En el preciso instante Follow story

xaugar Guillermo García

Pensamientos fugases de una persona que intenta llegar a su casa antes que se desate la tormenta


Short Story All public.

#pensamientos #lluvia #tormenta
Short tale
0
3202 VIEWS
Completed
reading time
AA Share

En el preciso instante

Bajó del colectivo y miró hacia el cielo, estaba todo encapotado. La tormenta ya no esperaría más y aún le quedaban las cinco manzanas que lo separaban su casa.

«¿Por qué siempre sucede así? Sales sin paraguas y se larga la tormenta del siglo; sales con él y el sol raja la tierra.»

El viento comenzó a soplar con más fuerza. Aquí y allá se levantaban remolinos de hojas y polvo. Entrecerró los ojos y bajó la cabeza para evitar que le entrara tierra en ellos.

«¡Lo que me faltaría!»

Enfiló para su casa y comenzó a caminar apresuradamente para llegar lo antes posible. Un trueno se oyó a lo lejos y las primeras gotas comenzaron a golpear el pavimento.

«No voy a lograrlo. Esta lluvia me va a dejar echo sopa antes de que llegue.»

Esas manzanas carecían de negocios por lo que no había un solo alero lo suficientemente decente para resguardarlo del inminente aguacero que poco a poco comenzaba a ponerse serio.

«Igual sería inútil estas cuadras se inundan con facilidad y el agua siempre llega hasta los umbrales de las casas. Sería mejor seguir en vez de detenerse... ¿Cuando se dignarán ha realizar las obras para que esto cambie?»

El viento se incrementó y los arboles lo demostraron torciendo su ramas, haciéndolas crujir. Se sorprendió al darse cuenta que ya había recorrido dos de las cuadras que lo separaban de su hogar.

«Capaz que lo logro.»

Otro trueno estalló mucho más cercano, haciendo que sus esperanzas se extinguieran rápidamente. Apresuró aún más la marcha, mientras que los relámpagos comenzaban a verse con intensidad creciente.

«Tendría que haber salido con el paraguas. ¿Por qué no agarré el maldito paraguas?»

Una luz cegadora seguida de un gran estallido sobre su cabeza fue la obertura para que la lluvia se desatara con toda su furia. Comenzó a correr. Solo le faltaba una cuadra, por lo que no ahorró energías.

«¡Lo sabía! Sabía que me iba a dejar echo sopa antes de llegar.»

Se pegó a la pared en los últimos metros con la esperanza de mojarse menos. Pero fue en vano, las gotas frías como el hielo lo aguijoneaban sin piedad.

«¡Hoy termino engripado!»

Llegó a la puerta de su casa con la llave ya en la mano, la abrió en tiempo récord y se lanzó adentro inmediatamente... pero era tarde...

«Chorreo de pies a cabeza.»

Encendió las luces pues la que se filtraba por las ventanas era escasa. Se quitó rápidamente la ropa mojada y buscó un toallón. Sentía frío por lo que se apresuró a secarse y cambiarse de ropa. Luego se dirigió a la cocina y se preparó un café.

A través de la ventana, los relámpagos iluminaban el cielo casi negro por las nubes de tormenta y los truenos resonaban iracundos mientras la lluvia azotaba el pavimento.

Le dio un sorbo al café y toda su percepción cambió. A través de la ventana, la tormenta ya no se veía tan amenazante.

Le dio otro sorbo al café y las luces de la casa se apagaron súbitamente.

«Pero la p...»

March 9, 2019, 6:52 p.m. 0 Report Embed 0
The End

Meet the author

Comment something

Post!
No comments yet. Be the first to say something!
~