Mis breves momentos de ti. Follow story

karlize Karlize L. Ponce

Compilación de narraciones de diversos instantes que han marcado el rumbo de amores y desamores, desahogos del alma a través de la escritura de esos sentimientos que no supieron convertirse en palabras en momentos oportunos y que ahora se vuelven suspiros de tinta y papel en busca de redención.


Memoir & Life Stories Not for children under 13.

#encuentros #despedidas #dolor #amor
12
356 VIEWS
In progress - New chapter Every Friday
reading time
AA Share

Cuando te perdí

¿Desde cuándo te perdí?


Sigue vivo en mí el recuerdo de aquel día en el lago, ese, cuando estabas serio y recargado a la puerta del conductor del auto que no lograste conducir, tus manos dentro de los bolsillos de unos jeans rotos que te hacían lucir despreocupadamente sexy, nunca pude descifrar tu enojo, pero me resultaba sobrecogedora la energía que emanaba de ti, me sentía como Ícaro levitando hacia un sol que, si me acercaba demasiado, terminaría por volverme cenizas.

Tú casual, yo predecible; tú intenso, yo etérea; tú confiado, yo dubitativa; tú, perdido en una nube de pensamientos en tu cielo personal. Y yo...prendada de ti.


¿Acaso te perdí cuando, con el paso de los años, olvidé las tardes infantiles repletas de juegos y risas inocentes que nos volvieron cómplices de ingenuas travesuras? Si, lo confieso, enterré tu imagen en esa fría sepultura de amnesia selectiva.


Tras muchos años, resultó gracioso tocar a la puerta de tu casa buscando a tu padre y encontrarme de frente con tu mirada pueril que no encajaba con ese arrebatado físico, elegante y jovial.

Escudriñé entre mis recuerdos sin obtener registro tuyo, compartimos una charla casual entre sonrisas hasta llegar a confesiones profundas, mediante las cuales, tu alma buscaba sosiego. Tan noble y emotivo como podía sospechar que habías sido siempre, de ese momento hasta ahora, engarzaste en tu aliento a mi obstinado corazón.


Quemaba en mi pecho cada lágrima derramada por tus ojos, cortaba mi garganta el filo de la rabia en tus palabras, mi hombro y oídos estaban prestos para atender tu sed de alivio, anhelaba ser bálsamo para tu frustración, estabas ahí, desnudando tu esencia ante mí como lo hace un enfermo terminal que se aferra a una última esperanza de sanar extirpando ese cáncer que le consume desde dentro. Y yo...resistiendo tu dolor, sumergida en un pantano de impotencia.


Desde aquel instante, en lo más profundo de mi ser, quedó grabado tu nombre enmarcado en oro, quizá por la devoción que profesabas a tu madre, por ser celoso protector de los sueños y virtud de tu hermana, por ser el ingeniero de un mundo de colores chispeantes de amor que creabas para tu hermanito, subsanando las sombras y miedos que él, otrora protector de ese hogar, había invitado a entrar por la puerta de enfrente, y a pesar de todo, inclusive por el respeto guardado hacia tu padre. Tú, todo entrega y abundancia para los demás. Y yo...rezando por ser, algún día, digna de la grandeza de tu espíritu, pero me volví presa de mis demonios, esos que me acusaban de ser impropia, de no estar a tu nivel. ¿Sería entonces, al no estimarme merecedora de ti y alejarme con ese adiós atrapado entre mis labios sellados por el dolor?


No lo sé, acaso haya sido un par de primaveras después en que, convencida de nuestra incompatibilidad, emprendí ese viaje hasta ti, del brazo de quien yo llamaba mi pareja por aquellos días, aún me pregunto si fue mi anhelo de tu amor el que me sembró la idea de tu desagrado por verme con él o si en efecto no te mostraste feliz al saberme ajena a tu galantería. Esa respuesta jamás la obtendré, de modo que juego con infinitas posibilidades según mis sentimientos y mi estado de ánimo me permiten concluir. La vida continuó su curso y más tarde te supe casado, una preciosa bebé ocupaba esos brazos.

Dolió imaginarme viviendo esa historia contigo y saber que no era mi rostro el que contemplabas al despertar. Tú, supongo que viviendo esa vida de ensueño que tantas veces proyectaste en tu mente como el hogar que anhelabas al fin tener. Y yo...arrugando entre mis manos esas imágenes mentales de lo que ya disfrutaba alguien más, a la par que me reconstruía el alma en pedazos, uniéndolos con la idea reconfortante de saberte feliz.


Las cosas así, opté por guardar la esperanza de volver a vernos algún atardecer, sobre todo cuando elegiste ser solo padre y esposo ya no más.

Por amor a Dios, ¿cuándo demonios fue que te perdí? ¿Qué tan esclavizado por la incertidumbre se debe estar para lanzar súplicas al cielo y maldecir al propio infierno en una misma oración en busca de certeza?


Si hasta la época en que ambos recobramos nuestra libertad y me pediste vernos para hablar de todas esas cosas pendientes y, que por azares del destino no logramos coincidir, si aún entonces no te había perdido, lo que sí perdí fue un tiempo valioso, por miedo, inseguridad, orgullo, estupidez, apatía o cualquier veneno que haya estado en turno. No lo supe aquilatar, debió llegar ese día, la alborada más triste de nuestra historia, al menos para mí, cuando anunciaban la noticia que me devastó, el piso desapareció bajo mis pies y un hueco atravesó mi cuerpo dejándome como una materia inerte suspendida en una dimensión sin tiempo, inmaterial, obscura, helada.


Ya no había un mañana para nosotros, el último grano de arena en nuestra historia había atravesado el cuello de ese desalmado reloj que, sin aviso ni demora, recogía un alma prestada. Mi mundo se cimbró, la tierra se partía dejándome suspendida en la nada, pero se negaba a tragarme para llevarme contigo, aún debía pagar con lágrimas y sufrimiento la cobardía de no expresar mis sentimientos por ti, ya no interesaba nada, ni esa estéril pregunta de ¿cuándo fue que te perdí?


Aún elevo mis plegarias para encontrar respuestas sin preguntas, y como eco resuena en el recinto que eso tal vez nunca sucedió, pues imposible es perder lo que no se tiene, inútil es buscar lo que no se ha perdido y yo...yo seguramente tampoco sabré si alguna vez fuiste mío.

Aug. 9, 2019, 9:10 a.m. 11 Report Embed 9
Read next chapter No la beses.

Comment something

Post!
Mario Medina Mario Medina
Me encanta, me ha puesto los pelos de punta y me ha traído muchos recuerdos. Muy inspirador, enhorabuena!!
2 days ago

  • Karlize L. Ponce Karlize L. Ponce
    Gracias Mario, a veces es del dolor de donde nace la mejor inspiración, espero que los siguientes relatos te sigan gustando. Saludos. 2 days ago
Aris Meyer Aris Meyer
Es tan palpable el sentimiento con el que se narra, me encanta
6 days ago

  • Obras SC Obras SC
    Gracias Aris, es así, el sentimiento estaba a flor de piel, me alegra haber logrado transmitirlo y conectar con ustedes. 5 days ago
Marta Albalà Marta Albalà
¡Impresionante!
6 days ago

  • Karlize L. Ponce Karlize L. Ponce
    Gracias Marta, espero que los siguientes relatos sean de tu agrado. 6 days ago
Baltazar Ruiz Baltazar Ruiz
Un relato plagado de sentimientos, te sentí en casa palabra, muy bueno
1 week ago

  • Karlize L. Ponce Karlize L. Ponce
    Gracias Baltazar, a veces es complicado dar el paso de desnudar el alma públicamente, me alegra haber logrado plasmar mis sentimientos y transmitirlos a través de mis escritos a quienes me otorgan el privilegio de leerme. 1 week ago
Diego E. Diego E.
Excelente escrito, me agrada la forma espontánea para expresar el sentimiento. Muy bueno ! .
1 week ago

  • Karlize L. Ponce Karlize L. Ponce
    Muchas gracias Diego, espero que los siguientes relatos también sean de tu agrado. En ocasiones es difícil poner en palabras los sentimientos y recuerdos que aún despiertan emociones, pero compartirlos es una forma de trascenderlos. Saludos. 1 week ago
  • Diego E. Diego E.
    Con gusto. Seguro que sí. Así es; es difícil. Saludos. 1 week ago
~

Are you enjoying the reading?

Hey! There are still 1 chapters left on this story.
To continue reading, please sign up or log in. For free!