Tierra de Dragones: Exilio y rebelión Follow story

joel-zarraga10401 Joel Zarraga

Un antiguo mal ha regresado. La sombra de la guerra se cierne sobre todos los reinos. El fuego hará que las fortalezas ardan, los ejércitos derramaran ríos de sangre. Solo quien porte la espada Excalibur podrá salvar al mundo de la oscuridad.


Fantasy Medieval Not for children under 13.

#aventura #guerra #magia #dragones
2
2677 VIEWS
In progress
reading time
AA Share

Exilio

-Has sido acusado de cometer crímenes contra el reino de Akaria.

-Yo no cometí ningún crimen. Exijo hablar ante mis acusadores.

-¡No tienes ningún derecho! Serás condenado al exilio, te llevaras solo lo que se te dé, y pasaras tu desgracia completamente solo. Si logras sobrevivir.

Dos guardias sacaron a Zon del salón de la corte y a punta de golpes y empujones lo llevaron hasta las puertas de la ciudad.

-Ábranlas -ordenó uno de los que llevaban a Zon a otros guardias que estaban en la muralla que protegía la ciudad. Abrieron las puertas, un tercer guardia los acompañó a sacar a Zon.

-Para el exiliado -dijo arrojando al suelo una lanza con punta de piedra, un odre con agua y una daga, era lo único, además de su ropa, que podía llevar como exiliado.

Luego de reírse de él, los guardias caminaron rápido hacia adentro de la ciudad y uno de ellos ordenó que cerraran la puerta. Zon miro la muralla, se limpió un hilo de sangre que le salía de la boca, recogió las cosas del suelo, se dio la vuelta y comenzó a caminar.

Las Tierras Salvajes, como llaman a ese lugar, no son sitio para cualquiera, los humanos no son bienvenidos, esas tierras pertenecen a las bestias, sin embargo, hay quienes han logrado sobrevivir.

Luego de caminar por un largo rato se detuvo a descansar y miró el cielo; era tarde, no faltaba mucho para el anochecer.

-Debo construir un refugio.

Recogió ramas y pequeños troncos que estaban en suelo del bosque, buscó algunas plantas que pudieran servir como cuerdas improvisadas y comenzó a construir un pequeño refugio. Aunque lo hizo lo más rápido posible, para cuando terminó ya había anochecido, debía encender un fuego rápido, eso mantendría alejados al menos a los lobos. Con rocas y ramas encendió una pequeña fogata.

Se acomodó para dormir, o por lo menos intentarlo, ya que escucho los aullidos de los lobos, que no estaban cerca, pero tampoco demasiado lejos. Despertó varias veces, tenía la daga a la mano por si la necesitaba.

Así paso dos días; cazando animales pequeños, comiendo algunas bayas y frutos del bosque.

A la mañana del tercer día salió a buscar agua, y mientras recorría el bosque escucho un ruido detrás de él y de entre los arbustos salto un lobo; Zon le apuntó con su lanza, el lobo gruño y lo miro fijamente, ese animal estaba más que dispuesto a matar por defender su territorio, y no estaba solo, aparecieron tres lobos más; su sed de sangre era visible, sus movimientos, sus gruñidos, sus miradas…

El primer lobo salto hacia Zon, él ataco con su lanza acertando justo en el cuello del animal cuando este aún estaba en el aire; cuando calló, otro lobo se le abalanzó, Zon no pudo atacar, pero logro interponer el palo de la lanza entre su atacante y él.

-Maldición…

De pronto una flecha se clavó en el cuello del lobo que estaba sobre él y otra más en el ojo de uno de los dos que quedaban; el último corrió con la cola entre las patas. Zon se quitó de encima al lobo muerto y volteo a ver a quien lo había salvado.

-¿Estas herido?

Observó los rasguños que tenía, aunque le sangraban un poco, no eran heridas graves.

-Estaré bien, gracias…

Se quedó viendo a la chica que estaba frente a él…

-¿Que?

-Nada…

-Vámonos.

-¿A dónde?

-Con mi clan.

Caminaron casi dos horas hasta llegar a lo que parecía una aldea; tenía un muro de ladrillos de arcilla y barro también.

-Hacemos lo que podemos con este lugar -le dijo ella mientras iba caminando hacia la entrada. Frente a la puerta de la improvisada “muralla” ella hablo con un guardia y este ordeno que se abriera la puerta.

-Ven -le indico a Zon, quien esperaba parado a cierta distancia, este fue hacia ella caminando con la lanza en su mano.

Mientras caminaban, Zon observaba el lugar, era parecido a las aldeas de Akaria, aunque había menos niños; pasaron por el mercado, las tiendas eran pequeñas estructuras de madera y cuero o algunas de telas de colores; al ir avanzando, se oyeron los golpes de un martillo sobre metal, Zon volteo a la derecha y pudo ver la herrería; el herrero trabajaba sin descanso forjando espadas, yelmos, puntas de lanzas y flechas, y algunas partes de armaduras.

-Por cierto, mi nombre es Nery.

-Soy Zon, gracias por salvarme en el bosque.

-Es lo que yo hago, la mayoría de las personas aquí fueron traídas por alguien más, juntos tenemos mayores oportunidades de sobrevivir, así que, cuando puedo ayudo a alguien trayéndolo aquí.

-Ya veo. Creí que las en las Tierras Salvajes solo habría clanes de bandidos y asesinos.

-En esta parte de las Tierras Salvajes solo hay uno, el clan Garra Negra, tiene sometidos al resto de clanes.

-¿Cómo puede un solo clan someter a los otros?

-Con magia. Combaten con dragones y otras bestias para que no destruyan a los clanes, a cambio debemos entregar un tributo a su líder; si las bestias no acaban con nosotros ellos lo harán. Llegamos.

Indicó con una mano dónde estaba la casa del líder. Ella se acercó y toco la puerta, abrió un hombre mayor con el cabello casi totalmente blanco, pero que aún estaba en condiciones de ocupar su cargo.

-Espera aquí -dijo Nery mientras entraba en la cabaña del líder. Hablaron durante varios minutos, entre tanto, Zon permaneció afuera.

-Puedes quedarte -dijo Nery al salir. Luego lo guio hasta una cabaña cerca del límite de la aldea. Cuando llegaron le indico que pasara.

-¿Esta es tu casa?

-Sí, y te dejare quedarte hasta que encuentres una.

-Gracias, por todo lo que estás haciendo.

Ella sonrió y luego le mostro a Zon en que habitación dormiría, aunque la casa de Nery tenía solo dos.

-Bien, te dejaré un momento, si me buscas estaré en el muro Este.

-De acuerdo.

Nery salió y Zon observo su habitación; no había muchas cosas ahí, solo la cama un pequeño estante en la pared y una mesa y una silla. Dejó su lanza apoyada en la pared, bebió el agua que le quedaba en el odre y se sentó.

-Yarlok, maldito traidor. -dijo con odio en su voz mientras observaba su daga.

De pronto escucho un alboroto afuera y salió a ver lo que sucedía.

-Por favor no se lo lleven, solo tiene 13 años.-suplicaba un hombre. Al parecer quienes no podían pagar con monedas o animales debían pagar con su vida, o la de su familia.

-Silencio.

-Por favor…

El soldado golpeo al hombre con la empuñadura de su espada y este cayó al suelo. Zon saco su daga y comenzó a acercarse por un costado.

-No.-Lo detuvo Nery, sujetándole el brazo. Él la miro a los ojos y le dijo.

-No deben dejarlos hacerles esto.

-No podemos enfrentarlos. No ahora.

Zon apretó los puños y solo vio como los Garra Negra se llevaban al chico y todo el oro que exigían como tributo.

Nery se acercó al hombre cuyo hijo se habían llevado.

-¿Está bien?

-Acaban de quitarme a mi hijo, me lo han quitado todo…-respondió con lágrimas en sus ojos. Nery lo ayudó a levantarse y luego fue a casa con Zon.

-¿En verdad no podemos hacer nada?

Estaba molesto por lo que había ocurrido. Nery lo miró un instante y finalmente respondió.

-La única forma de enfrentar a los Garra Negra es uniendo a los otros clanes, y, créeme, eso no es fácil.

Rodó los ojos en señal de fastidio.

-Claro que no es fácil, pero, no podemos quedarnos sin hacer nada.

-Zon, no todos aquí son guerreros. La única forma de unir a los clanes es tener una manera de derrotar a los Garra Negra y no la tenemos.

-Tal vez no, no ahora.

Tomó su daga y su odre.

-¿Qué piensas hacer?

-Encontrar la forma de unir a los clanes.

-Espera ¿Cómo piensas hacerlo? ¿Has estado en combate alguna vez?

Zon se detuvo, suspiró, y volteo a ver a Nery.

-Luché contra los orcos cuando intentaron invadir Akaria.

-¿Que? Esa guerra fue hace 6 años ¿Qué edad tienes?

-20

-No puedes haber estado en la guerra de los orcos.

-Tenía 14. Me llevaron a la fuerza, me entrenaron y me enviaron al frente.

Nery lo miro con cierta lastima.

-Es por eso que no quiero dejar que los Garra Negra les hagan lo mismo.

Se dirigió a la puerta, pero Nery le tomo la muñeca.

-Espera, necesitaremos espadas.

Zon sonrió y ella fue por un par de espadas con cinto y funda, su arco y flechas y un odre.

-Sé de alguien que podría ayudarnos, vamos.

Salieron de la cabaña. Zon siguió a Nery hasta una casa en el otro extremo de la aldea.

-Un elfo anciano vive aquí, creo que tiene unos 400 años.

-Entonces debe saber algo.

-Al menos creo que sabe más que tú y yo.

Ella llamó a la puerta y de inmediato abrió un viejo elfo de cabello rojizo que le llegaba por encima del hombro.

-Señor Karus, necesitamos hablar con usted.

-Pasen, los estaba esperando.

-¿Sabía que vendríamos? -preguntó Zon mientras entraba. Nery también estaba algo desconcertada.

-Yo sé muchas cosas ¿Qué necesitan saber?

Zon habló de inmediato.

-Queremos saber cómo vencer a los Garra Negra

-Para eso necesitaran magia, pero, no solo se enfrentaran a los Garra Negra. Hay una amenaza mayor, una que pone en peligro a todos los reinos.

Nery y Zon lo miraron aún más desconcertados.

-¿De que esta halando?

-¿A que amenaza se refiere?

-¿Han oído hablar del Rey Oscuro?

-El rey Oscuro es una leyenda. Un hombre que ansiaba el poder y se convirtió en un monstruo.

-Algunas leyendas son más reales de lo que imaginas Zon.

Él saco un orbe blanco de un cofre y lo puso en la mesa del centro. Paso su mano sobre el objeto y este les mostro una imagen.

-Esta es el arma que derrotara a la oscuridad.

Una espada clavada en una piedra al centro de lo que parecía una ciudad en ruinas era lo que veían en el orbe.

-¿Está diciendo que nosotros debemos enfrentar al Rey Oscuro?

-Me temo que así es.

Zon miro a Nery y luego al anciano.

-Zon, Akaria es muy importante en esta lucha.

-¿Que? ¿Qué tiene que ver Akaria con esto?

-El rey Yarlok planea usar su magia oscura para traer de vuelta al Rey Oscuro y robar su poder.

April 19, 2019, 12:24 a.m. 6 Report Embed 4
Read next chapter Leyendas de Camelot

Comment something

Post!
d dany
Podemos hacer una historia juntos?
June 24, 2019, 3:10 a.m.

  • Joel Zarraga Joel Zarraga
    Hola Claro que si jeje, solo dime de que trataria Y disculpa si tarde mucho en responderte June 27, 2019, 9:54 p.m.
Ab Gyl Ab Gyl
Una historia muy entretenida y buena redacción, ¡felicidades! :D
April 22, 2019, 12:02 p.m.

Tenebrae Tenebrae
¡Muy interesante!
April 18, 2019, 11:30 p.m.

~

Are you enjoying the reading?

Hey! There are still 6 chapters left on this story.
To continue reading, please sign up or log in. For free!