Los mundos de Denis Follow story

saury Saury Harold

Denis Harold es un chico muy especial. Es amable, educado y tiene dos grandes amigos que le hacen muy feliz. Gracias a un espejo, herencia de su familia, descubrirá que ser un Harold va más allá de sentimentalismos familiares. Tres familias y un pacto de hace mucho tiempo atrás afectarán al pequeño Denis y a su entorno. Algo se avecina y la pregunta es: ¿en qué mundo estará la respuesta? (Portada creada por Vic del Castillo)


Fantasy For over 18 only.

#angels #229 #227 #romance #301 #fantasy #fantasia #lgtb
16
3884 VIEWS
In progress - New chapter Every Friday
reading time
AA Share

Prólogo


Érase una vez tres familias. Swan, Elliot, Harold. Eran tres familias unidas por una sola causa. La unión entre ellas comenzó hace mucho, mucho tiempo, cuando no existía la electricidad ni las comodidades actuales. Su historia se remonta a años en los que la oscuridad acechaba desde los rincones del mundo o, mejor dicho, de los mundos.

Michiko Harold deambulaba por el bosque de Arashiyama en Japón. Habían acordado encontrarse en aquel hermoso lugar. Era un amplio y esplendoroso bosque con altos bambúes. Era un lugar mágico. La brisa de la noche aireaba sus cabellos castaños. No era la chica más agraciada del mundo. A simple vista, era una joven como otra cualquiera que se puede encontrar por la calle. Sin embargo, era más especial de lo que aparentaba. Esa había sido su bendición y su maldición. Todo a la vez. Su vida no había sido ordinaria, aunque Michiko hubiera querido lo contrario. Desearía haber podido crecer con tranquilidad. Desearía haber podido vivir sin el sufrimiento que le había tocado tan de cerca. La vida era así. Daba vueltas y más vueltas. Lo que iba a hacer no solo iba a cambiar la suya, sino la de las generaciones futuras. Era consciente de ello. Esperaba haber tomado la decisión correcta. Muchos la habían estado persiguiendo desde antes de ser consciente de sus propios pensamientos.

—Llegas tarde.

La voz no la sobresaltó. Sabía que Micaela iba a llegar temprano. Ella siempre era muy puntual. De hecho, era una característica muy usual en la familia Swan. Sus ojos negros y profundos la miraban con seriedad. Su pelo negro y largo contrastaba con su pálida piel. Micaela había estado esperando un rato en aquel bosque.

Michiko y ella tenían algo en común: ambas habían sido perseguidas por seres más ambiciosos que buscaban aprovecharse de ellas. Ambas eran especiales aunque cada una a su manera. En aquel mundo, vivían a escondidas y ocultaban su secreto. Allí se habían conocido. No obstante, no había sido suficiente. Algunos las habían encontrado. Unos con mejores intenciones que otros. Así habían conocido a…

—Mejor tarde que nunca, Mica. No seas durilla con Michi.

Jeanette había llegado por fin. Era la más enérgica de las tres. Era una chica pelirroja con el pelo enmarañado y ojos de un azul brillante. Rápidamente, se acercó a abrazar a ambas muchachas. Le gustaba mucho dar cariño a las personas que quería. Michiko y Micaela se habían convertido en más que amigas. Eran como hermanas para ella. Jeanette sentía que era su deber cuidar de ellas, incluso si Micaela creía que no era necesario. 

Las tres habían formado un vínculo muy fuerte. Además, pertenecía a la familia Elliot. En realidad, ellos sí que eran ordinarios. La joven sencillamente había decidido seguir su instinto y seguir su corazón. Al conocer a Michiko Harold y Micaela Swan, Jeanette no podía hacer otra cosa que seguirlas allá a dónde iban. Había aprendido incluso a luchar para defenderlas de sus enemigos.

La risa suave de Michiko rompió el silencio tranquilo de los alrededores. Estaba segura de que no se había equivocado con la idea que había tenido. Hasta Micaela sonrió. Esta última no había conocido lo que era la verdadera amistad hasta conocer a las otras dos. Primero, conoció a Michiko en su tierra natal: Escocia. Echaba de menos vivir allí.. Las tres tenían muchas cosas en común. La historia de sus familias pesaba en cada una de ellas. Micaela a veces envidiaba a Jeanette. Era la más libre de las tres. Por eso, también valoraba más que nunca su presencia allí y que fuera a formar parte de lo que estaban a punto de iniciar.

—Estamos las tres aquí. Eso es lo importante, Jeanette, Micaela —dijo Michiko mirándolas a las dos. Entonces, su gesto se volvió más serio— Nadie os ha seguido, ¿verdad?

Ambas asintieron. Micaela siempre era muy sigilosa. Estaba en su naturaleza. El silencio y la quietud formaban parte de su alma. Era algo que iba más allá de la personalidad. A Jeanette le costaba más pasar desapercibida. Sin embargo, cada día se esforzaba más por ellas. Jamás se perdonaría ponerlas en peligro. Las tres estaban allí por un propósito. El bosque de Arashiyama parecía el sitio perfecto para reunirse. Llevaban algún tiempo en Japón. Vivían allí refugiadas y escondidas de fuerzas malignas. Habían tomado una decisión. No iban a dejar que ninguna estuviera sola. No iban a dejar que ningún Swan, ningún Elliot y ningún Harold estuviera solo nunca más. Por eso estaban allí.

Micaela las observó. Era increíble lo distintas que eran entre sí y lo unidas que estaban las tres. Cada una aportaba algo diferente. Jeanette aportaba vida, Michiko les daba creatividad y Micaela... Micaela quería pensar que ella les daba serenidad. Miró alrededor por si acaso. No, estaban solas. Estaba segura de ello. Era la que mejores sentidos tenía de las tres. Por eso pudo saber que estaban a salvo por el momento.

—¿Estáis seguras de esto? —preguntó Micaela con seriedad— Una vez hecho, no hay vuelta atrás. Lo sabéis.

Tomar aquella decisión no había sido fácil. Si solo fuese a afectarles a ella, no se lo hubieran pensado dos veces. Se protegerían hasta la eternidad. Sin embargo, este paso hacia delante iba a afectar a más personas.

—Pues claro, Mica —respondió Jeanette con una sonrisa—. No he estado más segura de algo en mi vida.

—Esto lo cambiará todo —murmuró Michiko pasando la vista de Jeanette a Micaela—, pero sé que no me arrepentiré. He estado mucho tiempo sola. No quiero que ningún miembro más de mi familia vuelva a estarlo. Sé que os pasa lo mismo. Nosotras hemos sobrevivido cada una por nuestra cuenta pero…

—Juntas somos más fuertes —Micaela terminó frase, provocando una sonrisa en las dos chicas.

Las chicas estaban decididas. Con una sola mirada cruzada entre las tres, supieron que había llegado el momento. La única luz que las iluminaba en aquellos instantes era la que provenía de la luna. Michiko fue la primera que tendió sus manos a Jeanette y Micaela. Las tres estrecharon sus manos entre sí y se colocaron en círculo. Micaela sería la primera en hablar. Percibió su propio colgante de media luna palpitar cerca de su corazón. No era un colgante corriente, sino una extensión de su propio poder, aquel que había heredado a través de su familia. Sentía el propio poder de Michiko y la calidez de Jeanette a través de ese vínculo. Tenía que concentrarse para que no fueran simples palabras lo que iba a soltar. Las generaciones futuras estarían para siempre vinculadas a estas.

—Juro solemnemente ser la protectora de esta alianza. Mi cometido y mi deber será protegeros y estar a vuestro lado hasta que mi corazón cese su latido. La familia Swan queda ahora ligada a vuestro destino. —apretó la mano de Michiko y Jeanette Mis descendientes serán los protectores de vuestros descendientes. Para siempre.

Se le daban bien hablar, o eso pensaba Jeanette. Notó un cosquilleo en su mano. Suponía que Michiko lo había sentido también. Micaela les estaba transmitiendo su poder. De esa forma, no solo ellas tendrían que cumplir con aquella alianza sino toda su familia.

Era el turno de Jeanette. Respiró hondo antes de empezar. Necesitaba pensar sus palabras. Iban a ser importantes y no quería hacerlo mal. Ella tenía un colgante con forma de sol. No era nada especial como el de Micaela, aunque el sol era esperanza y fortaleza. Desde luego, ella quería ser fuerte. A pesar de que era un colgante común, le daba valor. Representaba lo que Jeanette era: una chica normal y corriente que se esforzaba cada día por brillar más.

—Juro utilizar todo mi empeño en luchar contra los peligros a los que os enfrentéis. La misión de los Elliot será esforzarse por ser fuertes y lograr enfrentarnos al mal que pretende aprovechar lo que sois capaces de hacer. Yo, Jeanette, jamás os utilizaré ni manipularé como quieren otros, ni yo ni los descendientes que pueda tener.

Michiko contempló a Jeanette con un brillo de ternura en sus ojos. Solo faltaba ella para realizar el juramento. Estaba nerviosa, pero no había dudas. No iba a echarse atrás. Jeanette y Micaela le habían enseñado a ser valiente y a no huir. Llevaba demasiado tiempo huyendo.

La emoción se le acumulaba en la garganta. Aquellas chicas le habían enseñado lo que era vivir. No solo sobrevivir, sino vivir. En otra vida, hubieran tenido una adolescencia normal,. Los ojos se le humedecieron. No sabía si estaba triste por la añoranza de lo que había perdido o feliz por lo que había ganado. Ella tenía el colgante de una estrella. Era un regalo que su madre le dio cuando era pequeña. Simbolizaba todas las estrellas que había no solo en aquel mundo, sino en todos.

—Jeanette, Micaela, yo juro que seré la guardiana de los mundos y todos los que vayan a heredar esta responsabilidad. Os prometo también que estaré junto a vosotras el resto de mis días.

Un lazo dorado se entrelazó entre las tres. A veces lo más puro de los mundos no era visible a los ojos. Este era el caso. Las tres familias estaban vinculadas por la eternidad. Las sombras de los árboles eran testigos de aquella unión que perduraría durante los siglos. Sin embargo, unas sombras más peligrosas acechaban desde la oscuridad, sombras que amenazaban la fuerza de la unión.

En otro lugar del mismo mundo, siglos más tardes, un niño despierta de un largo sueño. Abre los ojos, pensando en mundos que explorar y retos que superar. Su nombre era Denis Harold.

Jan. 18, 2019, 7:08 p.m. 3 Report Embed 10
Read next chapter Abrió los ojos

Comment something

Post!
Javier Diaz Javier Diaz
Un comienzo muy intrigante..., con muchas ganas de saber más sobre Denis y esas tres familias tan enigmáticas...
Feb. 16, 2019, 12:06 p.m.
Aijin Hache Aijin Hache
Menudo inicio!! 😍
Feb. 6, 2019, 3:40 p.m.
Vic Del Castillo Vic Del Castillo
Es un muy buen comienzo que te deja con la miel en los labios. Ya tengo ganas de conocer más sobre las familias Harold, Swan y Elliot ♥. A ver qué aventuras nos tiene preparada el pequeño Denis ^^.
Jan. 20, 2019, 2:38 p.m.
~

Are you enjoying the reading?

Hey! There are still 7 chapters left on this story.
To continue reading, please sign up or log in. For free!