La máquina para despertar Follow story

kazamalegend Reprán H.

¿Y sí, en vez de tener una rutina para despertar, existe una máquina capaz de hacerlo con un 100% de certeza? A Roberto se le ha ocurrido crear una, su máquina garantiza no llegar nunca más tarde al trabajo.


Humor All public.

#Humor
Short tale
3
2194 VIEWS
Completed
reading time
AA Share

La máquina para despertar

Roberto por fin había logrado terminar su aparatejo barato. La idea brotó cual vilano en mayo de su calva cabeza. Él, que siempre llagaba tarde a su trabajo por quedarse dormido sin excepción alguna, tuvo la magnífica idea de crear una máquina que lo ayudara a despertar, incluso —en sus pensamientos— aquello era tan bueno que podría venderla, ya se imaginaba montado en su auto último modelo mientras las mujeres más bellas se peleaban por estar a su lado. Tan diferente a la realidad, pues Roberto es un hombre bajo que mantiene la cara metida entre los libros.

Gracias a las matemáticas que tanto adoraba pudo ingeniárselas para crear la ecuación perfecta que implementaría en su nuevo juguete; ya se decía que leer a Swokowski le rendiría frutos algún día y este había llegado. Ahora podría tener una manera divertida y satisfactoria de despertar.

La instalación debía ser sencilla. Había que proveerla de piezas simples que podía conseguirse en cualquier tienda china de a todo por tres pesos: una peluca rosa, ropa interior extra chica, un trozo de carne bien roja —si tenía sangre mejor—, dientes de elefante y lo más importante: resina.

Ha pasado ya lo suficiente como para que este hombre no sepa ni como se llama, no ha dormido, no ha comido, mucho menos se ha aseado, pero poco importa pues su invento bien vale la pena. ¿Cuántas almas allá afuera sufren de lo mismo que él? ¿Cuánta gente no desearía tener la máquina que el construye?, es decir: ¿cuántas ratas come libros, sin amigos, sin novias, sin vida social existe afuera? Si, seguramente millones.

La máquina, a diferencia de un reloj convencional, se encendería exactamente a las siete am (programable según el sujeto en cuestión) sin emitir ningún sonido. Posteriormente, gracias a los elementos necesarios, una muñeca inflable emergería y entonces —por brevísimos cinco minutos— tomaría vida, mientras la persona duerme y siente el éxtasis de una mano recorriendo sus partes íntimas se induciría el despertar, para cuando el sujeto abra los ojos para ver a su compañera de cama, observaría la amorfa figura, tan espeluznante que no volverá a pegar los ojos. El secreto es que todos los días la máquina sacaría a un nuevo espécimen dependiendo del color de la peluca.

Ahora, Roberto ya no llega tarde al trabajo, pues por faltar tanto lo han despedido, y su máquina es su compañera incondicional.

April 4, 2019, 11:37 p.m. 0 Report Embed 8
The End

Meet the author

Reprán H. Soy suficiente para estar aquí, no es arrogancia, se llama confianza para aprender de cada uno de ustedes.

Comment something

Post!
No comments yet. Be the first to say something!
~

More stories