Herencia Follow story

P
Pablo Nicolas Torres


Ya habían pasado muchos años, Europa dejo atrás su vida pueblerina para convertirse en un reino prospero lleno de vida. Pero como todo progreso, el suyo encierra un pasado oscuro-


Historical All public.
2
1637 VIEWS
In progress
reading time
AA Share

Escala

Escrito Por

Paulus Torribus

El resultado de la venganza solo trae consigo más sufrimiento y solo la

esperanza de una vida oscura.


INTRODUCCION


Ya habían pasado muchos años, Europa dejo atrás su vida pueblerina para

convertirse en un reino prospero lleno de vida. Pero como todo progreso, el

suyo encierra un pasado oscuro.


A finales del siglo XVI, la población francesa había conseguido vivir con los

recuerdos de los acontecimientos que acontecieron a mitad de siglo. El pueblo

de Carennac Lot paso a formar parte de un progresivo reinado encabezado por

Hugo I y su esposa Bertrada de Laon. Ellos no vivieron siempre juntos, ella

vivía en su castillo llamado Carsey. Por tradición familiar se había casado con

Hugo I, ambos reinaron en el territorio francés. Su hogar estaba construido

con piedras arcillosas, tenía cuatro torres, cada una llamada: torre, torreón,

atalaya y fuerte. En cada una había apostado un guerrero haciendo guardia

para prevenir que los enemigos asaltasen el castillo, una de sus entradas tenía

una reja metalizada reforzada y otra puerta de madera utilizada para que sus

soldados pudiesen entrar y salir del castillo, ya que en los alrededores

descansaba una fosa común con cocodrilos y aguas toxicas.


El retorno de Hugo.


El sol nació detrás de las colinas del reino iluminando el regreso galopante de

Hugo I y de sus hombres por las calles.


Todos sus súbditos estallaron de alegría y jubilo al ver el regreso de su rey y

por saber si el resultado de su marcha hacia nuevas conquistas fueron tan

fructíferas e hizo que sus terrenos aumentasen.


Hugo I llego con sus hombres a la fortaleza, penetraron en su interior y se

encaminaron hacia el gran salón a celebrar la victoria conseguida. Todos los

empleados de Hugo I salieron al gran salón con fuentes cargadas de

abundante comida. Como empleados él tenía a Francis, jefe de las personas

que trabajaban en la cocina, Eloise era la cocinera del rey… Debido a los

grandes cambios culturales y religiosos que sufrió Francia, también, en los

alrededores de la fortaleza había una abadía en la cual estaba capitaneada por

un monje que se encargaba de cuidar las pequeñas plantaciones que él mismo

cultivaba y también de transmitir creencias religiosas a los súbditos de su

señor. A la cabeza de la medicina se encontraba el doctor Dominique, como

bufón real tenían a Aarón, un chico joven, moreno y delgado, no se sabía nada

de él porque no formaba parte del servicio desde el nacimiento del reinado de

Hugo I.


Al entrar a su hogar, su majestad y sus soldados celebraron lo que había

logrado comiendo y bebiendo sin control. En la alborada del día siguiente, el

rey y los miembros de sus tropas acabaron dormidos en las mesas y en el

suelo. Cuando todos se despertaron, volvieron a hacer sus tareas.


Hugo I no quiso que la celebración acabase en ese momento, por ello se

dirigió a la cocina para comunicarles a sus sirvientes lo que pretendía hacer esa

noche y al bajar por las escaleras se encontró con Francis.


Esta noche llegaran invitados a mi castillo, preparen un gran banquete para

esta noche, no quiero ningún error, todo tiene que salir correcto.


¡¡Como desee su majestad, todo se hará como lo ordene¡¡


Respondió Francis.


Después de haber escuchado las ordenes que el rey le ha mandado a cumplir,

Francis se dirigió a la cocina para comunicarles a los otros sirvientes, lo que el

rey les había ordenado hacer.


Unificación entre reinos.


La noche hace su aparición en los dominios de Hugo I. Todos los invitados

empezaron a llegar, reyes y príncipes aliados del rey. El rey Abel y sus hijos

Adolphe, Agatón y Agobart, Alban y Alcide... Todos disfrutaron de la noche, a

los pocos minutos comenzaron a salir los sirvientes con grandes bandejas de

comida y botellas de vino. En el salón todos hablaron de asuntos políticos y

cambios económicos. Al cabo de unos minutos salió Aarón para entretener a

los asistentes. En el transcurso del espectáculo que Aarón estaba realizando,

recorriendo los pasillos que hay entre las mesas, se le resbalo de las manos una

de sus mazas y al recogerlo escucho a su rey hablar con Agatón sobre lo

sucedido en el siglo pasado.


¿Qué haces? Eres un cipote, vete.


Aarón siguió con su trabajo y al terminarlo se retiro a la cocina con su

semblante cambiado completamente.


¿Qué te ocurre Aarón?


Le pregunto Aline, la cocinera.


Que sabes de los acontecimientos del siglo pasado?


¿No lo sabes? Antes de que esto se convirtiese en un reino, fue un pueblo,

hubo dos asesinatos perpetrados por el alcalde y un comerciante de vinos

españoles. Asesinaron a un empleado de su negocio y a la mujer del

comerciante.


Como se llamaba el comerciante?


Se llamaba Alexander de la Rosa.


Cuando hubieron acabado de hablar, Aarón se marchó a su recamara a

tumbarse en su cama pero no pudo dormir siendo presa de las imágenes sin

explicación que albergaba su mente provocándole un estado de insomnio que

lo dejo pensando en lo que le dijo Aline.


A la mañana siguiente, el servicio se incorporo de sus recamaras para

desayunar y para ponerse a trabajar, Aarón entro en la cocina.


Hola, buenos días, tengo hambre.


Hola buenos días, tu siempre tienes hambre jeje, vete a comprar las cosas para

la comida.


Está bien.


Aarón se marchó al mercado a comprar lo que le había mandado. Mientras se

dirigía al mercado, se quejaba con palabras despectivas hacia su rey, después de

haber hecho la compra salió de allí, giro la cabeza hacia la derecha y hacia la

izquierda, al hacerlo se dio cuenta de que allí estaba la prisión en donde se

encontraba equivocadamente el hombre que Hugo I hizo encerrar y custodiar

por los delitos que según él había cometido en el pasado.


¡¡Pronto te sacare padre, pagaran por lo que te han hecho!!

Feb. 19, 2019, 12:48 p.m. 0 Report Embed 1
Read next chapter El regreso

Comment something

Post!
No comments yet. Be the first to say something!
~

Are you enjoying the reading?

Hey! There are still 6 chapters left on this story.
To continue reading, please sign up or log in. For free!

Related stories