EL GATO Follow story

raulverd Raül Gay Pau

Cuando la noche llega él aparece para rajarte.


Horror For over 18 only.

#muerte #miedo #asesino #slasher #original #gato #asesino-en-serie
11
2446 VIEWS
In progress - New chapter Every 30 days
reading time
AA Share

PROLOGO

Era una noche fría de invierno, de estas tan frías que ni los pingüinos se sentirían a gusto deambulando por las desérticas calles de la pequeña ciudad. No estaba nevando, aún, pero no tardaría mucho en descargar sus copos el cielo. Amaia intentaba dormir, pero su corazón latía a mil. No le gustaban las tormentas, les tenía mucho miedo y el hecho que se avecinara una en poco tiempo no la dejaba conciliar el sueño. A parte de eso ella era una muchacha muy sensible, su objetivo era estudiar veterinaria cuando terminara el bachillerato, se preocupaba mucho por las criaturillas del mundo y no dejaba de dar vueltas al hecho que los animalitos que vivían en la calle lo iban a pasar muy mal, sobre todo los perritos y los gatitos abandonados.

Su mente no dejaba de dar más y más vueltas y el fuerte viento, y el crujir de las ramas no la ayudaban. A parte ella era muy miedosa de por sí. Y en que mala hora se había levantado a por un vaso de leche para ver si podía dormir y había visto que sus padres contemplaban una escena de terror en una peli que echaban por la tele a esas horas.

Amaia que aferró el vaso con fuerza subió corriendo las escaleras que llevaban al segundo piso de su casa y cerró su habitación con llave, ya que, al contrario que muchas personas, ella se sentía más segura si cerraba la puerta, su habitación era su sala de seguridad. A sus 17 años Amaia no temía ni a los fantasmas ni a nada por el estilo, en cambio le daba pavor los asesinos. Hacía poco que en su ciudad la policía había abatido a tiros a un asesino en serie que había campado a sus anchas por la ciudad en los últimos meses. Así que se sentía más segura con la puerta cerrada con llave, ya que si algún asesino quisiera acceder a la habitación debía de romper la cerradura y eso la despertaría. Lo mismo pasaba con la ventana cerrada con el pestillo cerrado, pero con la persiana levantada para poder vigilar mejor el exterior.

Se tapó hasta el cuello e intentó calentarse sepultada por las mantas. Los segundos y los minutos fueron pasando y cuando se estaba quedando dormida escuchó unos ruiditos provenientes de su ventana, como si unas uñas estuviesen arañando suavemente el cristal de su ventana.

Amaia se asustó mucho, pero tenía que ver que era y su temor desapareció cuando vio en el suelo de su habitación (semi iluminada por una pequeña lampara de mesa que tenía encendida) la silueta inconfundible de un felino.

Amaia observó entonces directamente a la ventana y vio un gato de tamaño medio en le alfeice de su ventana el cual arañaba con insistencia, pero con suavidad el cristal, pretendiendo entrar en la habitación, probablemente para resguardarse del intenso frió, pensó la muchacha. Se destapó y con los pies descalzos se acercó a donde estaba el gato y le abrió. Contra todo pronóstico este no huyo al verla, sino que se coló en la habitación como si fuese el dueño.

— ¡Vaya! — Exclamó la joven— Tu sí que eres un sinvergüenza pequeñín. Está bien te dejaré que pases la noche aquí, pero no hagas ruido y mañana por la mañana te vas, ¿de acuerdo? Dejaría que te quedaras, pero mi madre es muy alergia el pelo de gato.

Amaia acariciaba el suave pelaje blanquecino del gato mientras hablaba y este empezó a ronronear y a refregarse por su cara sin dejar de hacer sonar su característico sonido. Después de eso la chica se metió en la cama y se tapó y al cabo de poco tiempo notó como el felino se había subido a la cama y se acomodaba entre sus piernas.

— Buenas noches pequeñín. — Le dijo al gato y empezó a relajarse.

El sonido y el peso del animal en su cuerpo la ayudó a conciliar el sueño y en apenas 5 minutos la muchacha ya estaba en un sueño profundo del cual no despertaría jamás. Cuando el gato comprobó que la joven estaba profundamente dormida se acercó sigilosamente hacia su cabeza, una vez allí observó la brillante cara de Amaia, la cual dormía plácidamente panza hacia arriba y una siniestra sonrisa le cruzó la cara al felino. El gato elevó lentamente su pata derecha, sacó una de sus afiladas uñas, la cual brilló a la luz de la luna, qué había aparecido, y rajó el cuello de Amaia haciéndole un corte profundo, tan profundo y letal que la chica murió sin despertar.

Una vez muerta la chica el felino empezó a cortar con sus uñas todas parte del cuerpo que le apeteció. Le sacó los ojos, le rajó los labios, le abrió las venas en canal y finalmente le corto el vientre y le sacó las tripas con las cuales se entretuvo jugando como un gato lo haría con un ovilló de lana.

Una vez satisfecha su sed de sangre el felino empezó a limpiarse lamiéndose el pelaje y saboreando la sangre fresca adherida a su cuerpo. Cuando se sintió satisfecho subió a la repisa, levantó el pestillo abrió la ventana y saltó ágilmente a la calle.

A la mañana siguiente, cuando la policía llegó, avisados por unos histéricos padres que habían encontrado el cuerpo destrozado de su hija, solo vieron unas ensangrentadas pisadas de gato que recorrían la habitación, se acercaban a la ventana y que dejaban un rastro fuera en la nieve, con la roja sangre en contraste con la blancura de la nieve.

March 19, 2019, 10:54 a.m. 9 Report Embed 9
Read next chapter CAPÍTULO 1: LINDY

Comment something

Post!
Aris Meyer Aris Meyer
Ok, me va gustando mucho a dónde va. Solo unas cuantas recomendaciones, que cheques bien tu redacción y los tiempos verbales. Hay partes que si bien no son del todo confusas, sí que son raras de leer, como: "Amaia que aferró el vaso con fuerza". También las cantidades que no correspondan a fechas o números grandes ("el año 1987", "cobraba tan sólo 2,500 pesos al mes", etc) se escriben con letra. En este caso: "A sus diecisiete años, Amaia..."
1 week ago
Светлана Винн Светлана Винн
не для слабых нервов )))
May 9, 2019, 9:19 a.m.
Marcela Valderrama Marcela Valderrama
Hola, Raül. La idea que planteas acá me parece interesante. Un horror explícito y sangriento necesario dentro del género. Pero me gustaría darte algunos consejos que creo mejorarían tu narración, dándole un estilo un poco más elegante y llevadero para el lector: Lo primero es que faltan muchos tildes, haciendo que los tiempos verbales cambien, entonces me tiendo a confundir un poco al leer y me distrae; por otro lado, los diálogos también confunden, procura ocupar la raya y no el guion corto. Ahora, como consejo super personal, creo que deberías expandir el vocabulario, quizás buscar sinónimos para no repetir las palabras. Con eso creo que tu historia debería tener todo lo necesario, me gusta la ironía de que a una pobre chica amante de los animales, la mate horrorosamente uno de ellos. ¡Sigue escribiendo!
March 31, 2019, 10:20 a.m.

  • Raül Gay Pau Raül Gay Pau
    Gracias por tu comentario. Sí lo de los guiones lo he ido solucionado. Es que empecé a corregir des del Capítulo 1, por que no recordaba que el prologo tenia Diálogos. Gracias. Los siguientes estan mejor. March 31, 2019, 10:28 a.m.
Mary Alba Martínez Mary Alba Martínez
Un prólogo genial, si mantiene este nivel será una novela muy buena.
March 29, 2019, 2:53 p.m.
ES Eduardo Saeta
Un cuento genial. Durante la lectura pensaba que cada elemento introducido en la historia tenia una razon y al concluirlo confirmo esto. No falta ni sobra nada. Felicitaciones!
March 23, 2019, 4:06 p.m.

CharmRing CharmRing
ese fue un minino malo.
March 23, 2019, 1:41 p.m.

~

Are you enjoying the reading?

Hey! There are still 13 chapters left on this story.
To continue reading, please sign up or log in. For free!