TAO. Follow story

xoxee Jose Villar

Un chico humilde, apático y un destino con un camino particular, no se imagina ni por asomo las decisiones que serán definitivas para labrar su propio futuro. "Las cargas" con las que pesa y aquellas con las que lidiará mas allá de lo que el mismo concibe.


Fantasy All public.
1
417 VIEWS
In progress - New chapter Every 10 days
reading time
AA Share

Cambio de planes.


Año 2604, Ciudad Exolia. Toda la naturaleza es sucumbida por la ambición de los humanos  todo se mecaniza y se las arreglan para sobrevivir sabiendo que cualquier día puede ser el final. Comienza otro día y Tao mira la hora, se ha quedado dormido y llega justo de tiempo, se viste lo mas rápido posible, se quita su pijama y tras un bostezo, comienza a ponerse el uniforme para asistir a la escuela, baja las escaleras de prisa y corriendo y pregunta en voz alta:

- ¿Por qué no me despertaste mamá? ¿Mamá?..._ lee la nota que está al lado de su desayuno.

Hemos ido tu hermana y yo al mercado antes para hacer cola, espero que hayas descansado cariño. Ánimo con el día y suerte con tu examen. Te queremos.

- ¡Mierda el examen!

Después de beberse el café casi de un trago, Tao coge la mochila, se calza y  camina deprisa hacia la escuela.

- Madre mía, no he estudiado... llego tarde... que va a ser de mi vida... piensa él mientras escucha a lo lejos:

Se acerca Mireya, una compañera de clase muy social, demasiado social para Tao, a veces. Es una chica popular entre los alumnos y tiene especial interés en que nuestro protagonista se sienta uno mas.

- Taaaaaaaaaaaaaao', Taaaaaaao'. Lo llama con insistencia.

- (Se gira) Buenos días. ¿Cómo amaneciste, Mireya? ¿También te has quedado dormida?.

- Muy bien, (dice ella sonrojada) pero... la pregunta es: ¿Qué haces tu despierto tan temprano?  ¿Has estudiado para el examen?.

- ... ¡El cambio de hora! ¡Se me había olvidado!, Tssss, como el examen...

- ¿Y qué se supone que vas a hacer? pregunta Mireya con estupefacción a tanta despreocupación por su parte

-Mmmmm' a ver... déjame pensar... Se me ocurre fingir una dolencia mas... creo que voy a afrontar mi suspenso y para el global me esforzaré como es debido. A estas alturas del curso, no creo que la mejor salida sea engañar. Dice Tao cabizbajo. 

- Yo tampoco creo que sea la salida, tienes mi apoyo total y si necesitas ayuda para estudiar... ¡Ya sabes que puedes contar conmigo! Afirma Mireya sonrojada nuevamente.

- No lo es no.

- ¿Te pasa algo?

- De momento no. Espera que acabe el día y te digo si pasa.

- Bien. sonríe ella animada_ tenme al tanto en tal caso. Se adelanta unos pasos a el: ¡Nos vemos!. Y le guiña el ojo.

- ¡Sí! hasta ahora. Mira hacia el otro lado, sonrojado.

Llega al instituto y allí en las puerta, espera James: el único amigo del  protagonista.

- Buenos días, madrugador. bromea el James con Tao.

- Buen día. Sonríe decaído y aparentemente disgustado.

- ¿Te encuentras bien?.

- Creo que sí, no tengo ningún malestar "notable". bromea dubitativamente y ponen rumbo hacia su clase:

- Hoy llegan nuevos estudiantes de intercambio...

- ¿Ah sí? no me entero de nada amigo... interrumpe Tao.

- Si y adivina lo que significa... 

- Déjame adivinar... ¿Chicas?.

- ¡Cómo lo sabes! se ríe el

- Que atípico por tu parte, dar importancia a esos aspectos. bromea cortante.

- ya ves, y dime amigo: ¿Ya sabes a quién vas a llevar al baile de final de curso?

- Mmmmm', sabes que yo a ese tipo de eventos, no suelo asistir.

- No seas terco y mulo Tao. ¿Sabes? Mireya ya ha rechazado a tres alumnos... y cuando me la he cruzado al llegar, estaba muy contenta de haberte encontrado hoy tan temprano de camino aquí. Bromea con ironía James.

- No hago caso de los rumores... pasa Tao del tema. 

De repente, se cruza en el pasillo Jack Borton, y choca con el hombro de Tao con ganas de provocar. Este susodicho es el bruto mas popular, que tiene por oficio amedrentar todo lo que se le cruza por delante. En especial, a nuestro protagonista.

- Es necesario, ¿saludar de esta forma? Se pone serio Tao.

- Para mi si, ¿Algún problema? Se acerca al punto de estar cara a cara.

- No que va, es siempre de agrado un empujón de buena mañana (ironía). Mira fijamente con valentía sin moverse del sitio y dice: Dime de que presumes y te diré de que careces.

- Tienes agallas, amigo. Y se aparta.

- No me trates con tanta confianza, no te considero así como tal. Eres el obstáculo que no me va a "obstaculizar" mi mañana, ni mi vida...

- Perdedor...

- ¿Eso crees? ja ja, puede ser que no sea el alumno diez que todos esperan, pero desde luego que no tengo por necesidad, ser superior a los demás.

- ... ehm.

- Ehm, Jack... sí, eres superior a los demás...

- Eso ya se sabía de antes. Se gira y se va con aires de engreído.


Se acerca James por detrás y abraza a su amigo.

- Que tenso todo...

- E innecesario.

- Si, espero que cambie algún día. Se coloca a su lado.

- Esperas demasiado a mí parecer.

- ¿Eso crees?.

- No es lo que cree o deje de creer, es más, lo que el hace nacer en mí. Siempre se presenta ante todos y haciendo daño ¿Para qué? ¿Para hacer ver que ha llegado? ¿Por qué necesita, ser superior a los demás?...

- No lo conozco tanto para saber que responder.

- Ni falta que hace. Rabia Tao. Vamos, hay que asistir al examen que voy a sacar un diez. Ironiza el.

Terminan las clases y Tao pone rumbo hacia su casa. No a sido un día próspero como lo esperaba. Se levantó desorientado, deprisa y corriendo, se olvidó del examen y suspenderá como bien sabe, como siempre, ahí estaba Jack alegrando el patio como es de costumbre. A Tao sólo le apetecía ya, desde por la mañana, finalizar el día y que comenzase el fin de semana. No se imagina, ni por asomo, lo que le espera tras cruzar la puerta de su hogar.


- Hola, ya llegué a casa. Se descalza y suspira tranquilo, va hacia el salón.

- ¡Sorpresa! Gritan la madre y hermana de Tao.

- ¿El motivo de celebración es...? Pregunta el, dubitativo y sorprendido.

- Te hemos comprado un billete para que vayas este sábado y domingo al país en el que estabas tan interesado...¿Cómo era?... ¿Salcisonia?

- Salcesnia mamá hahaha. Se ríe.

- ¡Eso! pues si, vemos que te estás esforzando y queremos que desconectes un poco de la rutina, aunque... sé que es solo un fin de semana pero... ya sabes que no nos podemos permitir muchos lujos. Le da el billete.

Abraza a su hermana y madre. - Solo siento que el vuelo no sea para tres personas. Muchísimas gracias de verdad. Dice el entre lágrimas de felicidad.

¡Cambio de planes! pongo rumbo a la ciudad helada "Salcisonia" hahahahahah. bromea Tao.

- Disfruta hijo, disfruta de la aventura por nosotras también.

- Mamá, traeré nuevos recuerdos e historias que contaros.

- Gracias hijo.

- A ti madre.

Y así sin pedirlo, Tao, marcha a su habitación ansioso por preparar el breve equipaje; que le acompañara en su viaje. No se olvida de su brújula para no perderse, de la chaqueta que mas le abrigue, el gorro, mas los guantes, también del colgante con ese cristal azul tan extraño, aquel que le regaló su madre desde que tiene uso de razón y no se quita desde entonces.
















































Jan. 16, 2019, 6:04 a.m. 0 Report Embed 1
To be continued... New chapter Every 10 days.

Meet the author

Jose Villar Un motivo para escribir es algo que se plasma para no olvidarlo.

Comment something

Post!
No comments yet. Be the first to say something!
~

Related stories