Al otro lado Follow story

theelectriclyla Consuelo Abihaggle

Si existiese un espejo capaz de llevarte a un universo totalmente opuesto a este ¿Lo cruzarías?


Short Story All public.

#horror #terror #cuentocorto #historiacorta #347 #plottwist
Short tale
0
3326 VIEWS
Completed
reading time
AA Share

Al otro lado

El viaje estuvo inundado de silencio pero no de tristeza. No extrañaba a mis abuelos, mi mamá tampoco. Cuando la gente hablaba de sus abuelos sentía que estaba viviendo en una realidad paralela, mi abuela jamás me cocinó nada rico y mi abuelo jamás me defendió de mis papás cuando me retaban. Creo que ellos ni siquiera quisieron mucho a mi mamá. Ella nunca me lo confirmó pero sé que se casó con mi papá para irse de su casa, no sirvió de mucho, cuando cumplí cinco años se divorciaron y no supe más de él.

Al llegar a la casa los encargados del traslado ya se encontraban allí. Nos habían estado esperando y estaban apurados, mí mamá, que tenía unas ojeras horribles producto de estar trabajando hasta tarde, abrió rápido y empezaron a cargar algunos muebles. Por mi parte, empecé a revisar las habitaciones del segundo piso, la pintura estaba cuarteada y el lugar olía fatal. Unas cucarachas caminaron al costado del pasillo, no había pasado una semana y ya la casa era un chiquero.

Me puse unos guantes de látex y me metí a una habitación en la que, por el olor y si no fuese porque el entierro había ocurrido hace unos días, hubiese jurado que los cuerpos estaban ahí. Empecé a revisar qué podía tirar, fotos, papeles, mugre, cosas que no valía la pena ni regalar, todo fue a parar a la basura. Seguí revolviendo hasta que, detrás de unos cuadros descoloridos, apareció un espejo de cuerpo completo. No se veía nada mal, salvo por el polvo y por los años estaba en buen estado. Quizás hasta lo podíamos vender y sacar alguna ganancia.

Por alguna razón que desconozco toqué el cristal, algo no estaba bien, estaba blando, hasta podría decir viscoso. Hundí más el dedo y sentí como todo mi cuerpo era empujado hacia su interior, me asfixié por unos segundos y luego quedé inmovilizada.

Fui "escupida" al suelo de la habitación y pude volver a respirar. Miré a mi alrededor y algo no cuadraba. La habitación estaba limpia, no solo eso, estaba ordenada y olía bien. Los muebles estaban nuevos, las cortinas planchadas y había un par de fotos sobre una mesita. Estaba por pararme a verlas hasta que una voz resonó desde el marco de la puerta.

-¡Menos mal que viniste!

Me sobresalté y miré hacia aquella dirección, algo andaba mal.

Ahí parada había una chica igual a mí.

-Sé lo que estás pensando- dijo acercándose- no tengas miedo, soy vos de este lado del espejo.

Empecé a gritar y ella vino muy rápido a taparme la boca. El parecido era increíble, incluso aquel lunar a un costado de la barbilla. Lo único que nos diferenciaba era el corte de pelo. Ella lo tenía lacio y largo a la cintura, el mío era corto y lleno de ondas.

-¿Quién sos?- pregunté mientras sacaba su mano de mi cara.

-Ya te lo dije- se sentó en frente mío- soy vos pero de este lado. El espejo conecta a ambos universos, los cuales no se parecen en casi nada. Bah, eso he comprobado las veces que he cruzado.

No podía prestar mucha atención a lo que decía, no le creía pero ¿Cuál podía ser la explicación? Había sentido como aquel espejo me succionaba y justo delante de mis ojos estaba ella, un clon mío.

-No me mirés así- pidió- puedo mostrarte la casa así lo comprobás- se paró e hizo un ademán para que la siguiera.

La casa estaba en perfecto estado, brillaba por donde sea que la miraras, ni una mota de polvo se asomaba a la vista, incluso llegaba un olor a pan recién horneado desde la cocina. Bajamos las escaleras, las cuales no rechinaban, cruzamos el comedor con pocos adornos pero de buena calidad. La vivienda era una oda al buen gusto y el minimalismo.

Al entrar a la cocina casi me desmayo, sacando una bandeja del horno estaba mi abuela, bueno la abuela de mi otro yo, esta tenía una expresión serena, una sonrisa salió de manera instantánea al ver a su nieta. Ella la saludó y me presentó como una amiga del colegio. En ese momento apareció el abuelo, la saludó con un abrazo y le contó que sus papás acababan de llegar a su destino, al parecer se habían ido de vacaciones juntos y mi clon estaba quedándose en casa de sus abuelos.

Nos sentamos a comer carne con salsa y puré de papas, además del pan recién horneado. Creo que era la primera vez que comía comida "de abuela", estaba delicioso, además tenía mucho hambre y no había desayunado nada. La otra yo empezó a decir que teníamos que ir a la escuela después de almorzar así que le seguí la corriente. Al parecer le entregaban el premio a la mejor compañera o alguna sandez así, también iba a recibir una mención por mejores notas.

Después de todo era cierto, al otro lado del espejo las cosas eran completamente diferentes, no solo destacaba en la escuela, le iba bien en los deportes, hacía colectas para la gente en situación de calle y estaba metida en una organización que ayudaba a animales a encontrar un hogar ¿Cómo alguien tenía tanto tiempo? Ella resaltaba en casi todo, por lógica eso me dejaba a mí como una tarada en casi cualquier cosa que hiciera.

Fuimos a su habitación, no necesito describirla, ni siquiera necesito aclarar que en la casa de mis abuelos no existía una habitación para mí en el caso que quisiera quedarme. Sacó su uniforme del colegio y lo dejó sobre la cama.

-Usalo- dijo casi como una orden.

-¿Por qué? ¿Qué vas a usar vos?- pregunté preocupada, solo había un uniforme y nosotras éramos dos.

-Te propongo algo- se me acercó- vos me reemplazás acá y yo me voy para tu lado- los ojos le brillaban- Puede ser por un día, podemos probar que tal, incluso si querés podemos repetirlo cada tanto. Nadie se daría cuenta.

-No creo que te interese mucho vivir de mi lado- la idea me tentaba pero dudaba ser capaz de reemplazarla.

-Nunca lo voy a saber si no lo intento- me agarró de los hombros- vos tampoco. Solo por un día, mañana a esta misma hora nos encontramos acá y todo vuelve a la normalidad. No te preocupes por el pelo, me lo voy a cortar al cruzar.

Acepté. No me iba a negar, me moría por estar aunque sea un día de este lado y vivir todo aquello que ni siquiera sabía que existía. Me puse el uniforme y me dirigí a la escuela. En esta todos me saludaron, al parecer tenía muchos amigos y la gente se fijaba en mí. Tanta atención me abrumaba un poco y me hacía pensar ¿Por qué mi yo de acá era tan buena si yo no era tan mala?

Tuvimos el acto de fin de año en el que recibí "mis menciones" y al finalizarlo una de mis amigas me invitó a su casa junto con otros compañeros, también acepté, no iba a perderme de nada. Aquella noche tuve una mezcla de sensaciones, me ofrecieron alcohol, al parecer a ella le gustaba así que tomé para que fuese creíble. Al principio me reía pero después comencé a sentirme descompuesta, estoy segura que en algún momento de la noche vomité, también creo que uno de los chicos que estaba ahí me insistió para que le diera un beso pero no me acuerdo qué pasó.

Al otro día desperté en la cama de mi amiga, traté de despertar a alguien para ver cómo volver pero todos estaban desmayados. Decidí agarrar mis cosas e irme por cuenta propia. No diría que la pasé mal, pero tampoco sabía si quería repetirlo. Ella y yo éramos muy distintas.

Al llegar a casa volví a recostarme, era muy tarde, o muy temprano depende de cómo lo vieras. Ya casi se acercaba la hora del encuentro, fui a bañarme y al terminar me cambié y me dirigí al espejo. Me senté en el suelo y pude ver como el cristal comenzaba a deformarse.

- La pasé muy bien- salió del espejo casi desfilando- deberíamos hacer esto más seguido.

-No lo sé- dije dudando- podría ser.

-Bueno como quieras- su cara parecía decirme que era la persona más aburrida del mundo- nos vemos cuando gustes.

Crucé el espejo y este como de costumbre me escupió, al pararme en vez de observar mi reflejo pude verla a ella con una sonrisa de oreja a oreja. Levanté la mano para saludarla pero esta agarró un objeto pesado y destruyó el cristal. Pedazos de vidrio cubrieron la habitación, no entendía qué ocurría ¿Por qué hizo eso?

Pude escuchar el sonido del televisor en algún canal de noticias, fui hasta este y vi como mi rostro aparecía allí. Las palabras "asalto", "asesinato" y "robo" figuraban en el titular junto con un video de distintos lugares en los que había cometido delitos. Pude escuchar a mi madre gritando mi nombre entre sollozos desde el piso de abajo, también pude oír las sirenas de la policía y cómo estos abrían la puerta a la fuerza.

Mientras tanto, todo era tan distinto al otro lado.





March 7, 2019, 1:52 a.m. 0 Report Embed 0
The End

Meet the author

Comment something

Post!
No comments yet. Be the first to say something!
~

Related stories