Y Las Gordas No Entrarán... Follow story

pahola123 Paula Han

El onceavo mandamiento, jamás publicado dice lo siguiente: "Y las gordas no entrarán, en nada de lo que se pongan en el momento en el que lo necesitan" Jericó 16:20 ---------------------------------------------------------------------------------------------------------- Historia Participante en el concurso "De lo cotidiano, un arte", se apreciarían sus reseñas para poder mejorar la historia en cada sentido necesario.


Humor Satire All public.

#vida #trabajo #Fatty #relatable #life #Humor
Short tale
0
1186 VIEWS
In progress
reading time
AA Share

Y Las Gordas No Entrarán...

Chicharrón, Chicharrón…

Yuca, longaniza, chicarrón, huevo…

Abro los ojos de golpe y veo el reloj. Mier…miércoles. Hoy es miércoles. Son las seis de la mañana. Es tarde, muy tarde. Salgo de la cama en un salto para resbalarme con la chancla.

El piso está muy frío, el piso está muy frío. ¿Qué me voy a poner hoy? ¿Qué haré con mi cabello? Oh Dios, la vida es tan cruel. Tengo hambre, tengo sueño, tengo hueva, me duele el alma, me duele el trasero, quiero ser rica; ¿Por qué diablos no soy rica? Es decir, tengo todo para ser rica, excepto el dinero. Si tuviese dinero pudiese tener una criada, si tuviese una criada no tuviese que llegar tarde, sólo el pensamiento se hace agradable. Se me hace una sonrisita torcida.

—Má—no oigo respuesta— ¡Mamá! —me levanto del piso y corro a la cocina para encontrarme con una nota escrita pegada a la nevera.

“Prepara tu propio desayuno, no tienes una criada." decía. Madre, ¿Debes ser tan mezquina hasta el final?

Grump Trump… esas son ellas, mis tripas. Grump Trump, seguían rezando. Ni siquiera me he cepillado los dientes. El corazón, la bilís, el hígado… escuché que hay riesgos de cáncer de estómago si uno no desayuna, con mi mala suerte podría ir al médico mañana y que me lo detecten terminal.

Entro al baño de un pronto y me doy cuenta de que el gorro que me había puesto para controlar mis rizos durante la noche se había salido. Me parezco a medusa, una versión gorda y ojerosa de medusa, o básicamente podría pasar por Úrsula, ya sea el personaje o mi tía en la vida real.

Me cepillo los dientes, entro al baño y aprovecho en la bañera para orinar. Salte chorro, no podemos tomar nuestro tiempo. ¿Por qué debo beber tanta agua antes de dormir? No tengo mucho tiempo, debo estar en el trabajo a las seis treinta.

No hay agua. ¿Bromeas? ¿Por qué el universo tiene que conspirar en mi contra? Destino, sólo llévame.

Tomo toallitas húmedas y me seco el orín del cuerpo, me pongo ropa interior limpia y salto en lo primero que encuentro. Subo el cierre del pantalón, —dime que me cierra, dime que me cierra— ruego en voz alta. Voló el botón. No tengo tiempo para quitarme el pantalón, ¿Dónde están los alfileres? No sé, pero así salgo. Ojalá y no me boten del trabajo.

March 18, 2019, 8:46 p.m. 0 Report Embed 0
To be continued...

Meet the author

Paula Han Pasajera en el mundo, Ciudadana del cielo. Nativa de un lugar en el trayecto del sol. Mujer en el globo. Despierta, traviesa, medio rara, medio boba, medio inteligente. Impredecible. Creyente aprendiendo a ser paciente, lidiando con mi carácter, tratando de cambiar. Escritora compulsiva, lectora molestosa. Amante de reír y hacer reír. Loca pasiva.

Comment something

Post!
No comments yet. Be the first to say something!
~