Sangre Follow story

oliverestt1548448352 Oliver

En ese momento, sus únicas ganas de gritar se desvanecieron cuando decidió succionar lo único que poseía en aquella oscura habitación.


Teen Fiction All public.
Short tale
0
2377 VIEWS
Completed
reading time
AA Share

Sangre

¿Qué tiene de malo estar atado de pies y manos en una silla dentro de un cuarto oscuro? Ah, sí; tener un vampiro acechándote desde las sombras con una sonrisa que me decía ''Voy a chuparte la sangre aunque sea lo único que haga en mil años''. Vamos, todo genial, eh. Yo atado a una silla mientras que un vampiro sádico estaba apoyado en una mesa mirándome fijamente a los ojos. Como siempre, yo intentaba deshacerme de las cuerdas con las que aquel espectro me había atado a la silla, pero no lo conseguía ni siquiera rasgando con las uñas aquella gruesa cuerda. 


La criatura y yo seguíamos mirándonos, sin dirigirnos en ningún momento la palabra y cada uno pensando en sus cosas. De repente, oí unos pasos detrás de mí y sentí que una mano fría me tocaba el cuello, lo cual hizo que me diera un escalofrío. A mis espaldas había una criatura negra, con alas y con unos ojos tan rojos que parecían estar inyectados en sangre. Me fijé en la forma que hacían sus pechos, así que supuse que era una criatura femenina. Me sonrió fríamente. 


-Señor. -dijo la criatura, acercándose al vampiro. -¿Qué hago con este humano tan insolente? 


-Tranquila. -contestó el vampiro, sonriendo. -Ya se irá dando cuenta poco a poco dónde se está metiendo. 


-¿Disculpa? -repliqué, sacudiéndome en la silla. -Has sido tú quien me ha metido en esta habitación, eh. 


-¿Yo? -preguntó el espectro, con tono inocente. -Qué humano más estúpido y pensar que pronto te chuparé la sangre. 


-Ay, no. -espeté, mirándole fijamente. -Eso ni en tus sueños más sádicos, gilipollas. 


Su acompañante, la cual dio la casualidad que era un súcubo, se acercó a mí y me sonrió sarcásticamente. Se apoyó encima mía y lo último que recuerdo fue verla quitándome la ropa; terminé desmayado en el suelo con un rastro de sangre por mi boca. Cuando me desperté del desmayo, me fijé en que el súcubo y el vampiro se estaban riendo a carcajadas. Estaba completamente desnudo y con marcas de sangre por todos lados, con una mirada llena de impotencia. 


El espectro le hizo un gesto al súcubo para que le dejase un rato a solas conmigo y ella obedeció sin rechistar. Se puso de cuclillas y me miró a los ojos, mientras yo intentaba apartarme de esa criatura con un semblante frío. Sin darme cuenta, el vampiro me agarró por las muñecas y me inmovilizó en el suelo mientras se acercaba cada vez más hacia mi cuello. Sentía su respiración cerca de mí y nada más acercarse al límite, me clavó sus afilados colmillos y me empezó a chupar la sangre. Mientras yo gemía de dolor, él seguía disfrutando el banquete conmigo, salvo que YO era su banquete y lo que estaba comiendo no era comida, sino mi sangre. Terminó de chuparme la sangre y se levantó, con unas gotas del plasma en la cara y a mí dejándome en el suelo desnudo y con la marca de sus colmillos en el cuello. 

Jan. 26, 2019, 3:20 p.m. 0 Report Embed 0
The End

Meet the author

Oliver Aficionado a la escritura

Comment something

Post!
No comments yet. Be the first to say something!
~

Related stories