Repartidores Galácticos: Más rápidos que la luz Follow story

moises724 Bruno Ortiz

¿Te gustaría viajar por toda la Vía Láctea? ¿Formar parte de una capacitada tripulación? ¿Conocer mundos y especies alienígenas? Si tu respuesta ha sido sí, entonces te invitamos humildemente a nuestra Empresa De Entregas a Escala Galáctica a Domicilio, cuya abreviatura es: EDEEGD, mejor conocidos como "Repartidores Galácticos: Más rápidos que la luz". En donde te aseguraremos un puesto de trabajo en nuestra nave de primera clase, "El Felaron". Cuya capacitación y servicios médicos son inigualables en toda la galaxia, además claro de recibir un sueldo envidiable, incluso hasta para un político(para más información, visite: gyyod:///repartidores.galácticos.sol.terra) Así que, ¿Qué esperas? Las estrellas aguardan y para alcanzarlas, necesitaras ir, ¡MÁS RÁPIDO QUE LA LUZ!


Humor Black humor All public.

#381
3
716 VIEWS
In progress - New chapter Every Sunday
reading time
AA Share

A la deriva.

Reporte de estado.

Fecha: 2450/07/24

Hora terrestre: 8:45 AM

Sector: Orion

Fragata Torren

Clase: Carguero

Días de servicio: 3

Tripulación: 3

Estado del cargamento: Óptimo.

Comunicaciones: Fuera de línea.

Provisiones: Mínimas.

Estado: Crítico.

Señal SOS: Activada

Posibilidades de supervivencia: 0.01%|


—¿Alguna vez han pensado lo insignificantes que somos? te hace reflexionar... Comparados con la inmensidad del espacio, no somos nada, simple polvo de estrellas con conciencia que busca el porqué, y el cómo de su existencia. Podría decirse que encarnamos al universo mismo, auto descubriéndose. —hablo en voz alta con la boca llena de cereal, mientras contemplaba el vacío del espacio a través de una de las ventanas de la fragata.


—Hemmmm... ¿Que carajos fue eso, Rober?


—No lo se, solo leí la contraportada de una caja de cereal que estaba en una de las alacenas, que por cierto, me termine. —metió su mano dentro de la caja para agarrar las últimas migajas de cereal que con gusto se comió.


—¿¡Que hiciste que!? —gritó una tercera voz al fondo de la nave, cuyos pasos pesados se hacían presentes con más cercanía tras lo dicho por Rober. —¿¡Sabes cuánto tiempo estuve racionando esa caja de cereal para los tres!? —exclamó.


—Hey, Tranquilízate Bruck, de seguro hay más comida en alguna de las alacenas.


—¡No queda nada Geral, esas eran nuestras últimas provisiones, ahora si o si moriremos en esta maldita nave!


—No seas tan pesimista, mira el lado positivo. —comentó Rober.


—¡El morir de inanición lentamente con dos imbéciles no tiene nada de positivo! —grito Bruck.


—Pero, al menos estamos aún con vida los tres, nos tenemos entre nosotros. —expreso Rober, con voz calmada.


—¡Ya estoy harto, Geral, voy a matarlo! —Aclam Bruck, antes de abalanzarse contra Rober.


—¡No, Bruck detente! —dijo Geral, intentando separar a ambos.


Geral sujeto a Bruck desde sus espaldas, logrando así, separarlos a ambos. Alejo a Bruck a varios metros de distancia de Rober, en donde lo soltó.


—Te dije que llevar a este retrasado con nosotros solo nos traería problemas. Desde que puso un pie en la nave todo empezó a salir mal. —dijo Bruck enfurecido, mientras señalaba a Rober.


—Calmate un momento, no todo esta perdido, de seguro el capitán esta en camino nuestro rescate, que conociéndolo, él y Lester deben tener los propulsores del Felaron al máximo. —argumento Geral, tranquilizando a Bruck.


Reporte de estado.

Fecha: 2450/07/24

Hora terrestre: 09:04 AM

Sector: Limites de Orion

Fragata Felaron

Clase: Corbel

Días de servicio: 3.523

Tripulación: 2/5

Estado: Estable. |

—¡Maldita sea, Lester! este cafe esta mas frio que el corazón de mi ex mujer, quizá eso también explique el sabor horrible. —exclamó después de escupir su bebida.


—No se como funciona la cafetera, ese era el trabajo de Rober. —explicó Lester al capitán, quien se hallaba sentado en su silla de mando.


—¡Es una jodida cafetera, Lester, toda la galaxia sabe como funciona una! —grito. —¡Ve y aprende cómo funciona! —Lester acato las órdenes del capitán y sin demora salió de la recamara de mando.


—Si quiere su puto café, se lo puede meter por su puto trasero. —susurro Lester a regañadientes, dirigiéndose hacia la cafetera, saliendo de la habitación en donde una puerta de metal se abrió ante él.


—¿¡Que dijiste!? —dijo el capitán, desde su silla de mando.


—¡Que le proporcionare su café querido capitán! —respondió.


Tras eso, las compuertas metálicas de la recamara de mando se cerraron detrás de Lester y el silencio gobernó en la Felaron. Fue entonces que, los monitores de la nave destellaron.


—Señal de auxilio detectada. Fragata clase carguero. Nombre clave: Torren. —dijo la IA de la nave.


—¡Lester! —gritó el capitán, dando un salto de su asiento y posicionándose frente a los monitores. Lester entró rápidamente por la compuerta por la que había salido anteriormente, con una taza de café en sus manos.


—Ya, ya, aqui tiene su maldito cafe. —contestó, parándose a un lado del capitán y ofreciendole el cafe


—Creí haberte dicho que los monitores estaban fallando desde hace varios días, ¿que acaso no los habías arreglado ya?


—Por milésima vez capitán; ¡No es un fallo en los monitores, es una señal de auxilio del Torren! —respondió Lester, primero de manera calmada y después alterado.


—¡Imposible! mande a mis mejores hombres en esa nave y además el combustible de sus propulsores deberían durar meses activos.


—Los idiotas olvidaron llenar la nave de combustible antes de irse. —contestó con desprecio y odio debido a la ineptitud de sus compañeros, a la cual ya estaba acostumbrado.


—¡Por un demonio, tu trabajo era vigilarlos! ahora están condenados a una muerte lenta y llena de sufrimiento. —lamento de manera dramática.


—Aun podemos salvarlos, solo están a un par de horas. —argumento.


—No, no te preocupes, de seguro en este preciso momento ya deben estar comiéndose los unos a los otros de manera barbarica. —continuo en su lamento dramático.


—Quizá Rober aun siga con vida, y el sabe como funciona la cafetera. —comentó Lester, provocando que el capitán parara sus lamentos.


—¡No hay tiempo para lamentaciones, Lester, no te quedes ahí parado! ¡Activa el generador de agujeros de gusano! ¡Tenemos que salvarlos! —proclamó de manera enérgica.


—Lo que usted ordene capitán, tenga su cafe. —dijo, con marcado desprecio seguido de el recibimiento del capitán por su cafe. Lester entonces salió rápidamente de la habitación, dirigiéndose hasta el generador de agujeros de gusano. —Solo asi no estare solo en esta cruel tortura.


—¡Te escuche!


—¡No dije nada!


Tras lo ocurrido, el capitán marcó rumbo hasta la señal de auxilio. Volvió a sentarse en su asiento con su taza, dándole un pequeño sorbo, solo para que milesimas de segundos después de haber sentido el nauseabundo sabor del café, lo escupiera.


—¡Este café esta horrible!


Reporte de estado.

Fecha: 2450/07/24

Hora terrestre: 10:05 AM

Sector: Orion

Fragata Torren

Clase: Carguero

Días de servicio: 3

Tripulación: 3

Estado del cargamento: Óptimo.

Comunicaciones: Fuera de línea.

Provisiones: Inexistentes.

Estado: Crítico.

Señal SOS: Activada

Posibilidades de supervivencia: 0.001%|


—¿Ya buscaste en el almacén? —pregunto Geral. —Puede que la enorme caja que metimos tenga algo de comida.


—No hay nada en esa caja, solo hay un... —intento articular Bruck. —un consolador de metal gigante.


—¿Como sabes eso? —indago Geral.


—No quieres saberlo. —expreso intentando ignorar el tema. —Creo que debería disculparme con Rober, se que el tambien tiene hambre como nosotros, no lo culpo por querer comerse el cereal de la caja, ademas, el no tuvo la culpa de que nos quedamos a la deriva por la avería del tanque de combustible. —comentó apenado.


—Si..., hemmmm, sobre eso. —intento articular Geral.


—¿Qué?


—Veras, ya que vamos a morir aqui, me gustaria ser sincero contigo en un cien por ciento... a partir de ahora. —expreso Geral, viendo a Bruck de manera nerviosa. —No..., no existe ninguna avería de combustible. —dijo a secas, seguido de un incómodo silencio en donde Bruck cambio su semblante, dando indicios de ira.


—¿Que me estas tratando de decir?


—Que, quizá y solo quizá —dijo haciendo énfasis en el último "quizá". —Alguien olvidó llenar el tanque de combustible antes de partir. —expuso antes de un largo silencio el cual se apoderó de la nave, en donde Bruck permaneció inmóvil con su mirada perdida en el rostro de Geral. —Bueno, ya lo sabes amigo, lo... ¿lo siento? creo que se dice así. Y no te preocupes, me avisas cuando quieras aceptar mis disculpas.


—¿En que mierda... estabas pensando!? —grito Bruck, rompiendo el silencio. —¡Nos condenaste a los tres!


—Relájate, tenía muchas cosas importantes en la cabeza en ese momento.


—¿¡Cosas más importantes!? ¿¡Que mierda puede ser más importante que nuestras vidas!?


—Ya sabes... esposa, familia, deudas y los gastos claro esta. —respondió nerviosamente.


—¡Tu nisiquiera tienes esposa, mucho menos familia! —exclamó.


—Y ¿¡tú cómo lo sabes!?, ¿¡que acaso me vigilas!?


—¡Ohh, por favor Geral! te conozco desde hace más de diez años y jamas te he visto hablar con una mujer. —contestó Bruck harto. —¡Yo se la verdadera razón por la que no llenaste el tanque ese dia, es por esas malditas revistas!


—¡Con MoonBoobs no te metas! —grito Geral.


Ante la discusión de Geral y Bruck, Rober miró por la ventana de la nave, asombrado debido a que un agujero de gusano estaba próximo a ser abierto, siendo esta la señal de que algo o alguien se estaba acercando.


—Hemmm, oigan chicos —Articulo Rober, apuntando al agujero.


—¿¡Que!? —Dijeron Geral y Bruck al unísono, al mismo tiempo que dirigieron sus miradas contra Rober, quien se encontraba apuntando asombrado el agujero de gusano.


—¡Estamos salvados! —Grito Geral, dirigiéndose hasta la ventana. —¿Ves Bruck? ¡el capitán vino por nosotros! ¡Por fin hizo honor al puto eslogan de la empresa! —exclamó alegre.


Fue entonces que de el agujero, una nave pequeña apareció. Su forma era alargada y puntiaguda, con escamas de un brillo azulado y con grandes granos verdes; de estos emanaba gases de igual color y en su parte trasera dejaba una estela hecha de tentáculos alargados, los cuales usaba para propulsarse.


—Retiro lo dicho. —dijo Geral.


—Estamos jodidos. —comento Bruck, cuyo semblante estaba ingenuo ante lo que veían sus ojos. —¡Esto no se puede poner peor! —exclamó antes de que sus súplicas fueran escuchadas y respondidas por la nave misteriosa, la cual sin demora, disparó tres aguijones encadenados a esta.


—Peligro, peligro. Casco atravesado. Alerta de despresurización. Activando puertas presurizadas. —advirtió la inteligencia artificial de la nave, seguido del cierre de las puertas de la fragata.


—¡Corran al almacén! —grito Geral, antes de sentir un jalón producido por los agujones, el cual tumbó al trio.


—Se les recuerda a todos nuestros trabajadores que todo tipo de demanda hacia la empresa causada por daños físicos y psicológicos será invalidada, debido al contrato firmado al inicio de su carrera en nuestras oficinas. —informó la IA. —Agradecemos sus servicios en Repartidores Galácticos; Más rápidos que la luz.


El trío se levantó rápidamente ante el súbito aceleron en la velocidad de el cierre de las compuertas de la nave. Con dificultad avanzaron hasta el almacén a través de los pasillos de la Terron, los cuales eran pocos debido al pequeño tamaño de la fragata. Al llegar, cinco puertas metalicas se cerraron tras de si, lo que demostraba que estarian ahi a salvo, por ahora.


—Este es el fin. —dijo Bruck, intentando calmar su respiración debido al ejercicio efectuado.


—Quizá no sea buen momento para mencionarlo, pero yo siempre crei que moriria cuando una ballena me tragara. —comentó Rober, quien atrajo las miradas extrañadas de sus compañeros. —¿Que? todo el mundo lo ha soñado alguna vez. —dijo ofendido y cruzando sus brazos.


—Peligro, peligro. Oxígeno al 50%. Se les recomienda a todos los tripulantes vestir sus trajes anti-espacio a la espera de un equipo de rescate. Les queremos agradecer nuevamente por su arduo trabajo en Repartidores Galácticos; Más rápidos que la luz. —informó la IA, seguido de unas palabras de ánimo.


—No se que es peor, escuchar la IA de la nave o que mis últimos minutos de vida serán con ustedes. —dijo Bruck, seguido de otra fuerte sacudida.


—Quizá sean vendedores de artículos de comerciales muy agresivos. —compartió Rober.


—Ya se que es peor. —expreso Bruck con desprecio, seguido de otra fuerte sacudida la cual hizo vibrar la nave entera por más tiempo.


—Eso fue distinto. —comentó Geral, haciendo referencia a la sacudida, la cual vino acompañada de el sonido de una explosión.


—¿¡Que mierda quieren!? —grito Bruck hacia el techo.


Fue entonces que las sacudidas cesaron y el silencio volvió a reinar en la nave, del otro lado de las puertas pasos metálicos provenientes de los pasillos se hicieron presentes, seguido de el extraño sonido de gárgaras.


—Escóndase en alguna caja. —susurro Geral, quien ya estaba en camino hasta una caja alargada tirada en el piso, provocando así que Bruck lo siguiese. —¿Que crees haces? —cuestiono susurrando.


—Dijiste que nos escondiéramos. —respondió Bruck extrañado.


—Si, pero buscate tu propio escondite, ¡alejate! —susurro.


—¡Eres un jodido envidioso! —susurro gravemente Bruck.


—No es envidia, no cabemos los dos aquí, ve y escóndete con Rober en la caja del consolador gigante, ahí caben ambos.


—¡No quiero esconderme en la caja del consolador gigante, y menos con Rober!


—No esta tan mal Bruck. —comentó Rober, cuya voz se escuchaba con eco debido a que se encontraba dentro de la caja del consolador gigante. —Sí, quizá huela algo mal, pero es bastante espaciosa. —exclamó.


—Ahg, esta bien. —acepto Bruck, dirigiéndose hacia la caja. Fue entonces que un sonido agudo se hizo presente, seguido de un resplandor que se plantó en la puerta blindada del almacén, el cual pareciera estar contando esta última. —¡A la mierda! —proclamó ocultándose con Geral por incómodo que fuera.


Tras varios segundos de el agudo sonido, este ceso y con ello la placa de metal que estaba cortando cayó al suelo, provocando el levantamiento de polvo que se esparció por el almacén, seguido así de claro pisar metálico escuchado anteriormente.


—Graluitna t´zarki mu kurea. —habló una gruesa voz.


—Activando traductor universal. —dijo la IA. —Les recordamos nuevamente a nuestros trabajadores que los amam... —expreso, antes de que se escuchase un disparo.


—Salgan de ahí humanos. —articulo la gruesa voz. —Esconderse es inútil, se que estan aqui, los puedo ver a través de los escáneres de mi nave. —comentó sin recibir respuesta alguna, provocando que este diese un disparo de advertencia contra el escondite de Geral y Bruck, destruyendolo y haciendo que estos salieran asustados.


—¡Esta bien, nos rendimos! —exclamó Geral, levantando los brazos junto a Bruck ante el extraño ser que les apuntaba.


—¿Rendirnos?, pero ni siquiera estamos luchando. —comentó Bruck.


—Bruck, este no es momento para que me corrijas, un puto alienigena nos esta apuntando con lo que parece ser un arma para sodomizar elefantes.


—¡Cierren sus malditas bocas! —exclamó el alienígena, apuntando su arma de manera más intimidante. —Entreguenme el Aclamador de masa y prometo dejarlos en una pieza o dos, dependiendo de qué tan rápido lo hagan. —amenazó el ser quien era delgado y alto, con escamas metálicas de color azul por todo su cuerpo.


—Claro, te daremos el... retocador de masa. —dijo Geral confundido.


—Aclamador de masa. —corrigió el alienígena enfurecido.


—Ohhh, juro haber escuchado retocador de grasa ¿V-verdad Bruck? —comentó Geral nerviosamente, intentando conseguir tiempo.


—Ehh, s-si, si claro. —expreso Bruck extrañado.


—Es aclamador de Ma... —intentó corregir el alienígena, antes de recibir un golpe contundente en su cabeza, el cual fue propiciado por Rober quien usó como arma el consolador gigante.


—¡Bien hecho Rober! —felicito Geral con entusiasmo, bajando sus brazos.

—¡Matalo ahora Rober! —grito Bruck.


—Hemmm ¿matarlo? —cuestiono Rober.

—Si, el maldito nos apunto con lo que sea que sea eso. —respondió Bruck, señalando el arma del alienígena.


—Mmmmmm no lo se chicos, no quiero cargar en mi conciencia la muerte de alguien que quizá tenga hijos y una esposa o esposo, no tengo idea si es un él o un ella. —argumento Rober, de manera incómoda.


—¿¡Que!? ¡El cara de calamar estuvo a punto de matarnos! —grito Bruck, sin respuesta alguna por parte de Rober quien ya estaba decidido a no hacerlo. —¡Olvidalo dame eso! —dijo, intentando arrebatarle el consolador, el cual electrocuto a Bruck al contacto. —¡AHHH! ¿que mierda hiciste? —exclamó apartándose de Rober.


—Ehhhh nada, que raro, cuando yo lo agarre se puso de color verde. —explicó Rober.


—Peligro, peligro. Oxígeno al 25%. Se les recuerda a nuestros trabajadores, que en caso de no encontrar sus cuerpos tras algún accidente laboral, la empresa no será en lo absoluto responsable. Gracias por trabajar con Repartidores Galácticos: Más rápidos que la luz.


—¿Esa maldita cosa no estaba averiada? —dijo Bruck.


—Eso no importa ahora, intentemos ir por nuestros trajes anti-espacio, tengo un plan. —dijo Geral.


—Espera, ¿que hacemos con don sodomizador? —cuestiono Bruck.


—Es parte del plan, traiganlo, ¡Vamos, no hay tiempo que perder! —dijo Geral, saliendo velozmente del almacén.


















May 10, 2019, 1:39 a.m. 2 Report Embed 3
Read next chapter Nada puede malir sal.

Comment something

Post!
Tenebrae Tenebrae
¡Muy divertido!
May 13, 2019, 12:24 a.m.
Ivan Gonzalez Ivan Gonzalez
Me la apunto, tiene que estar divertida.
May 10, 2019, 1:33 a.m.
~

Are you enjoying the reading?

Hey! There are still 2 chapters left on this story.
To continue reading, please sign up or log in. For free!

Related stories

More stories