. Además, ese hombre que vimos anteriormente nos estará buscando o queriendo matar. No podemos estar en un sólo lugar como si nada, pronto nos encontrará y cuando eso pase tendremos que huir por nuestras vidas y escondernos de él. - Pronto se escuchó un grito en el ala este del edificio, sabía que debía ser Alexandre, y yo salí disparado de la cocina, a ver a Alexandre. Lograba verlo como corría hacia mi posición y una sombra lo seguía, y en cuando la luz de la luna iluminó a Alexandre y a la sombra, era una criatura extraña.

La criatura era grande, brazos y piernas largas, totalmente gris con la boca abierta; Su boca estaba exageradamente estirada y su cabeza tenía forma de cráneo. Una bestia completamente sacada de la mente del hombre, no creada por Dios ni por Satanás, sino creada por el hombre en sí.

Al momento en el que via tal criatura perseguir a Alexandre, les grité a los demás: "¡Hay una criatura!" Y todos salimos corriendo, y por un momento volteé atrás y via Maverick, armado con un cuchillo de cocina, fue y atacó a la criatura. Maverick, había enterrado el cuchillo en la cabeza de la criatura, y está sólo soltó un alarido de dolor mientras que con su brazo empujaba a Maverick y la criatura salió corriendo de allí completamente herida o asustada, no sabría decirlo. La criatura huyó al ala este...,
- ¡Vaya Maverick! ¡Aún conservas ese gran valor! Salvaste a Alexandre. - Dijo Rob.
- Tenía que protegerlos ¿No? No podré escapar sólo de aquí. - Contestó Maverick. Sonó como si le importase su bienestar, sin embargo, no estoy seguro si es así.
- Hey, Alexandre. - Dijo Kyle - Toma, esto es de Aarón. - De su bolsillo sacó la placa de identificación de Aarón y se la entregó a Alexandre. Alexandre abrazo a Kyle, y dijo:
- Gracias Kyle.
- De nada, viejo amigo. Sé que Aarón era un gran amigo tuyo después de todo.
- Bueno, - Interrumpí - ¿Ahora qué haremos? Ya encontramos donde comer.
- Mmm..., tendremos que buscar una forma de salir de aquí, pero primero comeremos. - Contestó Rob.
- Prepararé la comida. - Dijo Kyle.
- Yo te ayudare. - Dijo Maverick.
- Muy bien, Corentín, Alexandre y yo estaremos esperándolos aquí afuera.
Kyle y Maverick se dirigieron a la cocina a ver que podrían cocinar para nosotros. Quizás no mucho ya que no hay electricidad ni agua, y supongo que tampoco hay gas.

Mientras esperábamos, Kyle, Rob y yo empezamos a hablar acerca de que haríamos después de comer y quería resolver incógnitas que mi mente tiene por no recordar absolutamente nada. Realmente no recuerdo nada, sólo sé lo esencial, pero no tengo recuerdos de nada.
- Rob. - Llame a Robert
- ¿Mmm...? - Volteó a verme con esa expresión seria que siempre tiene.
- ¿Qué es este lugar?
- ¿Realmente no recuerdas nada eh? Pues muy bien, te contaré que es este lugar. Antes, todos nosotros nos hallábamos en prisiones de alta seguridad. Todos somos o éramos, no sabría decirte, asesinos a sangre fría, éramos los homicidas más conocidos y también los más inteligentes.
- ¿Nosotros éramos criminales?
- Bueno, como puedes ver aún somos criminales, la mayoría estamos condenados a prisión de por vida y otros para casi toda la vida.
- ¿Y yo quién era? ¿Qué hice? ¿Qué soy? - Interrumpí a Rob. Me hallaba intrigado y un poco asustado, nunca pensé que sería un homicida
- No lo sé, yo te lo dije, no tengo ni idea de quién eres o qué hiciste. Es la primera vez que te veo. Quizás eres nuevo aquí. Alexandre ¿Recuerdas haberlo visto antes?
- Siéndote sincero, la verdad es que no recuerdo haberte visto por aquí anteriormente, Corentín.
- Mm... - No entendía como nadie podía recordar que yo había estado aquí anteriormente. No me ayudaba en saber quién era. Me frustraba no saber, sentía un vacío en mí. Era un simple hombre, sin identidad alguna, la única cosa que me daba identidad, pero para mí las acciones son las que dan identidad. Sin acciones no hay identidad.
- Tranquilo, Corentín. Pronto sabrás quién eres. - Dijo Alexandre mientras ponía su mano en mi hombro y me sonreía, daba una sensación de calidez. Me animaba. Al parecer, después de todo este viejo paranoico no es del todo un amargado.
- Gracias Alexandre, realmente espero que si pueda descubrir un poco de mi pasado. - Poco después Kyle salió de la cocina con latas de frijoles calientes.
- Ya está la comida, fue lo único que Maverick y yo encontramos que podríamos preparar para comer.

Durante la comida me puse a pensar... y teníamos que buscar algún lugar en donde podamos descansar. No podíamos andar simplemente enfocándonosen cómo salir sin saber cómo sobrevivir hasta que llegue ese día.
- Oigan... - Rob y Maverick pararon de comer para simplemente escucharme y ambos me miraban con atención desde sus lugares. - Debemos buscar algún lugar en donde descansar. No creo que podamos andar caminando durante días enteros sin sentir cansancio alguno, mi preocupación es que algo nos ataque mientras dormimos, por lo tanto, alguien debería hacer guardia mientras dormimos, tomaremos turnos cada noche.
- Suena bien para mí. - Dijo Rob.
- Lo mismo digo... - Añadió Maverick.
- Kyle y yo estamos de acuerdo con lo que decidan, mi pregunta es: ¿Quién hará guardia esta noche? - Me formule la pregunta a mí mismo, y creo que yo seré quien haga la guardia esta noche, después de todo no me sentía para nada cansado.
- Yo haré la guardia, no se preocupen, no me siento cansado.
- ¿Seguro? - Preguntó Maverick quien parecía dudar de mí.
- Podemos ir a nuestras celdas cada uno, si mal no recuerdo, desde la celda de Corentín se podían ver las nuestras, así que la celda de él será designada para hacer guardia. - Dijo Rob.
Todos estuvieron de acuerdo y fuimos a nuestras celdas a dormir. Yo había entrado a mi celda, curiosamente, los cuerpos habían desaparecido ¿Qué habrá pasado con ellos...? ¿A caso esa bestia de antes los habrá devorado?

Tenía muchas preguntas y ni una sola respuesta..., y pensar que me hallaba en un sitio lleno de asesinos y maniáticos que se ha convertido en hogar de criaturas de las oscuridades, hablando de eso... ¿Habrá más bestias o monstruos? Hasta ahorita hemos visto dos..., quizás tres porque la que me borro la memoria no sé si fue aquella criatura que aniquiló a todo el mundo aquí y también mató a Aarón, y pensar que esa criatura sólo usa un cuchillo como arma. Lo más curioso es que esa criatura puede que hable..., si mal no recuerdo dijo "Shhh" cuando estábamos hablando desde nuestras celdas..., significa que es un ser inteligente, quizás más o menos que nosotros..., podría incluso comunicarme con ella, si es que habla nuestra lengua y no habla alguna lengua rara.

Maverick vino a mi celda antes de entrar a la suya, los demás ya se hallaban en sus celdas.
- Toma, - Me dio el cuchillo de cocina que uso para asustar a la bestia de antes... que, por cierto, puede estar por aquí, después de todo huyó hacia está dirección. - Lo necesitarás para protegerte y protegernos. Suerte.
- Gr-gracias. - En mis manos se hallaba un cuchillo, sentía que ya antes había usado uno..., era familiar la textura de la hoja..., era suave...
- Hey - Maverick me sacó de mis pensamientos, realmente no sé qué estaba diciendo. - Ten cuidado eh, no sabemos ni qué hora es, pero hasta ahora no ha amanecido. Quizás ni siquiera amanezca..., bueno como dije anteriormente: Suerte.
Maverick se fue a su celda, frente a mí, cerró la puerta y se acostó.

Pasaron las horas..., el lugar esté frío..., y mientras me congelaba con el clima, viuna sombra frente a mi puerta..., tenía miedo y sostuve el cuchillo con todas mis fuerzas...

Aug. 24, 2019, 11:05 p.m. 0 Report Embed 0
To be continued...

Meet the author

Jorge Arturo Un joven escritor mexicano de diecisiete años mirando hacia la posibilidad de seguir mejorando.

Comment something

Post!
No comments yet. Be the first to say something!
~