Foetuses Follow story

captainleon CharmRing

Liz Claw desde muy joven supo que era especial, pero la profanación de los cuerpos de sus abuelos para realizar un ritual satánico, la empujarían a ella y sus padres a volver a cazar a las Valquirias, temibles vampiresas que han retornado en busca de venganza.


Adventure All public.

#sectas #magia #gatos #hombres-lobo #vampiros #bolivia
0
677 VIEWS
Completed
reading time
AA Share

Gosmere

Gracias por pasar por aquí, no olviden hacer click en el botón de seguirme por favor. ¡Ayuden a un gatito!

.

.

Foetuses

Capítulo 1: Gosmere

.

El amplio salón parecía haberse congelado en el tiempo, de hecho, toda la casona antigua de los Claw lucía así, familia que durante principios del siglo XX hizo su fortuna gracias al negocio del ferrocarril, pero un siglo transcurrido no es poca cosa y ahora el mundo era muy diferente. Carreteras de doble vía habían remplazado a las otrora venas que surtían con la sangre del comercio al país y la otrora poderosa familia ahora apenas tenía los recursos para sobrevivir.

Liz Claw observaba los grandes retratos de sus antepasados, en cada uno de los cuales aparecía muy disimulada una figura felina. La joven se preguntaba si acaso lo mejor sería vender la vieja casa o demolerla para construir un edificio de tres plantas que luego alquilarían, pero claro, algo así jamás lo permitirían sus padres, personas muy anticuadas y reacias a ponerse al día con el nuevo siglo.

Claro que Liz no renegaba de su herencia familiar, tal vez lo hubiese hecho de no ser porque comprobó de primera mano que los Claw no eran una familia común y corriente, ellos poseían extraños poderes.

Desde niña le habían informado que antes habían varias familias como la suya, las cuales compartían los cinco sentidos con diversos animales a los que llamaban familiares, por ejemplo, los Valeriano, se decía que podían controlar a enormes polillas lilas; los Ramírez, quienes tenían el control de cualquier arácnido; los Tompson, quienes tenían por aliados a las serpientes, y así muchas familias que a lo largo de los años fueron menguando hasta quedar sólo los Claw, quienes podían formar pactos de ayuda mutua con los gatos.

―Cielos, allá van de nuevo ―dijo para sí misma y dando un gran suspiro al escuchar como discutían sus padres.

Joseph y Nadia pese a quererse mucho, no podían sino discutir cada vez con más frecuencia debido a la falta de dinero, o tal vez se debía sólo a que parecía increíble que personas tan distintas siquiera se casasen en primer lugar, y no era debido a sus personalidades, no, sino que ambos poseían poderes contrapuestos que de seguro hacían eco a la hora de perder la calma.

Su padre tenía el poder de deshidratar a cualquier ser vivo a una velocidad espantosa, mientras que su madre, tenía la habilidad de revitalizar gracias al agua.

«Si no fuese por Lizzy, seguro ya se hubieran separado», pensaba refiriéndose a su hermanita de un año, quien debido a su corta edad no había desarrollado poder alguno, pero seguro lograría un potencial similar a su hermana mayor, quien podía invocar vapor muy caliente desde la palma de su mano.

El llanto de Lizzy puso fin al pleito y Liz sacó su celular para mandar mensajes de texto a gente que no conocía en la vida real, este era un aspecto que preocupaba a sus padres ya que no sabían de alguien a quien su hija pudiese llamar una amiga de verdad y menos si se trataba de hablar de alguien del sexo opuesto.

Liz no odiaba a los hombres, pero no les tenía confianza, su temprano interés en escuchar o leer las noticias en vez de entretenimiento más propio para una jovencita de su edad, le hizo tomar conciencia del terrible mundo del abuso familiar y los feminicidios, hasta niveles que le hicieron decidir preferir estar sola que arriesgarse a conocer al hombre equivocado.

Entretenida como estaba en chatear, su madre tuvo que llamarla dos veces antes de darse cuenta que el almuerzo ya estaba.

Este se desarrollaba con normalidad o mejor dicho, se presentaba un tenso silencio ya que compartir en la mesa algo que se tenía que decir, acababa casi siempre en una discusión que no llevaba a ningún lado.

No fue de extrañar que el fuerte timbre del antiguo teléfono negro de dial hiciese saltar a Liz y de paso despertar a Lizzy.

Joseph fue a contestar mientras su madre fue a atender al bebé y cuando volvió, fue informada por su esposo de una grave noticia.

―Nadia, saquearon la cripta familiar.

―¡No puede ser! ¿Quién haría tal cosa?

―No lo sé, pero al parecer usaron a los papás para realizar una especie de ritual satánico.

―¡Mis padres y tus padres! ¡Es un horror!

―Tengo que ir a Gosmere esta misma tarde.

―Yo también voy.

―¿Pero qué hay de las chicas?

―Yo ya puedo cuidarme sola, tengo diecisiete.

―Entonces te harás cargo de tu hermana.

―¡¿Qué?! ¡No! Mamá…

―Mejor vamos todos Joseph, no es tan lejos, sólo son tres horas y media.

―Está bien.

―¿No puedo quedarme en la casa?

―No, te vienes con nosotros ―le ordenó su padre.

―Pero no quiero, ¿qué voy a hacer allí?

―Mejor ven Liz, esto de la cripta familiar me da mala espina.

―Es cierto, tengo un mal presentimiento. ―No hubo alternativa para Liz quien tuvo que comer rápido y alistarse para viajar a Gosmere, un viejo poblado en vías de convertirse en un pueblo fantasma y que antes era el hogar de sus abuelos tanto paternos como maternos.

.

.

Pasado el paisaje urbano, Liz se aburrió con la desolación que veía tras la ventana del bus así que decidió entretenerse con su celular hasta llegar a Gosmere, por desgracia, no había señal para el internet y lo mismo parecía ser el caso una vez que llegase al poblado, donde no le quedó otra que seguir a sus padres y de paso ver las calles cubiertas de polvo debido a la falta de gente en el lugar.

―Señor Claw, señora, ya pusimos los cuerpos de sus padres de nuevo en la cripta y mandé a reparar los sarcófagos con el albañil, así que no se preocupen ―les informaba el sacerdote encargado de la capilla del cementerio.

―Gracias padre Idelfonso, le pagaré todos los gastos.

―No se preocupe, sin embargo, esto me pone muy incomodó, jamás había pasado algo como esto en Gosmere. Venga, le mostraré el sitio donde hallamos a sus dignos padres.

Los Claw siguieron al cura y al final arribaron a un sitio descampado donde podía percibirse la figura de un triángulo. Cada uno de sus vértices parecía haber sido escavado y luego prendido con combustible de algún tipo y en el centro se veía lo mismo.

Pese al desinterés inicial de Liz, no pudo sino tragar saliva y sintió como se le ponía la carne de gallina al sentir como alguien la observaba.

La jovencita tenía razón, detrás de unos arbustos, unos ojos iguales a los de una serpiente se clavaban no solo en ella, sino en el resto de su familia.

CONTINUARÁ…

.

.

Gracias por leer, no olviden hacer click en el botón de seguirme por favor. ¡Ayuden a un gatito!

April 28, 2019, 1:27 p.m. 0 Report Embed 0
Read next chapter Diamond

Comment something

Post!
No comments yet. Be the first to say something!
~

Are you enjoying the reading?

Hey! There are still 9 chapters left on this story.
To continue reading, please sign up or log in. For free!