Universo Heraldo: Legado de Belhor. Volumen 1 Follow story

gerhard Gerhard Wolf

Cuando unas extrañas desapariciones azoten al poblado de Redfield en Irlanda, Bel, un talentoso heraldo capaz de manipular el fuego entre otras cosas, sera el único con una pista capaz de arrojar luz sobre aquellos hechos desafortunados. Junto a Sebastián, un hombre con facultades sobrenaturales, el joven tendrá la misión de averiguar el destino de los desaparecidos. Para su mala suerte, las cosas se complicaran cuando descubran que la causa de los problemas que afrontan tiene un origen mucho más oscuro de lo que imaginaban. Aclaratoria: Esta historia fue creada en colaboración con mi amiga Asteria Bridget para el proyecto del "Universo Heraldo". Los derechos de esta obra nos pertenecen a ambos.



Paranormal Not for children under 13. © Copyright

#paranormal #371 #328 #310 #341
8
3.9k VIEWS
Completed
reading time
AA Share

Bel: El inicio del viaje

Estaba completamente perdido, caminando por un sendero de tierra que jamás había visto. Por donde miraba, solo encontraba árboles, mientras se escuchaba el sonido del viento chocar contra las ramas y a algunos pájaros que cantaban sobre de ellas. Detrás de mí se extendía una llanura ondulante con amplias montañas a lo lejos, no se veía ni una pizca de civilización, por lo que preferí seguir el camino, con la esperanza de que quizá me llevaría a un lugar habitado. Luego de un rato miré al cielo tratando de ubicarme, fue entonces que gracias a la posición del sol y de mi sombra logré deducir que eran alrededor de las tres de la tarde.

En algún momento consideré el regresar, pero una mirada hacia atrás bastó para recordarme que no había nada de donde venía. Por lo que continué vagando por el sendero frente a mí. Me recosté bajo la sombra de un árbol para descansar. El fresco césped y el ambiente que se respiraba inspiraban una gran tranquilidad. Sin preocupación alguna cerré los ojos por unos minutos, hasta que escuché la voz de otro chico que me hablaba.


—¿No eres de por aquí verdad? No deberías dormir al aire libre, podría atacarte un oso o un lobo —me dijo.


Llevaba consigo un extraño palo, similar a un bate de béisbol, pero plano y una pequeña pelota amarilla. Atrás suyo estaba otro chico, ambos iban en bicicleta. Miré extrañado hacia ambos lados, buscando el lugar de donde habían salido, entonces vi una pequeña casa de campo al final del camino, parecía que estaba cerca de un poblado.


—¿Eso estaba ahí antes? —pregunté, pero ellos no me contestaron y solo se rieron de mi duda, entonces el de la gorra verde extendió su mano y apoyándome en él me puse de pie.


—Soy Shane y él es Nelson. ¿Quieres jugar con nosotros? —Asentí y me subí en la parte trasera de la bicicleta de Shane.


Pronto nos dirigimos a una cancha algo descuidada con unas gradas bastante sucias, supuse que a veces se organizaban juegos allí, pero no muy seguido porque el césped no estaba muy corto. Comenzamos primero a hacer algunos tiros a la portería y después a robarnos la pelota entre nosotros con ese extraño bate. Allí jugamos por lo que parecieron horas.


—¡Vamos a ganar! —gritó Nelson corriendo por el campo. Era bueno jugando, tenía que reconocerlo.


El chico interceptó mi pase y con una destreza que, conseguida tras varios meses de práctica, tiró hacia la portería que protegía Shane. Fue un tiro tan perfecto que ni siquiera el barrido de Shane logró frenarlo.

Nelson y yo festejamos, pero Shane notablemente enfadado lanzó una patada al suelo. Estábamos por cambiar roles cuando algo me llamó la atención, otro chico aún más pequeño apareció. Llevaba una camisa blanca y pantalón de vestir gris, se veía sumamente pálido, como si nunca se hubiera bronceado. Lentamente se acercó a nosotros y habló.


—¡Quiero jugar! —Los tres nos miramos inquisitoriamente y entonces Shane negó con la cabeza—. No puedes jugar así, además no tenemos otro bate.


—Juguemos a otra cosa, tengo un monopolio en mi casa, mi mamá me dijo que los invitara.


—¡Vamos todos! —exclamó Nelson.


—No, mi mamá también va a jugar, ¡Que se quede él! —ordenó el niño luego de señalarme.


El ambiente empezó a enfriarse, pero no era un frío normal, ya que lo sentí penetrar en mi piel hasta que me heló los huesos y me hizo enmudecer.


—¿Bel, estás bien? ¿No te importa si vamos, cierto? —comentó Shane.


Quería decirles que no fueran, que ese chico era muy extraño, pero simplemente moví mi cabeza de arriba abajo incapaz de hablar, y aunque Nelson intentó decir algo en mi defensa, desistió al ver que yo no argumentaba nada.


—Vamos, conozco un atajo. —Fue lo último que escuché decirles, luego los perdí de vista.


***


Sebastián escuchó con atención cada palabra de lo que le contaba. Como si buscara algún detalle que se le hubiera escapado de las veces anteriores. Pasadas tres largas horas viajando en tren, estábamos por llegar a Redfield. Por suerte, no había mucha gente en el vagón de pasajeros donde nos encontrábamos. La orden para la que trabajábamos, tenía muchas influencias y recursos, por lo que nos encontrábamos sentados en la zona Vip, aun así la espera comenzaba a fastidiarme.


—Concuerda con lo que nos dijo Jeaneth. Dos niños fueron los últimos en desaparecer, por no decir que con tantos casos la policía no sabe qué hacer.


—¿Crees que sean ellos? Solo fue un sueño, los humanos los tenemos todo el tiempo tul… Sebastián —respondí cuando me aburrí de jugar con las cartas que había traído, luego abrí mi refresco de malta y comencé a beber.


Aún era de día, pero el cielo nublado había oscurecido el exterior por lo que parecía ser ya muy tarde, además no había luminarias en el campo. Solo esperaba que no comenzara a llover cuando arribáramos a la estación. En ese momento, Sebastián dejó de leer Los Miserables, para voltear a verme con sus oscuros ojos.


—Los sueños son puertas a los planos más sutiles. A los humanos comunes se les hace difícil llegar tan lejos, pero dada tu naturaleza es poco probable que sea algo carente de significado.


—Podría soñar que la orden desaparece, pero seguro eso no lo creerían. ¿Por qué no me mandaron a mí con un colibrí simplemente? —le respondí en un intento de fastidiarlo, pero siempre que intentaba provocarlo era inútil. Su paciencia parecía infinita.


—Ya confirmamos la presencia de un nauseabundo. Eres muy pequeño para liberar a uno tú solo y… Ra no te daría tanto dinero.


—Si fuera por él o François no tocaría ni mi pasaporte.


Me recargué en el acolchado asiento y tomé una pequeña siesta hasta que el tren se detuvo y los pasajeros comenzaron a abandonarlo, entonces partí con una pesada mochila, detrás de aquel hombre.

July 31, 2019, 1:27 p.m. 10 Report Embed 6
Read next chapter Sebastián: La llegada

Comment something

Post!
Sara García Sara García
¡Hola, soy Sara! Estoy revisando tu historia para poder verificarla, pero antes es necesario que utilices los espacios entre párrafos cuando sea pertinente, también entre diálogos. Una vez hecho puedes responder a este mensaje y volveré para verificarla, de momento estará en revisión. ¡Saludos!
Aug. 19, 2019, 2:18 p.m.

  • Gerhard Wolf Gerhard Wolf
    Saludos, Sara. Espero que estés muy bien, gracias por revisar el texto. Hice la separación como la pediste (Al menos eso creo) ¡Gracias y feliz día! Aug. 20, 2019, 7:35 a.m.
Baltazar Ruiz Baltazar Ruiz
La historia tiene un inicio muy interesante, solo un pequeño consejo, la letra cursiva al principio no aporta mucho, creo que quedaría mejor sin ella. Aparte de eso, todo muy bien! Leeré el resto en breve.
Aug. 12, 2019, 2:43 p.m.

  • Gerhard Wolf Gerhard Wolf
    Ya veo, se empleó esa letra para denotar que era el Flashback de un sueño. ¿Como podrías un Flashback tu? Gracias por comentar. Aug. 12, 2019, 3:07 p.m.
  • Baltazar Ruiz Baltazar Ruiz
    ¿Era un flashback? Se entiende que es algo que uno de los personajes está cantando al momento; así lo entendí yo por esto: "Sebastian escuchó con atención cada palabra de lo que le contaba". Entendí que lo que estaba al principio era una especie de anécdota. Aug. 12, 2019, 4:49 p.m.
  • Gerhard Wolf Gerhard Wolf
    Creo que me expliqué mal, es como dices, Bel le esta relatando un sueño que tuvo lo que, pasa que tengo la mala costumbre de llamarle Flashback a ese tipo de escenas. Por otro lado te haré caso y quitare la letra cursiva. Aug. 12, 2019, 4:55 p.m.
  • Baltazar Ruiz Baltazar Ruiz
    Así se entiende mejor, es algo que un personaje narra a otro, si es un flashback si queda bien con la cursiva... Espero haber ayudado en algo, saludos! Aug. 12, 2019, 6 p.m.
  • Gerhard Wolf Gerhard Wolf
    En mucho, amigo, gracias :D Aug. 12, 2019, 6:12 p.m.
Alex Firefly Alex Firefly
Una historia muy inocente y adecuada para la juventud. Gracias por las review, me alegra te gusten las portadas, espero no te traumes si te animas a leerme un poco más. Saludos.
Aug. 9, 2019, 3:15 p.m.

  • Gerhard Wolf Gerhard Wolf
    Las seguiré revisando jajajaja. Saludos Aug. 9, 2019, 5:29 p.m.
~

Are you enjoying the reading?

Hey! There are still 13 chapters left on this story.
To continue reading, please sign up or log in. For free!