Las Hermanas Holt: Hágase la luz Follow story

sonuniversos Soñando Universos

La relativa calma en la vida de las hermanas Holt salta por los aires cuando secretos del pasado, y del presente, encuentran la manera de salir a la luz. Pero Nita, las más pequeña de ellas, tiene un plan; si la realidad no es la que ella desea, siempre puede crear otra.


Drama All public. © Todos los derechos reservados

#amor #compromiso #drama #especial #familia #fantasía #hermanas #mujeres #romance #secretos #serial
11
3856 VIEWS
Completed
reading time
AA Share

Bienvenido a Lakewood

Bienvenidx a Lakewood. En este tranquilo barrio de la ciudad de Edmonton (Alberta, Canadá), la familia Holt disfruta de una aparente calma que está a punto de desaparecer. Los secretos están hechos para salir a la luz y Lakewood no puede ser más luminoso.


LOS PERSONAJES

Laura siempre fue la hija, la hermana, la novia… perfecta. Estaba convencida de que las cosas tenían que salir bien por defecto y eso le permitió tener una vida muy placentera y satisfactoria, solo oscurecida por la inesperada muerte de su padre Richard.

Siempre se llevó muy bien con sus hermanas, especialmente con Theressa, con quien fue creando una complicidad que se hizo más y más fuerte a medida que pasaban los años, en contraposición a Vicky, que siempre fue más por libre.

Al comienzo de nuestra historia, Laura vivía el momento de mayor plenitud de su existencia. Se sentía totalmente realizada profesionalmente como decoradora, estaba rodeada de gente que la quería, y en unas semanas cumpliría uno de sus grandes sueños; casarse con Mark, el amor de su vida.

Pero antes de la boda, aún quedaban varios asuntos pendientes, entre ellos, algunos que ella no tenía apuntados en su lista.


Inconformista y extremadamente curiosa, Vicky siempre fue a contracorriente. Al principio, por su propia naturaleza, tuvo la necesidad de explorar y de confirmar si todo lo que le contaban, y se daba por supuesto, era cierto. Más adelante, porque prefería ser el centro de atención que pasar desapercibida; que hablen bien o mal, pero que hablen.

A sus 32 años, había superado con nota todos los retos que la vida le había planteado, salvo uno. El que consideraba más grande y que, por miedo a no saber afrontar, había decidido ignorar; el amor.

Ajenas a esta dificultad, sus hermanas siempre envidiaron la capacidad de Vicky para desenvolverse en la vida. Eso le permitió conseguir ciertas ventajas en la convivencia, como ser la primera que usaba el baño, pero también le tocó lidiar con la mayor parte de inseguridades de sus hermanas, que no dudaban en acudir a ella para saber qué haría Vicky en aquella encrucijada vital.

Cuando se cansaba de repetirles que cada persona es diferente y que, por lo tanto, tiene que tomar sus propias decisiones, optaba por valorar los riesgos de cada situación y les proponía la opción que le trajera menos quebraderos de cabeza. Sobre todo, por si algo no salía como ella había previsto. No siempre le apetecía ejercer de consejera, pero, en el fondo, le gustaba que sus hermanas acudieran a ella. Al fin y al cabo, era la hermana mayor y, por lo tanto, el modelo a seguir. Pero con el tiempo todas se hicieron adultas y la alianza entre Laura y Theressa y la devoción de su madre por ellas la habían convertido en la extraña compañera de piso con la que charlas de vez en cuando, pero que normalmente queda al margen al no ser de tu mismo rollo.


Caminando sobre la delgada línea que separa el victimismo del optimismo forzado, Theressa sólo buscaba una cosa en la vida; ser feliz. Y para ello sólo veía posible un camino; el amor.

Durante toda su vida vivió bajo la sombra de Laura, a la que admiraba, pero también envidiaba, aunque su amor fraternal siempre evitó que se convirtiera en algo oscuro y dañino para ella.

Tras una infancia y, sobre todo, una adolescencia, en la que no conseguía encontrarse, su refugio en la escritura le ayudó a sobrevivir, aunque no evitó que en uno de sus bajones intentara darse por vencida. Una intensa terapia y el apoyo de su familia, fueron imprescindibles para seguir adelante.

En aquellos días en los que Laura era, más que nunca, el centro del universo, no podía evitar sentirse mal. Su hermana era un recordatorio permanente de que no había conseguido acercarse, ni remotamente, a los objetivos que se había marcado para cuando cumpliera los 30 y, por desgracia, sólo le quedaba un año para alcanzarlos. Y no es que no hubiera tenido oportunidades para cumplir sus sueños, pero siempre encontraba la manera de ponerles pegas, saboteando así una plenitud que nunca llegaba a alcanzar.


Cuando Ángela se quedó embarazada de Nita, supo que, esta vez, el bebé no sería como las tres anteriores. Sentía que algo iba mal, y no le faltaba razón, pero era otra cosa lo que más temía; estaba a punto de dar a luz a alguien muy especial y no estaba preparada para ello.

Con una infancia ambivalente, entre el rechazo del resto hacia alguien que era diferente y la, completa y absoluta, devoción y aprobación por parte de su padre Richard, Nita pudo crecer con más alegrías que penas.

La múltiple y variada medicación y la temprana salida de la escuela para recibir clases en el hogar, debido a sus dificultades de adaptación, la obligaron a conocer a su manera lo que tendría que haber aprendido relacionándose con otros niños de su edad.

Su increíble imaginación, unida a su interés por los animales y a su afición, promovida por su padre, a la música clásica, la ópera y toda clase de artes, fueron sus armas para afrontar una realidad que se complicó exponencialmente tras la muerte de su progenitor. Aquel hecho, llevó a Nita a refugiarse en su imaginación. Allí, las cosas siempre eran mucho más bonitas, brillantes y divertidas que en la realidad, y a su vez, ella misma era mucho más guapa y no tenía discapacidad alguna. Pero con el paso del tiempo, esos mundos oníricos y distópicos que ella inventaba empezaron a coger demasiado peso, distorsionando su realidad y preocupando a la gente que la rodeaba.


Ángela siempre tuvo aquello que quiso; costara lo que costara. Nacida en el seno de una familia autoritaria y recta, aprendió, desde muy pequeña, que las excusas para no esforzarse solo eran trampas estúpidas, de una mente de la que había que desconfiar permanentemente para que no se adueñara de uno mismo. El único camino posible era el que te llevaba al éxito y todo lo demás era un ruido innecesario.

Tras la muerte de Richard, la mala relación que tenía con Vicky, la adoración que sentía por Laura y Theressa, y la desesperación que le creaba Nita, eran el núcleo central de una realidad que sentía bajo su control, pero estaba a punto de descubrir que un imperio de mentiras se desmorona tan fácilmente como se crea la primera de ellas.



Otros Personajes

· Norine, la asistenta de la familia y la mujer con más paciencia sobre la faz de la tierra.

· Charlie, traerá sensibilidad y belleza a una casa necesitada de alguien como él.

· Mark, pareja de Laura, el futuro yerno perfecto.

· Elena, una nueva amiga de Theressa que desatará cambios imprevistos en su vida.

· Josh, conectado a la familia Holt a través de dos de las hermanas.

· Sean, un misterio por resolver.

· Richard, el difunto padre, cuya muerte marcó un antes y un después en la vida de las hermanas.



LA CASA DE LAS HERMANAS


· PLANTA BAJA


· PLANTA INTERMEDIA


· DESVÁN