CLICK! Follow story

elehachezeta Ele HacheZeta

¿Se puede superar el primer amor? Cuando el pasado llama a tu puerta solo puedes hacerle pasar, que hay trabajo que hacer. ¿Lencería sexy, tensión sexual, asuntos pendientes? Nadie dijo que lanzar tu carrera fotográfica fuera fácil.


Erotica For over 18 only. © Todos los derechos reservados

#modelo #primeramor #lgbt #lgtb #lesbianas #fotografia #chicaxchica #relatocorto #relatoerotico
Short tale
7
3820 VIEWS
Completed
reading time
AA Share

CLICK!

¡PUM-PUM! ¡PUM-PUM! ¡CLICK! ¡PUM-PUM! ¡PUM-PUM! ¡CLICK!


Mi visión está borrosa, solo puedo oír los latidos acelerados de mi corazón y sentir el peso de su cuerpo sobre el mío, balanceándose al unísono con mis caderas. El placer es tan... Pero no empecemos la historia por el final, todo a su debido tiempo.


Hoy es domingo. Al contrario del resto de mortales yo me he levantado pronto. Me he dado una de esas duchas que te cargan para el resto del día. Ni fría, ni caliente. Pero te resucita el alma. Una ducha acompañada de buena música que te hace mover hasta el último de tus tendones y hace cantar a la más remota de tus células.


Compruebo que está todo a punto en mi mochila y salgo al mundo para capturarlo en instantes únicos con mi cámara.
Voy paseando y haciendo fotos. Solo hay kioscos, panaderías y algún bar abierto. Poca gente en la calle: un anciano paseando a su perro, una chica haciendo footing y un grupito de chavales borrachos.


Paso por delante de un bar que tiene la puerta abierta y oigo la voz del telediario saliendo del televisor: «escándalo en las redes sociales, se lo contamos a continuación». Entro al bar, me pido un café y me siento en una de las mesas para esperar la noticia. Mientras dan el resto de titulares me tomo el café y ojeo Twitter. Busco los Trending Topic, uno de ellos es #CiraVUscandal.


@noticiascalientes: ÚLTIMA HORA | Cira, la rubia supermodelo de la marca Venice Underwear, al desnudo literalmente en un vídeo comprometedor junto al dandy italiano Giacomo Guarnieri #CiraVUscandal bit.ly/CiraGiacomo


@escandalosdefamosos: Recopilación de los mejores momentos del vídeo sexual Cira+Giacomo, a qué esperas para verlo? #CiraVUscandal bit.ly/CiraSexTape


Y así un sinfín de tweets tratando de ganar el mayor número de visitas y visualizaciones para sacar tajada del asunto, qué triste... Reviso otros hashtags que no son tendencia, pero que al menos me sacan una sonrisa como #SundayFunday o #SundayMorning y de repente recibo la notificación de un nuevo email. Es de Venice Underwear, asunto: Propuesta de trabajo.


Mis ojos se abren como platos, me atraganto con el café y riego de líquido la pantalla del móvil sin querer. Cojo una servilleta de papel para limpiar el desastre mientras mis pensamientos van a mil por hora. Llevo un año en la cantera de esta empresa por su programa para ser la lanzadera de fotógrafos y modelos emergentes, ¡por fin se acerca la oportunidad de darle un empujón a mi carrera! Inspiro profundamente, suelto el aire lentamente y abro el correo.


El tono es formal, pero el texto de propuesta es más largo que un día sin pan. El resumen es que tras el escándalo de Cira quieren apartar la atención de los medios lo antes posible, tomar medidas legales y continuar con su plan de ser una marca que da oportunidades a nuevos talentos. Si acepto, quieren que fotografíe mañana mismo a una de sus futuras supermodelos. No lo pienso dos veces y respondo aceptando el trabajo, me pido otro café y para cuando todavía estoy asimilando lo ocurrido recibo otro correo con los detalles para la sesión. Será mañana a las 10 en mi estudio para tener la máxima discreción, solo asistirá la modelo sin maquilladores ni asistentes, requieren secretismo por la nueva colección de lencería. ¡Lencería! De repente mis neuronas conectan y encienden la palabra con luces de neón. Todavía no he hecho ninguna sesión de este tipo, siempre lo pospongo porque me pongo nerviosa solo de pensarlo, ¡¿dónde me he metido?! Cuando levanto la vista hacia la televisión del bar las noticias han terminado, pero eso ahora ya no importa.


*******


Son las diez menos cinco y llaman a la puerta del estudio. Qué puntualidad. Mis nervios y yo abrimos, y ahí está ella. Radiante como la mañana, tan sonriente, tan familiar, tan... cambiada. No puede ser ella. Esto tiene que ser una broma, ¿dónde está la cámara oculta?


—Cuánto tiempo sin vernos... ¿no vas a darme un par de besos?

—S-sí, claro. —Le doy dos besos-. Pasa, pasa.

—Me alegro mucho de verte —dice sin dejar de sonreír—. ¿Dónde puedo cambiarme?

—Aquí en esta puerta de la derecha tienes un baño. Voy a colocar el objetivo en la cámara y te espero en la salita que está al final del pasillo.


Huyo antes de que conteste. Creo que se me está empezando a acelerar el corazón.


Llego a la salita y la recorro de un lado a otro sin sentido alguno, sacudiendo las manos hacia el suelo, como queriendo quitarme los nervios y los recuerdos que llegan como flashes a mi mente. Recuerdos de los días en los que empezaba a tener dudas sobre mis sentimientos. Recuerdos en los que solo está ella. Sus miradas y ella. Sus abrazos y ella. Su perfume, sus locuras..., nuestras locuras. Un todo y un nada. Y digo nada porque todo terminó antes de ni siquiera intentar empezar. No sé ni si había un «nosotras». Ella se fue, su familia se mudó antes de comenzar la universidad y le perdí la pista. Desapareció.


Hasta hoy.


Ultimo algunos ajustes de la cámara y oigo sus pasos sordos acercándose por el pasillo. Aparece en la salita con unas zapatillas de andar por casa y un albornoz rosas. Deja el albornoz en el perchero de la puerta y se quita las zapatillas antes de pisar el fondo blanco.Lleva un conjunto de encaje blanco nuclear, la melena negra y ondulada le cae sobre los hombros y sus curvas ahora son mucho más impresionantes que entonces, en aquel cuerpo adolescente. Ahora adornan el cuerpo de una mujer. Y vaya mujer...


—Me he traído música en un pendrive, ¿puedes ponerla? —Extiende su mano hacia mí.

—Sí, dame. Con las prisas olvidé traerla yo. —Le cojo el pendrive de la mano sin mirarla y lo enchufo al ordenador, pongo la reproducción aleatoria y le doy al play.

—¡Fantástico! —dice sonriendo y se gira para situarse en el fondo.


La sesión transcurre con normalidad, recordando los viejos tiempos entre risas y añoranza. Cada 20 ó 25 minutos ella se cambia de conjunto en el servicio y en unas dos horas ya se ha puesto todos. El último es realmente impresionante, de un negro brillante y líneas plateadas enmarcando cada curva. De repente deja de posar y su mueca se vuelve seria, como preocupada.


—¿Sabes?, pensé que ibas a rechazar este trabajo.

—¿Por qué pensaste eso? —le digo frunciendo el ceño y bajando la cámara a un lado.

—Pues porque cada vez que me cambiaba de ropa delante de ti, ¡te ponías como un tomate! —Y rompe a reír.


Me quedo boquiabierta y le lanzo una mirada asesina.


—Es trabajo —le contesto seria.

—Podrías haber dicho que no. —Ella sigue sonriendo.


Pongo los ojos en blanco, tratando de ocultar una media sonrisa.


—Eres incorregible, siempre te reías de mí por esas cosas.

—¿Pero por qué aceptaste? —Insiste.

—Porque es una gran oportunidad, y no sabía que la modelo eras tú. —Le clavo la mirada.

—Oh, y si hubieses sabido que era yo, ¿habrías dicho que no? —Me devuelve la mirada, desafiándome—. ¿Estás enfadada conmigo?


Resoplo.


—Ya hace tiempo que dejé de estar enfadada contigo. No merecía la pena, ya no estabas ahí —digo, bajando la mirada.


Se acerca hasta a mí y me coge de la mano.


—No lo decidí yo, sabes que no —dice sacudiendo la cabeza—. Fue todo muy rápido, no me dieron tiempo para nada y con la mudanza perdí mi agenda con todos los números y direcciones. Ya sabes cómo eran las cosas hace 10 años. —Baja la mirada, triste.

—Sí, lo sé. —Intento buscar sus ojos.

—Tuve que volver a hacer amigos, empezar de nuevo en otra ciudad, otra manera de ver la vida en la universidad... —Levanta la mirada—. Sin ti.


Nos miramos unos segundos en silencio. Y sigue hablando.


—Cuando en la agencia me enseñaron los trabajos de distintos fotógrafos y vi tu nombre no lo dudé ni un momento, dije que quería la sesión contigo. —Empieza a sonreír de nuevo—. Siempre te gustó hacerme fotos.

—Eras mi única modelo —digo devolviéndole la sonrisa.

—Oye, pon la cámara en el trípode y vamos a hacernos fotos juntas —dice tirando de mi brazo, mientras se dirige hacia el fondo blanco.

—¿No te vistes antes? —le digo intentando pararla.

—Luego, ¡venga ven!


Programo la cámara para que haga una foto cada 10 segundos, la pongo en el trípode, encuadro, me descalzo y me pongo a su lado. Ella me abraza por el cuello y empieza a posar apoyándose en mí, yo no sé dónde poner mis manos. ¡CLICK!


—¡Pero haz algo, que estás muy quieta! —Me zarandea.

—No sé posar tan bien como tú. —Sigo con las manos en alto.

—Solo déjate llevar por lo que estés sintiendo ahora.

—Vale... —Le sostengo la mirada.


Mientras la miro, abrazo su cintura y le doy un mordisco en la mejilla. ¡CLICK!
Ella se gira boquiabierta y me agarra un pecho, poniendo cara de malicia. ¡CLICK!
Frunzo el ceño y le hago lo mismo en venganza, pero con las dos manos. ¡CLICK!
Ella agarra mi cara y me besa en los labios. Pongo cara de susto. ¡CLICK!
Suelto sus pechos, me aparto de ella y por un momento me quedo en shock, mirándola a los ojos. ¡CLICK!
Reacciono, me lanzo hacia ella cogiéndole de la cintura y la cara, y le devuelvo el beso. ¡CLICK!
Empezamos a perdernos entre caricias y besos con urgencia. ¡CLICK!
Me quita la ropa y antes de que pueda darme cuenta ya estoy en ropa interior. Sonríe pícara y vuelve a besarme. ¡CLICK!
Le quito el sujetador que libera unos pechos redondos y erguidos, con los pezones erectos llamando a mi boca. Se los chupo sin compasión y su cuerpo se eriza de placer. ¡CLICK!


Nos deshacemos del resto de prendas y caemos al suelo del fondo blanco. La cámara sigue disparando sin cesar, captando cada caricia y cada beso en nuestros cuerpos desnudos. La música todavía suena de fondo. Unas voces sensuales cantan a dúo «...y si es por ti reinvento lo que es el verbo amar...» y se pierden la una en la otra en notas casi orgásmicas.
Me pongo sobre ella sin parar de besarla, una mano en su nuca y la otra perdiéndose entre sus piernas, estimulando su sexo. Beso su cuello y la oigo jadear. Se agarra de mi pelo y los movimientos de sus caderas cada vez son más salvajes. Los jadeos se convierten en gemidos fuertes, acelero el movimiento de mi mano y los gemidos se transforman en gritos. Inesperadamente gira sobre mí y me empuja violentamente contra el suelo, abre mis piernas y encaja su sexo con el mío, embistiéndome.


—Quiero que nos corramos a la vez... —dice mirándome a los ojos sin parar de moverse—. Llevo años imaginando este momento.


Le muerdo el labio y la acompaño en sus movimientos de vaivén. Puedo sentir la humedad de su sexo sobre el mío y noto cómo me humedezco todavía más. Cada vez nos movemos más rápido y más fuerte. Nos tiramos del pelo, nos besamos, nos lamemos, nos arañamos... el placer cada vez es más intenso. Sus gritos superan en decibelios a la música, pero yo apenas oigo lo que me rodea de tanto placer que siento.
Mi visión está borrosa, sólo puedo oír los latidos acelerados de mi corazón y sentir el peso de su cuerpo sobre el mío, balanceándose al unísono con mis caderas. El placer es tan insoportable para ambas que acabamos explotando en un orgasmo indescriptible, húmedo, atronador. Nuestros cuerpos se mueven como electrocutados por la intensidad de las sensaciones. Nos miramos a los ojos y nos reímos mientras seguimos convulsionando de placer.


Recuperamos el aliento mientras nos besamos suavemente. La cámara sigue disparando. De repente ella me mira con cara de preocupación.


—¿Qué vas a hacer con estas fotos?

—Las venderé al mejor postor —le digo poniendo una sonrisa burlona.

—¡¿Pero qué dices?! No me hagas esto, mi carrera está a punto de consolidarse... sigues enfadada, ¿verd-?

—¡Sshh! tranquila. —Le tapo los labios con mi dedo—. Solo bromeaba. Las redes sociales tendrán que conformarse con la rubia, la morena me la quedo yo.


FIN

Jan. 23, 2019, 8:35 p.m. 6 Report Embed 6
The End

Meet the author

Ele HacheZeta Escritora ✌ Multipotencial. Picaflor de géneros hasta que uno me enamore. Lo absurdo me hace gracia 📝🏳️‍🌈 || Todo el contenido está registrado en Safe Creative.

Comment something

Post!
MG Maria Gallardo
Qué directo y qué potente. Me ha gustado mucho!!!
Jan. 27, 2019, 3:26 p.m.

  • Ele HacheZeta Ele HacheZeta
    Gracias María, me alegra que te haya gustado ^^ Feb. 1, 2019, 9:10 a.m.
Laura Morales Laura Morales
Interesante, es erótico pero está muy bien llevado para que no suene muy vulgar. Estoy descubriendo mucho al leeros!
Jan. 27, 2019, 4:51 a.m.

Vic Syerix Vic Syerix
Buah, tu estilo me ha encantado. Es un relato con una idea muy clara y está escrito de una forma brutal. Tengo hasta el corazón acelerado por las emociones que me ha evocado (mucha carga erótica xD). Me encanta ♥.
Jan. 24, 2019, 4:39 a.m.

  • Ele HacheZeta Ele HacheZeta
    *_* jo Vic, muchas gracias por dedicarle un ratito y qué ilusión que te haya gustado! (por fin puedo responder el comentario, maldita app! xD) Jan. 24, 2019, 11:09 a.m.
~