Querido Hermano© Follow story

bernardette-larrain1559801735 Bernardette Larrain

Ariadne desde siempre tuvo a su gran compañero en la vida, su hermano. Desgraciadamante las cosas comienzan a complicarse y la realidad muchas veces puede torcerse.


Horror Teen horror For over 18 only.

#horror #paranormal #terror #gore
0
1362 VIEWS
In progress - New chapter Every 15 days
reading time
AA Share

Capítulo I

Desde que pudo hablar, Ariadne conversaba con sus padres sobre visiones que la atormentaban, sombras tenebrosas que la perseguían durante la noche y le susurraban cosas ininteligibles para ella, su hermano Michel de doce años también podía verlas, pero este solo conversaba de ellas con su hermana y negaba su existencia delante de sus progenitores ya que estos se mostraban bastante escépticos. Amelia y Luis, eran sus padres, él un empresario muy poderoso que había tenido que cegar más de algún futuro para llegar a donde estaba y ella una mujer de la alta sociedad, ante todos eran la pareja perfecta, con una vida perfecta y unos hijos perfectos, la envidia a su alrededor era inmensa y las personas que habían sido cruelmente engañadas y despojadas de sus ideas y proyectos para el surgir de este matrimonio guardaban en sus corazones deseos de venganza.

Una noche, Amelia y Luis salieron a cenar a un elegante restaurante dejando a Ariadne y Michel con la servidumbre en su enorme casa, los niños cuándo no se encontraban sus padres solían dormir juntos en la alcoba de Ariadne, para protegerse mutuamente de las sombras, pero esa lluviosa noche de otoño la niña contemplaba el reloj con ansiedad, mientras las figuras oscuras se arremolinaban en su cabeza. - Michel, ¡ven pronto por favor! - pensaba ella con ansiedad, pero las horas pasaban y su hermano no venía, temerosa, se levantó y descalza se dirigió a la habitación de su hermano, la puerta se encontraba entreabierta - ¿Michel? -, interrogó en voz baja abriendo lentamente, una silueta oscura se detuvo a mirarla y acto seguido saltó por la ventana.

Ariadne quiso seguirlo, pero cuándo pisó en la alfombra sus pies notaron algo húmedo y frío, desvió la mirada hacia el oscuro rincón dónde se encontraba la cama de su hermano, podía ver su silueta mas él no se movía ni emitía sonido alguno - No es gracioso - le recriminó - ¡Vamos Michel! - la niña asustada encendió la luz y lo que vio fue una impresión tal que cayó desmayada en ese mismo instante.

Cuando Ariadne despertó, sus padres ambos vestidos de negro, le abrazaron felices de que hubiera recuperado la conciencia, su madre la abrazaba fuerte cuándo detrás de ellos entrando por la puerta de su habitación pudo ver a Michel, también de traje negro, que los observaba desde lejos -Papá, ¿te peleaste con Michel?- le preguntó la niña a su padre. Estos se miraron, nerviosos - Querida, no hablemos de eso ahora - respondió él y le hizo un gesto a la mujer para que salieran, su hermano quién seguía de pie en el marco de la puerta, retrocedió unos pasos y se marchó en dirección a su cuarto.

Después de ese accidente, Ariadne comenzó a recibir las visitas de un hombre mayor, que le preguntaba cosas sobre las sombras que la atemorizaban de noche y sobre su hermano, ella que ya tenía nueve años en ese momento se cabreaba con facilidad ya que pareciera que el tipo le tomaba el pelo. Un día simplemente estalló de rabia y parándose de golpe le gritó - Si le interesa saber algo de mi hermano, pregúnteselo usted mismo, que está ahí en la puerta, ¿Qué acaso es usted ciego? - El hombre tragó en seco, se volteó lentamente hacia la puerta y respiró aliviado, regresó a mirar a la niña y le dijo - Ok, tranquila, no te preocupes, por hoy hemos terminado - cerró su block de notas, se levantó y se fue.

El Clima empeoró en casa, Ariadne sentía que había un abismo entre ella y sus padres, no se le tenía permitido ir al sector de la casa dónde se encontraba la habitación de Michel, y en realidad ya no le apetecía que su hermano siguiera yendo a la noche con ella, pues siempre estaba muy frío y las sombras parecían llegar más y más si él estaba, pero eran los únicos momentos que podían compartir juntos.

Un par de días después, la familia tomaba desayuno en el comedor, el viento zumbaba afuera y sus padres la miraban fijamente mientras comía, lo que la estaba haciendo sentir muy incómoda. Su hermano Michel sentado en la esquina opuesta de la mesa como siempre, le sonreía burlonamente esto la hizo sentir completamente enfadada, golpeó la mesa con los puños y gritó - Madre, ¡dile a Mich que se deje de burlar de mí! - Su padre se levantó de su asiento y caminó hacia la niña y fulminándola con la mirada, sentenció - Si no dejas de comportarte como una loca, la única perjudicada aquí serás tú -, la madre en silencio observó la situación y rompiendo en llanto abandonó el comedor.

Al caer la noche las sombras se veían más oscuras y siniestras que nunca, Ariadne estaba realmente asustada y su hermano no venía a cuidarla, sabía que tenía prohibido ir allí, pero no quería estar más sola. Se levantó despacio con una sensación de dejavú incomoda que le quitó el aliento. Avanzó lentamente, intentando no hacer ruido pasando por el cuarto de sus padres luego dobló a la izquierda, la puerta de la habitación de Mich estaba abierta, ella se asomó y pudo ver alguien acostado en la cama y a su lado de pie, observando, estaba su hermano. Prendió la luz rápidamente y su corazón latió a mil por hora al darse cuenta que sobre la cama estaba una de las empleadas de la casa, estaba desnuda, sus senos habían sido cercenados, su vagina cortada, sus brazos con múltiples heridas corto-punzantes chorreaban sangre y sus ojos habían sido arrancados junto con su lengua. Su hermano seguía inmóvil, con un cuchillo ensangrentado en la mano derecha, -¡¿Qué fue lo que hiciste Michel?! - gritó, horrorizada. Avanzó hacia él y le arrebató el cuchillo de las manos, recién ahí el chico reaccionó pero sin mostrar ningún tipo de remordimiento, se relamió la sangre que tenía en sus manos y salió de la habitación en rumbo a la de sus padres.

Ariadne cayó al suelo lentamente, estaba horrorizada, su hermano había asesinado a una de las empleadas y sin estar contento con eso se había enseñado con su cuerpo, se quedó congelada un momento para luego caer en la cuenta, su hermano se había dirigido rumbo a la habitación de sus padres, cubierto de sangre - dios mío - pensó - ¡Lo van a matar! - Como pudo se levantó y corrió hacia allí - ¡Mamá, papá esperen, no le hagan nada! - gritó pidiendo clemencia por Míchel antes de llegar a su cuarto, sus padres se despertaron asustados por los gritos, su madre ahogó el suyo y su padre palideció - ¿Qué pasa? - los interrogó la niña, luego al mirar sus manos entendió la expresión de terror de sus padres; en su desesperación al quitarle el cuchillo a su hermano, sus manos se habían quedado manchadas de la sangre de la mujer que había asesinado mi hermano - ¡No!, ¡No es lo que creen! - gritó la niña intentando defenderse, pero cuando se levantaron y siguieron el rastro de sangre hasta la alcoba de Mich y vieron a lo que quedaba de su empleada, el hombre tuvo que retener el vomito y la mujer simplemente salió de la habitación, las cosas se habían salido de control pero la niña no quería delatar a su hermano.

June 7, 2019, 2:19 a.m. 0 Report Embed 0
To be continued... New chapter Every 15 days.

Meet the author

Comment something

Post!
No comments yet. Be the first to say something!
~

More stories